sábado, 7 de enero de 2017

Sobre Los Supremos, part deux -- caveats y reservas


   

Ayer hice una reseña del libro "Los Supremos" de Irina Hauser y -habiendo dicho, grosso modo, que me pareció buenísimo- adelanté algunas cuestiones en las que podría disentir.

Obviamente, podría casi hacer un libro paralelo: tendría mucho para decir, coincidente y discrepante, sobre temas puntuales de los tópicos del libro, muchos de los cuales ya han sido tratados en su oportunidad en este blog. Me concentraré en dos puntualidades, y en dos cosas más estructurales.


***

Rapsódicamente tomo dos que no, y que no son "de fallos": las Conferencias Nacionales de Jueces y los discursos de apertura.

A mi me parece que están muy bien ambas cosas: una instancia de debate panjudicial, períodica, incluyendo federales y provinciales (que debería ser más horizontal, asambleario, y con un temario menos llevado de la nariz por la que se quiere commoditizar para difusión, y con grupos de trabajo y objetivos por encima de paneles-conferencia, al modo de la Cumbre Iberoamericana) y una tradición de que el Poder Judicial informe lo que hace y lo que le falta, en forma organizada, a la sociedad (aclarando que el espíritu debe ser más de rendición de cuentas que de pontificación o autoproclamación unilateral de políticas públicas, al modo de lo que está formalizado en la Constitución de la Provincia de Chubut).

Con todas las prevenciones que anoté entre paréntesis, y otras más, ambas cosas me parecen ideas muy buenas y que nunca se habían intentado antes, y que deberían continuar.


***

Fuera de ello, hay dos líneas argumentales que decantan del libro, con las que estoy parcialmente de acuerdo. Una sería una mirada mas "agonal", y otra mas "programática", y vamos a tratarlas en ese orden


***

La primera línea nos muestra a un tribunal que en determinado momento decidió jugar políticamente, y hacerlo de un modo abiertamente hostil al gobierno. Yo he estudiado el asunto -el libro cita mi estudio- y he comprobado que claramente existen dos etapas en la relación Corte y gobierno. Sin embargo, creo también que ese dato solo no explica nada: es como si yo dijera que el referí le cobró más foules al rival de Boca en el segundo tiempo. Puede ser que haya querido perjudicar al rival, o bien puede ser que efectivamente se hayan cometido,

Aunque una evaluación completa de ese punto también trascendería este post, me bastará con decir que a mi juicio en modo alguno se la puede caracterizar como una Corte hostil. No estoy diciendo nada que no haya dicho hace cuatro años: he aquí el factchecking que hice pasando revista a quince temas políticos clave y mirando cuál fue su interferencia judicial. Como evidencia ya más puntual, aparecen específicamente documentadas las sutiles presiones de CFK a Lorenzetti -tampoco nada del otro mundo, solo una boutade- para no sacar el fallo de coparticipación, --y al respecto notamos su pleno éxito, a punto tal que terminó saliendo en el período de transición gubernamental. Es cierto que sin duda hubo cero empatía y mutuo rencor y un regodeo en la chicana, que hasta se explica porque llegó a ser win-win situation, pero el diálogo de hecho -y el libro lo corrobora- nunca se cortó.


***

La segunda línea, que se entrelaza con la anterior, nos presentaría a un tribunal muy virtuoso que luego se degradó y empezó a partir de 2010 lo que sería un largo termidor jurisprudencial, una suerte de contrarevolución contra la primavera refundacional de 2005-2009.

Aquí hay un mix de acierto y exageración, a mi juicio. Es verdad que hubo una primera etapa fantásticamente fértil, de una Corte que revirtió errores previos, fue receptiva a cosas que antes hubiera desoído, y nos dio los mejores tomos de toda la historia de su jurisprudencia. A la etapa posterior, que llega hasta nuestros días, yo la describiría más como un amesetamiento, que como una involución. Por decir algo: era posible imaginar, digamos en 2008, un tribunal que empezara a hacer audiencias al tratar todos los casos relevantes, digamos a un ritmo de dos audiencias por mes. Ni se necesita decir lo lejos que quedamos de aquella ilusión: la audiencia terminó siendo rarisima avis.

Ahí como en otros puntos, a la Corte acaso se quedó sin nafta para avanzar (lo que es distinto a decir que retrocedió); le faltó persistencia interna, convicción, insumos, acaso le faltaron señales externas para mantener ese ritmo de innovación, acaso vio que no había agua debajo, Strictu sensu, no puedo señalar un recorrido regresivo. Pero, como sea, cierto es que hoy por hoy es casi inimaginable una Corte que trate un amparo colectivo carcelario, trate casos de aborto o de derecho a la vivienda, y eso hace diez años sucedía. 


***

Como dije, el libro es básicamente completo en cuanto a los temas que uno cabría esperar que estén en un libro de este tipo, y nos sirve para hacer un repaso mental de donde estamos parados hoy. Creo que a esa lectura ha que seguirla con una tarea para el hogar -y es algo trabajoso, porque muchos leerán el libro con sesgo de confirmación, para ir a encontrar evidencias de una convicción previa-.

Pensar en clave de memoria y balance es algo que sirve porque esa evaluación implica por contraste pensar en cuál sería nuestra Corte "ideal", una cuestión que, por cierto, no es nada pacífica. ¿Queremos una Corte "acompañante" de políticas de Estado? ¿Una Corte que las "defina"? ¿Una Corte que supla de foro de democracia deliberativa y se reinvente en clave dialógica? ¿Una Corte que salga siempre en los diarios, con jueces famosos, o una que no salga nunca, con jueces ignotos? ¿Está bien, como se quejaba Kirchner, que un tribunal "nos dispute la agenda"? ¿Cuál sería, por otro lado, la opción si hay inacción de los poderes del Estado en un tema de realización de derechos, si hay un "estado de cosas incosntitucional"? Por todos lados hay más preguntas que respuestas. Así las cosas, quién sabe qué nos depara el futuro.






Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


¿ QUIENES...??? - realismo absoluto






Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


El manuel basico del PRO

, ,

Papelón: Vidal anunció obras que ya están hechas

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, quedó en falta en el distrito de Lincoln, cuando aseguró que con su Gobierno "por fin" iban a llegar las cloacas y el asfalto. El ex intendente le respondió con firmeza.

"A la gobernadora la mal informan todos sus asesores, y además las mentiras de este gobierno son increíbles. Acá hay una doble mentira, la del intendente actual que le mintió sobre la situación de la ciudad y la del gobierno provincial que no conoce el territorio", cuestionó el ex intendente Jorge Fernández.

"En nuestra gestión hemos logrado hacer asfalto, cloacas y obras sociales, no es cierto que llegue el asfalto de la mano de esta nueva gestión", agregó, y remarcó que cuando llegó a la intendencia, Lincoln venía con un retraso de más de sesenta años en obras públicas.

Según consigna RealPolitik, la ciudad cuenta con 630 cuadras con servicio de cloacas y 400 de asfalto.

El ex intendente consideró que "esto es muy poco serio y es un papelón que se mienta así descaradamente al pueblo de Lincoln y a los bonaerenses en general".

Durante la visita Vidal también anunció la adquisición de un tomógrafo para un hospital local, "que fue adquirido por nosotros mediante un leasing de Banco Provincia, cuando el gobernador era Daniel Scioli", aclaró Fernández.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Cóctel para el 2017: Proscripción de Cristina, ajuste y masacre por goteo


Es sabido que no habrá reactivación económica en 2017, ni vendrán inversiones productivas. Pero eso era sabido hace un año: ni las medidas que el gobierno tomó al final de 2015 podían hacer posible una lluvia de inversiones, ni una presunta lluvia de inversiones produciría jamás derrame alguno: solo vendrían inversiones (si hubiera capitales disponibles para invertir en el desarrollo en países emergentes, pero cualquiera con dos dedos de frente sabe que no los hay ni los habrá tampoco el año que comienza) si el "costo argentino" -básicamente el salario de los trabajadores- bajara de manera drástica. Y el salario de los trabajadores podría bajar solo mediante una escalada represiva que lo imponga. El intento de reprimir es verosímil en nuestra derecha, puesto que nunca tuvo el menor problema en recurrir a la muerte para imponer sus políticas. Pero si bien una escalada represiva es condición necesaria para bajar drásticamente los salarios, no sería suficiente para atraer inversiones productivas. Con salarios muchos más bajos que los actuales, más bajos que el salario chileno o el colombiano, tampoco es probable que haya capitales internacionales dispuestos a invertir en Argentina.

Entonces: la expectativa de una lluvia de inversiones productivas y un posterior derrame es una tontería que cualquiera con dos dedos de frente sabe que no va a ocurrir.
El problema económico para el gobierno, desde su propia óptica - ni hablemos de justicia social, algo que para el equipo de Peña y Rozitchner hay que dejar definitivamente en el pasado - es el déficit fiscal. Pero Dujovne no es la persona que puede disminuir el déficit fiscal, así como Prat Gay no era la persona culpable del déficit fiscal. El déficit fiscal es el precio de la gobernabilidad. Es el goteo de fondos que el gobierno nacional cedió a las provincias para que los gobernadores presionaran a los senadores a que voten las leyes estructurales (el régimen de participación público privada, el pago a los buitres, la anulación de la ley de Medios, el engendro en que quedó convertido el Impuesto a las Ganancias, la Ley de Presupuesto, la designación de jueces lobbystas de las corporaciones en la Corte). 

El déficit fiscal también es el precio de las dádivas con que Carolina Stanley mantiene en raya al movimiento Evítala y los fondos liberados para que los burócratas sindicales vuelvan a manejar para ellos (no para los trabajadores) la guita de las obras sociales. El macrismo no pudo bajar el déficit fiscal no por culpa de Prat Gay, sino gracias al ala política (los Frigerio, Monzó, Stanley) que se vio en la necesidad de untar los bolsillos del triunviro cegetista, Pérsico, el Chino Navarro, Pinochetto, Bossio, para lubricar la gobernabilidad argentina. El bipartidismo sistémico. Con un 25% de la población afuera, pero contenida por los programas sociales de la CTEP y Evítala, con la indulgencia distraída de la CGT y la bendición del Papa. Mientras los referentes sociales y sindicales argentinos citen al Papa como referencia, estaremos transitando un tobogán de empobrecimiento negociado. Esto conduce a un dilema entre déficit/represión. Sube la represión para que baje el déficit. Sube el déficit para no tener que recurrir a la represión.

El problema de la derecha argentina no se resuelve entonces porque Prat Gay, el presunto deficitario, sea sustituido por Dujovne, el presunto ajustador. El problema de la derecha argentina es llegar a agosto sin que haya que reprimir brutalmente el conflicto social, haciendo un ajuste amortiguado por la parálisis cegetista y con una miseria administrada entre Carolina Stanley, Pérsico y el Chino Navarro. Otro plan no hay. Perder las elecciones es peligroso para ellos, pero bajar el déficit fiscal implica bajar el empleo, abrir las importaciones, bajar el salario, subir las tarifas, ponerle un tapón al dolar hasta octubre, mientras los países vecinos devalúan y las ventajas competitivas de la economía argentina se resienten. Ya se sabe que los tarifazos de enero y febrero están dispuestos, la viabilidad de las nuevas alícuotas del impuesto a las ganancias está por verse, tanto como los efectos contenedores de la ley de Emergencia Social. Es probable que se trate de un fraude, de anuncios falsos como la meneada y fraudulenta "reparación histórica" a los jubilados.

En resumen: la gobernabilidad es costosa para la necesidad de bajar el déficit pero insuficiente para garantizar la paz social. Entonces lo que deben resolver es cuánta represión puede ser tolerable, cuánto soborno necesitan los burócratas sindicales y sociales, cuánto se puede planchar el dolar hasta las elecciones a costa de competitividad, cuánto se pueden subir las tarifas sin que se arme quilombo, cómo mantener sofocada la inflación mediante una baja de la demanda, qué ritmo de despidos hace menos perceptible el desempleo, qué densidad de humareda mediática hace menos perceptible la malaria, cómo va a a disponerse la devaluación después de las elecciones, cómo asegurarse de que esa devaluación no se discuta en paritarias futuras y los salarios vuelvan a quedar atrás, qué más cederle a la burocracia para que duerma a sus bases.

Hay que llegar a las PASO.

Este es el contexto en el que se explica la ofensiva judicial de las dos últimas semanas de 2016. Ni vale la pena ponerse a analizar la consistencia jurídica de las condenas a Milagro Sala por el acampe y por los huevazos que ella no hizo ni mandó a hacer. En esa matriz de la falta de prueba y la inatinencia lógica se prefigura el marco "jurídico" (de alguna forma hay que llamarlo) de que la derecha dispone para hacer gobernable la Argentina. Jujuy no es la excepción: es el laboratorio de prueba para extender el disparate tribunal a todo el país. El procesamiento de Cristina por asociación ilícita y la reapertura de la denuncia de Nisman contra Cristina y Timerman por traición a la patria tienen la misma matriz que se aplicó en Jujuy: no hacen falta pruebas, ni tampoco razonamientos válidos. No se los va a encontrar entre los fundamentos de la condena a Milagro ni tampoco en el procesamiento de Cristina. La base de sustentación de estos dislates judiciales no hay que buscarlos en ningún recoveco legal, sino en el aguante que le hace al gobierno y propala hacia la sociedad la corporación mediática del régimen, la que gobierna más que Prat Gay, Dujovne o Carolina Stanley.

El programa de gobierno no hay que buscarlo en ninguna llegada de las inversiones productivas con las que la derecha se hiciera ilusiones. Ya no se las hacen ni pueden trasmitírselas a sus consumidores de expectativas. El programa de la derecha está expresado, en su oscuro pesimismo económico, en las columnas de Clarín y La Nación de este fin de semana: Cristina debería ir presa por 25 años -según Blanck: "Que empiece peor, como lo está empezando, y que lo termine horrible"-; Rodríguez Larreta debe ponerle mano dura a la protesta social -según Morales Solá y Fernández Díaz-; el ultra kirchnerismo está pasando a su fase violenta y atentó en Neuquén y Mar del Plata contra la vida del presidente, por lo que debe declarárselo fuera del sistema y reprimirlo como una amenaza al orden constitucional -lo dice Morales Solá: "En Villa Traful y en Mar del Plata, los grupos violentos fueron identificados después como adscriptos al kirchnerismo, que ahora se reduce al cristinismo duro y cerril"-. No hay pruebas del ataque a piedrazos a la camioneta de macri en Neuquén, así como no se probó que Milagro Sala instigue a tirarle huevazos a Morales. A estos jueces ya no les importa probarlo. Es posible que en futuros dictámenes citen las columnas de Blanck, Morales Solá y Fernández Díaz para condenar a los dirigentes de ATE neuquinos y a Cristina como instigadora. Sería risible, si no fuera que con el mismo método se encarceló durante ya un año a Milagro y se la proscribió políticamente por los próximos tres.

"Es inexorable que vaya presa". Margarita Stolbizer celebró el procesamiento de Cristina Kirchner en la causa por corrupción en la obra pública. "Observando el avance de la causa, aparece como un destino inexorable", que sea detenida, dijo. Stolbizer, socia política de Sergio Massa, el peronista tolerable para un nuevo bipartidismo. Si a pesar de la agobiante campaña de demonización Cristina se mantiene como la líder opositora que concentra más adhesiones, el programa que considera la derecha es su proscripción. Necesitan tantear qué grado de tolerancia tendría el establishment político ante esta incierta maniobra: los Pichetto, los Massa, los Schmid, los Daer, los Pérsico, los Navarro.


Las columnas de Clarín y La Nación pueden parecer disparatadas si se las toma como piezas retóricas. No lo son si se las sitúa en su contexto. Diseñan la sociedad posible para que un partido del ajuste y el endeudamiento supere con éxito el peligro de la primera elección de medio término. 

Los jueces están haciendo en Argentina el trabajo sucio que en Brasil hicieron los senadores. A Dilma se la derrocó sin pruebas. Parece inverosímil, pero es cierto. El problema en Brasil es que Temer, después del golpe, tuvo que seguir gobernando. El problema de Macri es que después de una escalada represiva que deje al kirchnerismo fuera del sistema y endurezca la represión, tendría que seguir gobernando y bajar los salarios hasta el nivel que el capital trasnacional considere tolerable, flexibilización laboral incluida. La flexibilización se intentó en las últimas décadas muchas veces: durante el alfonsinismo, durante el menemismo, durante el delarruismo. No se pudo. En todos esos casos hubo un sector de la dirigencia gremial que puso el freno a esos intentos. ¿Serán Daer, Schmid y Acuña los dirigentes que le pongan freno a este nuevo intento? A juzgar por el brindis en Olivos de la semana pasada o no lo están advirtiendo o no les importa. ¿Se propondrán como los administradores de la flexibilización casi indolora, mientras el Evíta conjura la emergencia social repartiendo un cacho de pan dulce en la mesa de los pobres? Que todo esto salga bien requiere que demasiadas circunstancias se alineen. Si la derecha lograra proscribir a Cristina y convertir el kirchnerismo en una mala palabra, todavía queda una base social a disciplinar: hace falta naturalizar la muerte sistemática. "Bajar la edad de imputabilidad" empieza a tantear el ministro de "justicia" un clima propicio para preparar la masacre social, con la segura anuencia de massismo y el entusiasmo de un sector no menor de la clase media. 

Un endeudamiento sideral cuyo pago quede en parte pendiente para futuras generaciones es parte del menú del régimen. Quizá no sea un simple recurso extremo, sino su misma razón de ser. Pero para que este paquete de ajuste, deuda, pauperización, administración de la miseria, abolición del estado de derecho, proscripción y represión sea sustentable hace falta algo más: masivos sectores medios deben sumergirse en una ciénaga de autoengaño, de efecto enloquecedor.

No sería la primera vez que los sectores medios avalan un régimen de ajuste y represión. Lo hicieron entre 1975 y 1982. Lo habían hecho antes entre 1955 y 1972. 

El régimen de ajuste y represión no se paga solo con deuda: requiere un grado de demencia colectiva. 

Lean las columnas políticas del último fin de semana de los diarios del régimen. Ahí están las semillas de la locura. ¿Es un programa improbable? En la potencia más grande de la tierra está por asumir Donald Trump. Lo dejo a tu criterio. "Taller La otra "




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Sobre "Los Supremos" de Irina Hauser

  Por Gustavo Arballo: autor del blog: "Saber de  Leyes, no es saber derecho"


Es posible que uno de los libros del verano -y no estoy hablando del micromundo jurídico- sea "Los Supremos" de Irina Hauser, y vamos a hacerle una reseña ponderativa ahora y unas observaciones críticas luego.

Adelanto que, como lo hice en el caso de Lorenzetti y su "El arte de hacer justicia" de 2014, no voy a criticar al libro por cosas que el libro no se propone hacer. Este libro está, digamos, en la línea de Hacer la Corte de Verbitsky, o de libros americanos tales como The Brethren de Bob Woodward (de 1979, sobre la Corte Warren), o los de Jeffrey Toobin sobre la Corte contemporánea, The Nine y The Oath. Ergo, es inapropiado juzgar a este con el mismo criterio que evaluaríamos libros académicos como la monumental "Historia de la Corte Suprema" dirigida por Alfonso Santiago o el libro de Horacio Rosatti "Derechos humanos en la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (2003-2013)" por poner dos ejemplos dispares.

***

"Los Supremos" es relativamente corto (330 páginas), de prosa ágil pero no superficial, atrayente y caritativa para el lector no letrado, ya que aparece desprovisto de ripios técnicos o digresiones leguleyas, de las que mas bien se desentiende, buscando un ángulo de narración en clave de crónica, fuertemente anclado en la realpolítik y en las internas del tribunal --un libro que acaso sea un buen copetín para los Jerome Franks y los cultures de la no-escuela del realismo jurídico de este mundo.

El relato, que se organiza en orden cuasi cronológico abarcando desde el tumultuoso derrumbe de la Corte de los nueve hasta el complejo alumbramiento de la Corte modelo 2016, es sustancialmente una versión muy expandida de la extensa pieza que Hauser publicó en 2015 en Anfibia, "Los restos de la Corte", curada y complementada con textos que son de la propia casuística (sustancialmente similares a los escritos en la cobertura de cada fallo o cuestión para P12) y otros de biográficos y de contexto (originales).


***

No me voy a privar de incluir algún caveat, pero antes de eso doy por (muy) buena la solvencia del libro como síntesis panorámica, y como collage impresionista de la microfísica del Poder Judicial, punto en el cual podría ser el suplemento de casos de aquel libro de antropología jurídica de Leticia Barrera, La Corte Suprema en Escena (y esto nos da pie para decir que, mutatis mutandis, todas las instituciones tienen sus parafernalias y sus tics, y muchas sus ascensores privados, etc., lo que implica que no hay singularidad argentina -tampoco en esto).

El anecdotario es surtido, entretenido y profuso, incluyendo escenas surrealistas como la firma de la sentencia en un velorio, y a los efectos de esta reseñá podemos conceder un galardón compartido ex aequo entre la anécdota del serrucho de Zaffaroni y las instrucciones para ingresar al despacho del Doctor Fayt (puedo justificar absolutamente a ambos, serrucho intimidante e instructivo, pero no, no es el punto aquí).

Siempre hay que estar alerta, por cierto, a que el ruido de las anécdotas no tape el sonido de lo que el tribunal finalmente hace -y Hauser resalta, correctamente, la virtud oxigenante y renovadora y las grandes páginas de jurisprudencia que entregó la Corte refundada-. Del mismo modo, es fácil incurrir en la simplificación -y conviene tenerlo en cuenta al leer el libro, para no dejarse llevar por espejismos presidencialistas- de que se trató de algo así como la-corte-de-Lorenzetti. La verdad es que fue -es y será- algo mucho más complejo. El libro, por ejemplo, destaca bien el rol más silente de Maqueda, que por voluntad propia ha preferido ponerse al margen de las luminarias, y por ello es fácil confundirse y asumirlo como un juez poco relevante es todo lo contrario (metáfora a mano del astrofísico: es un agujero negro, muy gravitante pero no visible).

En ese nivel, de dificil escrutinio para el no iniciado, aparecen bien identificados muchos personajes laterales, desconocidos para el gran público, que son los Leo Ponzios y los Sergio Busquets de la Corte Suprema: jugadores mucho más incidentes de lo que registra el público general. Así encontramos párrafos dedicados a la frondosa segunda línea de la Corte, algunos que ya no están y otros que siguen: Cristian Abritta, Alfredo Kraut, Rolando Gialdino, Albino Gómez, la muy visibilizada María Bourdin, el otrora poderoso Nicolás Reyes y el que sería su equivalente actual, Daniel Marchi,  En general, el libro acierta al identificar la base rítmica de esos músicos sesionistas en el sonido del grupo, e incluso suman las notas de color sobre ordenanzas y mozos y sus vicisitudes palaciegas.


***

Como digresión 1, en favor de Hauser: no estoy en la Corte, pero obviamente conozco algo de lo que pasa ahí, por testimonios amigables directos o por inferencias razonadas y concordantes. Basado en ello, puedo dar fe de que, fácticamente, lo que se cuenta en el libro es en lo sustancial cierto, y no encuentro nada que podría calificar con presunción de bolazo o inverosimilitud. Le asignamos entonces vocación de certeza en el plano de los hechos -no necesariamente de completitud, porque hay obviamente cosas que han sucedido y ni el libro dice ni yo conozco- .

Como digresión 2, en favor de la Corte: si uno lee el panóptico "Hacer la Corte" el ritmo era frenético, como cuarenta capítulos a razón de una causal plausible o potente de destitución por capítulo, y el libro cubría tres años. Acá vemos bajo pasar el microscopio una docena de años, y lo peor que vemos son decisiones objetables, aspectos poco decorosos, algo de hybris y alguna reverencia inoficiosa hacia intereses creados e hipocresías institucionales, errores forzados y no forzados, un pasivo computable y contingente, pero al fin y al cabo -mi sensación- nada gravísimo al menos siguiendo la vara usual de evaluación de conductas públicas. Así, creo que por razones exógenas el libro es menos pirotécnico que aquel de Verbitsky, porque ni en el lado A (visible) ni en el lado B (subterráneo) había ni por asomo la misma materia prima en términos de reprochabilidad -y si mucha de tono luminoso-, y eso es un punto para el tribunal pero además lo excede, porque lo es para el ecosistema político del siglo XXI.


***

Dicho esto, y con felicitaciones a Irina por su labor, queda recomendada la adquisición y lectura de "Los Supremos". Luego, si les interesa, pueden pasar por aquí mañana mismo para leer post con algunas notas sobre algunas reservas conceptuales y apostillas críticas que podría hacerle al libro, y si esta reseña es un aperitivo para entrar en Los Supremos, les recomiendo leerlo y dejar mis observaciones para el postre.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Lo desmintieron pero acá está el recibo

Un sueldo de asesor de 70.000 pesos sin antecedentes ni tareas especificas. Una forma encubierta de pagar los servicios del padre, que es "prensero" de bergman y otros.

En el ministerio de Sergio Bergman. Pero sucede en la mayoría de la estructura actual de Cambiemos.
Se trata este caso de Juan Francisco Roust Elgue, designado en los últimos días del año pasado como asesor de la Secretaría de Coordinación Interjurisdiccional del Ministerio de Ambiente y Desarrollo sustentable.
Cuenta con un sueldo sorprendentemente alto: según el Boletín Oficial, su remuneración mensual será de 2600 Unidades Retributivas, lo que equivale a casi 70 mil pesos.
Anoche escuché a un diputado oficialista que se trataba de un error administrativo. El error está cobrando ese haber desde noviembre.
Al menos hasta que lo descubrieron.

EN NOMBRE DEL PADRE

El único merito es "ser hijo de",  su padre el prensero Eduardo Darío Roust de 60 años (DNI Nº 13523576) , es titular de la empresa Rilke Comunicación trabaja para el PRO en el área de Jefatura de Gabinete y para la provincia de Buenos Aires.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Y ademas.... es corrupto

En Uruguay ya se preguntan si Macri es el presidente más corrupto del mundo

Un importante semanario de ese país lanzó el interrogante. Sociedades en paraísos fiscales, inconsistencias en las declaraciones juradas y denuncias por irregularidades en la gestión.

La portada de la edición de hoy de la revista semanal Caras&Caretas de Uruguay propone una pregunta inquietante: ¿es Mauricio Macri el presidente más corrupto del mundo?na exageración, la enumeración de razones le va dando consistencia al planteo: 50 sociedades offshore en 11 paraísos fiscales, omisiones en las declaraciones juradas, antecedentes oscuros, movimientos millonarios en sus cuentas bancarias y nuevas denuncias penales.

En una nota firmada por su director, Alberto Grille, Caras&Caretas Uruguay, que no tiene vinculación alguna con la publicación del mismo nombre que se edita en Argentina, hace un rapaso de todos los actos de corrupción que se le endilgan al mandatario argentino, tanto aquellos que corresponden a su etapa como empresario como los que presuntamente cometió desde la función pública.

En uno de los párrafos de la extensa nota, el influyente semanario oriental afirma que Macri "es uno de los personajes políticos más corruptos del mundo y, si esa realidad no afecta todavía gravemente su imagen pública en Argentina, es porque existe una enorme connivencia de los grandes medios de comunicación".





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Bergman: rezos y agua bendita?

El ministro de Ambiente, Sergio Bergman, decidió no comprar la cantidad de aeronaves hidrantes necesarias para evitar los daños que se produjeron en los incendios, pese a que había previsto que el equipamiento era imprescindible y a pesar de que utilizó solo la mitad del presupuesto que tenía para este fin en 2016. Se trata de una dotación para extinguir el fuego que hubiese sido seis veces mayor a la utilizada en los últimos días.

A mitad del año pasado, el equipo técnico de la cartera medioambiental evaluó que era necesario un nuevo equipamiento, pero el ministro decidió no hacer la compra. Sin embargo, la licitación estuvo lista en un documento en su despacho todos estos meses, con la leyenda: "Contratación de un Servicio de Medios Aéreos de Ala Rotativa para ser afectado a las jurisdicciones provinciales, parques Nacionales y diversas regiones del Sistema Federal de Manejo del Fuego, dependiente del MINISTERIO DE AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE, por un período de VEINTICUATRO (24) meses".

El texto, al que accedió El Destape, preveía la adquisición de aviones y helicópteros dedicados a controlar los incendios que se podrían ocurrir durante el verano. El rabino optó por no realizar la transacción, y a cambio pidió rezar como prevención. La licitación todavía no se hizo, y durante los incendios de La Pampa, según precisó el propio Ministerio, se usaron solo dos helicópteros y un avión hidrante.

Pero los fondos estaban. De hecho, el ministro sólo utilizó el 51% del dinero que le habían girado para prevenir incendios. El Sistema Federal de Manejo del Fuego dejó sin usar el 49% de las partidas que tenía disponibles: de los $450 millones presupuestados, apenas aprovechó 232 millones de pesos. Es por eso que el Presupuesto 2017 tiene una reducción significativa en el área.
Esta subejecución se repitió en todos los programas del Ministerio y en todas las áreas. Pero en algunas provincias fue más grosero. En Río Negro, una de las zonas afectadas preveía destinar $1.282.000 para evitar incendios. No obstante, solo se pagaron 80.000 pesos: un 6% del total para prevenir incendios de pastizales, que fue lo que ocurrió en estos días.

A Bergman le habían recomendado comprar helicópteros semipesados de extinción y transporte de brigadas. Para eso le habían redactado un texto listo con la licitación para que el rabino la firme, pero no lo hizo, pese a que esa primera convocatoria se hubiera efectuado recién a los siete meses de su asunción. Allí se consignaba que la disponibilidad de aeronaves debía ser de seis unidades durante los meses del verano.
El Ministerio de Ambiente admitió a fines del año pasado que solo cuenta con dos helicópteros y que esperaba comprar otros seis, aunque se demoró y la dotación no llegó al verano.

"Esa licitación era indispensable, pero no se hizo. No hay equipamiento para estos incendios" admitió un funcionario nacional. En diciembre, el rabino había admitido en el portal Infobae que la licitación no había prosperado.

Las ofertas de esa licitación se iban a hacer de forma abierta "en un acto formal ante los funcionarios designados a tal efecto, y ante todos aquellos que desearen presenciarlo, quienes podrán verificar la existencia, número y procedencia de los sobres, cajas o paquetes dispuestos para ser abiertos. Asimismo, se labrará un acta que será firmada por los mencionados funcionarios y por los oferentes presentes que desearan hacerlo". Las compras nunca se hicieron, y el ministro volvió de sus vacaciones recién una semana después de que se prendieran fuego más de un millón de hectáreas en el país.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Intentando borrar los rastros que dejaron los amigps que vaciaron en el Proceso

BCRA – DICTADURA. Sturzenegger ordenó quemar la investigación de los delitos financieros perpetrados entonces, entre otras, por empresas de los Macri

Dándose cuenta de que no vendrán inversiones productivas, el nuevo ministro Dujovne levantó las restricciones a los capitales golondrina de tener que permanecer cuatro meses (120 días) para que entren y salgan a piaccere. Mientras, la mesa de dinero del Banco Central se puso en manos de un ex alto directivo del HSBC, el banco campeón en fuga de divisas, que también proveyó de una alta ejecutiva para la UFI, supuestamente encargada de evitar esas fugas y evasiones. Y ahora llega la confirmación de que pretenden borrar las huellas de un pasado que identifica y condena a los evasores (al parecer, con el incendio del depósito de Iron Mountain en Barracas no alcanzó). Como suelo decir y repetir: solo falta que nombren al cura Grassi al frente de Minoridad. ¿Por qué no? ¿Acaso no se puso a Bergmann al frente de Medio Ambiente? Hay quienes se ilusionan pensando en helicópteros, pero es bueno recordar que ante hubo corralitos y un montón de muertos.

Quema de expedientes: Frenan la investigación de delitos financieros durante la dictadura

POR MARIANA ESCALADA Y AGUSTÍN RONCONI / EL DISENSO

Primero fueron despidos masivos, luego desmantelaron el área de DDHH que investigaba los crímenes financieros durante la dictadura y la complicidad de los funcionarios del BCRA como Carlos Melconián. El directorio del BCRA solicitó suspender la investigación y hoy Federico Sturzenegger ordenó quemar los sumarios y expedientes comprometedores.

La inquisición llegó al BCRA

Federico Sturzenegger, titular del BCRA, solicitó hoy que se quemen diversos sumarios y expedientes comprometedores que se encuentran en el edificio de la entidad, en los que se investigaron irregularidades de diferentes empresas a lo largo de los últimos años según publicó el portal InfoNews. Entre las firmas comprometidas en esos documentos se encuentran Shell, Citibank y grandes cerealeras, entre otras, que estaban bajo la mira de la gestión anterior, liderada por Alejandro Vanoli. El directorio del BCRA también había pedido que se deje de investigar el rol que cumplieron algunos empresarios en la última dictadura.

Desmantelar fue la tarea

Como te contamos en febrero de 2016 en la investigación "despidos en el BCRA: Frenan la investigación de delitos financieros durante la dictadura" el objetivo de los despidos en el BCRA era desmantelar el área de DDHH que investigaba la complicidad de funcionarios del BCRA durante la última dictadura. Funcionarios como Carlos Melconian, flamante presidente del Banco Nación quien en el año 1982 ocupó la gerencia de Investigaciones Económicas y la sub-gerencia del Área Externa del Banco Central de la República Argentina y en el año 1986 se desempeñó como Jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central.

En el año 2009, los auditores Miguel Ángel Espeche Gil, Julio Carlos González, Graciela González y Néstor Forero presentaron un documento en donde se detallan maniobras fraudulentas realizadas por más de 500 empresas entre 1981 y 1983, con deudas que van de los 4 a los 1000 millones de dólares y que "se beneficiaron del erario público, afectando la vida y dignidad del pueblo argentino y produciendo un estrago social".

El informe de los auditores presentado ante el juez explica en que consiste esta deuda:

La maniobra consistía en la colocación de fondos propios en plazos fijos en el exterior, recibiendo como contrapartida un préstamo de la misma entidad bancaria, sirviendo el plazo fijo como garantía a estos créditos. Los plazos fijos en el exterior no se informaban al BCRA, en muchos casos, estos plazos fijos tampoco figuraban en los libros y balances de las sociedades.

¿Cuáles son las compañías que se beneficiaron con esta operatoria?

Cristina, en su discurso del 10 de Enero de 2013, le dirigió un párrafo especialmente dedicado a Macri:

"Escuchaba al jefe de Gobierno, que nos pedía que dejáramos de ser deudores… Le recomendaría que hable con su papá, porque Sevel y Socma fueron dos empresas cuyas deudas fueron estatizadas en 1982. Si tu papá era empresario y se hicieron cargo de la deuda, yo no digo que me aplauda, pero por lo menos un respetuoso silencio y no decir frases que seguramente alguien le dijo que debía decir".

