Sería una equivocación pensar que la realidad del peronismo hoy es (nada más que) un debate en torno a Cristina Kirchner en Buenos Aires: que juegue, que se borre, que se guarde. Pasa que eso -que tiene su importancia, eh- es la forma más fácil de conseguir espacio en los medios. Y demasiados políticos sienten que si no se los menciona ahí no existen.

Por eso quiero acercarles un vistazo rápido de lo que me parece significativo, para evitar un posteo por cada noticia. El resumen es: el peronismo se está despertando, después de largos años de somnolencia. Hasta diciembre ´15, las muestras de vida y vigor más claras se daban desde el gobierno (como siempre, cuando había un peronista ahí). Después... quedó bastante inerte, hay que reconocerlo. Escasez de bastones de mariscal, parece.

Empiezo por la parte menos activa de ese "gigante invertebrado" (la frase es de Cooke). Sin ánimo de crítica (desde afuera es tan fácil...). El Consejo Nacional del PJ es la representación formal de una estructura territorial que gobierna provincias y municipios. Que, como antes, dependen mucho de los recursos que se distribuyen del Ejecutivo nacional.

Por eso, ayer, en la primera reunión del año en Matheu 130, alertó por "una preocupante crisis económico – social", y anunció que iba a "continuar siendo una oposición responsable y democrática de cara a la sociedad argentina".

"Nuestro deber es marcar las fragilidades y contradicciones de un Gobierno nacional que continúa sin encontrar el rumbo de la reactivación económica imprescindible, que permita la recuperación del empleo y la justicia social en nuestro país".

"En este marco de análisis, el PJ Nacional entiende como totalmente justificado el paro general convocado para el 6 de abril por la CGT".

Y, como se ve en la bonita foto de arriba, su "cara" mezcla imágenes de continuidad y discreta renovación.

Igual, también ahí se perciben señales de tormentas por venir. Me cuentan que don Gildo Insfrán, uno de los más doctrinarios, dijo en la reunión: "No puede ser que haya gobernadores que pidan permiso al Ministerio del Interior para venir a una reunión del partido opositor".

De todos modos, las señales más fuertes vienen por otro lado. Ustedes saben, a lo mejor, que mañana jueves se cumplen 35 años del legendario paro general (y marcha) contra la Dictadura. Y si bien esta Argentina es distinta (por suerte), algunos sindicalistas han decidido recordarlo en forma práctica: el  "Barba" Gutiérrez, de la UOM, secretario de Interior de la CGT, y Víctor Santa María, del SUTERH y presidente del PJ Capital, entre otros, están impulsando el Movimiento por los Trabajadores (MPT) Saúl Ubaldini. La idea es acercarse a las dos CTA, de Hugo Yasky y Pablo Micheli. Y sumar a la Corriente Federal de los Trabajadores, que encabeza Sergio Palazzo, de La Bancaria.

Están pensando como antecedentes de su planteo al el programa de Huerta Grande de 1962, y los "26 puntos" de la CGT de Saúl Ubaldini de 1986, que, como dice Ámbito con horror, tenían un "franco sesgo nacionalista y estatista".

Y ayer martes, en la UMET, las dos CTAs lanzaron la convocatoria a la marcha a la Plaza de Mayo del 30 de marzo, que iba a ser la fecha de un paro nacional hasta que la CGT resolvió hacerlo el 6 de abril. Los acompañarán en la marcha, sí, la Corriente Federal, la UOM, el SUTERH y algunos otros gremios. Algunos dicen que hubo un guiño de Pablo Moyano, de Camioneros. Como sea, las señales fundamentales las darán, como en ocasiones pasadas, los que vayan a la Plaza.