He aqui una explicación a por què el imperio tiene tanta inquina a CFK. A pesar de sus coqueteos con Monsanto y Merril Lynch, ella jamás se subordinó a esta verdadera sinarquia internacional. Pajaro Rojo

En 2011  tres investigadores de la Universidad de Zurich (Suiza), Stefania Vitali, James B. Glattfelder y Stefano Battiston, publicaron  un  estudio titulado La Red de Control Corporativo Global (The Network of Global Corporate Control) en la r evista científica PlosOne. El estudio analizaba la telaraña de relaciones entre más de 43.000 transnacionales y revelaba que un pequeño grupo de 146 -principalmente financieras y minero-extractivas, controlan el 40 % del valor global de todas. Los autores señalaban que "la estructura de la red de control de las empresas transnacionales afecta a la competencia del mercado mundial y a la estabilidad financiera". El Daily Mail fue el único diario del mundo que se hizo eco de la noticia, en una nota titulada ¿Existe una super-corporación que dirige la economía global? La noticia fue sepultada por la prensa mundial, y destapada por un profesor de sociología de la Fundación Media Freedom que revisa anualmente las informaciones que los medios ocultan  al público. El artículo científico de los investigadores de Zurich es uno de los más leídos y citados en ámbitos académicos pero sus revelaciones aun están lejos de ser de dominio público. Si bien la socied ad desde el Occupy Wall Street y el 15M ha oído que el 1% controla la riqueza mundial -y por tanto la política y los estados- aun no es plenamente conciente de que esto no es una metáfora o propaganda política, sino una realidad probada científicamente y que las élites no quieren que se sepa.  MM

Quién controla el mundo: las 10 empresas que participan en más de 40.000

Un  total de 737 accionistas -un 0,123%- controlan el 80% del valor de más de 43.000 compañías multinacionales.

NARCISO PIZARRO / DIAGONAL

En 2011, Vitali, Glattfelder y Battiston publicaron un artículo de gran importancia, no sólo muy citado, sino muy leído: The network of global corporate control – La red de control corporativo mundial- (PLOS ONE, 26 de octubre de 2011) donde expusieron los resultados de una investigación gigantesca, realizada en la Escuela Politécnica de Zúrich, sobre la relación entre los propietarios de las mayores empresas del mundo.

Esta investigación examina las relaciones de propiedad existentes entre las 43.060 mayores empresas multinacionales del mundo, con datos procedentes de la base de datos Orbis en 2007. Esas relaciones se analizan como cadenas de participaciones en el capital de una empresa en otra. Los autores encuentran 1.006.987 cadenas de relaciones de propiedad entre 600.508 nodos, actores económicos que incluyen a las más de 40.000 multinacionales y a otros agentes no incluidos en esta lista inicial de empresas.

Los resultados del análisis de esta red son muy interesantes: 737 accionistas, el 0,123% del total, controlan el 80% del valor de las más de 43.000 compañías multinacionales. Y, además, 146 de estos accionistas, el 0,024%, controlan el 40% del valor total d e estas empresas. Es decir, existe una alta concentración del control. Y, lo que es quizás todavía más importante, esos accionistas están extremadamente conectados entre ellos. En el artículo se expone además la lista de los 50 mayores accionistas que se encontraron con los datos que, no olvidemos, son de 2007.

Con una metodología diferente y con datos de 2012, procedentes de la base de datos OSIRIS, la Dra. Reyes Herrero, de la Universidad Complutense de Madrid, estudiando las redes formadas por los accionistas comunes entre las 150 mayores empresas del mundo, encontró unos resultados muy semejantes. Los accionistas más importantes en este estudio coinciden casi totalmente con los de Vitali, Glattfederer y Batiston. Incluimos aquí la lista de los 10 inversores más importantes, con el número de empresas participadas por cada uno de ellos, que constituye una manera de ver directa e intuitiva de la importancia de los mayores inversores.

Lo más significativo además es que en muchas de las empresas participadas están presentes simultáneamente varios de esos inversores. Y que, por otra parte, son accionistas unos de otros.

Como toque de atención para españoles: muchos de estos accionistas están en las empresas del IBEX 35. El caso de Blackrock ha alcanzado una triste notoriedad, sobre todo en Madrid, como comprador de viviendas públicas a bajo precio.

Poco importa que hablemos de la investigación de la Escuela Politécnica de Zúrich o de la realizada sin medios económicos en Madrid en lo que a lo esencial se refiere: unos pocos grandes inversores interconectados controlan la economía mundial. ¿Hay que molestarse en subrayar que cont rolan también los gobiernos y los Estados?

Los escándalos de corrupción de los que tanto se habla exponen los vínculos entre políticos y empresas. En los relatos nos centramos en los políticos y denunciamos su comportamiento. Pero no tenemos bastante en cuenta a las empresas corruptoras: si el político se vende es porque alguien compra. Y lo que las empresas compran es la voluntad política. Imponen las decisiones que benefician sus intereses financiando a los partidos y a sus miembros. Las gigantescas cantidades de dinero de las que disponen son una herramienta de control. De control del mundo.