miércoles, 23 de marzo de 2016

La vaciedad de la gente linda

Están vacíos, terriblementre vacíos, por eso deambulan entre el odio y el lugar común: el odio a todo aquello que tan solo pretenda modificar el estado de cosas y el lugar común porque no tienen utopías, ni sueños. Sólo tienen miedo a perder algo porque saben aquello de la manta corta.

Y hoy se aferran a los pantalones del presidente norteamericano dejándose arrastrar por el piso. No tienen otra cosa de la que agarrarse. El kirchnerismo fue tan intenso y tan basto en su obra que se sienten nada. Si hasta deben hablar de memoria y contra sus más profundas convicciones ir al Parque de la Memoria para terminar organizándole la cena en el CCK o, en su defecto, en Tecnópolis.

A cada paso que dan tropiezan con la simbología K y eso los enferma, por eso llegan al extremo de creer que Michele Obama es la primer mujer que habla de incentivar a las pibas para que estudien y se superen.

Tanta cadena nacional y tanto Plan Progresar habría sido en vano.

No escucharon, no vieron, no sintieron.

Es que si les sacás el odio están vacíos



No hay comentarios.:

Publicar un comentario