lunes, 23 de enero de 2017

Al pan pan y a Manes promoción, rianse un poco de estas" novatadas"

ES SUMAMENTE gracioso comparar las infulas de loa autoproclamados con su realidad.

Exhumamos de viejos archivos, una CRÓNICA de una caricaturesca aventura de tiempos no demasiados lejanos.

Todos sus protagonistas fueron Kaput, SALVO, siempre debe haber una excepción a la regla, EL CASO DE FACUNDO MANES, A QUIEN  EL

ESTABLISHMENT PASEA en estos tiempos de pollas pre-electorales POR TODOS LOS ALMUERZOS, REDACCIONES LIVIANAS, MESAS DE

ESCASOS RELIEVES, ENTREVISTAS LIGTH PONIENDOLO EN VIDRIERA, secciones cientificas de matirinos garcas PARA ESCUCHARLO su

VERSION "NEW AGE" DE LA NEURO CIENCIA.

APORTA para ello UN OPTIMISMO BALANCEADOR DE LA MUFA NACIONAL, Y FOGONEA ALGO PARECIDO A "SI SE PUEDE" A PARTIR DE

INTENTAR MELONEAR  en LAS SUBJETIVIDADES DE CADA QUIEN, para insuflar un poco de simpatia por el oficialismo.

MAS PLOMAZO QUE ARI PALUCH, PERO CON DENTADURA FUL FULL. POSEE UN LIBRETO A MEDIDA DEL OYENTE.

Todo lo dice ceremoniosamente, tratando de hacer visible para su oyente, su esfuerzo para traducir al habla cotidana sus tics de clase tipo

Cambridge con algun tartajeo de Barrio Norte, esperando el aplauso gratificando de interlocutores que cumplen funcion de "claque".

Hay que instalarlo  dicen los tecnicos de las encuestas y los brujos discipulos de Duran Barba, ya QUE "da bien", para el medio pelo que solo

abreva en  los copetes de diarios y los grafs de la TV paga, para este caso, bien paga.

SERA CANDIDATO DE CAMBIEMOS A ALGO, POR AHORA ESTA BECADO EN UN PROYECTO MUY NEBULOSO PAgADO POR LA PROVINCIA.

SIGALO, SEGURO TENDRA PREMIO, da el piñe justo para encabezar alguna boleta del oficialismo.

Lo conocimos de "naranjo" en el decir del General, ya era un versero bastante astuto y soberbio y hay que concederle que nunca oculto,
que era familia radical y un militante del antiperonismo.

A los tres meses se pelearon entre ellos para siempre, por temas de "cartel"

JORGE CARBAJAL



http://www.lanacion.com.ar/386825-el-partido-politico-que-se-fundo-para-que-se-vayan-todos

El partido político que se fundó para "que se vayan todos"

Jóvenes profesionales y ejecutivos que se presentan como la salida para la crisis

Domingo 07 de abril de 2002

La cúpula del primer partido político nacido al ritmo del Que se vayan todos , el cántico de los cacerolazos, realizó días atrás la mayor acción política concreta desde su fundación, a finales de febrero último.

Pidió por carta al presidente norteamericano, George W. Bush, que no aprobara envíos de dinero a la Argentina mientras ésta no completara las "reformas estructurales" pendientes que exige el Fondo Monetario Internacional, especialmente la reducción del gasto público y la reforma política,La carta lleva la firma de un grupo de jóvenes ignotos, profesionales, empresarios y ex gerentes de multinacionales, fundadores de 1810 , un partido en estado embrionario que proclama una revolución tecnocrática para "refundar el país".

El partido político que se fundó para "que se vayan todos"

Gastón Manes, Marcelo Bomrad, Facundo Manes y Darío Curátola   foto Julián Bongiovanni

¿Por qué a Bush le importaría su opinión? Entre otras razones, responden, porque pueden exhibir posgrados en universidades de los Estados Unidos e Inglaterra y, por lo tanto, un "conocimiento del mundo" del que los políticos argentinos supuestamente carecen.Esa cercanía a Estados Unidos y Europa, creen, será la base de un equilibrio de fuerzas entre ellos -si llegaran al gobierno- y el FMI, que ninguno de los gobiernos desde el retorno democrático ha tenido en la Argentina.
"Duhalde se maneja con una cultura barrial. (La clase política) es gente muy limitada, no entiende el pensamiento de un yanqui. Cree que lo va a seducir con una chicana barrial. Hay que conocer el mundo", explica Facundo Manes, de 33 años, neurólogo con diploma de Cambridge.

Ellos están "al nivel" de quienes manejan el mundo, aprueban los otros jóvenes que hablan con LA NACION: Marcelo Bomrad, de 35, ingeniero industrial con título de la Universidad de Harvard, ex director de Repsol-YPF y del laboratorio Novartis, fundador y presidente del partido; Sergio Gregov, también de 35, abogado; Gastón Manes, de 32, abogado y profesor de derecho internacional; Darío Curátola, de 34, empresario.
El razonamiento es revelador de la filosofía del único partido que surgió hasta el momento, a partir de la crisis con epicentro en diciembre.
Se funda, por supuesto, en la idea de que los políticos tradicionales deben retirarse de la vida pública. Luego, tiene dos leitmotiv: el rechazo a la corrupción y el rechazo al déficit público. Pero se distancia de los métodos con que la clase media reclama lo mismo: las asambleas barriales (que sólo creen útiles para resolver problemas locales) y las protestas y ataques contra figuras públicas.
Pragmáticos
Bomrad da un respingo cuando se le pregunta sobre ideología. Ex simpatizante de UPAU, la vieja organización universitaria afín a la Ucedé, reivindica para 1810 una filosofía "fuertemente pragmática".
Los problemas reales de la Argentina, plantea, son bastante fáciles de solucionar. Si los políticos no los resuelven es "porque no quieren". Imagina un gobierno en el que los funcionarios -"ejecutivos del Estado" los llama- se concentren en cumplir, casi religiosamente, ocho objetivos. Cuatro serán compartidos por todos: aumento del PBI per cápita, disminución del índice de desempleo, superávit fiscal y reducción del índice de corrupción. Los otros están indefinidos.
También tienen el "Plan de los seis días", que parte de la idea de que un gobierno nunca es más fuerte que cuando asume y debe hacer las transformaciones lo antes posible. Seis días es tiempo suficiente. La referencia al Génesis, admite Facundo Manes, no es casual.
Los jóvenes lanzados a políticos se tienen tanta confianza que afirman que se presentarán en las próximas elecciones presidenciales y que esperan ganarlas con el 40 por ciento de los votos. Sólo con un respaldo tan amplio, dicen, tendrán poder para hacer los cambios necesarios.
¿Cómo piensan lograr semejante hazaña, cuando apenas han logrado reunir la mitad de las adhesiones necesarias para inscribirse en la Capital Federal y el partido entero lo constituyen, según dicen, 150 personas? "Vamos a generar un shock de confianza", asegura Gastón Manes.
Pero, ¿cómo? La respuesta es imperativa: "Si lo que el pueblo dice que quiere es cierto, una renovación, estamos nosotros, hay una salida. Si no, no es cierto".
"Que de una vez por todas la gente que quiere vivir acá se juegue -agrega Bomrad-. Los tipos de bien de este país se tienen que aunar a algo y arreglar este país. Todo el que tenga buena leche tiene que hacer algo."
Parecen genuinamente convencidos de que sólo ellos podrán salvar al país de la desgracia. Si Duhalde entrara en razón y lo hiciera, sostiene Bomrad, "volveríamos a trabajar en lo que hacemos".
"Si no nos metemos nosotros en política se van a meter los Menem, De la Rúa y Ruckauf de nuestra generación -advierte Facundo Manes-. Esta es la única opción que nos quedó."
Graciela Mochkofsky De la Redacción de LA NACION

Esa cercanía a Estados Unidos y Europa, creen, será la base de un equilibrio de fuerzas entre ellos -si llegaran al gobierno- y el FMI, que ninguno de los gobiernos desde el retorno democrático ha tenido en la Argentina.

"Duhalde se maneja con una cultura barrial. (La clase política) es gente muy limitada, no entiende el pensamiento de un yanqui. Cree que lo va a seducir con una chicana barrial. Hay que conocer el mundo", explica Facundo Manes, de 33 años, neurólogo con diploma de Cambridge.

Ellos están "al nivel" de quienes manejan el mundo, aprueban los otros jóvenes que hablan con LA NACION: Marcelo Bomrad, de 35, ingeniero industrial con título de la Universidad de Harvard, ex director de Repsol-YPF y del laboratorio Novartis, fundador y presidente del partido; Sergio Gregov, también de 35, abogado; Gastón Manes, de 32, abogado y profesor de derecho internacional; Darío Curátola, de 34, empresario.

El razonamiento es revelador de la filosofía del único partido que surgió hasta el momento, a partir de la crisis con epicentro en diciembre.

Se funda, por supuesto, en la idea de que los políticos tradicionales deben retirarse de la vida pública. Luego, tiene dos leitmotiv: el rechazo a la corrupción y el rechazo al déficit público. Pero se distancia de los métodos con que la clase media reclama lo mismo: las asambleas barriales (que sólo creen útiles para resolver problemas locales) y las protestas y ataques contra figuras públicas.

Pragmáticos

Bomrad da un respingo cuando se le pregunta sobre ideología. Ex simpatizante de UPAU, la vieja organización universitaria afín a la Ucedé, reivindica para 1810 una filosofía "fuertemente pragmática".

Los problemas reales de la Argentina, plantea, son bastante fáciles de solucionar. Si los políticos no los resuelven es "porque no quieren". Imagina un gobierno en el que los funcionarios -"ejecutivos del Estado" los llama- se concentren en cumplir, casi religiosamente, ocho objetivos. Cuatro serán compartidos por todos: aumento del PBI per cápita, disminución del índice de desempleo, superávit fiscal y reducción del índice de corrupción. Los otros están indefinidos.

También tienen el "Plan de los seis días", que parte de la idea de que un gobierno nunca es más fuerte que cuando asume y debe hacer las transformaciones lo antes posible. Seis días es tiempo suficiente. La referencia al Génesis, admite Facundo Manes, no es casual.

Los jóvenes lanzados a políticos se tienen tanta confianza que afirman que se presentarán en las próximas elecciones presidenciales y que esperan ganarlas con el 40 por ciento de los votos. Sólo con un respaldo tan amplio, dicen, tendrán poder para hacer los cambios necesarios.

¿Cómo piensan lograr semejante hazaña, cuando apenas han logrado reunir la mitad de las adhesiones necesarias para inscribirse en la Capital Federal y el partido entero lo constituyen, según dicen, 150 personas? "Vamos a generar un shock de confianza", asegura Gastón Manes.

Pero, ¿cómo? La respuesta es imperativa: "Si lo que el pueblo dice que quiere es cierto, una renovación, estamos nosotros, hay una salida. Si no, no es cierto".

"Que de una vez por todas la gente que quiere vivir acá se juegue -agrega Bomrad-. Los tipos de bien de este país se tienen que aunar a algo y arreglar este país. Todo el que tenga buena leche tiene que hacer algo."

Parecen genuinamente convencidos de que sólo ellos podrán salvar al país de la desgracia. Si Duhalde entrara en razón y lo hiciera, sostiene Bomrad, "volveríamos a trabajar en lo que hacemos".

"Si no nos metemos nosotros en política se van a meter los Menem, De la Rúa y Ruckauf de nuestra generación -advierte Facundo Manes-. Esta es la única opción que nos quedó."

Graciela Mochkofsky De la Redacción de LA NACION




______________
Gonzalo Carbajal
+54911.4044.7516



Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


1 comentario:

  1. el discurso de este pseudocentífico es:"cuando usás cierto estímulo en el screen se enciende una cierta zona del cerebro....¿y eso para qué sirve?...todavía para nada pero este descubrimiento nos abre un enorme horizonte para la investigación....en resumen no cura nada,no dice nada,no enseña nada,ni sirve para nada más que para "maravillar" al público de tinelli

    ResponderEliminar