domingo, 30 de abril de 2017

Premio Nóbel de Economía: “Las AFJP son una estafa”

Publicado por Noticias La Libertad

Joseph Stiglitz, premio Nóbel de Economía, le colocó la lápida al sistema de AFJP:

"El sistema de AFJP genera poca cobertura, mala seguridad en la jubilación y valores mínimos de pensiones".

"A pesar que toda la sociedad está pagando este enorme costo, aquí el que gana, ciertamente, es el sector financiero. Esto simplemente ha realzado el ingreso al sistema financiero en ese país y esto es un juego con una suma negativa. Esto es una enorme pérdida para la sociedad. Es muy importante alejarse del segundo pilar que se refiere al sistema privado".

Stiglitz ejemplificó que en el mundo hay 23 países que privatizaron sus sistemas de pensiones, pero siete de ellos ya revirtieron su decisión y muchos lo están reconsiderando.



Libre de virus. www.avast.com

Lo del robo al correo de los argentinos recién empieza

Según lo amplían por acá Hugo Alconda Mon y por acá Irina Hauser.
La fiscal general Gabriela Boquín acusó ayer a la cúpula del Correo Argentino de impulsar el vaciamiento de la compañía durante el último año y medio para beneficiar al Grupo Macri y perjudicar al Estado nacional y otros acreedores, según surge de un dictamen que presentó ayer en los tribunales comerciales.
Boquín responsabilizó a los ejecutivos del Correo -que integra el holding empresario de la familia Macri- y a la jueza del concurso, Marta Cirulli, por los 16 años que ya consumió el expediente sin que se homologue un acuerdo o se dicte la quiebra. Y planteó que la compañía debe devolver los fondos al mismo tiempo que pidió que se alerte a las procuradurías de Investigaciones Administrativas (PIA) y de Criminalidad Económica (Procelac) para que investiguen si se cometieron diversos delitos.
La fiscal presentó ayer su dictamen, de 88 carillas, mientras transcurren los 120 días que el Gobierno pidió a la Justicia para dictar decretos que regulen los potenciales conflictos de interés y que la Auditoría General de la Nación (AGN) analice el expediente que protagoniza la familia Macri.
Durante esos 120 días, además, el procurador del Tesoro, Carlos Balbín asumió la representación del Estado en el concurso en reemplazo del Ministerio de Comunicaciones. Y se encaminaba a elevar a la Justicia su propio informe, que se anticipaba que sería crítico para el Gobierno. Pero fue desplazado de su cargo antes de que lo enviara.


Libre de virus. www.avast.com

El peronismo habla de conomia a traves de Feletti

Paso al reportaje:

-El Gobierno omitió hacer una descripción de la herencia recibida. ¿Qué economía le dejó el kirchnerismo a Cambiemos?

-Yo estuve en los 8 años de gobierno de Cristina Kirchner y obviamente voy a defender toda la gestión. Pero si tuviera que destacar dos puntos fuertes, uno es el bajo nivel de endeudamiento, menor al 40% del PBI y en dólares inferior al 20%; y haber dejado un bajo nivel de desempleo abierto de 5,8%, que fue convalidado por el Indec de Jorge Todesca. Y si tuviera que hacer una crítica, diría que frente a una economía que recibimos en 2003 sobreajustada devolvimos a fines de 2015 una economía que estaba sobreexpandida, es decir con exceso de demanda sobre la capacidad productiva. Eso llevó, más allá de la coyuntura internacional, a la falta de dólares, que implica cierta debilidad externa. La discusiones que se abrían para el nuevo gobierno, incluso si hubiera ganado Daniel Scioli, era cómo resolverlo.

¿Por qué cree que hasta ahora la reactivación productiva no aparece?

–Cambiemos eligió un camino ortodoxo: controlar la demanda, y apostó a partir de ahí a lograr una expansión de la oferta. Para eso produjo un cambio de precios relativos basado en la liberación del mercado cambiario, la suba de las tasas de interés, aumento de tarifas, que han resultado a más de un año de gobierno en que los desequilibrios externos y fiscal se agudizaran y que la economía no se expandiera. Ese cambio de precios relativos afectó al consumo, pero no logró levantar la inversión. En cuanto a la demanda externa no es controlable; tiene que ver con la caída de las compras de bienes industriales de Brasil; y en los productos primarios, con la baja de los precios internacionales, principalmente de la soja.

-¿A qué atribuye que con los cambios de precios relativos no se haya reactivado la inversión productiva?

– A que el Gobierno ha elegido a tres sectores productivos como beneficiarios del nuevo modelo para que traccionaran la actividad: uno es el agro; otro es la minería, con la baja de las retenciones y la devaluación; y el tercero la energía, donde paulatinamente el ministro Juan José Aranguren anunció el objetivo de hacer converger gradualmente los precios locales a los internacionales. Todos pueden ser muy importantes en términos de buscar el equilibrio externo, pero no son traccionadores ni de la demanda interna, ni, por lo tanto, del nivel de inversión, porque en conjunto representan entre 12% y 13% del PBI. Y, por el contrario, otros dos sectores potentes han sido afectados: uno la industria y el otro la construcción. Este último, puede ser que ahora con la tracción de la obra pública comience a cambiar.

-Pero en el pasado había buen nivel de demanda interna y sin embargo la inversión productiva cayó…

– La inversión comienza a caer, sobre todo a partir de 2012, en primer lugar por la debilidad externa que hizo que las exportaciones pasaran de USD 83.000 millones cuando Cristina Kirchner fue reelecta, a USD 57.000 millones cuando nos fuimos en 2015. Nosotros elegimos un modelo que se autofinanciaba con exportaciones, no acudíamos al ahorro externo, en parte porque había que resolver el default de parte de la deuda con los holdouts, en parte porque nos topamos con el juez Thomas Griesa; y en parte porque había una decisión política de sostener un nivel de desendeudamiento importante. Y en la medida que se angostaron las fuentes de financiamiento externo comerciales y había una decisión de no recurrir al mercado internacional de deuda, es decir acudir a los dólares financieros, eso generaba la decisión empresarial de mantener la capacidad productiva y no expandirse. Con eso se mantuvo el nivel de actividad, no colapsó. En el gobierno actual, si se mira el balance de pagos se advierte que, a pesar de los beneficios al sector exportador, en particular al agro, los cobros por exportaciones aumentaron en 2016 en apenas el 2%, con lo cual se mejoró la rentabilidad agropecuaria exportadora pero no hubo un incremento de las ventas al exterior. Lo que cambia de modo sustancial es el resultado de la cuenta capital, con un fuerte ingreso de dólares financieros, en una relación de 80% por deuda y 20% por inversión. Esa dinámica no sirve, o por lo menos no es percibido por los agentes económicos como un elemento de un modelo sustentable en el plano productivo.

-Se podrá contra argumentar que el campo tiene sus tiempos, que el resultado de 2016 estuvo determinado por decisiones tomadas en 2015 bajo el Gobierno anterior y en condiciones de incertidumbre sobre qué política seguiría el sucesor…

– El campo es muy importante para sostener el flujo de dólares genuino de la economía. Y la industria, más allá de que todos dicen que genera déficit de divisas, lo novedoso, y esto juega a favor de nuestro modelo, es que si bien siempre fue demandante de divisas al menos generaba algunas exportando. El campo va a depender mucho de niveles de rentabilidad que hoy parece angostado porque hay una caída del precio internacional de la soja; y hay que ver cómo le afecta el aumento del costo de la energía. Además, respecto de la situación del primer semestre de 2016 hoy se advierte un tipo de cambio anclado en $15/$16; que se suman a calamidades climáticas que escapan a acciones de mercado, pero que afectan al negocio. Pero, el sector agropecuario, en términos de tracción de la actividad agregada es de 7% u 8% del PBI, con eso es muy difícil que vaya a provocar un despegue. Además, en términos de inserción internacional el Gobierno está leyendo mal el mundo, porque los acuerdos de libre comercio que ensaya a través del Mercosur con la Unión Europea, y que va a ensayar con México ahora -porque el acuerdo con el área Pacífico quedó congelado con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los EEUU- están casi pasados de moda; los escenarios hoy son de fuerte proteccionismo.

-Pero en el Gobierno aseguran que mientras el promedio de los países de la región tienen tratados de libre comercio y acuerdos con (países que suman) el 90% del PBI mundial la Argentina los tiene con apenas el 10%, ¿con semejante brecha no cree que hay margen para expandir las exportaciones con nuevos convenios bilaterales o bloques comerciales?

– Creo que durante nuestro Gobierno el coeficiente de apertura, entendido por la suma de las exportaciones e importaciones respecto del PBI, fue importante, en torno al 30%, unos USD 150 mil millones en 2010 y 2011; por tanto no estábamos con una economía cerrada. Sí es cierto que luego se fue perdiendo capacidad de financiar el volumen de importaciones. El problema que tiene este gobierno es que si se coloca inserto en el esquema de demanda internacional que hay actualmente, va a tender a una reprimarización de la economía. Va a enfrentar una competencia de dumping fenomenal porque en el mundo hay oferta excedente de productos, como ocurre con el calzado de Brasil. Además es posible que con la política de Donald Trump va a caer la demanda internacional. Por tanto, la apertura comercial aparece como una apuesta riesgosa. Sí creo, como autocrítica, que las nuevas autoridades debían corregir los precios relativos que determinaba la sobreexpansión del consumo, manteniendo algunos puntos fuertes como el bajo nivel de endeudamiento y el bajo nivel de desempleo. Pero este gobierno lo encaró sobre la base de un conjunto de sectores que hasta ahora no se han evidenciado con capacidad de traccionar la demanda agregada.

– ¿En ese escenario cómo ve el tipo de cambio?

–  El Gobierno tiene un problema de inconsistencia entre lo fiscal y monetario. Lo más grave es que si el atraso cambiario fuera sólo respecto de la variación de los precios internos se podría justificar, como hicimos nosotros también, anclar la paridad para favorecer el consumo, porque el salario se aprecia y hay más poder adquisitivo; tiene patas cortas pero puede servir en una coyuntura. El problema aparece porque está muy retrasada la paridad cambiaria respecto de la tasa de interés: genera ganancias financieras importantes en corto plazo que determina que toda decisión de invertir en la actividad productiva se descarte. Además, ese atraso cambiario determina el ingreso en un círculo vicioso, porque si baja la tasa de interés nadie se posiciona en pesos, ni compra bienes. Como la actividad está planchada se va a dólar, eso es lo que dice el Banco Central. Pero esa dificultad el Gobierno la tiene que abordar, porque no es sostenible una tasa de interés real positiva tan alta en términos de dólares.

– ¿Qué provoca esa brecha tan alta entre la tasa de interés y la de devaluación del peso?

– Si se ven los datos del balance de pagos en 2016 ha habido  un shock de dólares financieros importante, que ha recompuesto el nivel de reservas. Por eso me parece que el Banco Central debería trabajar en un sendero de tasas de interés más bajas, y además el Gobierno tendría que actuar con mayor efectividad hacia una política fiscal contractiva, porque el ritmo expansivo juega en contra de la política monetaria restrictiva. Además, se da la paradoja de que, más allá de que se puedan discutir sobre si la Reparación Histórica es mucho o poco, como también con los acuerdos con organizaciones sociales, ese dinero no provoca una expansión de la demanda sino que se va los precios, como consecuencia de haber desregulado todos los mercados. Como mínimo se debería haber garantizado el valor de una canasta básica de alimentos, para que un aumento del gasto público, que amplió el déficit fiscal, logre un efecto expansivo sobre la actividad.

– ¿Usted que es un experto en materia de hacienda pública, cree que en la Argentina hay margen político para hacer un ajuste del gasto?

– Siempre la decisión es política. Creo que el gobierno produjo una baja de derechos de exportación, de Impuesto a las Ganancias, Internos, y a los Bienes Personales, con la expectativa de que provocaría un aumento de la actividad que le levantaba la recaudación del impuesto al consumo que es el IVA. Pero al modificar tributos asociados al ciclo económico, cuando la actividad no responde, como ocurrió hasta ahora, cae la recaudación. Aunque es cierto que en un contexto donde está planchado el nivel de actividad producir un ajuste del gasto se puede volver insostenible en términos políticos. Parece claro que sin mercado interno, con una situación de debilidad de la demanda externa, no hay viabilidad de flujos de fondos que no sean financieros.

-En ese contexto, ¿qué debería hacer el equipo económico para incentivar el consumo que aliente la inversión, y al mismo tiempo no se dispare la inflación?

– Me parece que primero tiene que elegir sectores más mercado internista, es decir no sólo pensar en agro, minería y energía, sino también en industria. Veremos que ocurre con la obra pública. Pero, además debería ordenar una canasta básica de alimentos, del tipo de Precios Cuidados, o similar, como hacen todos los países, para que los sectores más humildes no vean licuados sus ingresos con la inflación. En 2010 cuando pusimos la Asignación Universal por Hijo sabíamos que estábamos invirtiendo 0,8% del PBI de arranque, pero también habíamos medido que la expansión de la demanda era de 1,2% del producto. Esto hoy no está pasando, porque no se midió bien el aumento de los precios de los alimentos con la desregulación de los mercados y el impacto que está teniendo en los bolsillos la suba de las tarifas, y cuánto le queda de sus ingresos para otros consumos, como ropa y otros bienes. Eso lo veo en La Matanza, toda la economía informal del Oeste empieza a sentir un impacto muy grande, porque antes lo que alcanzaba ahora no. Más aún con la quita del subsidio a los medicamentos a jubilados. Si el Gobierno no revierte esto, y al mismo tiempo no logra que la tasa de interés sea competitiva respecto de cualquier decisión de inversión, vamos a tener un problema que durará mientras el financiamiento internacional funcione. Pero, haber tomado deuda y no haber apuntado a un cambio sustentable del modelo económico le genera inconsistencia a la macroeconomía".



Libre de virus. www.avast.com

"Macri tiene un plan: o compra al peronismo o lo destruye"

"Macri tiene un plan: o compra al peronismo o lo destruye" - La Política Online
Martín Insaurralde"Macri tiene un plan: o compra al peronismo o lo destruye"
"Macri tiene plan: o compra al peronismo o lo destruye"
Insaurralde se acercó a Máximo Kirchner y dice que deben "renovar ideas" más que "jubilar dirigentes".

Martín Insaurralde recibe a LPO en sus oficinas de la calle Esmeralda. El lugar está cargado de liturgia peronista combinada con un toque palermitano, propio de un hombre de la "generación intermedia" que representa el intendente de Lomas de Zamora

Martín elige hablar de la "reconstrucción" del peronismo y se ataja al opinar que debe haber una renovación, pero de ideas. Aclara que eso no implica "jubilar" dirigentes que aún tengan votos, en un guiño a Cristina Kirchner y Daniel Scioli.

¿Dónde está parado hoy dentro de las divisiones del peronismo?

Hoy lo que tengo para aportar es buscar las coincidencias entre los dirigentes que quieren representar el frente electoral del peronismo de la provincia de Buenos Aires. Deben entender que es momento de ser solidarios, de encontrar una alternativa. Más allá de que haya internas o no, primero debemos ponernos de acuerdo en qué es lo que queremos enfrentar. El enfrentamiento no es contra Cristina, Randazzo, Scioli... Tuvimos errores. Perdimos por haber construido una alternativa que no fue plural y expulsó a muchos dirigentes. Tuvimos desacuerdos internos. Ahora la que pierde es la gente, porque a los argentinos les está yendo mal. No a todos: hay sectores a los que les va bien. Cuando el Gobierno dice que la economía se reactiva, los que ganan son las mineras, las sojeras. Hace dos años el auto más vendido era un Gol, el año pasado fue la camioneta Hylux. El Gobierno quiere que a unos pocos, los más ricos, les vaya bien.

¿Y cómo se traduce eso en una propuesta electoral?

Ese es nuestro desafío para los próximos 40 días. Hay que entender que el enemigo no es quien presida la lista en una interna. Puede pasar que tácticamente decidamos que conviene que haya dos listas, o tres, porque no nos ponemos de acuerdo o porque le da volumen a la propuesta. En lo que sí debemos estar de acuerdo es en cuáles son los ejes, qué vamos a proponer y a qué nos oponemos. El tema no pasa por un nombre, más allá de quiénes sean los candidatos, mientras las listas expresen la defensa de la enorme mayoría de los argentinos que la está pasando mal. Las PASO son una circunstancia.

Un sector del peronismo está convencido de que no debe haber internas. ¿Habría lugar para Randazzo en una lista de unidad acordada con Máximo y Espinoza?

Todos los dirigentes que estén dispuestos y tengan mayor valoración entre la gente podrían estar en esa lista. Todos -incluso Florencio- los que quieran presidir una lista, deben llegar a una base de acuerdo sobre qué Congreso, qué Legislatura bonaerense y nacional queremos tener. Los nombres surgirán de eso.

Dicen que circula una lista de "vetados" de Cristina, los nombres de quienes no deberían formar parte del acuerdo.

Las decisiones excluyentes nos llevaron a que el peronismo se diera cuenta que no le alcanza para presentar una oferta electoral que enamore a los ciudadanos. Hay que ser solidarios. En este momento mi rol es venir a poner en la mesa y no sacar. El peronismo construyó una fuerza en la Provincia que hoy quedó debilitada. Y para volver a construir, los dirigentes que tenemos responsabilidades y varios años en esto debemos pensar que por supuesto queremos recuperar el gobierno en 2019 y tomar las decisiones que le hacen mejor a nuestro pueblo. Pero en este momento hay que ponerle límite a quienes toman las decisiones en contra de la mayoría y en beneficio de unos pocos.

Está el fantasma de que si se le da otra vez un lugar central a Cristina, las listas las termine armando La Cámpora. ¿Ese miedo existe?

Es un error si generamos la idea de un lado y el otro. Yo fui candidato en 2013, orgulloso de que Cristina me haya elegido y siempre dije que las cosas que estaban mal había que criticarlas. Ahora, creo que existen momentos para criticar, momentos para disentir, y lugares donde hacerlo. Estos 40 días deben ser de madurez política. Se verán los dirigentes que no piensen en su ombligo y quieran la reconstrucción del peronismo en la Provincia. Es fácil hablar mal, criticar para adentro. Los dirigentes distintos se ven cuando construyen política para generar una nueva fuerza que enamore y sea competitiva, no para ganar ellos. Hay que poner límites a un gobierno que ajusta. Ahí tiene que estar el peronismo, no discutiendo si es mejor Cristina o Randazzo o si La Cámpora expulsa al Evita.

Tal vez en teoría sí, pero esas cosas también son parte de la discusión que se da hoy en el peronismo.

Soy un hombre de la política y por supuesto que esas versiones existen y las escucho. A mí lo que me interesa es que el peronismo esté en una fábrica de Campana pidiendo que no suspendan trabajadores, a contracara de Macri que va e inaugura contento en Estados Unidos una fábrica que le saca competitividad y trabajo a los argentinos. Yo voy a estar en Campana, no en Estados Unidos. Los dirigentes deben entender que ese es el camino.

¿Y quiénes lo entienden?

Hablé en los últimos días con prácticamente todos los dirigentes del peronismo. Están haciendo un esfuerzo enorme por revitalizar el espacio, pero eso tiene que ver con discutir la política y dejar los nombres como una circunstancia.

¿Qué separa a Máximo de Randazzo?

En este tema, nada. Mi posición es que hay una gran posibilidad en lo estratégico de encontrarle volumen a una fuerza política que se está reconstruyendo. Después veremos si hay diferencias en lo táctico y si conviene que esas diferencias se terminen de resolver en las PASO. Pero en esta no estoy abocado a buscar diferencias sino coincidencias, que son muchas. Todos estos dirigentes están convencidos que hay que defender el trabajo argentino en Campana y el enemigo de eso es estar en Estados Unidos inaugurando la fábrica de Techint. No hay ninguno de los dirigentes que me nombras que no elija esta opción. Eso es un punto a favor, ese es el camino que tenemos que construir. El Gobierno hará todo para que esto no salga, porque tiene un plan organizado: o compra al peronismo o lo destruye. No hay otro plan. Tanto Macri como Vidal, ese es su objetivo. Después tienen un plan comunicacional, de gobierno, pero las mejoras no llegan. No quiero descalificar, pero debo decir la verdad: esto es un fracaso. El Gobierno fracasó.

¿Vidal también fracasó?

El fracaso es de quien gobierna. Principalmente de Macri, pero Vidal es Macri.

Se acusaba a los intendentes de ser condescendientes con Vidal por tener mejor relación con ella que con Macri.

El tema de la relación es otra cosa. Yo acá hago un análisis político, pero debo gobernar para un millón de habitantes que votaron a Cambiemos, al Frente Renovador, al FPV, partidos vecinales... Yo no le pregunto a un vecino de qué partido es. Cuando gobierno no me dedico a hacer sectarismo, y este gobierno eso lo aplica mucho. Con Vidal tenemos un ida y vuelta, no coincido en muchas cosas y se lo hago saber.

¿Vidal beneficia a los municipios de su signo político?

Cambiemos beneficia a los propios. No hace falta que lo diga yo, recorrés el Conurbano y seguro ves que se hacen obras en Lomas de Zamora, pero si mirás alrededor no es la misma cantidad de patrullas que le entregan a un municipio que las que le entregan a otro. Hay que aplicar políticas públicas que beneficien a la gran mayoría de los argentinos. El desafío que hoy tiene el peronismo es reconstruirlo, ponerle límites a un gobierno que está haciendo las cosas para beneficiar a un sector muy muy pequeño. La gente la está pasando mal y la revolución de la alegría no se la va a dar Macri, ya lo demostró. No hay posibilidad de salir adelante con este plan económico. Ahí está el desafío. Se verá la madurez de los dirigentes, si estamos a la altura de las circunstancias.

Katopodis, "Bali" Bucca y Zabaleta ya hicieron explícito su apoyo a Randazzo. ¿No están a la altura de las circunstancias?

Sí, lo están. Cada uno tiene que buscar un lugar, ver de qué manera puede ayudar al peronismo. Si se busca desde una forma personal no. Hay que limar cosas personales para que pueda salir una fórmula electoral.

¿Se quebró el Grupo Esmeralda?

La fractura siempre existe. Hubo una etapa en la que por afinidad, distintos sectores nos juntamos. Eso es una etapa del peronismo que ocurrió después de perder la Provincia. El rearmado, la reorganización. Estamos yendo recién a la primera elección. El primer año lo transitamos con poca agresión, poco pase de factura. Hacia afuera, fue más dura la campaña que el duelo. Ahora en este segundo año tenemos que dar otro acto más de madurez y si mostramos bandos le estamos errando. Puede que algunos tengan preferencia por un candidato, pero quienes tienen que mostrar la diferencia son los líderes. Quienes quieren conducir este proceso. No lo van a demostrar dirigentes que dicen: yo quiero a Randazzo, a Cristina, a Martín, a Magario... Los que van a marcar la historia de la reconstrucción del peronismo son los que se quieran poner el saco de conductores y sepan que ese folclore de hablar de un lado y otro no debe romper las aspiraciones de reconstrucción del peronismo.

¿Cree que usted podría ser un candidato que sintetice esa unidad?

Faltan 40 días. Estoy abocado a que todos entendamos que cada uno tiene que poner lo mejor. Si entendemos cuál es el valor, no es quién tenga que ser candidato. El rol de cada uno debe ser lo mejor para el conjunto.

Pero no son aleatorios los nombres que mencionó, son los que suenan como posibles candidatos. Si hay internas, ¿podría encabezar una lista enfrentada al espacio de Randazzo?

Sería irresponsable decir eso con el rol que quiero cumplir yo. En Lomas no voy a elecciones este año, me gusta participar pero debo ser responsable. Tengo un compromiso para la reconstrucción del peronismo bonaerense.

El año pasado los intendentes hablaban de "renovación" y ahora sólo lo escucho repetir "reconstrucción". Parece que todo vuelve a girar en torno a Cristina.

Renovar... Yo siempre creo en la renovación. Formo parte de una generación intermedia. Cristina misma lo hizo en 2013 cuando me llevó a mí de candidato. Yo llevaba tres años de intendente cuando me eligió. A mí me parece que lo que nosotros tenemos que renovar primero son las ideas. Hay que reconstruir un partido que quedó destrozado. Hay que renovarlo. Sobre los candidatos... Cafiero encarnó una renovación con Luder como primer diputado nacional. La renovación pasa por poner de nuevo a funcionar al motor del peronismo, no por excluir dirigentes y jubilarlos. Yo tenía un amigo que me decía que los dirigentes políticos son como los artistas: se jubilan cuando no los votan y los artistas se jubilan cuando no cortan tickets. Un hombre o mujer que está hace mucho en política puede aportar experiencia. No puede aportar la dinámica, velocidad de los tiempos de hoy.

Muchos intendentes creen que traer nombres como Scioli o Cristina genera que el debate gire en torno al pasado y le pone un freno, justamente, a esa renovación de ideas.

Yo hablo del futuro con cualquier dirigente que tenga adelante. No hay que adelantarse a un cierre de listas en el que todavía no se sabe cuál es el candidato. No hay que caer en el análisis de hablar de nombres, es innecesario. El folclore es válido, pero quienes quieren presidir esto tienen otra responsabilidad.

Si Cristina no juega, ¿debe tener un rol importante en la elección?

Yo no puedo dar los roles. Menos a Cristina. Ella encontrará cuál es el rol si lo desea. Muchos hablan de oído, si será o no candidata, qué lugar ocupará. Yo con Crisitna no hablé, pero hablo con los dirigentes sobre qué rol quiero ocupar yo y qué rol quiere ocupar cada uno de ellos. Algunos dijeron que quieren ser candidato, otros no, otros quieren ayudar. Lo importante es que en una misma mesa encontremos el lugar de cada uno.

¿Verónica Magario está entre los que admitieron que quieren ser candidatos?

A mí no me lo dijo. Verónica igual es una dirigente que debe estar en esa mesa. Gobierna La Matanza, es una mujer fuerte, inteligente, va para adelante y sabe cuál es el enemigo de este modelo.

¿Cuál es la posición de Máximo ahora?

Esta misma. Yo estoy optimista porque lo que hablé con él es lo mismo que hablo con Scioli, Magario, Espinoza, Ferraresi y Randazzo. Todos coinciden en que hay que buscar puntos de encuentro para enfrentar un gobierno que le hace mal a la gente. Las definiciones políticas las solucionaremos entre nosotros. No está mal que los sectores busquen un posicionamiento. Ahora lo que yo les digo y estoy convencido es que la forma de representar es a través de las ideas. El peronismo nunca necesitó un focus group para gobernar. Si hay algo que tienen claro todos estos dirigentes que quieren presidir, me incluyo, nos tenemos cuenta qué es lo que está pasando. La lista la encabezará el que mejor represente lo que la gente quiere. Después se verá si hay internas, pero la base en la que tenemos que coincidir -tal vez con distinta metodología- es en ponerle un freno a este gobierno que viene de excluir a la enorme mayoría.

¿Massa puede ser parte de esa reconstrucción?

Massa tiene otro camino. Está el Gobierno y la oposición, que somos nosotros. Sergio es uno de los tipos que mejor imagen tiene, pero cuando empieza a criticar al Gobierno le bajan los números, porque mucho de lo que él tiene es porque apoya algunas políticas del gobierno. Entonces está en un camino difícil. O estás a favor o en contra del gobierno, en este momento no hay otra opción.

Entonces se siente lejos de Massa.

No, de Massa no me siento lejos, me siento lejos de Macri. Con eso hay que ser claro: completamente lejos. Y Massa no hace sentirse lejos de Macri, aunque dice que está lejos, en el resultado no lo está. Para la gente Massa no está caratulado como opositor.

¿Con la gente de Massa hay diálogo? Se habla de intentos por acercar a Felipe Solá.

Yo no estoy en una etapa de si quiero a un dirigente o no. De Felipe tengo el mejor de los conceptos, pero me parece que el momento que atravesamos no es si te robás un dirigente o no.

¿Hay lugar para que vuelvan al PJ después de esta elección?

Después de la elección pueden pasar muchas cosas. Me encantaría que los dirigentes entendieran que ahora es el momento de unirse y hacer mayores esfuerzos, porque no están en juego los cargos de uno sino los problemas de la gente. Después por obligación y motivos personales ya buscarán unidad, pero se van a perder dos años. A este modelo de ajuste hay que ganarle ahora.



Libre de virus. www.avast.com

Fuerte respaldo a las radios comunitarias perseguidas

Fuerte respaldo a las radios comunitarias perseguidas - tiempoar.com.ar

Fuerte respaldo a las radios comunitarias perseguidas

Legisladores nacionales y provinciales del Frente para La Victoria-PJ junto a representantes de la Unión de Comunicadores Audiovisuales y Afines de La Matanza, la Coalición por una Comunicación Democrática y otras redes de medios comenzaron a articular diferentes acciones para repudiar, visibilizar y generar alternativas frente al sorpresivo y sumarísimo allanamiento y decomiso de equipos por parte del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) a dos radios alternativas de La Matanza y Merlo, que incluyó el traslado y la "demora" en la delegación Morón de la Policía Federal de los titulares de ambas emisoras y otro periodista radial, con la apertura de una causa penal al menos a uno de ellos.

La medida se originó a raíz de presuntas interferencias en las frecuencias de aeronavegación por parte de las radios, pero según supo Tiempo, por una parte las emisoras abordaron las modificaciones técnicas requeridas para solucionar el presunto inconveniente, mientras que el Enacom decidió poner en acción dos resoluciones, de diciembre de 2016 y de abril de 2017, que modifican de hecho el espíritu y los procedimientos de uno de los artículos aún vigentes de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el 162, para las emisoras sumariadas y declaradas "ilegales".

Así, las consecuencias de los cambios normativos dispuestos por el gobierno nacional a través del Enacom en materia audiovisual y de telecomunicaciones también se hacen sentir en las emisoras del Conurbano bonaerense, que padecen la crónica deuda incumplida de la elaboración de un plan técnico de asignación de frecuencias por parte del Estado, y que ahora suman el accionar de procedimientos sumarísimos que incluyen no sólo el decomiso de equipos, sino también el traslado y la "demora" en comisarías de los dueños, con causa judicial penal incluida.

Como anticipó Tiempo, este jueves, integrantes de Ucaya y la CCD, junto a los titulares de las radios allanadas y decomisadas, Ariel Montes, de Radio M FM 104.1 de Virrey del Pino, partido de La Matanza, así como Néstor Huisi, de FM Fórmula 87.7, ubicada en Agustín Ferrari, Merlo, mantuvieron una reunión en San Justo, en un auditorio cedido por la Universidad Nacional de La Matanza para esta ocasión.

Allí se analizó la situación y se acordó establecer cuatro líneas de acción prioritarias. En primer lugar, Ucaya solicitará una reunión al Enacom para solicitar explicaciones y respuestas por los allanamientos, decomisos y "demoras" policiales a los titulares de las emisoras. Por otra parte, decidieron avalar y apoyar el proyecto de declaración de repudio presentado este miércoles en la Cámara Alta bonarense por los legisladores Daniel Barrera y Mónica Macha, del bloque FpV-PJ, para que el Senado de la Provincia de Buenos Aires declare su "repudio y preocupación" ante la decisión del Enacom de "decomisar los equipos" de ambas emisoras, "en una muestra más de la política de cercenamiento del derecho a la comunicación que se está impulsando desde el gobierno del Presidente Mauricio Macri". También, el proyecto propone repudiar "enfáticamente la decisión policial de "demorar" de manera arbitraria e irregular al titular de Radio M luego del operativo de decomiso". Además, fuentes del Senado bonaerense confirmaron a Tiempo que este jueves legisladores de la oposición también presentaron otro proyecto "que protege y fomenta los medios comunitarios de la Provincia", entre ellos Macha, Barrera y ocho senadores y senadoras más del bloque FpV-PJ. Por otra parte, Ucaya resolvió conseguir asesoramiento letrado y patrocinio legal para los titulares de las radios decomisadas que fueron "demorados" por la PF, con al menos uno de ellos con causa penal abierta, además de abrir "instancias de visibilización" de la situación.

Mientras tanto, la decisión de Enacom generó que en la Cámara de Diputados de la Nación los legisladores del bloque FpV-PJ presentaran otro proyecto de repudio. Este jueves Liliana Mazure, junto a sus pares de bloque Cristina Álvarez Rodríguez, Máximo Kirchner, Carlos Castagneto, María Emilia Soria, María Fernanda Raverta, Juan Cabandié, Adrián Grana, Marcos Cleri y Daniela Castro repudiaron el "dictado y puesta en ejecución" de las resoluciones de Enacom 9435 y 2064 "cuyos protocolos de ejecución incumplen con lo dispuesto con el artículo 162 de la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual". Esos procedimientos, expresaron los diputados y diputadas nacionales "están agravados por la criminalización del ejercicio de la libre expresión, con avasallamiento de derechos constitucionales, mientras el Poder Ejecutivo sigue en mora con los planes técnicos y concursos para la normalización del espectro" determinados por la ley audiovisual, recordaron.



Gonzalo Carbajal
11.4044.7516
@zalet
__._,_.___

Enviado por: Gonzalo Carbajal <gonzalocarbajal@gmail.com>
Responder mediante la Web Responder a remitente Responder a grupo Crear un tema nuevo Mensajes con este tema (1)

.

__,_._,___

Libre de virus. www.avast.com