miércoles, 22 de junio de 2011

ESTA OTRA MUJER

50 años después de Eva, esta generación tiene también, como la del 45, el privilegio de haber parido, otra gran mujer.
Fue a los pocos días del fallecimiento de Néstor, que volqué mis sensaciones acerca del

período histórico que estábamos viviendo, y lo que sobrevendría con el paso del tiempo, y fueron compartidas con muchos amigos y compañeros.
Las titulé " Mirando hacia adelante ". Aquellas lineas, son éstas que hoy transcribo, y que a 7 meses de fines de octubre del 2010, me parecen fueron premonitorias sobre nuestra Presidenta, sobre los sueños compartidos de la Nación y sobre la fuerza que genera la esperanza. Tiburón.


El féretro, la Presidenta, las Madres, los Granaderos, la imagen del "CHE".


    Mirando para adelante

Casi todo lo que merece ser dicho en circunstancias tan excepcionales como las que hemos vivido desde el pasado 27, han sido registradas por la prensa escrita.

    Existe en el transfondo de ellas, un abanico abrumador:

    Por un lado, desde al menos un reconocimiento tardio, hasta la ratificación de los méritos de un Presidente con personalidad, gestos y compromisos fuera de lo predecible y común.

    Por otro, las insidiosas consideraciones, que sugieren debilitamiento, incapacidades o agravios, que confluyen en interesados consejos nonsanctos, o apocalípiticas predicciones. Nada novedosos por otra parte.

    La misma prensa que machaconamente, sin pausa y sin apego a verdades elementales  se encargó de distorsionar, descalificar o invisibilizar la gestión, deleznables atajos aquellos para manipular a la opinión pública y para demonizar al ex presidente muerto, reiteró esa misma prensa hasta el hartazgo, el mismo método para desvalorizar a su sucesora constitucional, a la vez su pareja afectiva, compañera en los sueños y proyectos de la militancia y asociada en la gestión del Estado.

    Para ellos acuñó entre tantas argucias, un slogan que por su síntesis y fuerza intrínseca, y capacidad de repetición en sus medios dominantes, se instaló para definir la compatibilidad genética, ideológica, política y militante de ambos.

    La clave fué incluirlos en una sola persona: "los K". Asi fueron las declaraciones K, las leyes K, las medidas K, la intolerancia K, las obsesiones K, las agresiones K, y todo lo que pudiera servir para devaluar a la individualidad de la persona.

    Los K eran uno solo, y entonces estaban en todas partes. En la gestión del Estado, en la conducción política partidaria, en la resolución del rumbo económico, en la definición de las relaciones exteriores y simultaneamente al frente de una unidad de países sudamericanos.
    Un exceso para ese formalismo clasemedista que apunta siempre a incomodarse por lo formal y secundario, que son solo importantes a condicion de no renunciar a la dilucidación de los conflictos de fondo.

    Así el adversario, al unir en los "K" conducción y gestión, unió tambien ética y destino, y preservó la individualidad de un solo Modelo, encarnado por dos, que eran solo uno, "compinches" en la jerga del rioba.

    Queriendo marcar a fuego una dependencia espiritual y volitiva, también del uno para el otro, intentaron plasmar una imagen de interferencias por un lado y defecciones por el otro, y con ello implícitamente marcar, como buenos machistas, autócratas y patriarcas, la supuesta incapacidad dependiente para la compañera y socia.

    No habrá seguramente experto marketinero que pudiese imaginar, como inmediato al trauma de la muerte de Néstor, esa misma simbiosis con Cristina, apareciera a la luz de la extraordinaria respuesta popular, de congoja, reconocimiento, adhesión y apoyo, como una valiosísima marca indeleble de pertenencia, que conlleva, no solo la legitimidad del poder institucional que otorga la ciudadanía, sino la legitimidad del poder politico que otorga el Pueblo.

    Quien podrá discutir la conducción del Estado y del movimiento popular, si sus beneficiarios se encargaron de sellarlo en la Casa Rosada ante el féretro, y los mismos enemigos se encargaron de aceptarlo desde sus medios.
    Parece torpe e inconducente, que todavia se permitan algunos "finos analistas" o "sutiles opinólogos", hablar de la toma de decisiones, de capacidad de gestionar, de gobernabilidad, de rumbos y de candidaturas.

