domingo, 8 de enero de 2017

Manifiesto Argentino: una semilla que comienza a florecer

En un símbolo de la resistencia como es el Bauen el Manifiesto Argentino llevó a cabo un encuentro: Diálogo Abierto.  Mempo Giardinelli encabezó una conversación con un salón repleto donde no alcanzaron las sillas y los participantes sentados en el piso o parados siguieron la palabra y cada respuesta a las preguntas de los asistentes. Los aplausos, las ovaciones, los reclamos, el cuestionamiento a Macri y sus políticas mostraron el deseo de participar.

En un pequeño escenario Mempo, Alejandro Mosquera y Fernando Basso mostraron su alegría por una semilla que comenzó a florecer. Es tanta la necesidad de construir una Alternativa Argentina sobre la base del aprendizaje de los años duros del neoliberalismo de los 90, como de los doce años de gobierno Kirchnerista y ahora el retorno de la derecha autoritaria y neoliberal, que ese pequeño grupo de intelectuales, científicos, militantes, trabajadores, profesionales y artistas que fundaron el Manifiesto Argentino, ayer hablaron de cómo germina en solo 4 meses en más de 10 provincias.

Mempo en sus respuestas recorrió en gran parte el ideario colectivo del Manifiesto, explicó con pasión y paciencia cada punto de la interpretación del Manifiesto del país, sus dolores, y de una plataforma de transformación profunda, "la democracia puede ser revolucionaria" remató cuando argumentaba contra esas ideas que sostienen que el idealismo es testimonial, y que solo el pragmatismo es sinónimo de lucha por el poder. "No somos testimoniales, somos idealistas, porque sin ideas no hay cambio verdadero", "abrevamos en los mejores ideales creados por nuestro pueblo del peronismo, del radicalismo verdadero e Yrigoyenista, del socialismo y la izquierda". Lo mejor que se hizo en el país y en el mundo, los construyeron los idealistas.

Reiteró la propuesta de reforma constitucional profunda, no solo discutida en una Asamblea Constituyente sino sometida a la discusión popular y luego plebiscitada. Nueva constitución que proporcione base a una nueva democracia y a un nuevo poder democrático del pueblo. La ovación no se hizo esperar, de pie los asistentes aplaudieron su adhesión a este concepto de una revolución democrática para romper el corsé de una democracia achicada, donde tienen más poder las grandes corporaciones que el voto y opinión de los pueblos.

Un momento clave fue cuando el Manifiesto a través de Mempo planteo el endeudamiento masivo que está llevando a cabo el gobierno, una deuda que no redunda en beneficio del pueblo o para la infraestructura nacional, sino para la bicicleta financiera, para el beneficio de banqueros e intermediarios, y que somete nuevamente al país a los aprietes de los organismos internacionales.  No es una deuda de los argentinos. Por ello impulsamos el  repudio y suspensión de pago de la deuda externa pública constituida por el gobierno que está en funciones desde Diciembre de 2015.

Giardinelli sostuvo que "…es el gobierno de las guaridas fiscales, de aquellos que escondieron capital, lavaron, o eludieron las cargas impositivas.  Cuando logremos una Justicia realmente independiente del poder económico terminarán presos".  

A la vez, con el derecho que da haber planteado políticas de transparencia que no fueron oídas por el gobierno anterior, explicitó las propuestas del Manifiesto Argentino sobre una temática que la derecha y el poder real utilizan en estos meses para manipular a la opinión pública y tratar de hacer desaparecer todo lo bueno, transgresor, e igualitarista que tuvieron los gobiernos kirchneristas.

"Somos un Movimiento político y como tal queremos contribuir a desalojar democrática y pacíficamente a los neoliberales del poder.  La manera es construir una mayoría que con los votos los desalojen. El voto es sagrado. Nuestra fuerza y perspectiva se encuentra allí. Solo una Confluencia Nacional y Popular muy amplia podrá frenar la destrucción y retomar el camino del crecimiento de la Patria. No se trata de desmerecer o atacar a los que votaron a Macri, sino explicar con paciencia y respeto. Mostrar el país que ellos están destruyendo."

El colectivo del Manifiesto llama a todos sus adherentes, compañeros, simpatizantes a enfrentar la maniobra del poder promoviendo el desaliento, la falta de esperanza.  La resistencia es el camino para enfrentarlos y en la cual anida la unidad. Cada derecho conculcado, cada arremetida del poder, cada injusticia es el lugar donde debe estar el Manifiesto para concretar la unidad.

Mempo sostuvo la necesidad de una Confluencia Nacional y Popular, que exprese tanto la resistencia como una nueva unidad para comenzar a derrotar en las elecciones del 2017 a los neoliberales en el gobierno y a sus verdaderos mandantes, ese contubernio oscuro entre poder financiero, la oligarquía dueña de las grandes extensiones de tierra y el poder mediático.

El diálogo transitó los temas centrales, las jubilaciones, la defensa de la educación pública, gratuita y de calidad, las inundaciones en medio país y el otro medio país incendiado, sobre las responsabilidades en una sojización extrema de la tierra, que no solo produce el desmonte de árboles, sino que contribuye decisivamente a las inundaciones.

Acompañaron a Mempo, Mosquera y Basso algunos miembros de la Junta Promotora Nacional: Pedro Peretti (Santa Fe), Atilio Fanti (Chaco), Carlos Resio (Misiones) Juan Pablo Verguilla (Córdoba) y Arnau Iribarne.  Y los saludos entre otros de Adrián Paenza y Tito Cossa. Se hizo presente Leopoldo Moreau, que Mempo destacó por su trayectoria y por representar lo mejor de un radicalismo popular. Todos los asistentes ovacionaron a Leopoldo, era una forma de abrazo del Manifiesto al compañero y objetor de las políticas macristas.

El Diálogo llegaba a su fin y centenares de adhesiones al Manifiesto llegaban a la mesa para sumarse a la patriada. Grupos de compañeros y asistentes rodeaban a los dirigentes, traían ideas para sumar al programa o su decisión de armar el MA en un barrio, o en una ciudad de la provincia de Buenos Aires.  La esperanza se construye mejor en comunidad, con el otro compañero. Fuera de las lógicas partidarias de organización, con todo a pulmón, se ofrecían casas para hacer reuniones. Una verdadera conspiración de los románticos. "Estamos acá porque creemos en la esperanza, porque venimos a construirla, porque amamos la Patria y no queremos dejarle a nuestros hijos y nietos la destrucción neoliberal y el egoísmo del sálvese quien pueda."

La semilla está floreciendo, sin techo a la vista, el Manifiesto Argentino surge como un disruptivo en el debate de la unidad. Lejos de las ingenierías electorales propone la idea de recrear un bloque político social mayoritario, donde la representación delegativa no desplace la participación ciudadana. Sin hegemonías autoproclamadas, sin sectarismos, pero también sin el pragmatismo insulso que muchas veces enmascara el bajar banderas.

Una nueva oleada popular y democrática está preparándose en Argentina, que sea más temprano que tarde depende de la participación y organización de nuestro pueblo. Allí deposita su confianza y acción el Manifiesto Argentino.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario