martes, 29 de diciembre de 2015

La legalidad ausente se hace costumbre


La ostensible ilegalidad del decretazo con
el que Macri avanzó sobre la Corte Suprema

Ataque-con-Ariete copia

En la era de Internet solo hace falta un poco de curiosidad para, tras encontrar algunas perlas, llegar a la conclusión de es una inusitada barrabasada política y legal, lindante con un bluper, la que hizo el presidente Macri. Al designar por decreto a Horacio Rozatti y Carlos Rosenkrantz  como ministros de la Corte Suprema. Medida que fue abolida por la reforma de la Constitución de 1860, y por ello ni Bartolomé Mitre se animó a tomarla. El único presidente que lo hizo en las semi democracias de antaño, fue Figueroa Alcorta hace más de un siglo, quien también clausuró el Congreso. Siendo también falso el motivo alegado de haberse producido vacantes durante el receso del Congreso, dado que para cubrirlas existen dos pliegos ingresados antes del receso, correspondiente a otros candidatos (Sesin y Sarrabayrouse).

Además llegando al disparate y traído de los pelos, Macri cita un decreto – ley de la Revolución Libertadora, con el que ese gobierno de facto se auto arrogó la facultad de nombrar jueces en comisión "hasta la próxima legislatura", por haber clausurado el Congreso. Que llega al colmo, con el proyecto de ley presentado por Elisa Carrió para modificarlo, pese que no está vigente y nada tiene que ver con el tema, ni con la democracia, ni con la República. Cita también un antecedente del presidente Alfonsín nombrando jueces de menor rango, que tampoco tiene que ver con la cuestión, ni con el trámite impreso por Macri. E indirectamente, evitando nombrarlo, cita similares antecedentes concretados por el presidente Menem, a los que la Corte menemista legalizó mediante un fraude procesal.

No obstante los designados por Macri no pudieron jurar, por la existencia de la reforma constitucional de 1994, y la jurisprudencia dictada por la actual Corte Suprema, ignorada enteramente por este. Que exige que hasta los conjueces de esta deben contar con la aprobación de la mayoría agravada del Senado para poder actuar. De tal manera se puede considerar al decretazo de Macri, como la mayor afrenta hecha a la República, la Constitución, y el Federalismo,  por parte de un gobernante democrático a lo largo de un siglo. Siendo además otra muestra de la indetenible degradación política, intelectual, y moral de nuestro país.

Por Javier Llorens

Contenido: ¿Empleados o Magistrados?  La contraparte de Bartolomé Mitre  Un decreto ley de una dictadura que no tiene nada que ver  El antecedente de Alfonsín que no es tal  Vacantes durante el receso del tiempo de las carretas  La legalización ardidosa de los decretos de Menem y Alfonsín  El único antecedente impresentable registrado un siglo atrás  El desuetudo de la interpretación de Figueroa Alcorta –  La reforma de 1994 y el consuetudo establecido posteriormente  El bluper de Macri, seguidos por el de Lorenzetti, Sanz y Carrió

Según el diccionario una barrabasada es un "hecho equivocado que origina un gran destrozo o perjuicio". El presidente Mauricio Macri acometió la suya al expresar en su decreto (83/15) que está facultado a "llenar las vacantes de los empleos, que requieran el acuerdo del Senado, y que ocurran durante su receso, por medio de nombramientos en comisión que expirarán al fin de la próxima legislatura (artículo 99, inciso 19, de la Constitución Nacional)".

Leer mas...

y próximamente sobre el mismo tema: "El trasfondo del decretazo, hacerle la corte a Magnetto, y la cuestión con las provincias"



No hay comentarios.:

Publicar un comentario