AHORA SE VERÁ QUIEN ES EL PADRE DE LA CRIATURA

Publicado originalmente en el blog Nestornautas

Apenas conocidos los fallos de la Corte que ordenaban al Estado nacional dejar sin efecto los descuentos de parte de la masa coparticipable que se destina a la ANSES a Santa Fe, Córdoba y San Luis, nosotros comentábamos en éste post sus implicancias, y señalábamos que "...no sería nada raro es que el próximo gobierno (que tiene la excusa perfecta para ajustar el gasto previsional y suspender las leyes de movilidad de las jubilaciones y la AUH, o dejarlas que arrojen un índice menor sin ensuciarse las manos...".

Con el paso de los días se vio que no había acuerdo respecto a si los fallos eran funcionales o perjudiciales para el plan económico de la nueva administración que conducirá Macri: acá contábamos como Alfredo Zaiat coincidía con que la alternativa era la primera, sobre todo porque la Corte le sugería a la ANSES meter mano en los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad para cubrir el bache de financiamiento que creaban sus fallos.

En eso estaba la discusión cuando ayer se supo que Frigerio (el designado ministro del Interior) se reunión con Lorenzetti para "interiorizarse de los alcances de los fallos", y hoy se publicó en el Boletín Oficial el DNU 2635 (ver el texto completo acá); por el cual Cristina dispone suspender de inmediato la detracción de los fondos coparticipables que iban a la ANSES para todas las provincias, al igual que los que estaban destinados al financiamiento de la AFIP por el Decreto 1399/01 de De La Rúa; también declarado inconstitucional por la Corte en otros fallos de la semana pasada.

La razón es muy sencilla y la cuenta el mismo decreto: "...del modo en que han sido dictadas (las resoluciones de la Corte, aclaramos) sus implicancias más temprano que tarde, se deben extender al conjunto de todas las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires..." (y) "...de no preverse una decisión rápida que impida la continuidad de la detracción declarada inconstitucional, se incrementarían los montos adeudados con más sus intereses al resto de las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,...".

Recordemos que los fallos no solo ordenaron cesar los descuentos, sino (en los casos de Santa Fe y San Luis) devolverles todo lo descontado desde el 1º de enero del 2006, con sus correspondientes intereses.

En el contexto de esta época de cambios en la que -por ejemplo- ahora estaría bien dictar decretos de necesidad y urgencia cuando el gobierno de turno lo crea oportuno para impulsar sus iniciativas, vemos en la cobertura de la noticia en La Nación que les resulta "llamativa" la rapidez con la que el gobierno cumple en éste caso con los fallos de la justicia; cesando los descuentos. Y se señala que "El decreto dispone también cubrir esos montos que deja de percibir con fondos del Tesoro Nacional para no afectar el financiamiento de la Anses.".

Para ser más precisos, lo que dice el decreto en sus considerandos es: "Que la sustitución del financiamiento previsto, manteniendo el nivel del recurso pero cambiando la fuente de financiamiento -que deberá tener en cuenta los montos que ingresaron por el concepto actual o el que lo sustituya- posibilitará que los índices de movilidad no se resientan ya que cada peso no detraído se reemplazará por otro proveniente de rentas generales del orden nacional."

Y ordena en el artículo 3: "Ordénase al Tesoro Nacional, con cargo a Rentas Generales, cubrir una suma equivalente a las sumas que se dejen de detraer por la medida dispuesta en el Artículo 1°, las que seguirán siendo tenidas en cuenta como referencia a los fines de la movilidad dispuesta por la Ley N° 26.417. " (las negritas son nuestras)

Para que se entienda: está disponiendo un aporte del Tesoro por un monto equivalente al que el Estado nacional dejará de descontar a las provincias y la CABA, que se destinará a financiar a la ANSES; y ese monto tiene que ser considerado en la "formulita" que determina los aumentos semestrales a los jubilados y pensionados; y que desde julio de éste año y de acuerdo con la Ley 27.160, también se debe utilizar para aumentar el valor de las asignaciones familiares, incluyendo la AUH.

Lo que implica mantener el esquema de movilidad tal cual fue pensado en el 2008, cuando la ANSES contaba con certeza con los recursos que venían de la detracción del 15 % de la masa precoparticipable, tanto la correspondiente a la nación, como al conjunto de las provincias.

Un esquema que vino arrojando hasta acá aumentos anuales por encima de la inflación (aun la medida por los privados y el "Indice Congreso"); y que de no adoptarse la medida que acaba de tomar Cristina, daría por primera vez por abajo; justo cuando la inflación tiende a duplicarse por los aumentos de precios que se están verificando en estos días, especialmente en los artículos de primera necesidad.

Hay que ver que hace al respecto el nuevo gobierno, que ya empezó a hablar de "paritarias por productividad" y que en campaña (por boca del entonces escondido y hoy blanqueado Melconián) decía que "ya no se pueden seguir subiendo los sueldos y las jubilaciones"; y cuestionaba el peso fiscal de haber incorporado más de tres millones de nuevos jubilados a la cobertura del sistema previsional.

Y ahí sabremos quien (además de Lorenzetti, Maqueda y Fayt) es el padre de la criatura.