miércoles, 3 de febrero de 2016

La otra campana.



es de http://www.paginapopular.net/bienvenidos-a-la-guerra-civil-de-baja-intensidad-cristina-presa-y-el-regreso-de-stiusso/

GUERRA CIVIL DE BAJA INTENSIDAD
Bienvenidos a la guerra civil de baja intensidad, dónde la confrontación no se da entre dos ejércitos regulares con control territorial, sino en un único territorio ampliado a las esferas mediáticas y virtuales, dónde operaran los drones y las tecnologías biométricas de reconocimiento facial, las detenciones preventivas, los asesinatos selectivos, la invisibilización de los hechos y el placebo anestesiante de un circo generalizado desde youtube y la televisión HD, geolocalizando combatientes y opositores desde los smartphones y sobre todo mediante la utilización de los algoritmos de las redes sociales imperialistas, capaces de predecir si un potencial líder responderá o no a sus impulsos basado en el análisis de sus comportamientos en línea, con la misma precisión que un científico sabe más de la hormiga que la hormiga misma.
Todo lo anterior podrá parecer apocalíptico o rayano en la ciencia ficción, sin embargo la guerra civil de baja intensidad ya se ha iniciado en la Argentina. Antes de fundamentar esta hipótesis es necesario acordar en algunos aspectos centrales para entender sus causas y objetivos.

Plutocracia y neoliberalismo
El gobierno de la Corporación Cambiemos no es de corte neoliberal, es lisa y llanamente una plutocracia, es decir el gobierno absolutista de una minoría rica. La plutocracia es el gobierno de los ricos.
El neoliberalismo fue la ideología dominante en los noventa en toda América Latina y aún hoy en Europa, aunque feneciendo ya como concepto, para dar paso al antedicho gobierno de los ricos. El neoliberalismo reduce los estados a su mínima expresión a través de diversos mecanismos como lo son la sumisión a deudas monumentales que se contraen sin sentido o necesidad y desde allí a los organismos multilaterales, el FMI o el Banco Mundial, la privatización de los servicios públicos y los ajustes del gasto social. Las políticas neoliberales son ejecutadas por políticos, en el peor de los casos tecnócratas, pero su gestión va de la mano de la política.

Las plutocracias como la de la Corporación Cambiemos no necesitan casi de políticos porque no hay nada que acordar ni negociar con nadie cuando se tiene la suma del poder económico, tecnológico y mediático.

Las plutocracias gobiernan como monarquías absolutas con total desprecio de los parlamentos, cuando es que ellos existen se reducen a meras escribanías, su paradigma máximo es Arabia Saudita, país cuyas aberraciones y atropellos a la dignidad humana son invisibles para los Estados Unidos y los civilizados socios occidentales.

Para un gobierno plutocrático, tampoco son indispensables las privatizaciones, la estrategia consiste más bien en tomar al estado por asalto, controlándolo en beneficio propio de manera directa, haciéndolo una extensión sometida a los negocios e intereses privados. ¿Para qué comprar una petrolera estatal si puedo hacerme de ella y sus recursos administrándola?

Es de este modo como los ejecutivos de la Corporación que manejan la energía son directores del sector petrolero privado, los que manejan la agricultura son los gerentes de las productoras mundiales de agrotóxicos y transgénicos, los que manejan la cultura del sector editorial y así en cada caso.

El avance tecnológico global y la obscena acumulación de los recursos en escasísimas manos hace que las minorías de privilegio ya no necesiten ejércitos de trabajadores como en la era industrial, sino una elite súper especializada que les provea sus servicios esenciales, salud, educación y entretenimiento. Sobran tal vez cinco mil millones de habitantes en la tierra en el mediano plazo. ¿Cuántos habitantes sobran (¿sobramos?) en la Argentina para satisfacer las a lo sumo mil familias de la plutocracia vernácula?
El proceso de excluir a las mayorías se viene resolviendo en gran parte del mundo de la mano de guerras asimétricas. No es sencillo encontrar desde hace al menos veinte años, guerras en el mundo que se desarrollen entre fuerzas de proporciones similares, la guerra entre Irán e Irak o las Malvinas, si puede hablarse de simetría, han sido las últimas.
La tercera guerra mundial en curso desde hace años es una constelación de conflictos asimétricos y de relativa baja intensidad aunque su saldo sean miles y miles de muertos, heridos y desplazados.

Esta tercera guerra mundial tiene dos actores principales, el capital globalizado y sus adláteres por un lado, y los estados nacionales y los pueblos por el otro.

Asistimos a bombardeos estratégicos, bombas racimo, operaciones militares de precisión quirúrgica, ciberataques, asesinatos selectivos, con la única respuesta de operaciones terroristas aisladas, la más de las veces de falsa bandera, es decir ejecutadas por aquellos mismos que vendrán a castigarlas luego.

América Latina. La guerra y la paz
América Latina ha sobrevivido al neoliberalismo aun pagando consecuencias nefastas y ha sabido desarrollar movimientos populares y expresiones políticas que le dan batalla a los planes de la elite criptofinanciera globalizada. Argentina es hoy, una vez más es un laboratorio para el mundo.
Argentina quebró en 2001 el orden neoliberal imperante y abrió paso a una década larga de conquistas igualitarias y progreso social. Todo esto viene a desarticular la Corporación Cambiemos.
América Latina, bajo los gobiernos progresistas de Chávez, Kirchner, Evo, Correa, Lula, vivió una década de paz y crecimiento inédito, avanzando en una integración que representó una amenaza para los planes de las inmensas minorías del capital globalizado concentrado. La Patria Grande es un ideal libertario, de soberanía política, pero sobre todo de inclusión y soberanía popular.
En Argentina se expresó la más violenta represión a través de la dictadura cívico-militar que asoló al país desde 1976 hasta la Guerra de Malvinas momento en que el imperio comprendió que tiranzuelos folclóricos y sanguinarios eran obstáculo para sus planes de imposición neoliberal, para lo cual necesitaban generar consensos sociales más amplios, recurriendo a la manipulación mediática. En ese contexto nacen las democracias tuteladas de los ochenta, en que las mejores o peores intenciones de sus líderes encontraban límites objetivos en el poder económico. Se "democratizó" la política, no así la economía.
Estos gobiernos cayeron uno a uno dando paso a la oleada neoliberal.
El neoliberalismo fue parcialmente derrotado en Venezuela, Brasil y Argentina y su punto más alto fue el NO al ALCA en Mar del Plata. La histórica lucha permanente y en paz, dentro del derecho de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y los organismos defensores de los derechos humanos, han sido ejemplo para el mundo de cómo un pueblo a través de sus mejores mujeres y hombres puede obtener justicia y castigo a los genocidas.
Hoy Argentina puede ser nuevamente la vanguardia en la lucha contra la plutocracia global.

Primera fase de la guerra civil asimétrica. El duro Durán Barba.
Detengámonos en las ciencias sociales y la Corporación Cambiemos centrándonos en su estratega principal Jaime Duran Barba.
Duran Barba, con cuatro títulos de grado y una formación dura en técnicas de manipulación de masas se presenta para el gran público apenas como un publicista brillante. Lejos está de ser eso, sino el verdadero artífice del más impactante engaño colectivo de la era moderna en América Latina.
Durán Barba ha convertido a un millonario por herencia y con capacidades de lectoescritura diferentes, en el presidente de la Nación Argentina (país que se enorgullece de su nivel cultural) con la suma dictatorial del poder público logrado por la vía de elecciones libres. Las cosas por su nombre.
No nos engañemos, el pueblo argentino es mejor que Macri, cómo mínimo bailamos mejor, de lo contario no sería el tango la danza más popular y admirada del mundo y los argentinos sus más eximios ejecutores. Permítame el lector una nota de humor entre tanta tragedia.
Para lograr este milagro Duran ha contado con la inestimable colaboración de los sectores de investigación de las centrales de inteligencia de Los Estados Unidos, además de su fino olfato y percepción, y muy especialmente un ejército de investigadores de campo, sociólogos, psicólogos, estadísticos e informáticos que han segmentado en grupos definidos, indagando sus preferencias y pulsiones, sus apologías y sus rechazos.
Alguien en el kirchnerismo debió leer El Arte de Ganar el libro que Jaime publicó en el 2010, y alertar sobre el plan perfecto de Duran que egocéntrico al fin, no dejó de dar pistas de su genialidad.
Duran Barba nos vende una verdad a medias: los tiempos han cambiado, ya la épica de la izquierda tradicional y sus consignas ha quedado vieja y aburrida (lo mismo decían antes de la aparición de Chávez y Kirchner). A esta conclusión dice llegar indagando las preferencias e inclinaciones del pueblo. Se olvida Duran Barba de decirnos que esas pulsiones y preferencias se inducen vía la manipulación demoledora de los medios concentrados.
Montado sobre investigaciones de mercado, técnicas de simulación, operaciones de prensa, doctrina del shock y avanzados algoritmos de seguimiento en redes sociales, el plan es ahora validar los atropellos del gobierno, tensar la agenda hasta el absurdo, provocar, provocar y provocar, buscando la reacción de las fuerzas populares y dar paso así al plan citado de detenciones o eliminaciones selectivas.

La destrucción de los símbolos y Cristina presa
Estos tipos sin alma, sin moral, sin aprecio por la belleza, estos brutos que nos gobiernan no necesitan ejércitos para derrotarnos usan a sus serviles científicos de manera más contundente, práctica, productiva.
Cuidado con los que usan la palabra "productivo" nada bueno traen entre manos.
El plan en líneas generales comienza por la destrucción de los símbolos y recurre desde la "desnacionalización" de los billetes a la expulsión de cualquier vestigio "populista" de los resortes del estado. Sumemos la eliminación de la palabra patriotismo en la fórmula de jura presidencial, el bailecito cumbianchero en el balcón histórico y tantas y tantas acciones en este sentido que el presidente ha  resuelto regalarnos.
La catarata de decretos de necesidad y urgencia se disfraza de "valentía y decisión política de su ejecutor, más allá que el mismo sufra de continuos ataques de pánico debidamente invisibilizados por los medios con fotitos familiares o de su perrito en el sillón presidencial.
El punto cúlmine de esta estrategia, una vez pulsadas y medidas las reacciones con operaciones testigo como la injusta detención de Milagro Sala, será la imputación de Cristina en la causa Nisman. El fiscal agente suicidado por los servicios trasnacionales a los que siempre respondió Alberto.
En días regresa Stiuso al país, eso se ha acordado y no regresa a otra cosa que a operar en la dirección de la falsa de toda falsedad imputación a Cristina, en el asesinato que no fue.
Se pondrá a prueba entonces el: si la toca a Cristina…
Teniendo a disposición las técnicas de contrainsurgencia aplicadas en España, Grecia y porque no llevándolo al extremo Colombia y México, asistiremos en Argentina a nuevas formas represivas. Los nuevos gases lacrimógenos ya no se atenuarán con limón ni sirvan las bolitas de rulemanes para derribar los caballos de la montada, porqué serán drones tal vez en lugar de equinos los que se avalancen sobre las masas en la calle.
Al frente de la represión se han cuidado de poner a una Gerente de Seguridad entrenada y nutrida por la CIA, no son tontos, no.

Entonces ¿qué hacemos?
Las fuerzas populares debemos ser conscientes de esta realidad, y desarrollar estrategias creativas, pacíficas pero contundentes para transitar este plan en curso. La respuesta está en vigencia desde el momento mismo que el pueblo consciente y empoderado tomó en sus manos la campaña electoral en el balotaje y la posterior respuesta al triunfo de Macri.
Proliferan plazas militantes y catárticas, reuniones de análisis, nuevas agrupaciones, estamos redefiniendo nuestros medios de comunicación populares. Estamos estudiando y formándonos en la nueva realidad.
En el libreto del enemigo está claro que esta efervescencia tenderá a decaer, una plaza hoy, otra mañana, una multitud de protestas no pueden sostenerse sin caer en la sensación de impotencia que a veces invade hasta a los dirigentes más combativos. Apuestan a que bajemos los brazos, apuestan a que nos dividamos.
Es sumamente peligroso comprar el libreto de nuestros enemigos. Sólo algo es más peligroso aún: Negarnos a conocer ese libreto.















No hay comentarios.:

Publicar un comentario