viernes, 25 de marzo de 2016

La revoluion de la alegria


Pobres mi vida ellos, los lectores sensibles de la Biblioteca Nacional, que hace apenas 5 días publicaron un "manifiesto" pidiéndole al gobierno que no hiciera un plan de ajuste con despidos en el organismo.

Beatriz Sarlo, Rogelio García Lupo, Maristella Svampa, Noé Jitrik, Pablo Alabarces y Roberto Gargarella (entre otros) creyeron que el desguace del Estado que ejecuta el gobierno de Macri se detendría a las puertas de los "templos de la cultura" (sobre todo si no llevan de nombre Néstor Kirchner), o que en todo caso su condición de "intelectuales" -y para más antikichneristas-, les daba chapa para lograr clemencia, y que allí no se produjeran despidos.

Bueno no, gente: el macrismo es la derecha, y la derecha es así. No da razones y le da para adelante cuando se ha impuesto un objetivo, en éste caso al mejor estilo Martínez de Hoz -justo en vísperas del golpe- "achicar el Estado para agrandar la nación".

Y si ustedes creyeron que era otra cosa, o que no era de derecha, o que ésta "nueva derecha" es distinta de la de siempre, revisen los libros. O lárguenlos, para volver a la realidad.

La guadaña no hace distingos entre trabajadores de Atucha, ingenieros del INVAP o bibliotecarios: basta con haber sido nombrado en los tiempos del kirchnerismo, para estar bajo sospecha, o peor aun: en la mira.

¿O acaso ustedes también se tomaron en serio de lo de la "revolución de la alegría" que venía a "unir a los argentinos"? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario