jueves, 14 de abril de 2016

Volvió Cristina Fernández y cambia la agenda política en Argentina | ANDES


Volvió Cristina Fernández y cambia la agenda política en Argentina | ANDES
Una crónica de Gonzalo Carbajal para ANDES de Ecuador

Volvió Cristina Fernández y cambia la agenda política en Argentina | ANDES

"Estén muy tranquilos, me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa, pero no me pueden callar", aseveró la exmandataria argentina en su discurso ante la multitud congregada este miércoles. Foto: Télam

Por Gonzalo Carbajal

Buenos Aires, 13 abr (Andes).- Cristina volvió a Buenos Aires en la noche del lunes pasado y en la mañana de este miércoles presentó un escrito de fuerte contenido político ante el juez de la causa. Al finalizar habló ante miles de personas que la acompañaron desde temprano en la puerta del tribunal federal aún bajo una persistente llovizna.

Aunque todos los juristas que se han expresado acuerdan en la debilidad de la causa que lleva adelante el Juez Federal Claudio Bonadío la expresidenta debió presentarse a una declaración indagatoria por el presunto delito de formar parte de una asociación ilícita que habría defraudado al Estado con la operatoria conocida como dólar futuro.

En su escrito Cristina explicó que la denuncia "resulta absurda tanto en términos fácticos como jurídicos e ingresa en el terreno de lo ridículo" ya que las actividades que se pretende judicializar son decisiones políticas contempladas en el artículo 3 de la Carta Orgánica del Banco Central que establece entre sus objetivos promover " la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social". Las operaciones a divisas a futuro son medidas con las que una administración busca dar certidumbre respecto de la política cambiaria a futuro.

En ese sentido la administración de Cristina Fernández de Kirchner mostraba que en sus intenciones -al igual que los dos candidatos con más posibilidades de ganar- no estaba una devaluación de la moneda. Una vez asumida la presidencia, Mauricio Macri generó -en contra de sus anuncios- una devaluación cercana al 60%, lo que motivó que el Banco Central -dentro de la administración Macri- tuviera que hacerse cargo de la diferencia de cotización. Esta situación fue precisada en el escrito que hoy recibió el juzgado. (Puede leerse completo en http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-296881-2016-04-13.html )

La expresidenta aprovechó la presentación para establecer lo que a su entender es el verdadero motivo de la causa, ocultar el escándalo por los funcionarios que aparecen en los "Papeles de Panamá" (Panama Papers), comenzando por las empresas en las que tiene participación el presidente Macri. También, desviar la atención de las consecuencias que ya se notan por las políticas llevadas adelante por el nuevo gobierno. La pérdida de valor de la moneda, la caída en el poder de compra de los salarios y el empobrecimiento de más de un millón de personas por vía de una transferencia de recursos de los asalariados a los sectores concentrados de la economía:

"La causa en la que aquí presto declaración y otras que se agigantan por los medios de comunicación concentrados, son un ejemplo lamentable de lo que vengo diciendo, a punto tal que a los propios medios extranjeros, que denunciaron a escala global el escándalo de "Panamá Papers", les llama la atención el tratamiento que recibe el Presidente Mauricio Macri, implicado en el caso, y lo compara con el tratamiento que hubiera recibido quien suscribe, de haber sido la involucrada". Cita luego la opinión del diario alemán "Süddeutsche Zeitung" que expresó que de haber sido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la involucrada, todos le hubieran pedido la renuncia en forma inmediata", señaló.

"Si pudieran borrar la letra K del abecedario, lo harían"

Miles acudieron a darle apoyo a la expresidenta luego que acudiera ante un juez a declarar por presuntas irregularidades por la compra de dólares a futuro. Foto: Télam

Por la tarde de ayer comenzaron a llegar grupos de personas a la puerta del edificio de los tribunales federales, ubicado en un costado de la ciudad, lejos del centro administrativo. Con carpas o directamente al abrigo de una noche otoñal y ocuparon la mejor ubicación frente al escenario que se montó para el primer contacto masivo de la ex presidenta desde aquel del 9 de diciembre en el que el pueblo la despidió en la Plaza de Mayo.

El día de hoy amaneció lluvioso, pero eso no pareció afectar a los movilizados que esperaban con ansiedad el ritual que pocas personas pueden llevar a cabo, el diálogo entre quien conduce un movimiento político y el pueblo. Una multitud difícil de comparar con otras movilizaciones por la particular situación de Cristina y el lugar en que se realizaba la escuchó, cantó y celebró su reaparición pública.

En un discurso que duró casi 90 minutos se vio a una Cristina dominadora de la escena, que repasó episodios de la historia del país en los que el poder concentrado enfrentó al pueblo y así mencionó desde el derrocamiento del presidente Hipólito Yrigoyen en 1930 hasta el golpe del 24 de marzo de 1976, pasando por el golpe contra Perón en 1955.

"No tengo miedo. Decían que quería tener fueros. Tengo los fueros que me dio el pueblo en dos elecciones consecutivas" fue la respuesta frente a las especulaciones periodísticas que durante todo el año pasado se hacían sobre que iba a ser parte de alguna lista en las elecciones, para tener salvaguardas frente a la justicia. "Estén muy tranquilos, me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa, pero no me pueden callar", aseveró.

Al referirse al escenario internacional denunció la existencia de una matriz comunicacional,  política y judicial que se extiende por toda la región latinoamericana para identificar con la corrupción a los proyectos nacionales y populares que permitieron mejorar la situación de millones de personas, "de modo tal que luego vienen ellos que te dejan sin nada, pero para cuando esto terminó ya no te acordás ni de quién sos".

"Hay una maquinaria rigurosamente aceitada para tapar todo esto", aclaró. "Las denuncias (de las empresas de los Macri identificadas en los Panama Papers) figuraron en las tapas de todos los diarios internacionales, menos en los de la Argentina. Una vez más, los medios de comunicación como con Yrigoyen, Perón y también con las atrocidades de la última dictadura, intentan tapar el sol con las manos", apuntó.

La fuerte tematización que los medios de comunicación masivos hicieron en los días previos auguraba una cobertura simultánea en muchas pantallas, una virtual cadena nacional de las que el ahora gobierno nacional criticaba antaño. El tono y el tratamiento de los temas seleccionados para la ocasión mostraron que ella lo tenía muy presente ya que en todo momento pareció hablar para un público mucho más amplio que el de los adherentes presentes en la calle.

"Nunca he visto tantas calamidades juntas en 120 días" resumió en referencia a la marcha del gobierno y afirmó estar convencida de la necesidad de una jornada de reflexión nacional "Que durante 24 horas apaguemos la televisión y no leamos los diarios. Así cada uno introspectivamente, con su familia, piense cómo estaba antes del 10 de diciembre, cómo vivió los últimos 12 años, qué cosas obtuvo y logró". "Vivíamos en libertad, sin miedos y sin agravios", agregó.

Hacia el futuro propuso convocar un amplio frente ciudadano, amplio, cuya unidad sea la defensa de los derechos perdidos y la felicidad perdida. Este frente -explicó- "tiene que tener un eje en la recuperación de la libertad. La libertad de hacer lo que querés, de decir lo que querés decir, de expresarse sin censura".

Dedicó un párrafo -que fue muy aplaudido- a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual -una de sus políticas más ampliamente consensuadas- cuando recordó cómo desde algunos medios querían asustar diciendo que con su aplicación algunas señales de televisión iban a desaparecer, "lo único que desapareció fueron los demás" en alusión a los programas levantados de los canales de televisión. Por este tema el gobierno nacional fue citado la semana pasada ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en una denuncia por la violación de estándares de la CIDH al modificarla mediante decretos, que promovió la Coalición por una Comunicación Democrática y organismos de derechos humanos.

Sus discursos siempre fueron escuchados con mucha atención y en silencio, en esta ocasión no fue diferente, aunque de a ratos estallaba la multitud en cánticos de apoyo y también contra el presidente Macri. "Que ningún empleado público tenga miedo de decir lo que piensa o miedo de militar. Qué es eso de que no se puede militar en la Argentina o de que los partidos políticos son estigmatizados", enfatizó al referirse a la persecución política de los empleados del Estado comenzada por la nueva administración. Y continuó, "quiero que la gente vuelva a ser feliz, que vuelva a tener libertad. Que una dirigenta social como Milagro Sala no pueda estar encerrada sin que se sepa de qué se la acusa porque eso atenta contra derechos y garantías elementales de la democracia".

Después de una hora ininterrumpida de discurso -ya había parado la lluvia y una claridad se filtraba entre las nubes- Cristina cerró con un mensaje esperanzador para quienes habían llegado de todas partes del país y quienes la seguían por la radio o la televisión con la certeza de estar protagonizando un episodio político que no pasará desapercibido para todo el espectro político: "¿Saben qué? El sol siempre sale. Aún cuando mas nublado parezca, el sol siempre sale".

La lluvia  no amilanó a los argentinos que se congregaron en apoyo a Cristina Fernández. Foto: Télam

gc/yp



Gonzalo Carbajal
11.4044.7516
@zalet


No hay comentarios.:

Publicar un comentario