martes, 27 de septiembre de 2016

Carlos Bulgheroni: despedida a un depredador del Estado operador de los intereses Rockefeller

Carlos Bulgheroni: despedida a un depredador del Estado operador de los intereses Rockefeller

Carlos Bulgheroni: despedida                    a un depredador del Estado operador de los intereses                    Rockefeller

Desde Onganía y Videla a Cristina Kirchner y Macri, durante más de 50 años, el fallecido empresario petrolero dueño de Bridas, hizo grandes y espurios negocios con todos los gobiernos. Su gran virtud: ser represente en Argentina de los intereses de la familia Rockefeller y exprimir al máximo al Estado. En esta investigación un repaso detallado de cada uno de esos espurios negociados que realizó Bulgheroni que lo llevaron a ser, en pocos años, el empresario más rico de Argentina con una fortuna de 4.500 millones de dólares.

Por Lázaro Llorens.

Antes de fallecer en Estados Unidos en la clínica Mayo, Carlos Bulgheroni y su hermano Alejandro, representantes en Argentina de los intereses Rockefeller, poseían la mayor fortuna individual del país, estimada en unos 4.500 millones de dólares, y según publicó la revista Forbes la 324° del mundo. Esta multimillonaria riqueza, que alcanza hasta una excéntrica mansión en Washington, fue adquirida íntegramente en Argentina, un país que hoy tiene un 33% de sus habitantes bajo la línea de la pobreza.

La misma no fue el fruto de su "audacia" empresarial como lo pretendieron contar los grandes medios como La Nación o Clarín. Sino a los diversos y oscuros negocios con el Estado, con gobiernos de toda calaña y color. Desde los presidente de facto Juan Carlos Onganía, Rafael Videla, Reynaldo Bignone hasta los democráticos Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Néstor Kirchner, Cristina Kirchner y Mauricio Macri. Por eso, el mismo Bulgheroni se autodefinía como un "cortesano del poder de turno", y el día posterior a su muerte toda la elite político-mediático-empresarial local envió sus condolencias a través de los clásicos avisos fúnebres del diario La Nación. Desde el presidente Macri y Mariano Grondona, hasta Sergio Massa y el operador radical Enrique "Coty" Nosiglia.

nota-bulgheroni-odt
Algunos avisos funebres del diario La Nación

El precursor de todo fue Alejandro Ángel Bulgheroni, padre de Carlos y Alejandro, un pequeño empresario inmigrante que en 1948, bajo el gobierno de Perón, comenzó a venderles las bridas a YPF para la unión de los caños petroleros. Así nació Bridas, que en un par de años, de simple proveedor de YPF pasó a quedarse con las bridas, las tuberías y yacimientos de la petrolera estatal, hasta transformarse, en Pan American Energy –PAE-. La segunda productora de petróleo y gas de Argentina que tiene como socios principales a la familia Rockefeller y la China CNOOC.

La oportunidad de oro en la vida de los Bulgheroni apareció cuando el dictador Juan Carlos Onganía, después de derrocar al presidente Humberto Arturo Illia, renegoció los contratos petroleros que habían sido anulados por el cordobés Illia, hecho que según algunos historiadores, fue el motivo principal del golpe de Estado.

Esa renegociación fue aprobada por decreto militar 17.246. En él figura un convenio transaccional entre el Estado Argentino y Pan American, propiedad de la Stándar Oil off Indiana de los Rockefeller, para la explotación de Cerro Dragón, el principal yacimiento de Argentina. Y una aceptación por parte de Pan American de los contratos de perforación que YPF había firmado previamente con Bridas para explotar de esa área.

nota-bulgheroni-odt234

Además, en el decreto 17.246, Onganía incluyó un rosario de beneficios a la empresa de Rockefeller indemnizando a Pan American; extendiendo el área de explotación de Cerro Dragón a 400.000 hectáreas; prorrogando por 5 años el plazo del contrato -hasta los 25 años-; fijando un precio del petróleo extraído, a pagar por YPF, que superaba al internacional; y obligando a YPF a hacerse cargo de las regalías. Siendo esto último la razón por la que Illia los había anulado.

De esta manera, ante la necesidad de los intereses de las multinacionales extranjeras de tener lobistas oriundos en los países que operan, comenzó una fructífera relación donde Bridas pasó a ser el representante informal de los intereses petroleros de los Rockefeller en Argentina. Relación que se la conoce con la palabra "Malinche" y se extiende hasta la actualidad.

Leer mas...



No hay comentarios.:

Publicar un comentario