El 23 de Marzo de 2015, Vanoli al frente del BCRA, dio una conferencia de prensa anunciando la publicación de las Actas que dan cuenta de esta estafa al pueblo argentino:

"Vamos a estar dando a conocer las actas del directorio que eran secretas y van a servir para que todos tengamos en claro lo que significó la dictadura en nuestro país"

Vanoli precisó que a través del área de DDHH del BCRA solicitó que: "se investiguen todas las actas", ya que "es una contribución esencial a la memoria para ver cómo se generó la deuda externa y esto es útil para las comisiones investigadoras", y casi previendo lo que podía pasar en un futuro cercano agregó:

"La política económica de la dictadura fue un genocidio social. Hay sectores de la oposición que tienen nostalgia de esas políticas económicas y esto ayuda a ver que no sirvieron. Hay candidatos que quieren volver a endeudar al país".

400 páginas sobre la estafa

Eduardo Codianni formaba parte de la SubGerencia de promoción de los DDHH del BCRA. Lic. en Relaciones Internacionales con Postgrados en Desarrollo Económico y Docencia Universitaria, docente universitario y en el ámbito privado, trabajó en la Comisión de Derechos Humanos del Congreso y durante 5 años en el Ministerio de Defensa en la Secretaria de Asuntos Internacionales donde realizó el Informe Rattembach.

En un video Coddiani explicó en la subgerencia del BCRA tenían una investigación de 400 paginas sobre esta estafa y no se las dejaron publicar:

En todo estás vos…

23 mil millones de dolares es el perjuicio que las siguientes empresas asociadas a la dictadura le ocasionaron al estado nacional. Los principales beneficiados fueron:

01 – Cogasco SA 1.348.000.000
02 – Autopistas Urbanas SA 951.000.000
03 – Celulosa Argentina SA 836.000.000
04 – Acindar SA 649.000.000
05 – Banco Río 520.000.000
06 – Alto Parana SA 425.000.000
07 – Banco de Italia 388.000.000
08 – Banco de Galicia 293.000.000
09 – Bridas SA 238.000.000
10 – Alpargatas SA 228.000.000
11 – CitiBank 213.000.000
12 – Cía. Naviera Perez Companc 211.000.000
13 – Dalmine Siderca 186.000.000
14 – Banco Francés 184.000.000
15 – Papel De Tucumán 176.000.000
16 – Juan Minetti SA 173.000.000
17 – Banco Mercantil 167.000.000
18 – Aluar SA 163.000.000
19 – Banco Ganadero 157.000.000
20 – Celulosa Puerto Piray 156.000.000
21 – Banco Crédito Argentino 153.000.000
22 – Banco Comercial del Norte 137.000.000
23 – Banco de Londres 135.000.000
24 – Banco Tornquist 134.000.000
25 – Banco Español 134.000.000
26 – Sade 125.000.000
27 – Sevel 124.000.000
28 – Banco de Quilmes 123.000.000
29 – Parques Interama 119.000.000
30 – Cía. De Perforaciones Río Colorado 119.000.000
31 – Swift Armour 115.000.000
32 – IBM 109.000.000
33 – Banco Sudameris 107.000.000
34 – First National Bank Of Boston 103.000.000
35 – Astra A Evangelista SA 103.000.000
36 – Mercedes Benz 92.000.000
37 – Banco De Crédito Rural 92.000.000
38 – Deutsche Bank 90.000.000
39 – Industrias Metalúrgicas Pescarmona 89.000.000
40 – Banco Roberts 89.000.000
41 – Banco General de Negocios 87.000.000
42 – Alianza Naviera Argentina 82.000.000
43 – Propulsora Siderúrgica 81.000.000
44 – Ford 80.000.000
45 – Astilleros Alianza SA de Construc. 80.000.000
46 – Masuh SA 80.000.000
47 – Continental Illinois National Bank 76.000.000
48 – Banco Shaw 73.000.000
49 – Pirelli 70.000.000
50 – Deere and Company 69.000.000
51 – Cemento Noa 67.000.000
52 – Banco Supervielle 65.000.000
53 – Alimentaria San Luis 65.000.000
54 – Loma Negra 62 .000.000
55 – Selva Oil Incorporated 61.000.000
56 – Macrosa 61.000.000
57 – Sideco Argentina 61.000.000
58 – Chase Manhattan Bank 61.000.000
59 – Bank Of America 59.000.000
60 – Astra Cía. Argentina de Petroleo 59.000.000
61 – Deminex Argentina 57.000.000
62 – Industrias Pirelli 56.000.000
63 – Esso 55 La Penice S A 53.000.000
64 – Manufactures Hanover Trust 53.000.000
65 – Petroquímica Comodoro Rivadavia 52.000.000
66 – Cia General Fabril Financiera 52.000.000
67 – Panedile Argentina 51.000.000
68 – Fiat 51.000.000
69 – Banco Pcia. de Buenos Aires 50.000.000

Otros 11.116.000.000





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com