viernes, 18 de marzo de 2016

Los rebusques de los "garcas"


Caridad con el dinero ajeno

La Fundación UNO Medios, presidida por Daniel Vila, recauda millones de pesos todos los años en la Vendimia Solidaria. Entre las firmas aportantes se encuentran empresas vinculadas al propio Vila, que además figuran en registros oficiales como las principales deudoras de impuestos provinciales.

Propaganda callejera de ATM – Foto: Coco Yañez

¿Para qué sirven los impuestos? Para pagarle el sueldo a los funcionarios (la gente es mi empleador, suele decir el gobernador Cornejo), para hacer casas, hospitales, escuelas, pagar los salarios de los empleados públicos, comprar helicópteros, bombas antigranizo, medicamentos, tizas, libros, balas, comida para los animales del zoológico, viáticos, pasajes de avión, pauta publicitaria, etc., etc.

Nuestros impuestos van a parar a las escuelas, hospitales, seccionales de policía, cárceles, juzgados, teatros y bibliotecas. Son imprescindibles, son el combustible del presupuesto, el aporte de los ciudadanos/as que engorda la vaca que da la leche para todos y todas.

Es por eso que es muy importante pedir el ticket cuando hacemos una compra, tener al día ingresos brutos, el automotor e inmobiliario, no mentir en las declaraciones juradas, no tener los empleados en negro, no evadir.

Se llaman "impuestos", se nos imponen, se nos obliga a pagarlos. Nadie –o casi nadie- los paga con gusto y placer. La mayoría los abona sin chistar, aunque otros tantos se nieguen a hacerlo o encuentren la manera para no ser castigados.

La ONG solidaria

Pamela David en una acción de la Vendimia Solidaria. – Foto: Municipalidad de Junín (2015)

Muchas veces el dinero de los impuestos no se traduce en servicios concretos para la gente, a veces porque son insuficientes, en otras circunstancias porque son pésimamente administrados. Es por eso que cientos de organizaciones no gubernamentales (ONG) emprenden la noble tarea de contribuir al bien común, a través de diversas actividades caritativas y para ello, se valen de recursos económicos de aportantes solidarios.

La Fundación UNO Medios es una de las tantas ONG que se ha propuesto llegar con su ayuda a donde el dinero de nuestros impuestos no alcanza. Nuestra misión es "contribuir con el desarrollo integral de niños y adolescentes en la Provincia de Mendoza, a través del desarrollo de programas que contemplen las necesidades de organizaciones de la sociedad civil, hospitales, escuelas, y toda institución que persiga este mismo objetivo", dice el portal de Vendimia Solidaria, el principal evento que organiza esta fundación presidida por Daniel Eduardo Vila.

Números que no cuadran

La Vendimia Solidaria convoca todos los años a un almuerzo, en el marco de la Fiesta Nacional de la Vendimia, que reúne a cientos de filántropos/as aportantes de dinero, insumos, bienes y servicios para mejorar la calidad de vida de los más humildes.

Las recaudaciones son millonarias, aunque los números de las donaciones no siempre están claros. Por ejemplo, en el 2014 el Diario UNO publicó que se recaudaron "$ 5 millones para donar a distintas instituciones de Mendoza". Sin embargo, en el Informe de Acciones Solidarias 2014 la propia Fundación UNO Medios declaró un total de donaciones ejecutadas por $ 2.175.000.

Más allá de estas llamativas inconsistencias se registran otras incoherencias mucho más difíciles de explicar. Entre los mayores aportantes del 2014 a la Fundación UNO Medios están las empresas del grupo Vila y, coincidentemente, las principales firmas deudoras del impuesto inmobiliario están vinculadas al solidario y poderoso empresario. O al menos esto se desprende de un informe oficial de la Administración Tributaria Mendoza (ATM).

Oficial: los cien principales deudores mendocinos del impuesto inmobiliario (2014)

La ATM publicaba en su página de Internet (ya no lo hace) un listado con los grandes deudores de los impuestos inmobiliario y automotor. En un informe del Ejercicio 2014, las empresas DALVIAN HOUSE S.A. y DALVIAN S.A. están entre las tres principales deudoras del impuesto a la propiedad raíz, la primera con una deuda total de poco más de $ 3 millones y, la segunda, con $ 671.251,67 impagos.

Es decir que, por un lado la ONG de Vila dijo donar en 2014 $ 2.175.000 y, por el otro, sólo dos de sus empresas adeudaron al fisco más de $ 3.600.00 en impuesto inmobiliario. En definitiva, millones que no llegaron a hospitales, seccionales de policía, ni escuelas.

A las claras resulta mucho más justo para los más humildes que, en lugar de tanta vendimia benéfica y publicitada, los "solidarios" paguen todos sus impuestos o sean castigados por no hacerlo.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario