jueves, 1 de diciembre de 2016

ESCENAS DE COGOBIERNO EXPLÍCITO



En el mundo del revés del Senado de la Nación, donde en su momento el pliego de Mercedes Marcó del Pont tuvo 35 votos a favor y 34 en contra, ayer ratificaron a Sturzenegger al frente del Banco Central por 6 años (o sea, todo el mandato de Macri y la mitad del de su sucesor), por 56 votos contra 8.

Al respecto leemos al senador oficialista Picheto justificando su voto y el de la mayoría del bloque: "El rionegrino justificó el apoyo del grueso bloque a la designación de Sturzenegger al considerar que "es importante que el Gobierno nombre al presidente del Banco Central".

No podríamos estar más de acuerdo, desde que nunca compartimos ese bolazo de la "autonomía del Banco Central", del cual se deriva que el Senado le preste acuerdo a funcionarios para los que la Constitución no exige tal requsito, como en éste caso. Porque con una gestión espantosa como la de Sturzenegger, lo mejor que se puede hacer desde la oposición es dejar que el gobierno nombre al que quiera, sin comprometerse en los desaguisados de la gestión. 

Lo peor que podía suceder (atento el argumento de la "gobernabilidad" que se esgrime) es que el 1º de marzo se cayeran las designaciones "en comisión" del BCRA, y Macri tuviera que disponer otras, o volver a mandar los pliegos; por no decir que vaya uno a saber para entonces en qué estado estará la cosa, empezando por la economía y el Banco Central. 

Una gestión (la de Sturzenegger y sus acólitos) que comenzó rifando parte del patrimonio del BCRA canjeando Letras del Tesoro entregadas por el pago de la deuda con el FMI con reservas en 2006, por deuda contraída con intereses con bancos privados extranjeros, con el "repo" para "fortalecer las resevas".

Y que siguió durante todo el año cometiendo un estopicio tras otro: desde sostener tasas de interés astronómicas que aniquilaron la actividad productiva agudizando la recesión, hasta emitir un festival de LEBAC's por el 102 % de la masa monetaria, generando un colosal déficit cuasi fiscal de 47.0000 millones de dólares, una vez y media las reservas del Central, y el equivalente a más o menos el 8 % del PBI; que es a su vez el motor de una descomunal bicicleta para dolarizar ganancias y fugarlas del país.

O que les otorgó a los bancos ganancias descomunales al desregular el mercado financiero eliminando el piso para las tasas que pagan por los depósitos y el techo de las que perciben por los préstamos; y a los exportadores el inverosímil privilegio de tener un plazo de hasta cinco años para liquidar las divisas en el mercado local de cambios, mientras liquidaba toda forma de control de capitales para facilitar la fuga. 

Y que justo ayer -el mismo día que Pichetto y los demás dadores voluntarios de gobernabilidad votaban el pliego de Sturzenegger- les pemitía a los bancos prestarle al gobierno (a través de bonos de la deuda pública) hasta la tercera parte de los dólares que les ingresaron por el blanqueo, derribando así uno de los pocos diques de contención que quedaban desde el 2002 para prevenir corridas cambiarias, aceleración de la fuga y fuga de depósitos.

Esa gestión -la que produjo esos estropicios- es la que convalidó ayer en los hechos la mayoría del bloque de senadores del FPV/PJ, actuando en los hechos como parte de la coalición gobernante.

Y hablando de eso ¿qué decir de esto otro?  


Mandás a los abogados a debatir al Congreso para que destrocen el proyecto del gobierno, porque no pone el eje (como debe ser) en las medidas de pevención para evitar accidentes, sino en la "industria del juicio" y los reclamos del trabajador, que no serían necesario si existiera prevención.

Para después bajarte los lienzos con la promesa del gobierno (de éste gobierno, el de la eliminación de Ganancias, el bono navideño y el pacto anti despidos, incapaz de cumplir promesa alguna) de que en tres meses mandan una ley reforzando las medidas de prevención,

Y con argumentos como los que da acá Triaca: "Triaca le respondió que la prevención "...va en línea con el espíritu que tiene este proyecto".  Al respecto, citó el patrocinio de letrado gratuito, las instancias conciliatorias, un sistema de homologación y un criterio de cobro inmediato, además de una ampliación de la incapacidad transitoria y una recuperación de fondos para las obras sociales." (las negritas son nuestras)

¿Qué tendrá que ver la prevención (que tiene a evitar accidentes de trabajo o enfermedades profesionales) con que los trabajadores puedan reclamar con patrocinio gratuito cuando se enferman o accidentan?

Lo que sí se entiende -y es la única explicación posible a una nueva agachada de este sindicalismo impresentable- es lo de los fondos que "recuperan las obras sociales": billetera mata reclamo.

Capaz que por éste camino el "peronismo paladar negro" que quiere dar por concluido el ciclo kircnnerista va a terminar pagando todos los costos de cogobernar, sin disfrutar casi de ningún beneficio, porque Macri -cuando pueda- los va a volver a cagar. Es una posibilidad que no tendrían que descartar, muchachos.

La Reconquista, miralo, es del lanzamiento


La ultima reflexion en el video, es la de Gonzalo-

No a las migajas

Celia Isasmendi, integrante del Observatorio de la Riqueza Pedro Arrupe, contó detalles de su reunión con el Papa Francisco en el Vaticano. "Salió una nota en Página 12 (de Horacio Verbitsky) diciendo que el acuerdo de Pérsico, Navarro y Grabois con el gobierno tenía que ver con un pedido de Francisco. Le mostré eso al Papa y se enfureció. 'Nunca estuve enterado de esa negociación y jamás diría que hay que negociar en esos términos', me dijo Bergoglio", describió Isasmendia. El acuerdo citado refiere a la negociación realizada por el macrismo con el Movimiento Evita y la CTEP en relación a la "emergencia social". 

"'Siempre digo que hay que hacer lío, no puedo decirle a la gente que arregle por una limosna', me dijo el Papa. Él nunca le propondría eso a nadie. Sé cómo piensa Berboglio, lo conozco hace mucho tiempo. Él me dio autorización para desmentirlo. Él nunca le dijo a los movimientos sociales que negociaran cualquier cosa", siguió Isasmendi en diálogo con radio Del Plata. 

"El acuerdo con el gobierno ha generado muchas diferencias entre los movimientos populares. Con tres mil millones de pesos no se soluciona nada. No sé en qué estaban pensando lo que firmaron eso con el gobierno. Hay que preguntarle a Pérsico, Navarro y Grabois en qué estaban pensando. Capaz creen que es mejor algo que nada. Para mi la dignidad no se negocia", describió la militante popular. 

Por último, Isasmendi se refirió al proyecto del Observatorio de la Riqueza: "Francisco se mostró interesado en el Observatorio, nos vamos a volver a juntar el año que viene. El Observatorio está compuesto por 130 personas, de diferentes partes del mundo. Se mostró muy interesado en nuestro trabajo".


Otra propuesta de militancia

por Abel B.

Se nota que está terminando el año... Atención: la que menciono en el posteo anterior y la de ahora -"puente" generacional aquella, territorial (porteña) ésta- me consta que se han estado elaborando por un largo tiempo. Pero se siente la necesidad de definir una presencia. El año que viene hay que elegir...

Tomo de Letra P el contenido de los discursos en el lanzamiento de Reconquista (me avisaron tarde y no pude ir). Pero me interesa resaltar -siempre en el marco de la vigente discusión en el seno del peronismo- que hombres y mujeres muy jóvenes, identificados por su edad y su militancia con la experiencia kirchnerista, plantean desde ahí conceptos abarcadores.

""Abrazamos todas las banderas del peronismo, las de Perón, las de Eva, las de Néstor, las de Cristina, las de la CGT, las de los movimientos sociales. No queremos solo una parte porque eso nos lleva a la derrota. Queremos un peronismo que sea capaz de convocar a más dirigentes, a más gente. Es el peronismo que conocemos y el que necesitamos", afirmó Federico Berardi, quien aseveró: "Nuestra patria está en peligro, salgamos a defenderla".

Gonzalo Unamuno, por su parte, hizo hincapié en el tiempo que comenzó a partir de la derrota del gobierno nacional hace un año. "Este tiempo nos obliga a reinventarnos a nosotros mismos, porque la Ciudad de Buenos Aires nos va a encontrar listos para sacarla del atraso en el que está inmersa en materia de salud, de transporte, de educación. Amamos a esta Ciudad como sólo saben amar los peronistas, pero no podemos pedir permiso y esperar a que nos digan quién nos da un lugarcito en las listas. La política es aventura, es jugarse todo hasta la última carta, aunque se nos vaya la vida en eso. Está siendo la hora del peronismo reinterpretado, hecho del barro de las viejas banderas de Eva y Perón, del pueblo empoderado de Néstor y Cristina, del papa Francisco, de las columnas de los sindicatos, de las plazas llenas y de los derechos universales, y jamás un peronismo reducido, menor, desideologizado".

"Todos los que estamos acá somos capaces de ganar la Ciudad de Buenos Aires, somos capaces de derrotar al neoliberalismo. Hoy iniciamos un proceso. Nacimos en un momento donde reinaba la confusión, la preocupación y la fragmentación. Ese golpe nos dio el impulso de la unidad, de la reconquista de nuestros derechos, de la palabra. Nosotros vamos a construir una fuerza que interprete esta etapa histórica. Tenemos que abrazar al pueblo. Es mentira que los porteños son gorilas, es mentira que los porteños no quieren discutir una ciudad igualitaria", sostuvo Juan Manuel Valdés.

En el cierre, Micaela Amor aseveró: "No es cierto que un gobierno peronista no puede conducir la Ciudad de Buenos Aires. Somos capaces de hacerlo desde el esfuerzo mancomunado y colectivo". Y agregó: "Tenemos que seguir el legado de los que nos enamoraron, el legado de Evo, de Lula, de Chávez, de Fidel, de Correa, de Néstor, de Cristina, de Perón, de Evita. Nuestro pueblo está sufriendo y tenemos que ser la voz de esas personas. La política está más viva que nunca y se construye desde la discusión. Como decía un grande que falleció el sábado: revolución es cambiar todo lo que hace falta cambiar. Tenemos que revolucionar la ciudad con la unidad en la diversidad, permitámonos eso".

Entre los dirigentes presentes se encontraban Víctor Santamaría, Eduardo Valdés, Oscar Parrilli, Carlos Tomada, Mariano Recalde, Kelly Olmos, Sergio Burstein, Daniel Filmus, Eduardo López, Darío Martínez, Jorge Taiana, Carlos Montero, Liliana Mazure, Oscar Trota, Cecilia Segura, Juan Cabandié, Carolina Gaillard, Facundo Giampaolo y Camilo Vaca Narvaja".