viernes, 15 de enero de 2016

CASOS AMIA Y NISMAN.

 Quedó constituída la nueva Unidad de Investigación del Poder Ejecutivo, con rango de Secretaría de Estado

Recien hoy se publicó en BOE el decreto ​(ver abajo) que nombra al ex senador radical por Chubut Mario Cimadevilla secretario de Estado a cargo de la Unidad de Investigación del atentado a la AMIA (y, a partir de ahora, de las circunstancias en que encontró la muerte el fiscal Nisman) del Poder Ejecutivo a la que se elevó de rango. Como ya comentamos con anterioridad, a Cimadevilla se le encomendó la misión imposible de impulsar un juicio en ausencia a los altos funcionarios iraníes a los que Nisman acusó de haber instigado el ataque. Y digo misión imposible porque el juicio en ausencia es un controvertido instituto rechazado por la mayoría de los sistemas judiciales de occidente por hacer tabla rasa del derecho de defensa; que aún si se aprobara no se podría aplicar retroactivamente para juzgar hechos ocurridos hace un cuarto de siglo, y que aún si ciscándose en todo se pusiera en marcha semejante "auto de fe"… jamás podría hacerse de cara al público, ya que Nisman sostenía su acusación en una serie de dichos de enemigos mortales del gobierno de Teherán que de ningun modo constituyen pruebas.
Como puede apreciarse, el decreto avanza sobre atribuciones de la Unidad Fiscal AMIA, que tras la muerte del fiscal Nisman está a cargo de dos fiscales​ (Sabrina Namer y Roberto Salum) que son coordinados por Juan Patricio Murray, equipo en el que el gobierno de Mauricio Macri no confía que se limite a "hacer la plancha" como hacia Nisman para beneplácito de sus mandantes de la CIA y el Mossad.

Así, en el artículo 3 inciso 1 se faculta a la nueva secretaría de Estado a "Intervenir como parte querellante en las causa judiciales por encubrimiento del atentado a la sede de la AMIA, coordinando su accionar con el de la Oficina Anticorrupción del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos", es decir con Laura Alonso, y en artículo 4 a "Establecer espacios de diálogo con las entidades de la comunidad judía de la República Argentuna y con todas aquellas asociaciones comprometidas con el esclarecimiento del atentado", y el 5 "Establecer contacto con organismos nacionales e internacionales que puedan proporcionar aportes….", lo que da pretexto para que la nueva secretaría de Estado establezca contactos con aquellos servicios de inteligencia extranjeros que, al igual que la mayor parte de los dirigentes de "la cole", no sólo no están interesados en que las investigaciones avancen sino que bregan activamente para que no se haga nada opaque la acusación contra Irán, acusación que, por cierto, ya se había levantado automáticamente poco después del atentado a la Embajada de Israel (curiosamente, el decreto ni siquiera menciona a este bombazo, quizá porque hasta un niño de teta -invito a leer el capítulo pertinente en mi "Caso Nisman: Secretos Inconfesables"- puede darse cuenta de quienes y cómo colocaron la bomba que la demolió (foto).
Claro que el artículo 9 reza que la nueva secretaría debe "actuar como Auxiliar de la Unidad Fiscal". No parece que se trate de una ayuda desinteresada. Por lo pronto, el gobierno Mau ha reducido el personal que a las órdenes de Murray estudia una enorme cantidad de material relativo a los atentados que la SIDE ocultaba en varias de sus sedes (25 de Mayo, Estados Unidos, Billinghurst, Avenida de los Incas) a pesar de la órden del presidente Néstor Kirchner de desclasificarlas y permitir el acceso al público, lo cual (como la Apemia de Laura Alche de Guinsberg denunció siempre) no ocurrió hasta que Stiusso fue obligado a jubilarse.

Decreto

PS: Vi a Cimadevilla en "A dos voces". No parece un desalmado, pero si una persona que no conoce la causa AMIA en profundidad, y que está constreñido a agradarle al presidente que lo nombró y a los dirigentes de la cole… que son los principales responsables de que la causa se haya empantanado hace ya casi dos décadas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario