martes, 23 de agosto de 2016

señores liberales: ¿cómo explicamos esto?

El paraíso prometido para cuando lleguen a la tercera edad no se cumplió.
Miles de personas, algunos medios hablan de 750 mil, salieron ayer a las calles de Chile, por segunda vez en un mes y sin incidentes, para reclamar el fin del sistema privado de jubilaciones y pensiones que rige desde 1981, cuando el país estaba bajo la dictadura de Augusto Pinochet,
Los cotizantes desde entonces del sistema privado perciben hoy por hoy al jubilarse haberes equivalentes a entre un tercio y la mitad de lo que ganaban durante la vida laboral activa.
Teléfono para esa amplia franja del neoliberalismo suave y el liberalismo crudo vernáculo que desprecian al Estado. 
Luego de 35 años los chilenos descubren que fracasó el sistema privado y se convirtió en una gran estafa. Ya en los '90 fue copiado e implantado en Argentina con su fracaso correspondiente y la recuperación en el 2008 del sistema de reparto.
Fin del debate y del sueño privatista en el sistema previsional dónde los únicos ganadores como siempre fueron los empresarios y sin derrame.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario