martes, 7 de junio de 2016

Que diran los jeringas, ahora

BONADIO, EL CUARTO JUEZ QUE COMPRUEBA QUE CFK SE RECIBIO DE ABOGADA

Con título recontrachequeado

A pesar de que tres jueces ya habían desestimado las denuncias por el supuesto falso título de la ex presidente, Bonadio, quien la procesó por el dólar a futuro, abrió una causa y la cerró después de certificar la inexistencia del delito.

El supuesto delito que habría cometido la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por haberse arrogado el título de abogada sin haber pasado por la facultad de Derecho fue investigado en cuatro expedientes judiciales que llegaron a la misma conclusión: la acusación es falsa. Sin embargo, el único juez que abrió una causa penal fue Claudio Bonadio pero en menos de un mes confirmó lo que otros tres colegas suyos ya habían verificado: ayer sobreseyó a la ex Presidenta quien, a su criterio, estuvo sospechada de falsificar su título de abogada. Tras recibir informes que ratificaron la autenticidad de ese documento, Bonadio –quien procesó a la ex presidenta en la causa de dólar futuro– cerró así el expediente iniciado por el ex juez de la Corte correntina Ernesto Edmundo Reggi, quien la denunció penalmente por los delitos de usurpación de títulos y defraudación contra la administración pública.

Según Reggi, Cristina Fernández se presentó reiteradamente como "una abogada exitosa", pero advirtió que "tal título profesional nunca ha sido exhibido públicamente, a pesar de que su existencia fue puesta en tela de juicio por las más diversas personalidades del mundo jurídico y ciudadanos en general". Bonadio consultó a la Universidad Nacional de La Plata sobre las condiciones de cursada, aprobación de materias y completud de la carrera por parte de la ex mandataria, y con ese informe decidió cerrar la causa. La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) certificó que Cristina Fernández se recibió allí a mediados de los 70 y remitió documentación respaldatoria, que derivó en que Bonadio sobreseyera a la ex mandataria, aunque la medida es todavía apelable por el fiscal federal Carlos Rívolo.

En su fallo el juez federal dijo que la UNLP le "remitió la fotocopia del acta 710 obrante en el libro de registros de entregas de títulos, de cuya anotación consta que Cristina Elisabet Fernández se recibió de abogada en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y retiró el diploma el día 10 de diciembre del año 1979". Asimismo, el juez recibió "una fotocopia certificada de la planilla de inscripción e ingreso a la carrera de abogacía, firmada por la nombrada y fechada en la Ciudad de La Plata el día 15 de septiembre del año 1971". Y también le remitieron "una fotocopia del certificado analítico completo en donde surgen las materias rendidas por Cristina Elisabet Fernández, las fechas y calificaciones obtenidas, con referencia a la fecha en la cual se recibió (1 de octubre del año 1979)". Así, Bonadio sostuvo que "frente al resultado de pruebas realizadas durante la instrucción y no advirtiendo otras medidas de interés por disponer, correspondería archivar la presente por inexistencia de delito". En ese mismo párrafo, el mismo juez fue quien recordó que este planteo se dio también ante los juzgados federales "4, 5 y 12, habiéndose dispuesto el archivo de las causas respectivas por inexistencia de delito".

Para Bonadio pesó más que supuestamente fuese "de público y notorio conocimiento los interrogantes que surgen en torno a si Cristina Elisabet Fernández se recibió o no de abogada". Por lo tanto, en lugar de desestimar el caso le dedicó algunas semanas para llegar al mismo punto que los demás magistrados, y ayer dispuso el "sobreseimiento de Cristina Elisabet Fernández pues no existió el hecho denunciado".

En 2007 el expediente estuvo en manos de Norberto Oyarbide y en ese momento se produjo una medida inédita: por primera vez, se sacaron los libros de actas de la Universidad Nacional de La Plata. La hoja en la que figuran tres títulos universitarios, entre ellos el de Cristina Fernández, fue certificada por Oyarbide y dos fiscales. El cierre de la causa por inexistencia de delito fue pedido por los fiscales y luego lo confirmó la Cámara Federal.

El siguiente juez que intervino fue Ariel Lijo, quien revisó la causa instruida por Oyarbide y, con conformidad de los fiscales también la cerró por inexistencia de delito. El tercer magistrado que se ocupó del caso fue Sergio Torres. De la misma manera, con el visto bueno del fiscal, el juez cerró la causa después de verificar la documentación. La lógica indicaba que la nueva denuncia que Reggi presentó en mayo pasado tendría que haber sido también archivada por Bonadio, pero el magistrado, de reconocida enemistad con la ex mandataria, quiso reabrir la intriga en una historia que ya tuvo su punto final, tanto en Tribunales como en los medios. Esto es, varios periodistas especializados ya habían publicado la falsedad de la acusación, tal el caso de Walter Curia, cuya nota al respecto llevó el título:"Yo vi el analítico de Cristina, es abogada".



No hay comentarios.:

Publicar un comentario