jueves, 17 de noviembre de 2016

?La punta del Frente ciudadano en la calle?

Ley de Emergencia Social: el frente inesperado

Hace pocas horas, este miércoles 16 de octubre, el Senado aprobó y giró a Diputados el proyecto que declara la emergencia social en todo el país.

La crónica más completa hasta ahora , o menos incompleta, aparece en Página 12:

"El Senado aprobó la emergencia social por 47 votos a favor con el impulso del bloque del Frente para la Victoria y 11 en contra, la mayoría de integrantes de la bancada de Cambiemos. La propuesta prevé la creación de un millón de puestos de trabajo, bajo el Programa de Ingreso Social con Trabajo, y la conformación de un Consejo de la Economía Popular para que intervenga en la fijación de un Salario Social Complementario que permita alcanzar un Salario Mínimo, Vital y Móvil a los trabajadores más vulnerables. La norma dispone un aumento del 15 por ciento para la Asignación Universal por Hijo (AUH) y para la asignación por embarazo.

Ahora tienen la palabra los diputados. Los movimientos sociales se manifestaron expectantes por una sanción urgente, antes de fin de año. 

A partir del reclamo de las organizaciones sociales, el proyecto fue presentado por los senadores del FPV Juan Manuel Abal Medina (Buenos Aires) y Teresita Luna (la Rioja), ambos referenciados en el Movimiento Evita, y Jaime Linares (GEN-Buenos Aires).  Dos senadores del peronismo federal Juan Carlos Romero y Roberto Basualdo votaron en contra, así como la bancada de Cambiemos (PRO y UCR).

… La iniciativa surgió de las organizaciones que el 8 de agosto convocaron a la marcha de San Cayetano: la Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie. A través de varios diputados, desde principios de año ya habían ingresado proyectos similares que quedaron a medio camino. Tras la movilización a Plaza de Mayo, las organizaciones se dieron el trabajo de intensificar su campaña; con el respaldo de la CGT, de las dos CTA y de la Pastoral Social de la Iglesia, tuvieron reuniones con legisladores del FpV, el Peronismo para la Victoria, el Frente Renovador, el Frente Progresista y el socialismo. También hablaron informalmente con el Bloque Justicialista.

Los senadores detallaron que el costo del aumento del 15 por ciento para las asignaciones para los dos últimos meses de este año será de 1500 millones de pesos, aproximadamente, y de 7700 millones para 2017".

¿Porqué hablo de un "frente inesperado"? Es cierto que la CGT y los movimientos sociales -la CTEP, el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie- habían confirmado la movilización de este viernes hacia al Congreso para exigir la sanción de la norma antes de fin de año. Y se esperaba que ambas CTAs se sumaran. La Pastoral Social de la iglesia católica había bendecido muchas reuniones previas con legisladores.

Igual, había sido una decisión pesada para las organizaciones sindicales que mostraron hasta ahora mucha prudencia en sus enfrentamientos con Macri. Todavía no estaban en la calle siquiera los carteles del conjunto que llamaba a la marcha. Los que subo en este posteo son de algunos de los participantes más comprometidos con la pelea.

Es válida la pregunta -la política estimula la suspicacia- si el gobierno fue tomado completamente por sorpresa. El Senado, donde la oposición es mayoría, ha sido más abierto a la negociación con el Ejecutivo que el sindicalismo.

Lo que es seguro es que el aparato comunicacional del oficialismo, y sus opinadores favoritos, no tenían la menor idea que el Senado iba a aprobar esto. En realidad, unos cuantos senadores tampoco lo sabían de antemano. La Nación, siempre dispuesta a "meter púa" comenta que la senadora Virginia García -vinculada a La Cámpora- criticó el proyecto por cuestiones de técnica legislativa y por ser "una gran expresión de voluntarismo", pero aclaró que iba a acompañar con su voto "porque reivindico la lucha de las organizaciones sociales que promovieron este proyecto".

Más allá de las maniobras de coyuntura, me parece que puede ser un hecho con consecuencias importantes en un plazo no muy largo. Es voluntarista -tiene razón Virginia- porque depende de la ejecución de un gobierno que por ideología y composición no tiene la decisión ni la capacidad de aplicarlo.

Pero el Estado argentino estaba más destruido en mayo de 2002, cuando se puso en marcha el Plan para Jefes y Jefas de Hogar Desocupados. Que significó el punto de inflexión, en que se empezó a reconstruir el mercado interno, cuando un millón cincuenta mil beneficiarios comenzaron a cobrarlo. No creo que el Programa de Ingreso Social con Trabajo pueda tener un impacto semejante, porque tampoco el consumo ha caído tanto.

Pero si los movimientos sociales, los sindicatos y los políticos consiguen imponerlo, el proyecto del ajuste perpetuo habrá sufrido una derrota.

Y -más decisivo en el largo plazo- el trabajo estará más cerca de ser un derecho humano reconocido.


2 comentarios:

  1. Me disculparás, pero esa no es la punta del Frente Ciudadano: es la retaguardia. Que encima llega muy, pero muy tarde. Un rejunte de tipos que antes del verano quieren sacarse la foto formal y pseudo-opositora para seguir votando retrasos sociales a través de sus legisladores controlados (con la honrosa excepción de las CTAs, obligadas a concurrir por la naturaleza progresista del propósito, a pesar de no ser acompañada por esos mismos tipos, cuando plantea luchas y paros puntuales; y hago salvedad, también, de cierto sector de la Iglesia sencilla como genuino concurrente - no los Laudatos, que ésos, sí la tienen ultra clara). Es simple maquillaje, consensuado con el gobierno. Porque pedir, en coincidencia curiosa con los trascendidos de provisión gubernamental de alimentos en diciembre para evitar insurgencias, una ley que tiene destino final de veto o de nula o deficiente reglamentación, ya huele a acuerdo de capitanejos. La idea es demostrar, antes de fin de año, fortaleza suficiente como para proponerse regentear los restos estallados del campo popular, para luego seguir alquilándose clientelísticamente, como infelizmente han estado haciéndolo.
    No, eso no es el Frente Ciudadano. Porque un Frente así no acompañaría gestiones impopulares y muchos de los convocados para mañana, sí lo hacen. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Acaso el titulo debió decir "una punta" en vez de "la punta" para interpretar mejor el significado político que me merece ésta convocatoria a diversas representaciones de los trabajadores, aunque los signos de interrogación que lo enmarca, apunta a poner de relieve esas dudas. Sin "todos" adentro será difícil obtener el necesario peso especifico para nuclearse detrás de un opción electoral que vuelva a cambiar la historia. "Todos" también incluye a actores de reparto, oportunistas, "apresurados y retardatarios". Gracias por la lectura y respuesta.

    ResponderEliminar