La decisión del Gobierno de reducir los aumentos anuales a las jubilaciones y pensiones a través de una intempestiva modificación en la fórmula de cálculo votada por el Congreso provocó el rechazo de propios y ajenos. A la presión de la oposición, que amenazó llevar a la Justicia la cuestionada resolución de la Anses, se sumó la de las espadas políticas del Gobierno, que le plantearon su desacuerdo al presidente Mauricio Macri y obtuvieron su "compromiso" de dar marcha atrás con la decisión. Ante ese escenario, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, confirmó que el Presidente revisará la baja de las jubilaciones, pero defendió la medida y dijo que en todo caso habrá que impulsar una modificación a la ley sancionada durante la gestión kirchnerista.

No bien se conoció la medida anoche, mientras la Cámara Baja se disponía a sancionar la reforma al régimen para la ART, los titulares del interbloque Cambiemos, el radical Mario Negri, el macrista Nicolás Massot y Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica, se comunicaron con Casa de Gobierno para poner el grito en el cielo. La propia Elisa Carrió advirtió que pediría la renuncia del titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, "o de quien corresponda".

Esta mañana, durante una entrevista por radio Mitre, Marcos Peña confirmó que el jefe de Estado "se comprometió a revisar" la reglamentación que establece que el primero de los dos aumentos anuales a los trabajadores pasivos será de 12,65 por ciento y no del 12,96, tal como lo establece la Ley de Movilidad Previsional.

El argumento que dio Basavilbaso fue que esa norma que rige desde 2008 se aplicaba con "una pequeña sobreestimación" que le daba a los jubilados más dinero del que, en su criterio, debieran cobrar. Peña defendió este argumento y, tras anunciar la marcha atrás por las presiones de todos los sectores, sostuvo que esa ley "dice una cosa y la reglamentación otra", por lo cual concluyó con que "habría que modificar la ley".

"Ni oportuno ni razonable." Así calificó a la medida del Poder Ejecutivo el diputado del PRO Pablo Tonelli, quien no obstante defendió la idea de bajar las jubilaciones. "La decisión es correcta desde el punto de vista técnico", pero fue "una rebaja" que "cayó mal", admitió. "A lo mejor no se analizaron debidamente las consecuencias sociales, la repercusión que el tema iba a tener, y se cometió este error", dijo a radio Delta.