martes, 24 de enero de 2017

“Hoy nos gana Cristina”-



http://info135.com.ar/2017/01/24/macri-reunio-a-su-mesa-chica-en-olivos-hoy-nos-gana-cristina/


Macri reunió a su mesa chica en Olivos: "Hoy nos gana Cristina"

El presidente Mauricio Macri reunió a su mesa chica en la residencia de Olivos para estudiar como enfrentar a la ex presidenta Cristina Kirchner, quien según datos oficiales tiene un 48 por ciento de imagen positiva en la provincia de Buenos Aires. La reunión contó con la presencia de Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta, Jaime Duran Barba y María Eugenia Vidal.

Según el periodista Pablo Ibañez, del diario Clarín, contó algunas de las variantes para enfrentar a la ex mandataria, aunque su principal sueño es que no se presente o lo haga por Santa Cruz. En todas las encuestas, pese a la brutal campaña de desprestigio montada por el gobierno nacional, el partido judicial y los medios hegemónicos, no hicieron mella en la figura de la ex presidenta, más bien creció el año pasado en todas las encuestas.

En los trabajos de los analistas, hoy por hoy, aparecen solamente Macri y Cristina. El dirigente Sergio Massa viene cayendo mes a mes en la provincia de Buenos Aries y su alianza con Margarita Stolbizer lo alejo más de los bonaerenses que se sienten peronistas. Paralelamente, aquellos sectores que miraban con simpatía a Macri se horrorizaron en diciembre cuando el massismo firmó el proyecto de Ganancias con el FpV. "Massa perdió por ambos lados, no hay más ancha avenida del medio", dijeron en la reunión.

El gobierno fantasea que ese 47% de imagen positiva no se traslade a los votos en las elecciones. Confían que solo la votaría un 30% de los bonaerenses, a los que consideran "fanáticos" por apoyar a Cristina Kirchner.

Aspiran, según trascendió, que finalmente cuando llegue el cierre de las listas, el peronismo se parta en dos: los más k y los moderados.  Una hipótesis hoy alejada de la realidad, a partir del congreso de unidad realizado en La Matanza, el pasado diciembre. Hoy hay diferencias, pero todos los intendentes consideran que hay que ir con lista de unidad o como mucho a una PASO, pero todos juntos.

En la reunión se elogiaron los trabajos "optimistas" del consultor español, Roberto Zapata, quien confía que si la economía mejora habrá más chances para Cambiemos.

El problema principal de Cambiemos son los nombres para las listas. Vidal, ya hemos explicado en este Portal, no la quiere a Elisa Carrió. Considera que la campaña tiene que tener su estilo, con sonrisa, sin gritar y sin grandes denuncias. Carrió sería lo opuesto: denuncias de corrupción a Cristina, a Massa y algún funcionario de la misma Vidal, además de no aceptar a Jorge Macri, considerado un corrupto por la diputada de la Coalición Cívica. Por ahora, todos consideran que Carrió debería ir por Capital Federal, algo que pone muy contento a Rodríguez Larreta, para ponerle límites a Martín Lousteau si se presenta.

Entre las alternativas para la provincia, se analiza hasta qué punto el apellido Macri ayudará, ya que las encuestas le dan mal al presidente. Aquí se dividen las aguas y no descartan llevarlo en las listas a Jorge Macri, el intendente de Vicente López, el primo pobre de la Famiglia.

La reunión de la mesa chica terminó con la duda de saber si Cristina jugará por la provincia de Buenos Aires, elegirá Santa Cruz o directamente no se presentará a ocupar ningún cargo. Las dos últimas opciones son el sueño de Cambiemos, la primera los aterroriza.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


#NIUNAMENOS CONVOCA A UN PARO INTERNACIONAL PARA EL 8 DE MARZO


"Paramos por las que nos faltan"
#NUM convoca a un paro internacional de mujeres, para el 8 de marzo, en coordinación con otras 30 organizaciones de diferentes países. La medida busca visibilizar y enfrentar las inequidades y violencias sufridas por las mujeres en todo el mundo.El 19 de octubre pasado tuvo lugar el primer paro nacional de mujeres, previo a la convocatoria #VivasNosQueremos.
(Imagen: Sandra Cartasso)   Por Mariana Carbajal
El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, tendrá una fisonomía distinta. Las mujeres volverán a tomar masivamente las calles, en un paro internacional de mujeres, con movilizaciones, como adelantó a fines del año pasado PáginaI12. Ayer se lanzó la convocatoria en el país desde el Colectivo #NiUnaMenos, con amplia repercusión. Pero se está gestando una articulación global en una treintena de ciudades de países latinoamericanos, europeos y Estados Unidos. La medida de fuerza, inédita, busca denunciar la desigualdad histórica de las mujeres en la sociedad y sus múltiples consecuencias: desde las violencias machistas –y su expresión más extrema, los femicidios– hasta las muertes por abortos inseguros, el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que recae mayoritariamente sobre sus espaldas, la brecha salarial en relación a los sueldos masculinos, y la precarización laboral. Las demandas tendrán su propia impronta y modalidad de adhesión en cada lugar, con un denominador común: se trata de una respuesta a la actual violencia social, legal, política, moral y verbal experimentada por las mujeres en distintos territorios y latitudes.

"Este 8 de marzo la tierra tiembla. Las mujeres del mundo nos unimos y organizamos una medida de fuerza y un grito común: Paro Internacional de Mujeres. Nosotras Paramos. Hacemos huelga, nos organizamos y nos encontramos entre nosotras. Ponemos en práctica el mundo en el que queremos vivir": comienza el llamamiento difundido ayer en redes sociales desde #NUM. La propuesta es que el paro comience a partir de las 13, con posterior movilización desde el Congreso a la Plaza de Mayo. En distintas ciudades del país, organizaciones de mujeres y otros colectivos están definiendo las formas como se sumarán. Además de la marchas, en la discusión internacional se está barajando, por ejemplo, la posibilidad de boicotear ese día a las empresas que usan el sexismo en sus publicidades o en su enfoque hacia las trabajadoras, y el escrache a personajes públicos misóginos, como posibles formas de adhesión.

El llamamiento difundido por #NUM señala: "Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras".

Después del paro de mujeres del 19 de octubre se produjo una fuerte resonancia internacional, en la que grupos de mujeres activistas de distintas partes del mundo comenzaron a tejer alianzas para construir un momento conjunto de lucha, precisó la socióloga e investigadora María Pía López. "Pensamos el paro como un llamado de atención contra una ofensiva neoconservadora que intenta ir contra derechos, libertades y vidas. Esa ofensiva implica una suerte de caza de brujas y repone principios misóginos y racistas. Va desde discursos públicos y medidas políticas hasta el femicidio", explicó en diálogo con PáginaI12 María Pía López, integrante del colectivo de periodistas, escritoras, y ensayistas desde donde se organizó el primer paro de mujeres en el país (19 de octubre), en articulación con sindicatos, agrupaciones políticas, estudiantiles, las campañas por el Derecho al Aborto y contra las Violencias, entre otros espacios, luego de las masivas movilizaciones del 3 de junio de 2015 y 2016.

En la convocatoria lanzada por #NUM, se enumeran las razones de la medida de fuerza. Entre otras: "Paramos porque nos faltan las víctimas de femicidio, voces que se apagan violentamente al ritmo escalofriante de una por día sólo en la Argentina. Nos faltan las lesbianas y travestis asesinadas por crímenes de odio. Nos faltan las presas políticas, las perseguidas, las asesinadas en nuestro territorio latinoamericano por defender la tierra y sus recursos. Nos faltan las mujeres encarceladas por delitos menores que criminalizan formas de supervivencia, mientras los crímenes de las corporaciones y el narcotráfico quedan impunes porque benefician al capital. Nos faltan las muertas y las presas por abortos inseguros".

–¿Cómo se inscribe esta nueva convocatoria después de la multitudinaria marcha de mujeres en Washington del último sábado, con réplicas diversas ciudades del mundo? –le preguntó PáginaI12 a Verónica Gago, investigadora del Conicet y docente de la Unsam, también parte de #NiUnaMenos:

–La marcha de las mujeres de este fin de semana en Estados Unidos y en otras partes del mundo exhibió una política más allá de las urnas, en repudio a la campaña y las promesas de Trump contra migrantes, mujeres y personas trans, y mostró a la vez una expresión festiva y burlona del desacato. Esas imágenes y discursos –que circularon por todos lados– nos envuelven en esta marea que va más allá de las fronteras –como le dicen las compañeras italianas– y nos muestra de nuevo la fuerza y la escala global del movimiento. Al calor de este ciclo y en vistas al 8M, estamos haciendo una coordinación entre 30 países, el texto del llamamiento ya está en árabe y en chino, en mapudungún y en portugués, en inglés y en griego, y hay compañeras traduciendo al quechua y al aymara, entre otras lenguas. Se trata de una coordinación que es a la vez de redes y de cuerpos, de movimientos sociales y de sindicatos, de autoconvocadas y de activistas de la diversidad. La internacionalización del movimiento de mujeres disputa la idea de que la única legitimidad de movimiento y de construcción a escala global sea la del capital.

–¿Cuál es el espíritu de esta convocatoria al paro internacional en el país?

María Pía López: –Nosotras consideramos el femicidio como la punta del iceberg de un sistema de violencias y venimos denunciando el conjunto de situaciones en las que ese sistema se inscribe. Paramos por las mujeres que nos faltan –las asesinadas, las que murieron en abortos inseguros, las que están secuestradas en redes de trata y explotación, las militantes encarceladas, las presas por delitos de pobreza– pero también por todas nosotras, porque sobre las mujeres recae el mandato del trabajo no remunerado en la casa y en el cuidado, porque cobramos en muchos ámbitos menos que los varones, haciendo igual trabajo, porque somos las más afectadas por políticas de ajuste económico. Paramos porque creemos que a la crueldad se le contesta con más feminismo y con más organización. Un paro es una medida de fuerza pero también de construcción de una fuerza, de evidencia de esa fuerza común, de la que formamos estando juntas. En el paro del 8 esperamos que resuenen los conflictos que atraviesan distintos sectores sindicales y organizaciones, que resuene desde el reclamo mapuche por las tierras hasta la defensa de la ciencia y del trabajo, la situación de las despedidas y las que tienen trabajos precarios, las migrantes y las perseguidas. Que el paro recoja las tradiciones de lucha, los pañuelos de las Madres, las libertades que faltan, los deseos de todas. Acá tendrá su color y sus palabras, y otras en cada uno de los países. En esa polifonía, sin embargo, se reconocerá un texto común: ¡decimos basta!

Los puntos del llamamiento
El llamamiento al paro internacional de mujeres en la Argentina es para denunciar:

Que el capital explota las economías informales, precarias e intermitentes de las mujeres.
Que los Estados nacionales y el mercado las explotan cuando se endeudan.
Que los Estados criminalizan los movimientos migratorios femeninos.
Que las mujeres cobran menos que los varones y que la brecha salarial promedia el 27 por ciento.
Que no se reconoce que las tareas domésticas y de cuidado son trabajo que no se remunera y suma, al menos, tres horas más a las jornadas laborales femeninas.
Que esas violencias económicas aumentan la vulnerabilidad de las mujeres frente a la violencia machista, cuyo extremo más aberrante son los femicidios.
"Paramos para reclamar el derecho al aborto libre y para que no se obligue a ninguna niña a la maternidad. Para hacer visible que mientras las tareas de cuidado no sean una responsabilidad de toda la sociedad nos vemos obligadas a reproducir la explotación clasista y colonial entre mujeres. Para salir a trabajar dependemos de otras. Para migrar dependemos de otras. Paramos para valorizar el trabajo invisibilizado, que construye red", dice la convocatoria.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Una entrevista altamente aleccionadora que derriba mitos "garcas"

ENTREVISTA AL ARQUITECTO JAIME SORÍN SOBRE EL BARRIO DE LA TÚPAC AMARU EN JUJUY
La utopía de la ciudad compartida
El ex decano de la Facultad de Arquitectura (UBA) reflexiona sobre el Cantri, ciudad construida por la organización liderada por Milagro Sala, y lo define como una experiencia donde "la vivienda se trabajó como un problema integral de inclusión".
"El barrio no sólo resuelve vivienda, resuelve la salud, la educación, el trabajo."
"Si este gobierno lo entendiera, la experiencia del barrio de la Túpac le aportaría muchísimo, porque lo que hizo la organización fue hacer realidad los objetivos del milenio establecidos por la Unesco." Jaime Sorín es arquitecto, ex decano de Arquitectura de la UBA, y en esta entrevista reflexiona sobre la ciudad construida por la organización que lidera Milagro Sala en el Alto Comedero: el Cantri de la Túpac Amaru, visitado por especialistas europeos –cuenta– que la vieron como posible modelo de ciudad poscapitalista. El entramado de casas con escuela, centro comunitario, centro de salud y parque acuático tiene como mirador el templo Kalasasaya, réplica del espacio sagrado de las comunidades aymara en Bolivia. Sorín está convencido de que ese punto en lo alto del valle también explica por qué fue posible hacer esa ciudad. "Al convertir un instrumento de política de vivienda en 'otra' política, que ponía el centro en la reivindicación de derechos sociales y económicos de sujetos hasta entonces estigmatizados por un ordenamiento jerárquico, étnico y social, la Túpac impuso el derecho a la ciudad como espacio socialmente compartido, introduciendo la posibilidad de construir una ciudad en la que todos tengan derecho a transformarla para vivir dignamente", dice Sorín.

–¿Cuál fue su primera impresión en el barrio?

–Fue una sorpresa encontrar una estructura urbana nada común en barrios tradicionales de planes federales, pensados como barrios dormitorio. Pero lo segundo es que al entrar en el barrio no sólo ves una trama urbana, sino una estructura social que sostiene un proyecto de vida. Además de viviendas, hicieron fábricas, talleres que contribuían a la aparición de las casas. Pero al fondo encontrás el Parque de los Dinosaurios, por ejemplo, que es realmente impresionante porque nadie espera que en medio de un barrio exista un parque de diversiones para chicos, con actividades para familias, con espacios de sombras y quinchos. Luego, la enorme explanada de agua, que no tuvo profesionales que la piensan a través de geometrías. Y al subir al templo, lo que se ve desde arriba es notable, porque habla sobre todo de otra manera de mirar la vida, que no es la de los profesionales, ni del Estado. Desde allí, se ve el valle con los tanques de agua con imágenes de Túpac, el Che y Evita. Y luego están las frases que van apareciendo en las paredes. Cuando te metés en la textil –donde hay una disciplina de trabajo que envidiarían muchos talleres comerciales–, una pared tiene un enorme cartel que dice: campesino, el patrón no comerá más de tu pobreza. Todo es sumamente impactante, una ciudad hecha por desocupados, porque el Colegio de Arquitectos pasó honorarios muy elevados y tampoco hubo una universidad para articular el trabajo. La gente se autoformó.

–Recién habló del templo. ¿De que habla una ciudad cuando está atravesada por esa dimensión simbólica?

–El templo es el lugar desde donde se ve la ciudad. Pero también, el lugar para la celebración (NdR: del Inti Raymi, del día de la Pachamama, entre otras ceremonias). Ahí te dabas cuenta por qué se pudo hacer este barrio. Cuando ves la planimetría de un barrio hecho por el Estado, notás la mano profesional. En cambio, acá notás la mano de la vida. Te aparece la escuela. El centro social. El centro de salud. Esa escuela impresionante para quienes tienen capacidades diferentes. Y después, los lugares de trabajo. Creo fue lo que impactó muchísimo afuera, por lo que fue tomada como ejemplo por revistas europeas.

–Usted opuso este modelo a los barrios dormitorio y al paradigma del viviendismo, de pura construcción de metros cuadrados. ¿Hay otros modelos así?

–No. Desde los barrios construidos por los ingleses en adelante, tenés barrios dormitorio, algunos más integrados a la trama urbana, otros menos. En los últimos 30 años se hicieron, además, barrios afuera con lógica de operaciones inmobiliarias. Barrios en el conurbano y en el interior del país con viviendas a dos o tres kilómetros de los centros. Cuando la gente tiene un problema de salud, debe ir con urgencia a una ciudad. Lo mismo con la educación. Esto empezó a cambiar en los últimos años con el desarrollo de los centros de integración comunitaria.

–Cuando usted conoció el barrio, habló de construcción de ciudadanía.

–Es central. El que tiene un problema de vivienda no es el primer problema que tiene. Para llegar a un problema de vivienda es porque hay muchos problemas previos: un problema de trabajo, unido en general a problemas de salud y educación. El problema de vivienda es el último eslabón de una cadena de problemas de una persona que termina excluida. Por eso discutimos la idea de resolver el déficit habitacional a partir de la construcción de una casa. Por eso, la experiencia de la Túpac también es singular, porque la vivienda se trabajó como un problema integral de inclusión. Ahí se ve una apuesta a construir ciudadanía a través de la inclusión. El barrio no sólo resuelve vivienda, resuelve la salud, la educación, el trabajo. Cuando se junta todo eso, la persona se siente incluida como ciudadano. En ese sentido, creo que el barrio de la Túpac, a este Gobierno, si lo entendiera, le aportaría mucho porque lo que hizo la Túpac Amaru fue hacer realidad los objetivos del milenio, que fueron establecidos por la Unesco. Se trata de ocho puntos entre ellos, vivienda, salud, educación. No estaba el trabajo. El trabajo fue el punto 9 y lo incluyó el gobierno nacional en 2004, como "trabajo decente". Los otros ocho están monitoreados por Naciones Unidas. Y la verdad es que el único barrio, la única obra, que puede tener una puntación positiva en todos estos años, dado que cumple con la totalidad de los objetivos, es ese barrio. Es decir, que incluso al Estado le sirvió mucho. Es cierto que también el Estado en la última década construyó mucho, pero con la lógica del viviendismo: hacer metros cuadrados.

–¿Los planes Procear?

–Todo es metro cuadrado. Sólo en 2009, cuando aparece el Programa de Integración Socio Comunitaria, se empieza a entender la necesidad de que los barrios contengan lógicas de integración. Se hicieron reuniones de los ministerios y tuvieron financiamiento luego de entender que con viviendas no se resolvía la emergencia habitacional. Que la emergencia no era solo poner un techo, sino integrar a poblaciones a lo que son los derechos ciudadanos. Desde 2009 en adelante, el financiamiento de la Túpac llegó en el marco de ese Plan que permitía pensar otro tipo de obras y habilitó la formación de cooperativas, porque las obras eran para cooperativas.

–En la Túpac cuentan que al comienzo no les creyeron que iban a hacerlo.

–Les dieron la primera obra pero les dijeron: ya sabemos que no lo van a hacer, pero les damos seis meses para intentarlo. Lo hicieron en cuatro. Ahí, el Gobierno notó que había una realidad distinta en Jujuy y continuaron. Esa es otra característica: se hizo con financiamiento del Estado pero sin intervención del Estado. Organizaron la producción con cuadrillas de trabajadores distintas al sistema privado para aprovechar mejor tiempo y recursos. Los ahorros producidos por esta administración comunitaria se reinvirtieron en otro tipo de obras.

–Entonces, ¿por qué la persecución?

–A las empresas no les conviene para nada todo esto. Les crea un problema, porque muestra que todo se puede resolver a menor costo y más rápido. A las burocracias estatales tampoco les conviene, porque les quita poder. Y a los agentes inmobiliarios tampoco. Uno de los problemas más grandes es el manejo de la tierra. Cuando las cooperativas se expanden, discuten también esto. Y evidentemente molestó a las empresas constructoras de Jujuy. La Túpac se quedó con una producción enorme.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Macri x todo

El macrismo va por todo. También por el fútbol. 

MACRI Y LA PILETA DE ATLANTA
                      Por Alejandro Wall*

A pesar de haber prometido lo contrario durante la campaña, Mauricio Macri tenía decidido desde antes de asumir -incluso desde antes de ser electo- que terminaría con Fútbol para Todos. Le encomendó esa tarea a Fernando Marín, a quien en un principio había imaginado para otro lugar en su gobierno. Marín tendría un año para entregarle la llave de los derechos del fútbol a una empresa privada. Sucederá en breve. La aclamación para que se termine el Fútbol para Todos, como adujo Macri en su última conferencia de prensa, es por lo menos discutible. Si tanto consenso generaba, ¿por qué cuando le preguntaron sobre el tema durante la campaña respondió otra cosa de lo que finalmente hizo? Otra escena en la era de la posverdad.
                      
                                           

Pero no es el Fútbol para Todos -cuyas irregularidades en el manejo de los dineros públicos investiga la Justicia- lo que se puso en juego desde hace un año, cuando el gobierno comenzó su ofensiva en el fútbol argentino. Lo que se puso en juego es un modelo de club, el de asociaciones civiles sin fines de lucro. No fue un debate franco y abierto, sino casi subterráneo. Una guerra de guerrillas. Macri puso todo en ese plan: la IGJ frenó elecciones, la Justicia sacó de la cancha dirigentes, la AFIP apuntó contra clubes morosos, sus operadores trabaron el avance de dirigentes con juego propio, una comisión afín intervino la AFA y el Estado retaceó el dinero que debía dar por contrato para terminar de generar un desastre en las cuentas de los clubes.
Es cierto que explotó un sistema diseñado durante tres décadas por Julio Grondona, con clubes endeudados, al borde de la (o en) quiebra, que le sirvió para acumular poder mientras repartía prebendas; un sistema que contó con la complicidad de empresarios, gobiernos, periodistas, medios de comunicación y, sobre todo, de una generación de dirigentes de la que Macri fue parte durante doce años como presidente de Boca. Todos callaron en ese todo pasa.
Pero la pesada herencia no exime lo que hizo el gobierno durante el último año, empujando a los clubes con todo su dispositivo oficial para llevarlos a la orilla que desea: abrirle la puerta al modelo de sociedades anónimas. Defender a las asociaciones civiles y su rol social, para el nuevo relato del macrismo futbolero, es defender una estructura corrompida o, como mínimo, mal gestionada. Pero el gobierno ahoga a los clubes, no a los dirigentes, gobernantes circunstanciales de esos clubes. El fútbol argentino necesita sacarse el lastre grondonista, sin dudas, pero para poner en marcha asociaciones civiles bien administradas, con más y mejores herramientas democráticas para los socios. Nada de eso se discutió en este tiempo.
¿Y por qué tanta pasión empresaria por el fútbol? Hace unos años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico señaló que el fútbol es el ámbito perfecto para el lavado: flujo masivo de dinero, montos irracionales en pases, sumas infladas con facilidad y comisiones sin techo. Se pueden hacer negocios millonarios desde clubes pequeños. Es posible -aunque quién sabe- que nunca veamos a River o Boca convertidos en sociedades anónimas. No hace falta ir por ellos. Precisamente, los clubes menos poderosos, sobre todo del interior y el Ascenso, fueron los que más sufrieron la ofensiva. Son los huesos más apetecibles.
Esta semana, mientras Macri toreaba a sus excolegas dirigentes desde la Casa Rosada, Atlanta, que también resistió embates privatistas en los noventa, anunciaba que inauguraba su pileta de natación después de 26 años. La noticia era importante para sus socios y, por supuesto, para Villa Crespo. Una pequeña historia que sirve para contar una gran historia. Eso también son los clubes. «
·        Publicado en Tiempo Argentino el sábado 21 de Enero de 2017




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


El costo de boconear entre mafiosos se paga

Exclusivo: La filtración que indignó a Trump, detrás de la crisis de los limones
LPOLejos de generar armonía, el llamado de Macri para felicitar al magnate por su triunfo terminó mal.

Con la suspensión de la importación de los limones, Donald Trump le demostró a Mauricio Macri que la relación entre ambos no será nada fácil. El Gobierno volvió a dejar en evidencia que no tiene un contacto político de peso con el republicano, que además quedó indignado con el Presidente argentino tras el llamado telefónico que mantuvieron en noviembre pasado.

Lejos de la versión que intentó instalar la Casa Rosada acerca de la armonía que hubo entre Macri y Trump en ese llamado, la conversación terminó teniendo consecuencias negativas para el argentino, luego de que se filtró a la prensa un supuesto pedido del magnate para que le habilite la construcción de torres de oficinas en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires, para lo cual necesita la habilitación del gobierno porteño.

Algunas versiones indican que la filtración a la prensa habría surgido luego de un comentario que Macri le hizo al gobernador cordobés Juan Schiaretti. Después de salir en los medios argentinos, el tema llegó rápidamente escaló a los estadounidenses, que en su guerra contra Trump están sedientos de vincularlo a cualquier negocio oscuro. El republicano habría quedado furioso cuando la noticia llegó a la CNN y hasta la portada del Washington Post.

La CNN destacó que tres días después de la conversación entre Macri y Trump, la desarrolladora inmobiliaria YY Development Group -socia local del magnate- confirmó que la construcción de la Torre Trump en Buenos Aires podría empezar en junio de 2017. Además, menciona un comunicado en el que la empresa presenta la obra como otro de los negocios del presidente estadounidense en Latinoamérica.

La versión de una fuente al tanto de la tensión, es que Macri le comentó al gobernador Schiaretti que cuando llamó a Trump, el magnate le pidió que le habilite la construcción de una torre en Buenos Aires.

El tema movilizó al gobierno argentino y al entorno de Trump, que tuvieron que salir rápidamente a tratar de desmentir, aunque con algunas versiones confusas. Del lado de Macri, la canciller Susana Malcorra y el vocero Iván Pavlovsky negaron ante medios extranjeros que se haya tocado la cuestión de la construcción de la torre en Buenos Aires.

En tanto, también salió a negarlo Felipe Yaryura, de YY Development Group, y el supuesto nexo para conseguir que Trump le atendiera el teléfono a Macri. Yaryura es socio y amigo de Eric Trump, hijo del magnate.

El propio Eric dijo en una entrevista con Clarín que no era cierto que su padre y Macri hayan hablado del tema, pero confirmó la intención de realizar el emprendimiento. "En Buenos Aires estamos en la etapa previa de mirar un proyecto. Todavía nada fue finalizado ni firmado. Pero ya encontraremos algún proyecto, algo que podamos hacer tremendamente bien", indicó.

A los pocos días, el vicepresidente ejecutivo y consejero general de la Organización Trump, Alan Garten, salió a negar los dichos de Eric. "Se trata de una grosera exageración darle significado a las palabras de Eric Trump", declaró al Washington Post.

Como sea, otro negocio inmobiliario vuelve a complicar la relación de Trump y los Macri, como sucedió en los 80 con el fallido emprendimiento en Manhattan que terminó enfrentar a Franco Macri y el magnate estadounidense.

Una relación fría

Aunque no está claro que la medida que frenó la importación de limones sea una represalia directa de Trump contra Macri o un paso formal dentro de la revisión que ordenó el nuevo presidente -lo cual se sabrá dentro de 60 días-, lo que es claro es que la relación es mala porque Washington no tuvo ningún gesto para controlar los daños de la decisión.

Macri y su equipo el viernes pasado en Olivos, mientras asumía Trump

La crisis de los limones dejó en evidencia que los contactos entre los gobiernos de Trump y Macri no existen. Hasta ayer los funcionarios descartaban cualquier consecuencia directa en Argentina de las medidas proteccionistas del republicano. Lo hicieron el embajador Martín Lousteau y el ministro Ricardo Buryaile, que descartó que se caiga el acuerdo por los limones.

La frialdad de la relación quedó reflejada en la decisión de Macri de no enviar a ningún alto representante a la asunción de Trump. Se sabe que el protocolo de EEUU establece que no se invita a jefes de Estado para la jura, pero aun así muchos países envían alguna autoridad importante al acto e incluso algunos presidentes asisten.

Descartada la presencia de Macri, en la Rosada se especuló con la asistencia de la vicepresidenta Gabriela Michetti. Pero eso no sucedió y Macri tampoco mandó a la canciller Malcorra -de viaje por Europa- ni al jefe de Gabinete, Marcos Peña, u otro ministro importante. La comitiva argentina se redujo al embajador Lousteau.

Acaso el Presidente evitó que resurja alguna tirantez con esos funcionarios, que apoyaron abiertamente a Hillary Clinton durante la campaña y daban por hecho su triunfo. El propio Macri lo hizo, en lo que fue el primer gran obstáculo para la relación con Trump.

Fue marcado el contraste con Sergio Massa, que viajó a la asunción junto a grupo de colaboradores invitado por Rudolph Giuliani, asesor de Trump en temas de inteligencia, cyber terrorismo y seguridad, y que estuvo a punto de quedarse con la Secretaría de Estado. 





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Comunicado de Oscar Parrilli acerca de la divulgación ilegal de conversaciones privadas

De: Instituto PATRIA <prensa.patria@gmail.com>





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com