martes, 24 de mayo de 2016

Misterio en la sala de partos

› UNA MADRE DENUNCIA LA DESAPARICION DE SU BEBE EN UN HOSPITAL


Dayana Gorosito, de 20 años, fue a dar a luz en Unquillo. Los médicos le dijeron que el bebé había nacido muerto. Pero nunca le dieron el cuerpo. El hospital ahora niega que ella haya estado allí. Ayer, una marcha reclamó por la criatura.

 Por Mariana Carbajal

La Justicia investiga en Córdoba la presunta desaparición de una beba recién nacida en el Hospital Provincial José María Urrutia, de la localidad de Unquillo, a 30 kilómetros de la capital de la provincia, después de que una mujer de 20 años, Dayana Gorosito, denunciara que el jueves ingresó como paciente por guardia con un embarazo a término y dio a luz, pero le dijeron que su hija había nacido muerta. La joven asegura que firmó el alta voluntaria, pero cuando al día siguiente regresó para retirar el cuerpito de la criatura, le negaron que hubiera sido atendida en ese centro de salud. Ayer, familiares y vecinos de la mujer se manifestaron frente al hospital, y reclamaron la aparición con vida de "Selene Abigail", el nombre que habían elegido Dayana y su esposo, José Luis Orona, para su hija. Consultado por Página/12, el director del hospital, Pablo Amodei, insistió con la versión de que la joven no fue atendida allí y que el jueves no está registrado ningún parto. "Ese día la sala de partos no se usó", afirmó.

"Devuelvan a mi hija x favor. Papá y mamá", decía uno de los carteles pegados ayer al frente del hospital de Unquillo. "No se trata de una billetera. Se trata de una vida humana. Devuelvan a la beba", decía otro. Dayana y su esposo tienen un hijo que el domingo próximo cumplirá tres años.

Viven en el barrio gobernador Pizarro. Ella es ama de casa, él obrero de la construcción. Ayer Orona participó de la marcha frente al hospital. La acompañó, entre otros familiares, una tía suya, Rita Elvira Orona. "El jueves Dayana se levantó temprano. Va al dispensario del barrio, donde se atendía y como no había nadie, decide ir al hospital. Tenía dolores y empezó a sentir contracciones. Iba a ir caminando, son unos dos kilómetros, pero un conocido la vio y se ofreció a llevarla con su auto. Y la dejó en el hospital. Va solita. Eran como las 8.30. Dijo que entró por la guardia, que le tomaron los datos en un papel común, y no en la computadora, que la llevan a la sala de partos. Que cuando nace la beba le dicen que estaba muerta, que ella la ve, que la toca y estaba tibiecita, pero no la escucha llorar. Le miró el pelito y las uñitas. Y se la sacan. La higienizaron a ella y la llevaron a una sala común como a las 12.30 y le pusieron suero. Después ella firma su alta voluntaria y se fue sola", contó Rita a este diario. "El viernes cuando va a buscar los papeles y el cuerpo de la bebe, le dicen que no la habían atendido ahí. El jueves en la guardia estaba la doctora Anabel Moratore, pero no sabemos si fue ella la que la atendió. Dayana dice que puede reconocer a la médica que la atendió", siguió la tía. "Tiene que aparecer la criatura, para nosotros está viva", exigió la mujer. Una referente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación acompañó a los familiares y vecinos en la marcha.

Dayana está ahora internada en el hospital Rawson, de la capital cordobesa, luego de que la médica forense, que la revisó tras la denuncia, detectó que tenía restos de placenta y un principio de infección.

El matrimonio denunció la desaparición de la criatura el viernes en la comisaría de Unquillo. Y se abrió una causa penal que está a cargo de la fiscalía de Instrucción N°4 turno 4, de la ciudad de Córdoba, a cargo de la fiscal Liliana Copello. "Se está investigando si nació viva o muerta y dónde está la beba o su cuerpo", apuntó a este diario el abogado que representa a la familia, Manuel Armando Perlati. En el hospital directamente niegan haber atendido a la mujer. Según dijo a Página/12 el director, no hay registro de partos el jueves. Amodei, de todas formas, reconoce que Dayana se controlaba su embarazo en el dispensario de su barrio, pero que tuvo un "control en el Hospital en marzo, con más de 30 semanas" de gestación. "Ese dato figura en la historia clínica", admitió.

El caso es extraño. En la fiscalía no descartan ninguna hipótesis. ¿Fue a dar a luz al hospital Dayana? ¿La beba nació viva? ¿Podría estar involucrada una red de venta de bebés? ¿O se estaría encubriendo un caso de mala praxis con la desaparición del cuerpo? Las preguntas no tienen respuesta aún. Lo cierto es que la familia de la joven asegura que el jueves salió de su casa con un embarazo a término a dar a luz y regresó, ya sin panza, sin su hija.

Compartir: 

  

Las autoridades del hospital José María Urrutia negaron haber atendido a la mujer.
 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario