miércoles, 2 de agosto de 2017

Las maldades gratuitas

 La gente tiene la "mala costumbre" de cortar ancho y contra eso no parece haber antídoto efectivo. Es que el problema del macrismo no es Cristina sino su absoluto incumplimiento en todas y cada una de las propuestas realizadas en campaña. Nadie seriamente cree que todo lo que se promete se cumpla, a lo sumo se llevarán a cabo un puñado de iniciativas que demarcan un rumbo. En el caso de Macri todas, absolutamente las acciones emprendidas desnudan la cara atroz de un proyecto profundamente antipopular y eso se percibe en el cajero, en el súper y en todos los ámbitos de la vida cotidiana y ahí es donde esa porción del electorado que votó Cambiemos en la segunda vuelta del 2015 se espanta, porque verifica en bolsillo propio que el macrismo no era continuar las buenas políticas del kirchnerismo sino cortarlas de raíz. Estamos hablando de una porción importante de esos votantes que llevaron a Macri del 32% de la primera vuelta al 51 en el ballotage: mucha gente, mucha. Gente que independientemente de que ahora vote a Randazzo o a Massa, se va de Cambiemos aunque -bueno es apuntarlo- muchos ratificarán su respaldo aún a regañadientes (tampoco caigamos en el infantilismo de suponer que el gobierno se quedará sin uno solo de esos votos). Algo indigna como pocas cosas de este gobierna, acaso a pocos, la minoria informada, pero subleva igual: La  inconciencia de su valor para el futuro y desprecio con que rifaron el esfuerzo de los profesionales del Conicet que hicieron posible  cuidar la orbita para el Arsat, ponerlo en orbita y ahora regalar ese espaco y rematar el satelite. No tendran pordon por esto, una maldad gratuita. JGC

No hay comentarios.:

Publicar un comentario