La toma de deuda excede aproximadamente en USD 5.000M lo necesario para pagar a los fondos buitre.Tratan de confundir afirmado que el excedente se destinará a inversiones en infraestructura. FALSO. El propio Ministro Prat Gay señaló que usará esos recursos para el "programa financiero". Manera elegante de decir que el gobierno los utilizará para gastos corrientes, en tanto el sector privado en cabeza de los vivos de siempre y representados por los CEOs-funcionarios, los aprovechará para la bicicleta financiera y fuga de divisas. El resultado ya es conocido, al conjunto de los argentinos nos queda la deuda  y un grupo reducido de "aprovechadores seriales" se lo llevan afuera. Sociedades offshore para hacerlo las tienen de sobra. 

Nota relacionada: Cristina regresa a Buenos Aires con "un toque de Magia"

A todo esto, ¿Qué rol está jugando el Congreso?.  Llama la atención su pasividad y silencio si tenemos en cuenta que al momento de la derogación de la Ley Cerrojo y de Pago Soberano le puso como límite al endeudamiento la suma de USD 12.500M. No hay dudas que los Diputados y Senadores que acompañaron al proyecto PRO endeudamiento, son cómplices o fueron traicionados en su buena fe. Los pasos a seguir disiparán las dudas.  En tal sentido el Congreso debe ser terminante y enviar un mensaje  a los prestamistas, al sistema financiero internacional y a los organismos multilaterales de crédito,  dejando claro que toda deuda que exceda el monto autorizado de USD 12.500M por ser violatorio de la legislación de nuestro país la convierte en DEUDA ILEGITIMA  u ODIOSA,  por tanto sujeta a desconocimiento. Además el mismo Congreso a fin de evitar convalidaciones que puedan ser argüidas en contra del interés nacional, debe al  menos a través de una de sus cámaras, emitir una declaración dejando expresa constancia del desborde al tope fijado por ley.