martes, 15 de diciembre de 2015

Olvidos que matan

La mordaza que significa el alineamiento al Gobierno del PRO sin retaceos ni minimas criticas de los grupos Clarin, La Nacion, y Perfil, con sus respectivos medios radiales y televisivos, es lo que sustenta el avasallamiento de las mas elementales normas de convivencia democratica.
Solo por ese silencio, complice y falaz, se puede asistir inermes y estupefactos al mas degradante ejercicio de avance sobre la Constitucion habida desde la vuelta de la democracia en 1983.

El Congreso ni siquiera sera pasible de una definicion mordaz como antaño sufriera, la de escribania, ahora ha sido suprimido hasta nuevo aviso.
El Presidente resolvio gobernar por decreto, que debera ser aprobado dentro de unos meses por el congreso cuando reabra sus puertas para el nuevo periodo de sesiones ordinarias, y curandose en salud, cuando le voten en contra los DNU por inconstitucionales, apelara a la CORTE que ya esta integrada por dos jueces sin respaldo ya que son provisorios que los convalidaran.
Esa es la estrategia, pasar rapidamente sobre la ley y actuar sobre los hechos consumados, y despues a cantarle a Gardel.

Tierra arrasada y toma de posiciones por el Ejecutivo, convalidarlo por ley por el partido Judicial y reescribir la historia a traves del relato de Clarin y La Nacion.
La Troika en su maxima efectividad.

Esa es la republica de los radicales y la del PRO, unidos para ignorarla.
No nos sorprende la mecanica, - aunque parezca una antigualla, la derecha es así, geneticamente autoritaria desde que el poder absoluto le incorporo sus genes-, sí acaso desconcierta la velocidad con que han decidido vulnerar cualquier obstaculo que les merezca reservas para alcanzar sus metas.

Ni la conformacion de la Corte, ni la titularidad de la Procuracion del Tesoro, ni la ley de Medios, la mas votada de los ultimos años seran ajenas a su voracidad.

Es posible, que perciban que la sociedad esta en estado de shock, y que en tal situación es muy improbable que algun sector pueda corporizar una resistencia que altere el ritmo voraz con que penetran en las entrañas de todos los resortes del estado, aunque la ley se lo impida.
Una vez mas se pondra a prueba el grado de conciencia que pueda haber alcanzado el pueblo de la nación.

No debemos esperar de inmediato reacciones que taponen esos avances.
Las reacciones en la opinion publica, que podrian ser uno de los instrumentos para un freno a seco, estaran asordinadas por la ausencia de resonancia en los medios masivos de comunicación.
Y ya sabemos que si no existe el tema en radio Mitre o en TN, no existe en la realidad.

Solo minorias intensas, con alto grado de informacion y formacion política estan en condiciones de desparramar esas inquietudes, pero de alli, a que se transformen en manifestaciones publicas, falta mucho tiempo, mucho desgaste del ejecutivo, y sobretodo mucho deterioro del salario.

Mientras, se configura lo que se denuncia desde hace meses; la transferencia inmoral de ingresos, de los sectores asalariados y jubilados a los sectores empresariales.

Cuando estas transferencias de ingresos se perciban en el bolsillo, con la imposibilidad de mantener un consumo habitual, o se imposibilite la cancelacion de compromisos contraidos, alli apareceran los primeros sintomas de descontento social que acaso alcance para ganar la calle.

Mientras, seguiremos avasallados sin voces que alteren esta nueva paz de los cementerios, sin contradicciones en la superficie, sin crispaciones, con dialogos de sordos, y una gran mayoria bailando un minue como marionetas.
Sobre todo con un cinismo descomunal, que no tiene parangon en la democracia.

A propósito de esta situacion tan vulnerable que nos ha colocado la eleccion presidencial, hemos oido una reflexion pedestre, que algunos podran hasta calificarla de soez, pero que nos deja pensando y que acaso sirva para explicarnos la inmovilidad de los proximos tiempos y la dificultad para comunicarnos con muchos de nuestro entorno:

"Dicen que el gobierno saliente puso en práctica políticas de inclusión para los homosexuales, para los travestis, para los cartoneros, para las madres solteras u cabezas de familia, para las maltratadas, para los analfabetos, para los pueblos originarios, para los jovenes, para los trabajadores irregulares, para los que no se habian podido jubilar por años de desocupacion, para los nuevos estudiantes universitarios, para los que pudieron volver a conseguir trabajo, para los matrimonios jovenes que se fueron al exilio buscando horizontes y resolvieron volver, para los cientificos repatriados, para los excombatientes de Malvinas, para los curas villeros, para los intelectuales progres, para todos los niveles de docentes, para los pequeños productores del campo, comerciantes y modestas pymes, para variados sectores de la sociedad por años marginados, ausentes, ignorados y explotados, para los ferroviarios, para los obreros de la construccion, para los textiles, autopartes y electronica, para los trabajadores del campo y de casas de familia, pero se olvido de incluir a un sector numeroso y que vota.

Se olvido de incluir a los imbeciles y eso se paga caro".

Jorge Carbajal

No hay comentarios.:

Publicar un comentario