jueves, 1 de diciembre de 2016

ESCENAS DE COGOBIERNO EXPLÍCITO



En el mundo del revés del Senado de la Nación, donde en su momento el pliego de Mercedes Marcó del Pont tuvo 35 votos a favor y 34 en contra, ayer ratificaron a Sturzenegger al frente del Banco Central por 6 años (o sea, todo el mandato de Macri y la mitad del de su sucesor), por 56 votos contra 8.

Al respecto leemos al senador oficialista Picheto justificando su voto y el de la mayoría del bloque: "El rionegrino justificó el apoyo del grueso bloque a la designación de Sturzenegger al considerar que "es importante que el Gobierno nombre al presidente del Banco Central".

No podríamos estar más de acuerdo, desde que nunca compartimos ese bolazo de la "autonomía del Banco Central", del cual se deriva que el Senado le preste acuerdo a funcionarios para los que la Constitución no exige tal requsito, como en éste caso. Porque con una gestión espantosa como la de Sturzenegger, lo mejor que se puede hacer desde la oposición es dejar que el gobierno nombre al que quiera, sin comprometerse en los desaguisados de la gestión. 

Lo peor que podía suceder (atento el argumento de la "gobernabilidad" que se esgrime) es que el 1º de marzo se cayeran las designaciones "en comisión" del BCRA, y Macri tuviera que disponer otras, o volver a mandar los pliegos; por no decir que vaya uno a saber para entonces en qué estado estará la cosa, empezando por la economía y el Banco Central. 

Una gestión (la de Sturzenegger y sus acólitos) que comenzó rifando parte del patrimonio del BCRA canjeando Letras del Tesoro entregadas por el pago de la deuda con el FMI con reservas en 2006, por deuda contraída con intereses con bancos privados extranjeros, con el "repo" para "fortalecer las resevas".

Y que siguió durante todo el año cometiendo un estopicio tras otro: desde sostener tasas de interés astronómicas que aniquilaron la actividad productiva agudizando la recesión, hasta emitir un festival de LEBAC's por el 102 % de la masa monetaria, generando un colosal déficit cuasi fiscal de 47.0000 millones de dólares, una vez y media las reservas del Central, y el equivalente a más o menos el 8 % del PBI; que es a su vez el motor de una descomunal bicicleta para dolarizar ganancias y fugarlas del país.

O que les otorgó a los bancos ganancias descomunales al desregular el mercado financiero eliminando el piso para las tasas que pagan por los depósitos y el techo de las que perciben por los préstamos; y a los exportadores el inverosímil privilegio de tener un plazo de hasta cinco años para liquidar las divisas en el mercado local de cambios, mientras liquidaba toda forma de control de capitales para facilitar la fuga. 

Y que justo ayer -el mismo día que Pichetto y los demás dadores voluntarios de gobernabilidad votaban el pliego de Sturzenegger- les pemitía a los bancos prestarle al gobierno (a través de bonos de la deuda pública) hasta la tercera parte de los dólares que les ingresaron por el blanqueo, derribando así uno de los pocos diques de contención que quedaban desde el 2002 para prevenir corridas cambiarias, aceleración de la fuga y fuga de depósitos.

Esa gestión -la que produjo esos estropicios- es la que convalidó ayer en los hechos la mayoría del bloque de senadores del FPV/PJ, actuando en los hechos como parte de la coalición gobernante.

Y hablando de eso ¿qué decir de esto otro?  


Mandás a los abogados a debatir al Congreso para que destrocen el proyecto del gobierno, porque no pone el eje (como debe ser) en las medidas de pevención para evitar accidentes, sino en la "industria del juicio" y los reclamos del trabajador, que no serían necesario si existiera prevención.

Para después bajarte los lienzos con la promesa del gobierno (de éste gobierno, el de la eliminación de Ganancias, el bono navideño y el pacto anti despidos, incapaz de cumplir promesa alguna) de que en tres meses mandan una ley reforzando las medidas de prevención,

Y con argumentos como los que da acá Triaca: "Triaca le respondió que la prevención "...va en línea con el espíritu que tiene este proyecto".  Al respecto, citó el patrocinio de letrado gratuito, las instancias conciliatorias, un sistema de homologación y un criterio de cobro inmediato, además de una ampliación de la incapacidad transitoria y una recuperación de fondos para las obras sociales." (las negritas son nuestras)

¿Qué tendrá que ver la prevención (que tiene a evitar accidentes de trabajo o enfermedades profesionales) con que los trabajadores puedan reclamar con patrocinio gratuito cuando se enferman o accidentan?

Lo que sí se entiende -y es la única explicación posible a una nueva agachada de este sindicalismo impresentable- es lo de los fondos que "recuperan las obras sociales": billetera mata reclamo.

Capaz que por éste camino el "peronismo paladar negro" que quiere dar por concluido el ciclo kircnnerista va a terminar pagando todos los costos de cogobernar, sin disfrutar casi de ningún beneficio, porque Macri -cuando pueda- los va a volver a cagar. Es una posibilidad que no tendrían que descartar, muchachos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario