lunes, 9 de mayo de 2016

Alertan por "default laboral"


Pese al pedido del Gobierno, empresarios ven inviable compromiso para no despedir

Por: Liliana Franco

Como una bola de nieve, el Gobierno dejó que creciera un proyecto de ley impidiendo los despidos. "Una iniciativa que va justamente en contra de la atracción de inversiones productivas", se quejan en la Casa Rosada. 

Ante la posibilidad de que en estas semanas el proyecto se convierta en ley, el Gobierno salió presuroso a pedirle a los empresarios que "se comprometan a garantizar en público lo que nos sostienen en privado". En medios oficiales dicen que es incesante el desfile de empresarios por los despachos oficiales que "prometen inversiones nuevas o en ampliación de la capacidad productiva". En círculos cercanos al presidente Mauricio Macri dicen que "lejos están de hablar de despidos, por el contrario los empresarios prometen incorporar trabajadores". 

Por esta razón se les está pidiendo un pronunciamiento público en cuanto a que no producirán despidos por lo menos por 60 días. 

Los empresarios en cambio confían en el mercado. Daniel Funes de Rioja, titular de COPAL y directivo de la Unión Industrial Argentina, señaló a ámbito.com que "el consumo tocó fondo". Al respecto, señaló que ya están empezando a actualizarse en mayo los salarios, tendencia que se acentuará - y mucho - en junio, en el marco de las paritarias y además, agregó, en julio se cobra el medio aguinaldo. De donde se muestra confiando en que la economía comenzará a recuperarse en los próximos meses. 

Cabe señalar que de acuerdo con una encuesta de CCR, en abril el consumo de alimentos en supermercados registró una caída de 3,6% interanual. Por su parte, el economista Miguel Bein calcula que la caída del poder adquisitivo fue de 16 puntos en el último semestre, aunque otros economistas sostienen que es menor (entre 6 y 8%). 

Funes de Rioja aceptó que hay algunos sectores que pueden estar enfrentando situaciones complicadas como la construcción o las industrias vinculadas a Brasil, particularmente las automotrices. Sin embargo, advierte que, salvo la situación brasileña - cuyo futuro es incierto- en el caso de la construcción ya hay anuncios concretos del Gobierno en el sentido de realizar grandes obras públicas, a lo que se suma una progresiva reactivación del sector privado. 

El titular de COPAL aseveró que recibió un llamado del gobierno solicitándole que la entidad se manifieste públicamente en cuanto a que las empresas no efectuarán despidos. No obstante, Funes de Rioja señaló que "las cámaras no pueden comprometerse por sus asociados" y que en todo caso será cada una de las firmas las que darán a conocer si incorporarán trabajadores. 

El tema será tratado en la próxima reunión del martes de la cúpula directiva de la Unión Industrial Argentina. Pese a la presión oficial por obtener una respuesta de los empresarios a favor del empleo, en medios patronales se considera "difícil" que pueda darse tal pronunciamiento. 

Ese día el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, fue invitado a almorzar con la plana mayor de la UIA, oportunidad en la que seguramente insistirá en la necesidad que los empresarios hagan su aporte para evitar que salga el proyecto de ley. 

"No creo que ningún empresario se vaya a comprometer por escrito a no despedir, sería algo muy riesgoso, porque todos esperamos que las cosas vayan bien pero no tenemos la bola de cristal y además pueden darse múltiples causas para un despido", afirmó precisamente un empresario metalúrgico. 

La iniciativa oficial tampoco parece ser del agrado del sindicalismo. Después de todo, si las empresas se comprometieran a no despedir trabajadores, dejarían a los sindicatos sin una de sus principales banderas. 

• Default laboral 

Si el proyecto de ley que está tratando el Congreso se sanciona "se producirá un default laboral", afirmó Funes de Rioja. A juicio del directivo y especialista en derecho laboral, "se puede sancionar cualquier norma, lo que no se puede evitar son las consecuencias". Desde este punto de vista, sostuvo que la iniciativa va en contra de la generación de empleos y que no es posible imponer puestos de trabajo mediante resoluciones. 

El directivo explicó que las empresas no tienen vocación de despedir gente. Por el contrario, aseguró queun problema recurrente es la falta de recursos humanos calificados. A punto tal que, señaló a modo de ejemplo, en algunas terminales automotrices se están ofreciendo retiros voluntarios con importantes compensaciones, pero en el acuerdo se establece por escrito que si mejora la actividad, el trabajador sería reincorporado. 

Por otra parte, si se sancionara el proyecto como fue aprobado en la cámara de Senadores o cualquier norma similar, "se producirá un vacío legal que generará contradicciones y que dará lugar a múltiples juicios laborales", según la interpretación de Funes de Rioja. Demás está decir que la "industria de los juicios laborales" es uno de los temas que más preocupan a los empresarios. 

En lo que va del año, los despidos llegarían a casi 140.000 , según Tendencias Económicas. Más exactamente, sumaron 139.396 trabajadores, nivel mayor en 48 veces al de los 4 primeros meses de 2015. De ese total, 99.247 ocurrieron en el sector privado, principalmente en la construcción y 40.149 en el sector público nacional, provincial y municipal. Por el contrario, los datos del Ministerio de Trabajo a febrero pasado dan cuenta de una suba de 0,5% en el empleo formal. 

La discrepancia en la cifras surge, según se señala en fuentes de la oposición, porque las mediciones oficiales toman en cuenta sólo el empleo registrado, cuando los despidos se están registrando fundamentalmente en los empleos en negro. 

En tanto, en el Ministerio de Producción se trabaja contra reloj para anunciar una serie de medidas a favor de las pequeñas y medianas empresas. De acuerdo con trascendidos de la Casa Rosada, entre ellas se señala un mayor acceso al financiamiento a tasas blandas, simplificación de trámites y medidas de alivio fiscal.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario