miércoles, 4 de septiembre de 2013

CONVERGENCIA DE TITULARES CON MILITARES Y MEDIOS


Honorables contertuli@s:

    Los poderes en las sombras (en las sombras solo para distraídos, indiferentes o cómplices) que modelaron " a su piacere" al país desde su organización apelaron para usufructuar del poder y "ordeñarlo", a variables de acuerdo a las condiciones que cada época permitía.
    Hasta el año 1912, lo decidían las minorias de altos ingresos, identificados como los sectores agroexportadores, que no necesitaban de "gerenciadores políticos afines"; personalmente los mismos beneficiarios del poder económico asumían el poder político.
    Con el voto universal, se acomodaron a ser representados por partidos políticos que defendían sus intereses y por gerenciadores que elegían dentro del panel político que les ofrecían.
    Desde 1912 hasta el 30, con la inclusión de los hijos de los inmigrantes y el poder que lograban a través del voto, aparecieron los conflictos sectoriales.
    Desde el 46 al 55 se profundizaron los conflictos con la inclusión de los trabajadores en la decisión política y la consecuente resolución de la distribución de ingresos a su favor.

    En estos dos casos paradigmáticos, ni Yrigoyen ni Perón que encabezaron sendos movimientos reivindicatorios y de beneficios populares, de similar identidad histórica, aunque de muy disímil intensidad, compromiso, y trascendencia entre sí, pudieron ser manejados por los factores de poder.

    Por esos la agudización de los conflictos, y por esos las rupturas al régimen constitucional, por que esos conductores políticos no aceptaron los condicionantes que quisieron imponerles y las minorías no aceptaban las condiciones que impone la democracia.

    El poder en las sombras asimiló que si no podía resolverlos a su favor a través del voto de las mayorías, debería buscar y encontrar los atajos que estaban a mano: en este caso y en ese tiempo, el asalto al poder por la fuerza de las armas y la convergencia civico- militar para disfrutar de esos privilegios.
    Por oposición de la representación popular, nucleada en los sectores gremiales combatientes, aún informal y contradictorio en algunos casos, soportaron las debilidades a las que están expuestos los predadores y así estuvieron obligados a fluctuar entre sistemas políticos de semilegalidad e ilegítimos y sistemas de rupturas, ilegales e ilegítimos, siempre con las mayorías proscriptas.

    En ambas situaciones los medios de comunicación, anticipando su futuro rol de cómplicidad, rapidamente se subordinaron y aceptaron las nuevas reglas de juego.

    En esas crisis recurrentes del sistema político, ausente la democracia, siempre tuvieron a mano a quien recurrir para sostener los mismos intereses con otras formas: allí se renuevan los gerenciadores políticos que en colusión con el poder económico en las sombras y bajo la férula de los gendarmes custodios de esos privilegios - los hombres de armas - se convierten más que en voceros de sus intereses, en subordinados representantes a través de propuestas económicas pergeñadas en los laboratorios de sus mandantes, sean nativos o de ultramar.

    Los gerenciadores sin poder propio, administraron la Nación bajo máscaras legales y los gendarmes a su turno, anularon la Constitución e impusieron su propia ley para destituir a aquellos gobiernos que estaban legitimados por la voluntad ciudadana y que aún fuertemente condicionados por la presión económica adversa, gestionaban en favor de la preservación y primacía del bienestar popular.

    Desde el 55 al 83 la suspensión o condicionamiento de la democracia, abrió una herida en el cuerpo social, que expuso las miserias consecuentes a la negación de la voluntad de la mayorías, y que prohijaba la consolidación del modelo económico que les era necesario: 

-privatización de los servicios públicos transfiriendo el ahorro nacional a empresarios extranjeros; 
-endeudamiento público para ponerle un cerrojo a la soberanía económica; -endeudamiento del empresariado privado para transferir posteriormente las deudas al Estado y a la población en su conjunto, licuando sus pasivos;
-ajuste para disciplinar a los trabajadores;
-devaluación de la moneda para abaratar costos a través de la transferencia de ingresos de los trabajadores a los empresario;
-acentuación del perfil agroexportador de la economía en desmedro de la sustitución de importaciónes y del desarrollo autonomo industrial, para beneficio directo del poder en las sombras,  
Todas políticas económicas diseñadas por los centros de poder, algunos de los cuales se completaron en diversos períodos aún en tiempos de democracia, que tuvieron en común la preeminencia cultural del neoliberalismo.

    Rupturas de la Constitución y proscripciones de la representatividad popular; persecusiones y cárceles, torturas, muertes y desapariciones de dirigentes de base y de familiares; eliminación de la dirigencia sindical y destrucción del aparato productivo; caos social, desocupación, indigencia de los sectores populares; corrupción estructural, inseguridad, todas aquellas lacras y miserias que acompañan como preanuncios la disolución de la nación.   

    Desde la recuperacion de la democracia en el 83, y con la extinción del poder destituyente de los militares, nuevos instrumentos se utilizan para presionar y para esmerilar el poder constitucional.

    Paralelamente todavía nos quedan lacras de aquellas prácticas abusivas, inseguridad, trabajo marginal, inequidades sociales, educativas, todas deudas no saldadas de los tiempos del neoliberalismo.
    Solo un cambio de óptica de 180º y a favor de un proceso de recuperación bajo plazos que siempre deben ser exigentes, permite ir paliando esas asignaturas pendientes y dar vuelta la hoja de la historia, que hace solo 10 años nos parecía inmutable.

    La complejización de los intereses económicos y la interacción con grupos diversos a favor de la influencia de la globalización de la economía mundial por un lado, y por otro la demanda de nuevos derechos por minorías discriminadas, la toma de conciencia de sus derechos por las mayorías, la lucha por la vigencia de los derechos humanos y sociales, conforman un contexto muy delicado donde hay que encontrar además de equilibrio, equidad y regulación, una necesaria acumulación de poder para hacer realidad las adeudadas respuestas.

    Todo ello, en conjunto plantean un problema básico a resolver por los gobiernos populares.

    Cuando los tiempos están conducidos por gobernantes con Conciencia Nacional,
y convergen en una idea de desarrollo económico con equidad y bienestar popular, suelen quedar a la defensiva ante el ataque que a través de los medios dominantes se desatan.

    Nadie puede estar ignorante de la incidencia que en la sociedad produce la explosión tecnológica en la comunicación, cuando a través de las nuevas aplicaciones se puede manipular en tiempo real, como nunca se vió en el proceso histórico que conocemos, a la opinión pública.

    Esa sumatoria de intereses, que sin regulación son contrapuestos con el bienestar popular, potencian los conflictos por la distribución del ingreso, o por demandas de justicia, o por reclamos de equidad, todos legítimos o por denuncias sobre la corrupción, o sobre un irreal autoritarismo, o un hipotético cercenamiento de la libertad de expresión, todos argumentos falaces y contundentes.

    Todos en la misma bolsa de reclamos, ya que pretenden instalar como denominador de la época una sensacion negativa de lo que ellos bautizan, "fin de ciclo", asumiendo como una realidad solo su propio deseo, que el actual se convierta en un proyecto moribundo, para inocular a los sectores que les interesa neutralizar, el desánimo y la dispersión.

    Así con estos ingredientes entramos al siglo XXI, que es muy distinto a lo conocido y que exige para la preservacion de la democracia, no solo el compromiso de otros sectores mas amplios que los que solo aportan los partidos políticos, sino que exige en algún momento adecuado, una reforma constitucional que permita incorporar a la Ley Fundamental nuevos recursos para defender y ampliar los derechos de los ciudadanos, mucho más importante, que un simple debate sobre una hipotética posibilidad de reelección presidencial.

    Nucleamientos sectoriales, de trabajadores, de las PYME, de la incipiente burguesía nacional, de jóvenes estudiantes y artistas, de organizaciones barriales y sociales, de intelectuales, deben aportar lo suyo para sostener en un nuevo contexto, con más vigor, más diversidad y más horizontalidad la representación popular, más la capacidad y presencia del Estado, y garantizar con esa sumatoria una masa crítica de apoyo que haga viable una reforma y con ello, la profundización de la democracia.

    Nunca será poco ni gratuito, hablar de ese del poder en las sombras, "de los titulares", que pretende imponer sus condiciones, ni del nuevo poder condicionante en que se convierte un medio de comunicación, cuando es absolutamente dominante y no le alcanza una regulación que permita un equitativo reparto de voces, y que serán el mayor obstáculo para modernizar la Constitución.


    Uno y otro se necesitan para congelar el "statu quo", trascender y ganar espacio y poder.

    Esa ingerencia perversa por sus controversiales intereses particulares, tiene el correlato de su amplísima capacidad de mimetizarse con los saberes comunes, de penetrar en el sentido común y de consagrar como verdades absolutas e irrefutables, solo lo que realmente puede serles util a sus intereses, sin tener en cuenta ni la veracidad de lo que difunden, ni la divulgación de lo que los perjudica.

    Saber de su existencia, tomar conciencia de su poder, percibir sus intenciones, es parte importante del camino para conocer y defender la conciencia nacional, aquella define que "no puede haber Nación, si no existe bienestar popular".

    Por lo que putas pasare.

Jorge Carbajal
TiBU


1º.
Sobre la meneada corrupcion K
, uno de los pivots sobre los que gira el mensaje medáico para debilitar el apoyo de las clases medias al gobierno, un tema tan fácil de introducir en cualquier debate público o privado, que no se puede sostener con seriedad:

EL PAIS › LOS TESTIGOS PROPUESTOS POR MIRIAM QUIROGA DESMINTIERON SUS AFIRMACIONES TELEVISIVAS

En la Justicia, los bolsos están vacíos

Uno es el resultado del tramite mediático que el común absorve sin filtros y otro es el resultyado cuando se explaya la Justicía, y qal común no le llega. Hasta ahora solo Jaime. Ni hablar de las islas Sycheilles, la bóveda en Santa Cruz, el vuelo de Boudou a Carmelo, todas las sanatas semanales de Lanata.


Sadous seguirá procesado   POR "FALSO TESTIMONIO"

2º   Sobre el poder de las corporaciones las presiones que ejerce, los políticos que se le subordinan y sus objetivos:

CFK: "Aparecen los verdaderos intereses y los jugadores titulares
Macri explicó qué es el "Circulo Rojo" y anunció su primer candidato a legislador
Crece el misterio por el "círculo rojo" alrededor de Mauricio Macri
Macri admite que el "círculo rojo" del establishment trabaja para debilitar al gobierno nacional

Dos posiciones que hacen la diferencia y dejan expuesto quien tiene y quien  no, "Conciencia Nacional".
Ya la presidenta lo adelantó y Macri lo confirma, con una evidente diferencia:

Cristina los enfrenta y Macri los obedece.


EL PAIS › OPINION

Titulares y suplentes

3º Sobre la valoración posterior de algún cómplice, sobre el método de resolución de los conflictos de las elites:

Dos ejemplos opuestos: Uno de Brasil y otro de Argentina: golpes cívicos-militares enel 64 en  Brasil y en el 55 en Argentina, tienen a los años diferentes posiciones en medios que sostuvieron y fueron cómplices de esos golpes de estado:

Unos se arrepienten y hacen mea culpa y..................



O Globo aceptar el error de apoyar el golpe de Estado militar de 1964

.......Otros se vanaglorian de su participacion y los consagran como un  tributo a la democracia, sin que incluyamos consideraciones éticas y humanitarias sobre los vuelos de la muerte de la aviacion naval sobre Plaza de Mayo y la muerte de unos 800 civiles.

La Nación justificó en un editorial el golpe de Estado contra Perón en 1955




No hay comentarios.:

Publicar un comentario