viernes, 18 de diciembre de 2015

Daños colaterales.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció la salida de su ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en medio de una aguda crisis económica y con perspectiva de al menos dos años de recesión en el país.

Tal fue la evaluacion de los expertos economistas, despues de la politica de ajuste brutal que impusiera Levy siguiendo los lineamientos de las teorias economicas ortodoxas.
Levy será sustituido por un hombre de confianza de la mandataria, el titular de Planificación, Nelson Barbosa.

Ambos economistas adhieren a escuelas económicas opuestas. Levy, graduado en la ortodoxa escuela de Chicago, apoya su política económica en el llamado "trípode fiscal": cambio fluctuante, superávit primario y meta de inflación.

Por su parte, Barbosa, vinculado estrechamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) -aunque no está afiliado- y al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), es defensor de la llamada "nueva matriz económica".

Se trata de una escuela de economía "desarrollista" que se basa en tasas de interés más bajas, cambio más desvalorizado en relación al dólar y metas fiscales adecuadas a las necesidades económicas, que no se ve obligada a buscar el superávit primario como forma de mantener las finanzas al día.

La desacelaracion de la economia, el aumento de la inflacion y la desocupacion fueron un tripode mortal para los ortodoxos.
La decision final del desplazamiento se produjo cuando Levy, exigia de la Presidenta Dilma otro drastico ajuste que afectaba principalmente a los programas sociales.

Lamentablemente llega tarde para la Argentina.
Dos años de recesion intensa, con disminucion dramatica del consumo y merma de la principal actividad que enlaza a ambos paises, como es la importacion de automotores desde la Argentina, afecto muchisimo los indices de crecimiento global de la industria en Argentina que debio recurrir a su mercado interno para paliar posibles efectos de paralisis de esa industria y producir desocupacion.
Paralelamente al caer el mercado brasilero, aumento la salida de divisas por la importacion de autopartes no compensadas por el ingreso que producia la venta al exterior del vehiculo terminado.

El esfuerzo del gobierno para sostener el empleo en este rubro, incidio negativamente en otros aspectos de la actividad economica.
Asi este volantazo, volviendo al buen rumbo, le llega tardiamente al peronismo en el gobierno.
Veremos si sabe usufructuarlo el gobierno neoconservador de Macri, aunque es muy posible que las bajas y eliminacion de aranceles de exportacion, que mejora el rendimiento de los exportadores produzca una necesidad de ajustar aun mas de la dosis que hemos recibido, pues no alcanzaran los nuevos prestamos de organismos multilaterales para financiar las demandas salariales, ni para sostener viablemente el nivel de consumo y de actividad.

Para nosotros victimas de estos gurkas, son medidas extremas insostenibles en el tiempo, acaso para los "tecnicos" y burocratas de los organismos multilaterales, sean solo "daños colaterales".

Asi que recorte, protesta y represion, o deuda mas deuda, silencio de radio para asordinar la protesta y soborno a jerarcas sindicales para morigerar las demandas por los salarios depreciados, para tener aire sin protesta en la calle, son opciones a la vista.

Que le hayan dado otra vez el manejo de la superintendencia de Obras Sociales a los "gordos", (en este caso a un "hombre de Lingeri") deja en evidencia que ya esta cerrado el "negocio" que mas les interesa a estos sindicalistas, que ya nos traicionaron por el mismo precio, cuando Vandor y Alonso, cuando Lorenzo Miguel, cuando los "gordos" acomodaban los tantos en los 90.

El final anunciado es cuestion de tiempo, en ese interin, seguramente mas largo de lo deseado y esperable, una generacion, la nuestra, podemos habernos extinguido.

Asi que a resistir sin dudar y denunciar sin asco a los traidores.

Jorge Carbajal

No hay comentarios.:

Publicar un comentario