lunes, 24 de julio de 2017

Estado aguantadero (II): falsificación auditoría Correo

Estado aguantadero (II): falsificación auditoría Correo, Macri descabezó la Procuración y puso un abogado del grupo para concretarla

La causa de Correo Argentino es un notable ejemplo de la existencia de un "Estado aguantadero". Pero no a favor de la política como señaló el presidente Mauricio Macri, sino del grupo Macri, del que es accionista el actual presidente. Al punto de haber descabezado en forma fulminante la Procuración del Tesoro cargo de Carlos Balbín, porque en la auditoría de la causa de Correo Argentino había confeccionado un dictamen enteramente adverso, insinuando el pedido de quiebra de Correo Argentino. Y lo sustituyó por Bernardo Saravia Frías, un abogado del grupo, quién falsifico burdamente la auditoria en forma acorde con las necesidades del mismo.

Por Javier Llorens

En la nota ESTADO AGUANTADERO (I): La macriavélica historia de Correo Argentino, se expuso el largo proceso administrativo y judicial de Correo Argentino, que ya cumplió 20 años. En el cual primero el grupo Macri, pretendió lograr en el Poder Ejecutivo una "solución integral" por parte del Estado, para reparar haber hecho una inversión privada desafortunada, en momentos en que el negocio postal entraba en crisis por la aparición de Internet.

En busca de ella, en el trepidante año 2001, mediante su presentación en concurso de acreedores, el grupo Macri trató de forzarle la mano al Poder Ejecutivo. Que fracasó por la crisis que estalló ese año, y derivó finalmente en la rescisión de la concesión del Correo por parte del Estado en el 2003, y el cierre de la posibilidad de una "solución integral" con este poder.

En consecuencia seguidamente a lo largo de siete años, hasta el 2010, el grupo pretendió lograr que en el mismo concurso judicial se le diera una "solución integral" a sus pretensiones. Lo cual fue rechazado por la Corte Suprema en dos ocasiones, cerrándose así esta posibilidad en el Poder Judicial.

A partir de allí Correo Argentino se dedicó a embarrar la causa, hasta que apareciera una oportunidad favorable. Que se concretó con nada menos que la aparición de un CEO del grupo, Mauricio Macri, como presidente de la Nación. Poniéndose en marcha una solución, en la que por un lado el grupo concretó un acuerdo preventivo en el concurso judicial, con cual licuaba de sus deudas hasta la insignificancia, usando fraudulentamente a determinados acreedores como pantallas para lograr su aprobación. Y por otro lado repotenciaba sustancialmente sus acreencias, en la demandas incoadas contra el Estado en la justicia contencioso administrativa.

Leer mas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario