dji00446.jpg_139456594

... las cabezas del sindicalismo "realmente existente" -el que, sumado, tiene recursos y aparato para preocupar (no más que eso) al gobierno nacional. Más atrás todavía, difuminado, aparece el PJ, que hoy manejan los gobernadores peronistas. Al fondo, haciendo declaraciones altisonantes para "salir", está todo el resto del mundo político. ¿Y toda esa gente de la imagen de arriba, me dirán ustedes, dónde aparece? En Cristina, claro. Son los que fueron a Comodoro Py para respaldarla, y los que hoy -que no tiene el Estado nacional- le dan la centralidad de la imagen. Aún por delante de Macri, que sí cuenta con el nacional, el de la PBA y el de la CABA. Atención: es una foto tomada ayer. La película... es muy larga.

Tiene otros personajes centrales: los grupos económicos poderosos, extranjeros en su mayoría y unos pocos locales. El sindicalismo en su conjunto, del que una buena parte no es peronista. Los movimientos sociales (los sindicatos de los que están "en negro"). Y la famosísima "clase media", heterogénea si la hay, y amargamente dividida, pero que abarca a la mayoría de los argentinos... Hay más. Pero por ahora no han conseguido otros actores para representarlos en la pantalla política que los que aparecen en el primer párrafo. Es lo que hay.

Me interesa marcar que la oportunidad de la foto no es arbitraria. Porque el acto de ayer en Comodoro Py puede considerarse el fin de una etapa y el comienzo de otra.

Hasta el 10 de diciembre del año pasado, Cristina Kirchner conservó un grado de poder político excepcional para un presidente al fin de su mandato (Uno sabe que en los últimos días en un cargo público, ya ni te traen el café caliente...). Ella impuso, el último día!, a Héctor Recalde en la presidencia del bloque de diputados nacionales, y a Echegaray en la Auditoría. Los gobernas, que tenían otras ideas, se callaron. Esto habla de la ausencia de liderazgos alternativos entre ellos, pero además, y mucho, de la energía y manejo de la autoridad de CFK.

A partir del 10D, todo cambió (Lo de "liderazgo indiscutible" es un caramelo para la militancia más ingenua, u otro invento del Batallón Chupamedias. En el peronismo se puede hablar de "liderazgo casi indiscutible para los fines prácticos" cuando un compañero/a es Presidente en ejercicio, y cuenta con adhesión popular. La leyenda menciona el de Perón después del ´55, pero los veteranos y los historiadores saben que también se lo discutían a él). Cristina se fue al Sur, y desde ahí... sólo videos casuales, e indicaciones a su mesa chica (que siempre ha sido muy chica).

Sus seguidores más fieles, el (muy numeroso) "cristinismo emocional", se desahogaban en plazas y otras manifestaciones. El peronismo institucional -el PJ, una porción decisiva de los bloques legislativos- quedó bajo la influencia hegemónica de los gobernadores peronistas (Los sindicatos del palo, con pocas y poco jugadas excepciones, muestran otras preocupaciones). Pero los gobernas no tenían un proyecto para la construcción de poder desde la oposición, el rol que ahora le toca al peronismo. Su impulso natural fue negociar -en las mejores condiciones posibles, pero sin la coordinación que da un liderazgo único- con el nuevo oficialismo.

No los condeno demasiado, aún en teoría. Su prioridad inmediata es pagar los sueldos de los empleados públicos, mantener el nivel de empleo y de satisfacción de los votantes con obras, hasta bancar los comedores escolares - que no todas las provincias pueden por sí mismas. Para eso, usualmente necesitan fondos nacionales, o endeudarse, para lo que también requieren el aval, directo o indirecto del gobierno nacional.

Su falta grave fue y es, repito, la ausencia de un proyecto de poder. Pecado grave en política, y mortal en el peronismo. Algunos de ellos creyeron o creen, por especulación o viejas broncas, que podían crecer individualmente apoyándose en el (también numeroso) "antikirchnerismo". Error, pienso: ese lugar ya fue ocupado por Massa y, luego, exitosamente, por Macri. Como conjunto, asumieron, al igual que muchos políticos que el peronismo será en el cercano futuro una alternativa automática frente al desgaste de la alianza Cambiemos.

Este es un error más serio y más evidente, a medida que se reflexione un poco. Es sí muy probable que lo que enfrente al proyecto "macrista" en 2017 y en 2019 tenga identidad peronista. La Historia tiene inercia. Pero lo que importa es qué peronismo será, y quién lo expresará. Los de Perón, Isabel, Menem y los Kirchner fueron bastante distintos, para mencionar sólo a quienes gobernaron. Aún entre el gobierno de Néstor y los dos de Cristina pueden señalarse diferencias importantes. La Historia, con inercia y todo, sigue galopando. Y, como diría el fundador del asunto, tenemos que encontrar la mejor montura para no caernos.

Como sea, esta semana, entre el lunes 11 y el miércoles 13, comenzó una nueva etapa. Cristina Kirchner regresó. The Guardian dice que "la carismática ex presidente volvía a Buenos Aires como sospechosa en un caso de corrupción. Y lo transformó en una fiesta". El País, con furia española, dice "Una multitud acompañó a Kirchner en una suerte de nuevo día de la lealtad peronista". (Tomo sólo medios extranjeros por respeto a la sensibilidad de mis lectores anti cristinistas emocionales). El PJ, que no brillaba luminosamente, ha quedado apagado, por ahora.

Esto es una foto. Dos de las figuras, para ser precisos. Como están íntimamente vinculadas, la película mostrará su interacción. Quien ahora tiene la iniciativa, Cristina ha dado algunos anticipos de lo que piensa: llamó a un frente ciudadano que "tiene que ser plural", que "no tiene que preguntar de qué partido viene o a quién votó, tiene que preguntar: ¿cómo estabas? ¿cómo estás? y si querés estar mejor de lo que hoy estás". Y ya hoy se reúne con organismos de DDHH y diputados del FpV. Que forman parte del PJ, por supuesto.

Pero, volviendo nuevamente a una frase del fundador "todo el arte está en la ejecución". Y las otras figuras de la foto también se moverán, cómo no. Este posteo ya está demasiado largo, pero algo trataré de contarles más adelante de posibles guiones del Mauricio. Quizás de Daniel. O algún otro. Es una película con un gran reparto.

(Continuará)