La bonaerense en La Plata, la Metropolitana y la Federal en CABA y la Gendarmería en la villa 1-11-14. El aire está pesado como pesa siempre que los carros hidrantes comienzan a ser parte del paisaje cotidiano. Hasta la pose de los milicos en las esquinas está cambiando con el paso de los días.

Sentir que la cana ahora puede hacerte cualquiera es el inicio de un proceso político con fuerte acento en la represión. Sentir también asco al ver que el gobierno nacional se hace soberanamente el pelotudo ante la bestialidad con que a gendarmería atacó a balazos una murga de pibes en la villa y que esa actitud gubernamental no huele a otra cosa que a convalidación.