lunes, 13 de marzo de 2017

Lo más destituyente de la semana que pasó

A los que están preocupados por la gobernabilidad, aún a aquellos que -con mejores razones- están preocupados por la institucionalidad, tengo que decirles que la nota más amenazante para la estabilidad del gobierno actual no proviene de Cristina Kirchner, a pesar del temor -sobreactuado- de Morales Solá. Tampoco del sindicalismo, a pesar de algunas expresiones tal vez insultantes de Luisito Barrionuevo. Ni siquiera de los maestros, a pesar de la influencia que sobre ellos tiene la figura notoriamente colérica e intemperante de Sarmiento. No. Fue una noticia del martes 7 que voy a contarles.

La publicó un solitario portal especializado en economía. No ha sido reproducida por los medios masivos (Me dicen que también apareció en El Cronista, pero no la vi). No la mencionaron en la blogosfera politizada. Pero, créanme, el hecho que cuenta fue observado con mucha atención por los economistas con responsabilidades y por la dirigencia política. No la tomaron como un síntoma definitivo, por cierto; algunos piensan que fue sólo un "glitch", un fenómeno casual que se debió a causas puntuales. Pero, por las dudas, quedaron en alerta. Se las copio, y después comento:

El martes no hubo dólares en el mercado paralelo y se teme por una devaluación

"El que quiso comprar, no pudo", grafica un experimentado operador de la City. El martes no hubo dólares físicos, ni en el Microcentro porteño ni en el resto del país. Se tema por una pronta devaluación.

El martes 7 de marzo, mientras todas las miradas estaban sobre el escandaloso acto de la CGT, la City porteña se llenó de dudas ante una sorpresa: no había dólares.

Eso fue lo que ocurrió en el circuito paralelo de "cuevas" financieras, donde se vende el dólar blue, para sorpresa de los frustrados compradores. Minuto de Cierre certificó que ello ocurrió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero también en distintas ciudades del interior del país.

De modo inmediato, entre los habituales compradores de dólar blue empezó a correr el rumor de una futura y próxima devaluación. De hecho, el dólar oficial tuvo un pequeño salto, desde los $ 15,60 hasta $ 15,80, de acuerdo a la cotización del Banco Nación.

Pero, aunque una devaluación parezca poco probable antes de las elecciones, la memoria de cualquier argentino lo mantiene alerta sobre ese escenario. Más aún, con el retraso cambiario que se vive desde hace un año.

"La ecuación es muy simple. El que se endeudó hace un año, con la tasa de interés que hay, está pagando un 25% en dólares. No hay inversión, gasto ni planificación económica que lo aguante". El primer día de marzo del año pasado, el dólar vendedor cotizaba $ 15,90; mientras que hoy opera a $ 16,30, tomando los bancos privados. Es decir, una devaluación de apenas 2,5%, contra una inflación que ronda el 35%, si se toma el Índice Congreso en términos interanuales.

Para marcar cuán efectiva fue la "bicicleta financiera", hace un año las Letras del Banco Central (Lebacs) pagaban 38% anual. Por ejemplo, si alguien vendió u$s 1.000 en aquella época, los puso en Lebacs y hace días volvió al "verde", ya tiene más de u$s 1.300, una inversión segura y legal, con una tasa en dólares del 30%, sólo en Argentina.

Con estos números, y con el resto de los precios moviéndose, desde los servicios hasta los bienes, la percepción casi universal es que el dólar está "barato". El martes, el mercado ilegal tomó nota de esto y hasta habría recibido un empujón del Banco Central, que conduce Federico Sturzenegger".

Corresponde que les aclare que lo que no había el martes eran dólares físicos. Uno podía hacer transacciones en dólares por medios electrónicos. Pero... al no estar disponibles los billetes, una duda cruel asaltaba a los argentinos que se manejan con dólares (un % muy importante de la población).

Tengamos en cuenta que los "mayoristas" en el ámbito nacional de los billetes son un par de bancos locales. Los bancos extranjeros no se meten en eso. Es natural, siendo como somos, que la primera pregunta fue "¿En qué anda Brito?". Todavía no hay una respuesta satisfactoria. Pero ese no es el problema.

El problema es que los datos que menciona la nota son absolutamente ciertos. Y ninguna economía nacional puede garantizar un 25 % anual de ganancia en dólares. Simplemente, eso no existe. Todo el mundo sabe, lo reconozca o no, que esa burbuja alguna vez se pinchará. Y todos están alerta por el silbido delator.

Pero nadie, ni el F.M.I,, va a financiar a este gobierno para detener una corrida cambiaria, aunque la devaluación provoque un salto inflacionario brutal y desestabilizante. Nadie prestará para vender dólares a un precio fijo. Todos los que se mueven en finanzas recuerdan (George Soros con una sonrisa) que "los mercados" le doblaron el brazo al Banco de Inglaterra. El Banco Central de Sturzenegger les serviría de escarbadientes.                                                                     por Abel B.




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario