proveedores-de-aceite-de-soja

El jueves pasado La Política Online anunció China bloqueó las importaciones de aceite de soja porque Macri frenó las represas en Santa Cruz. La cadena oficialista de medios privados ignoró el tema, por supuesto. Pero yo mismo, como supongo buena parte de la blogosfera, decidí esperar a tener más datos sobre el asunto. Después de todo, Argentina es el 7° productor mundial y el 3° país exportador. Y el complejo aceitero es un jugador importante en el poder económico local (Durante algunos años en la gestión Kirchner, renuente a incorporar lobbistas en el Estado, y menos en los cuerpos legislativos, tenía un Senador de la Nación).

Hoy, LPO amplía los datos. Y me parece necesario tomarlos en cuenta.

"En los últimos días hubo una serie de esfuerzos denodados de algunos sectores con el objetivo de desmentir el anticipo exclusivo sobre el bloqueo de China a las importaciones argentinas de aceite de soja.

Por el lado del gigante asiático se llegó a asegurar que la decisión es producto del alto precio del aceite de soja en la Argentina. "Responde a una situación propia de la lógica del mercado", dijo a La Nación el funcionario de la Embajada china, Zhai Chengyu.
.

En rigor, ninguna de las dos explicaciones es real. LPO accedió a un informe del Ministerio de Agroindustria en el que se observa claramente que las exportaciones del producto a China se frenan a cero ni bien asumió Mauricio Macri en diciembre pasado.

Es más, dicho documento muestra que en 2015 la Argentina fue el mayor proveedor de aceite de soja de China representando un 65% del total del mercado, muy por encima de Brasil (24%), Ucrania (8%) y Rusia (3%), entre otros países.

"El año pasado la Argentina fue el principal proveedor chino con 525.000 toneladas por un valor de u$s 405 millones", señala el informe conjunto de la Consejería Agroindustrial de la Embajada argentina en China y la cartera de Ricardo Buryaile.

Pero, tal como lo contó este medio, todo cambió a partir de la asunción de Macri en función de los escasos avances de las obras de las represas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner en Santa Cruz (cedidas a una corporación china por parte del kirchnerismo).

Así las cosas, en lo que va de 2016 las importaciones chinas se redirigieron mayormente a Brasil que logró captar en el periodo enero/julio un volumen total de 165.000 toneladas a un valor de u$s 128 millones representando un 59% del mercado.

También se benefició Ucrania captando un 19% del mercado exportando a China unas 53.205 toneladas a un precio total de u$s 44,5 millones, mientras que Rusia se ubicó tercero abarcando un 13% del total de los envíos al país más poblado del mundo.

Tampoco resulta un argumento válido decir que se bloquearon las importaciones argentinas por su alto precio. Según publica el sitio especializado valorsoja.com, durante todo el año el aceite de soja brasileño fue más caro que el nuestro.

Es más, en el mes de julio pasado, por ejemplo, China importó de Brasil 83.257 toneladas de aceite de soja a pesar de que en la Argentina hubiese podido conseguir el mismo producto a 6 dólares menos por tonelada (una diferencia de u$s 500.000).

En el mismo mes, pero de 2015, las importaciones chinas provenientes de la Argentina fueron de 146.926 toneladas, mientras que las originadas en Brasil sumaron apenas 63.250 toneladas con la misma diferencia de precio a favor del aceite de soja local.

En diálogo con LPO, Andrés Alcaraz, gerente de relaciones institucionales de Ciara-CEC, comentó que "desconocemos las razones por las cuales no se está exportando aceite de soja a China, pero nos preocupa y se lo hemos manifestado a las autoridades".

En este contexto, los que conocen a fondo el comportamiento de los funcionarios diplomáticos chinos cuentan que suelen adoptar todo tipo de represalias en sectores sensibles cuando ocurren hechos que puedan llegar a desfavorecer sus intereses.

Todo esto a pesar de negarlo públicamente y de mostrarse sumamente cordiales en las relaciones diplomáticas (entre abril de 2010 y mayo de 2011 China bloqueó las importaciones de aceite de soja por las medidas anti-dumping del kirchnerismo).