La concentración en Parque Centenario fue imponente y es una de las novedades del tiempo que se viene y de las perspectivas que se abren, donde la característica principal es la novedad, novedad de un gobierno que se fue con la Plaza de Mayo repleta, novedad de miles de personas que han decidido salir a decir ¡Acá estamos!; novedad parida también por un ballottage que dejó al país partido en dos.
Hay quienes piensan que las plazas por sí solas no garantizan triunfos y que por ahí estas concentraciones servirían para fugar hacia adelante, porque eluden el balance autocrítico de la derrota electoral. La verdad es que nadie que haya estado el 9 en la plaza o ayer en el parque desconoce que se cometieron errores. Cualquiera de estos movilizados tiene muchísimas críticas que formular, pero eso no quita que salgan igual y ahí está lo nuevo y lo superador. Por supuesto que hay mucho por debatir y que incluso dentro de los movilizados hay diversidad, lo que es fantástico, se lo mire de donde se lo mire.
parque-centenario-3
El kirchnerismo perdió las elecciones por dos puntos y ha demostrado ser una fuerza comprometida muy seriamente con el respeto de las instituciones y el voto popular. Si el resultado hubiera dado ganador a Scioli por la misma diferencia, hoy el país estaría en serios problemas pues Cambiemos y los grupos económicos habrían desconocido los resultados. Esto hay que remarcarlo cuantas veces sea necesario. Bien, el kirchnerismo perdió pero al mismo tiempo salió a la calle con más fuerza que antes y esto nos pone en un escenario nunca visto. Hay un fenómeno de autoconvocados que deberá ser leído con mucha precisión, entre otras cosas porque buena parte de los votos que emparejaron el ballottage fueron aportados por este sector, que salió a militar en los barrios, en los trenes y en todos los espacios posibles. Hay muchos casos de personas que hasta dos meses atrás habían sido periféricas o que tenían un compromiso difuso con el kirchnerismo a quienes los acontecimientos los arrastraron a las calles. El desafío es contener políticamente este capital humano.
parque-centenario-2
El debate de las causas de la derrota electoral sigue vigente en cada uno de nosotros, pero eso no nos impide salir a manifestar claramente a favor del respeto por los mandatos y las leyes vigentes, pero también para marcarle la cancha y recordarle al nuevo gobierno que la mitad del país no lo votó y que, por ende, no esta dispuesta a dejarse pasar por arriba. Vivimos un tiempo que no tiene teoría, porque la estamos escribiendo minuto a minuto, el "Vamos a volver / Vamos a volver" es la banda de sonido de un documental que se está filmando tarde a tarde. Hay una muchedumbre que interpela pero que también muestra su disposición a avanzar aún por encima de los dirigentes. No es Kicillof el que convoca a miles en un domingo caluroso en Parque Centenario, son los miles de argentinos y argentinas movilizados los que le indican al ex ministro que tiene que ir al parque.