miércoles, 20 de julio de 2016

Conmoción en Misiones

SOCIEDAD › UNA MUJER Y SU BEBE MUERTOS TRAS UN PARTO DE PESADILLA EN UN HOSPITAL PUBLICO


La mujer fue a un hospital de Puerto Iguazú, pero como no había cama la llevaron a cien kilómetros. Ya había roto bolsa. La llevaron en una ambulancia sin equipamiento. Y la sala no tenía reserva de sangre. El bebé nació, pero terminaron muriendo ambos.

 Por Mariana Carbajal

La muerte de una joven de 29 años y su bebé durante el parto conmueven a la provincia de Misiones. Ana María Semczuk cursaba la semana 35 de gestación, cuando empezó a sentir contracciones y fue a dar a luz al Hospital Samic de Puerto Iguazú, dependiente de la provincia. Según denunció su esposo, Fernando González, llegó a la guardia y poco después, a las 9.30, rompió bolsa en la sala de espera, un médico les hizo escuchar los latidos del corazón del bebé pero nunca la llevaron a una sala de parto. Unas cuatro horas más tarde les dijeron que la trasladarían a otro Samic, en la localidad de Eldorado, a 100 kilómetros de distancia, porque ahí no tenían cama para internarla. "La ambulancia llegó 13.30. Por el camino yo iba adelante y escuchaba que mi mujer gritaba como un chancho. Escupía sangre. El bebé se ahogaba. Una unidad de traslado tiene que estar preparada para asistir un parto. El médico y una enfermera iban atrás. Nunca pararon. Cuando llegamos al Samic de Eldorado, nadie nos esperaba. Los médicos estaban mirando una telenovela. Abrieron la sala de parto y a los diez minutos nació el bebé. Por parto natural", relató González a Página/12. La criatura estaba ya sin vida. La mujer murió al día siguiente. El marido hizo una denuncia por mala praxis. El ministro de Salud de Misiones, Walter Villalba, anunció que abrió una investigación para determinar si hubo fallas en la atención y si se trató de una muerte evitable. Hoy el esposo y su familia convocan a una marcha en Puerto Iguazú, para pedir Justicia por Ana María.

González y Semczuk llevaban 15 años juntos, contó el esposo a este diario. Tienen una hija de 8 años. Esperaban con mucha ilusión la llegada del segundo hijo. Lo iban a llamar Octavio Natanael. Pero González tuvo que enterrar a su esposa y al bebé la semana pasada. El trágico parto ocurrió el miércoles. La pareja es oriunda de la localidad de Apóstoles, pero se habían instalado en Puerto Iguazú, donde Fernando tiene una carnicería. Ella era ama de casa.

González comentó que su esposa necesitaba sangre tipo 0 negativo y que el hospital de Eldorado no contaba con reserva. "Hice una campaña rápida pidiendo donantes, pedí que se acercaran al hospital todos aquellos que tenían ese tipo de sangre y que iba a haber una gratificación económica", aseguró González. Y añadió: "Yo les pagué a todos los que acercaron, pero eso no fue suficiente". Tras las muertes, el esposo realizó una denuncia en la Seccional Tercera de Eldorado. "La denuncia es contra todos los hospitales públicos, porque ellos no pueden atender a las personas así, no somos perros", dijo. Especialmente apuntó contra el médico de apellido Acuña, del Samic de Puerto Iguazú, que viajó con ellos hasta Eldorado, en la ambulancia. "El médico que nos trajo nos dejó tirados", agregó. En la causa interviene el juez de Instrucción 1 de Eldorado, Roberto Saldaña, quien solicitó la autopsia de ambos cuerpos para determinar la responsabilidad de los médicos.

Consultado por la prensa, el ministro informó que ordenó una investigación para determinar las causas de la muerte de la mujer y el bebé. "Vamos a agotar los recursos para esclarecer la situación", aseguró el funcionario. "Queremos saber si fue una muerte prevenible o no", agregó. Y señaló que el diagnóstico preliminar es que la mujer tuvo un síndrome de Hellp, una complicación obstétrica severa considerada como una variedad de preeclampsia, que se caracteriza, detalló, por una anemia brusca, rotura de glóbulos rojos y fallas renal y del hígado. "Cuando tengamos los resultados completos vamos a dar un parte", indicó. El ministro no pudo responder por qué se demoró la atención en Puerto Iguazú. "Estamos viendo cuáles fueron las fallas en la atención, si las hubo", indicó.

González aseguró que la joven llevó un embarazo "en armonía", sin complicaciones. Tras las muertes de su esposa y su hijo, abrió una página en Facebook con el nombre "Hospitales públicos: entrás caminando y salís muerto". Hoy a las 16 marchará junto a vecinos, familiares y amigos, desde el barrio Las Leñas, donde vivía el matrimonio: caminarán hasta el Samic de Puerto Iguazú, luego se dirigirán a la intendencia y terminarán en la Catedral. Para pedir justicia. "Siento un vacío inmenso, destruyeron mi hogar", expresó a este diario.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario