martes, 22 de diciembre de 2015

HASTA QUE DIOS DIGA BASTA

NO SOY CREYENTE, Y POR ENDE LA FECHA DE NAVIDAD NO TIENE PARA MI NINGUNA CONNOTACION RELIGIOSA.
PERO ELLO NO OBSTA PARA RECONOCER QUE ES UNA FECHA QUE LA TRADICION ENTRONCA CON LOS SENTIMIENTOS MAS PUROS Y GENEROSOS DEL SER HUMANO, QUE SE EXPRESAN CON LA REVALORIZACION DE LA FAMILIA, CON LA PREOCUPACION POR LA JUSTICIA, LA EQUIDAD Y LA IGUALDAD. POR TODO ELLO PARECE APROPIADO TRANSCRIBIR UN MENSAJE CRISTIANO QUE APUNTA A RECORDARONOS NUESTROS DERECHOS Y OBLIGACIONES, COMO INDIVIDUOS Y COMO MIEMBROS DE UN COLECTIVO.
JORGE CARBAJAL

DE TONY FENOY

NAVIDAD 2015: ¿BUENA NOTICIA PARA QUIÉNES?
Hablar de la Navidad, de la Nochebuena, es hablar de una celebración, de la memoria de un proyecto de sociedad igualitaria, fraterna y justa, construida con y desde lxs más pobres. El pesebre de Belén es la expresión de una paz, una alegría y una justicia -palabras muy usadas en estos días en nuestra patria- que no son vacías sino que son fruto del compromiso y de la lucha por ese modelo de sociedad.
El anuncio de la Buena Noticia es alegría para los pastores –marginados y oprimidos de su época- pero implica zozobra, angustia y preocupación para Herodes, que es el símbolo del poder que acumula a costa de la explotación de las clases populares. El Proyecto revolucionario de Jesús de Nazaret, vivido en su profundidad y exigencia, es paz, alegría y justicia para los postergados de siempre, para los perdedores de la historia, para los desterrados de la tierra. Y esto trae aparejado conflicto y enfrentamiento con los pocos que se quedan con lo que es de todxs.
Es por eso que en estos días me preguntaba, volviendo a releer la escena del nacimiento, ¿para quién es la Buena Noticia en nuestra Argentina hoy? Dice el texto de Lucas: "…y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue" (Lc.2,7).
Pensaba en las medidas tomadas en esta última semana por el actual gobierno: una reducción del 40% del salario y las jubilaciones por la devaluación, una transferencia impresionante de recursos de los sectores populares a los más concentrados y poderosos de la economía gracias al ajuste y a la quita de retenciones al campo y a la industria, …… ningún anuncio para la clase trabajadora ni para los sectores populares………. ¿quiénes son hoy los depositarios de la Buena Nueva? ¿Volvemos a construir un país donde "no hay lugar para ellos, lxs más pobres?"

La alegría, esa con la que Prat Gay nos anunció la devaluación, hoy es de los poderosos y los ganadores de siempre. Es la alegría que produce ver los bolsillos llenos de unos pocos sin importar las consecuencias. La alegría de la acumulación y la injusticia.
Hay otra alegría, la alegría que encierra el proyecto de Jesús, escondido en el pesebre, que es la de la justicia, la de la dignidad que es fruto de la lucha compartida, la de ser parte de un camino colectivo en donde con y desde lxs más pobres construimos una sociedad igualitaria y fraterna en donde todxs tenemos derecho a gozar y disfrutar de los bienes de la tierra. Esa es hoy, como siempre, nuestra Buena Noticia.
Antonio D. Fenoy
Coordinador del Colectivo de Teología de la Liberación "Pichi Meisegeier"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario