La medida fue publicada por el Gobierno en el Boletín Oficial y es válida solo para sobornos que se paguen en el exterior.

Mientras el Gobierno busca aliados entre los gobernadores peronistas para frenar el proyecto opositor de impuesto a las Ganancias, avanza por otro lado con una insólita modificación del tributo. Es que a través de un decreto aclaró que las coimas que empresarios paguen a funcionarios públicos no podrán contabilizarse como deducciones.

A través del decreto 1246, firmado por Mauricio Macri, Marcos Peña y Alfonso Prat-Gay, se añade un párrafo al decreto reglamentario de la ley que establece que "a los efectos del Artículo 80 de la Ley, no se considerarán gastos necesarios para obtener, mantener y conservar ganancias gravadas, las erogaciones generadas o vinculadas con la comisión del delito de cohecho de funcionarios públicos extranjeros en transacciones económicas internacionales, resultando improcedente su deducción".

Esto implica que ningún empresario podrá poner como deducción para pagar menos Ganancias a las coimas que abone a un funcionario público de un país extranjero. La medida no alcanza a las coimas que se paguen en el país, una actividad que está penada con uno a seis años de prisión.

El mencionado artículo 80 de la ley de impuesto a las Ganancias se encuentra en el título III, dedicado a las deducciones que los contribuyentes pueden realizar para abonar menos. Allí, aclara que las mismas son para "para obtener, mantener y conservar las ganancias gravadas por este impuesto".