viernes, 6 de mayo de 2011

Dos temas para conversar sin eufemismos

30

 sin eufemismos

1. Movilidad Jubilatoria


En su momento, la oposición rechazó que se incluyera en la fórmula la parte de la recaudación, y pidió que 
sólo se utilizara el índice de salarios. Si eso hubiera sido así, esta vez las jubilaciones registrarían un aumento 
del 14,5 por ciento, en vez del 17,3.
Que esto haya ocurrido así, no sorprende. Por el contrario, ratifica la percepción que el comun de la sociedad
ha incorporado a su conocimiento. Es que la oposicion, si de algo se puede vanagloriar, es de no haber acertado
con ninguna de sus elucubraciones sobre el proceso economico.
Si hubiera podido con los votos legislativos, nos hubiesen embarcado ya en ajustes presupuestarios, monitoreo 
del FMI, caducidad de la asignacion universal por hijo, estatizacion de las AFJP, desaparicion de las retenciones, 
en fin todo el manual del pais chiquito que añoran reeditar. NO podran esta vez.

¿Quienes critican pertinazmente, serian capaces de demostrarnos que la plataforma de los partidos a los que 
adhieren tienen mejores proyectos, programas, fórmulas para estas situaciones?

¿Podran una vez al menos, exponer una idea?

2. Legislacion para despenalizar el aborto


Contra el avance de derechos:
No sorprende esta actividad marginal al proceso de cambios en la sociedad.
Una gran porción del comun, con variadas argumentaciones, basadas, en "si, pero...." todavia no puede asimilar
en su integridad total, la adecuacion de la legislación a los profundos cambios habidos en la sociedad, y aparecen
resistencias discriminatorias a temas que atañen a minorías.
Una vez seran nuestros hermanos de los paises americanos los sujetos del devalúo; otras el color de la piel, o la 
inclinacion sexual, o los temas de género, o la aseveracion de la imprescriptibilidad de algun mandato perdido en 
los tiempos primitivos, donde reivindican que la funcion del hombre y la mujer es procrear. 
Como no van a actuar entonces, los representantes institucionales del oscurantismo, que perciben los olores del 
miedo al diferente que hombres y mujeres de buena voluntad, TODAVIA no pueden sacarse de encima.
Es costosa la interpelacion a los miedos, y es tan cómodo mirar para otro lado, que parece una friccion agresiva 
interpelar al Otro sobre este tema. ¿O pensamos dejar transcurrir la vida, hablando de la vidita?
Pues ese Otro, tiene una opinion que pesa y tanto avanza una sociedad en su cambios de paradigmas, como avanza 
su retaguardia, que muchas veces esta integrada por millones de Otros. 
Se han adquirido derechos por la militancia, por la comprension del poder politico que gobierna y por la adhesion
comprometida de vastos y divergentes sectores de la sociedad, que por estar juntos, han podido penetrar en los 
resquicios que deja el sistema.
En contra siempre están los factores de poder economico y religioso, a quienes les aterra cualquier cambio del perfil social.
Por eso el debate debe ser afrontado a toda hora, en todo lugar y con cualquier interlocutor.
Sin temor a ofender, clavando el bísturí hasta el hueso, hablando claro y sin eufemismos, no admitiendo el escapismo 
de incorporar la ligereza, o el humor, que solo entorpecen la claridad de expresion, y muestran el miedo a hablar de lo 
profundo del ser humano. Miedo a mirarse, tal vez.
Con respeto al tiempo del otro, pero sin conceder ni un ápice, a argumentaciones del medioevo.
TIBURON

No hay comentarios.:

Publicar un comentario