viernes, 10 de febrero de 2017

Info GEI

Info GEI

El impacto de las políticas de ajuste en el Conurbano

La Plata, 08 Feb (Por Jorge Déboli/InfoGEI).- El estudio advierte que las consecuencias del modelo económico implementado por el gobierno a nivel nacional, ocasionarán un descenso del consumo, paralización de la obra pública y deterioro del salario real.

 "Los bajos niveles de fabricación combinados con la reducción de personal en muchas empresas perjudicaron el poder adquisitivo de la población. En ese contexto, las familias varelenses priorizaron la adquisición de productos alimenticios por encima de otros gastos", resumió Daniel Novak, titular de la dependencia a cargo del estudio.

Según el estudio, las caídas más bruscas sucedieron en el rubro indumentaria (-18%) seguido por la línea blanca (-11,5%) y la venta de herramientas (-10,4%). Además,  "Honda" desactivó su planta radicada en la localidad para trasladarla hacia Campana. Posteriormente, la firma "Alpargatas" desestimó la elaboración de calzado en el partido y dedicó exclusivamente su sede local a la producción textil. 

El funcionario encabezó un equipo de especialistas que trabajaron en la creación de tres indicadores trimestrales para monitorear el desempeño económico del partido y satisfacer un requerimiento formulado por el Intendente -Julio Pereyra-: contar con información fehaciente sobre la realidad productiva en el territorio.

La exhaustiva investigación confeccionada por la dependencia comunal coincidió con los resultados obtenidos por el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), un ámbito académico creado para examinar actualidad socio-económica de los municipios bonaerenses y comparar sus realidades.    

"Las cifras fueron claras respecto al presupuesto per cápita de cada jurisdicción. Los números exhibieron claramente las diferencias. La brecha entre las comunas resultó evidente: los mayores beneficiados por la distribución de recursos fueron los representantes de Cambiemos", afirmó el Secretario de Gobierno -Andrés Watson- y remarcó que la decisión repercutió en el desarrollo de las tareas diarias correspondientes a  la gestión como reparación de calles, la creación de nuevos asfaltos o la reposición de luminarias.  

Panorama 2017

De acuerdo con el análisis de la información recolectada tras el sondeo, no arroja posibilidades de recuperación en un corto plazo. "Las expectativas planteadas para los próximos meses señalan un estancamiento y una restauración poco perceptible", reveló Novak.

En sintonía, Watson expresó: "Lamentablemente, no recibimos una línea de acción desde el Gobierno Provincial o Nacional y quedamos en inferioridad de condiciones respecto a otros distritos. No hay un sostén que posibilite equilibrar la desigualdad entre los municipios", aseguran.

La suba en las tarifas de luz y gas acentuaron un contexto desfavorable. "La ciudadanía optó por saldar los montos pertenecientes a servicios esenciales para su calidad de vida en lugar de abonar las tasas municipales", describió. Un combo implosivo que colaboró en la disminución de los ingresos municipales.

Tanto la gobernación nacional como la provincial plantearon una política de ajuste fiscal que no aplicaron en su totalidad durante el año pasado. La decisión ocasionó una reducción en la demanda desde el sector público. "De todos modos, aguardamos por una señal concreta sobre la reactivación de la obra pública en Florencio Varela", confesó Novak. (InfoGEI)Jd 

Permitida su reproducción total y/o parcial citando la fuente.







Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Por primera vez en 12 años, los argentinos achicaron el changuito

Por primera vez en 12 años, los argentinos achicaron el changuito - 10.02.2017 - LA NACION

Por primera vez en 12 años, los argentinos achicaron el changuito

El consumidor va más al súper, pero hace compras más pequeñas

Por primera vez en doce años, los argentinos achicaron el changuito a la hora de ir a hacer las compras. Esto ocurrió en el tan mentado segundo semestre de 2016, lo que -según los expertos- coincide con una tendencia cada vez más pronunciada: la compra "de a puchitos" o lo que se traduce como una suba de las visitas al supermercado, pero para hacer compras más pequeñas.

Ocho de cada diez argentinos redujeron su consumo el año pasado. La firma especializada Kantar Worldpanel informó ayer que esa variable cayó en 2016 un 4%, un número levemente inferior al que difundió la consultora CCR días atrás (4,7%). Según Kantar Worldpanel, el retroceso del último trimestre del año pasado fue de 6% con relación al mismo período de 2015.

Las                    personas ahora tienden a hacer compras más pequeñas
Las personas ahora tienden a hacer compras más pequeñas. Foto: Archivo

"El año terminó con un fuerte ajuste en los hábitos de compra del hogar: en el primer semestre resignaron marcas de todos los sectores de consumo y buscaron canales más económicos sacrificando la experiencia de compra; en el segundo semestre además achicaron el tamaño de compra por primera vez en 12 años", explicó Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel.

Con relación a este último dato, en la firma indicaron que la compra por acto cayó por primera vez en 12 años en el tercer trimestre (-2%) y volvió a registrar una contracción de -3% en cuarto trimestre. En este período, medido interanualmente, una de cada dos categorías de la canasta básica registraron compras de menor volumen. La razón es obvia: menos unidades en cada visita al súper.

De acuerdo con el documento de Kantar Worldpanel, los hogares que redujeron el tamaño de sus compras durante el año pasado son mayormente de niveles medios y de la base de la pirámide. En cuanto a los diferentes sectores, en 2016, el de Bebidas fue el que mayor disminución de la cantidad comprada en cada acto reflejó (principalmente las gaseosas).

"Observamos una relación entre la contracción de la compra por acto y el crecimiento de misiones chicas", contaron en la consultora especializada. Esto quiere decir que crecieron los viajes en el que los consumidores llevan de una a siete categorías en promedio.

El informe estimó además que en 2016 se consumió menos de todo. Siete de cada diez categorías perdieron volumen. El sector que más se contrajo de la canasta fue el de los lácteos. Allí el consumidor minimizó su gasto en productos de valor agregado, tales como leches cultivadas, leches líquidas infantiles y postres refrigerados para chicos y adultos. Dentro de Alimentos, las sopas y pastas lograron crecer "en un contexto difícil".

El 80% de los hogares redujo su consumo en 2016. Sin embargo, el único nivel socioeconómico que logró sostener su capacidad de consumo fue el alto-medio. El resto de la pirámide realizó ajustes: los estratos medio-bajo y bajo inferior hicieron compras más chicas mientras que los niveles bajos visitaron menos veces los canales.







Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com