    Mirando hacia adelante, lo que se viene, es mucho mas simple que las señales que los profesionales del camouflage y la mentira emiten.

    El poder está donde debe estar, y se ejerce con plenitud, con éxito y con futuro.

    Solo que con el atrevimiento que me brindan los años de militancia en el campo popular, me atrevo a una presunción al mirar hacia adelante y sentir intuitivamente, algo mas de lo que mi campo visual me permite:
apunto que junto y al mismo tiempo que está alumbrando una renovada forma de expresar al atemporal movimiento aglutinador de sueños y utopías que creara Perón, como se vió en los horas del homenaje popular, también está pariendo una nueva personalidad, en quien está destinada a conducirlo.


    Masas y liderazgos, están cambiando como las crisálidas su piel, sin afectar su naturaleza.

    En el tiempo quedaron arrumbadas las desesperanzas que congelaban esperanzas, las defraudaciones que desperdigaban voluntades o las traiciones que desmovilizaban militancia.
    Atrás, signado por el dolor y la tristeza queda la compañera, la mujer, la socia, el otro cerebro del mismo cuerpo.

    Llega sin darnos cuenta, calladamente, con economías de gestos, alguna vez hierática, otra vez cálida, siempre vital, racional y atenta, otra personalidad, ora fraterna, ora materna, que de a poco reemplazará los roles anteriores.

    Habiendo desaparecido el Hombre, ya no habrá mujer sensual, ni compañera, ni socia del conductor y ex presidente Kirchner.

    Parirá otra en soledad, que será más hermana mayor o madre, y que se hará cargo como tal, como tantas congéneres lo hicieron en las crisis vividas, de ser "jefa de hogar", en este caso del inmenso hogar de los Argentinos. Se hará cargo de lo que le corresponda hacer hoy, y seguramente pondrá en movimiento, a un ritmo renovado y profundo, sin concesiones ni contemplaciones, todas las causas pendientes.

    Por que la finitud le demostró que "el tiempo", el capital más importante que el ser humano tiene, puede perderse inesperadamente por obra del destino, y tal vez sienta que lo que quedó trunco, tiene una segunda oportunidad de lograrse.
    Ambos sujetos políticos, ciudadanía y conducción, parecen haber reencontrado una mutua alimentación.

    Si ese mensaje de fuerza que la multitud comprometió, la conducción lo encauza hacia el logro de los sueños inconclusos, se llevarán una tal sorpresa, que los enemigos clamarán por la resurrección de Néstor.

    El 27 nos conmovimos por el estruendo de un acontecimiento natural e impensado, que creímos era solo el rayo de la muerte; pero es muy probable que conjuntamente haya caído, y vaya a saberse, si hubo causa y consecuencia, una enorme masa de metal ignífuga, que puede conmocionar la profundidad de nuestras contradicciones.

    Fue conmovedor sentir el dolor de los jóvenes, de los agradecidos y de los esperanzados.

    Es conmocionante percibir la incomprensión de los instalados, de los individualistas, y de los incomunicados.
    Algunos podrán decir que es lo mejor y lo peor de nuestra sociedad.

    Con un mínimo de esperanza de reencontrarnos, prefiero decir que son dos expresiones de un mismo país; uno que es protagonista y otro que no sabe lo que está pasando.
 

TIBURON


1 comentario:

  1. Excelente tu opinión, comparto 99.9%. Además esta señora de acero con fuego en las venas, como dice la canción... (luego te la adjunto) retoma lo mejor del peronismo: su juventud la hace eje del movimiento nacional & popular y reivindica la 2da revolución,la del bicentenario. Porque aquel 17 con lealtad nació el peronismo duro excluyente en su verdad. Hoy con la iniciativa peronista, vivimos una revolución inclusiva, que contiene lo mejor del antes y lo supera, enriquece, embellece... para colmo Néstor hecho Cid, con su muerte prematura, los enterró electoralmente con su paz, a todos. Cuando nuestra señora CRIS PASION, demostró que también conduce, elige los tiemmpos... es el símbolo mas acabado, la síntesis de la Fuerza Peronista... que sabio el pueblo, cuando la acompaño con "fuerza Cristina, ese día de llanto"
    Por eso amigos:"...hasta la victoria siempre..." Carlos A.Rossi

    ResponderEliminar