viernes, 10 de marzo de 2017

Del "sí se puede" al "no aflojemos"

Del "sí se puede" al "no aflojemos": la recesión fuerza a Macri a hacer la gran Churchill

                             

Alejandro Bercovich
abercovich@diariobae.com

El discurso de Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa dejó perplejos a empresarios locales que apenas un año atrás celebraban la salida del default, la rebaja de las retenciones y el levantamiento del control de cambios. Lejos de la euforia apresurada con la que Nicolás Dujovne anunció el fin de la recesión y de los relevamientos de "brotes verdes" en los que ocupa su tiempo Francisco Cabrera, los hombres de negocios destilan un pesimismo que no augura ningún rebote, al menos de la mano de la inversión. Mientras muchos en ese mundo VIP miran con envidia al norte, donde Donald Trump anuncia rebajas de impuestos para quienes generen empleos, la base de la sociedad empieza a verse cruzada por las mismas inquietudes que encumbraron a ese outsider xenófobo y bravucón al Salón Oval: un 55% de los ocupados del área metropolitana, según una encuesta difundida ayer, teme perder su trabajo. El Presidente no entusiasmó a unos ni a otros.

El socio fundador de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que pide anonimato como en los tiempos de confrontación corporativa con el kirchnerismo y que vio achicarse su negocio a la mitad en un año, contrasta amargamente el discurso de Macri con el de Trump. "¿Cómo creen que va a venir a invertir a un país con impuestos altísimos un estadounidense al que su presidente le baja los impuestos por invertir allá? ¿Quién va a venir a un mercado que no es competitivo para exportar y donde el consumo no para de caer? ¿Piensan que son boludos?", se pregunta.

Una idea similar esbozó el fin de semana largo en la lacrimógena cumbre radical de Villa Giardino el economista Eduardo Levy Yeyati, consultor del Gobierno, al confesar en público lo que en privado susurra desde hace tiempo ante sus clientes extranjeros: "Si a mí me preguntan en qué invertir 100 millones de dólares en Argentina no sé qué decir. En energía renovable tal vez". Claro que no hay lugar para todos en ese sector, donde hicieron punta los privilegiados zares energéticos Nicolás Caputo y Marcelo Mindlin y un puñado de empresas chinas.

La consultora de Levy Yeyati, Elypsis, encendió otra señal de alarma al estimar en 2,9% la inflación de febrero en la ciudad de Buenos Aires. En un mes tradicionalmente calmo para los precios, y tras un cuatrimestre durante el cual el Banco Central festejó haber empezado a cumplir su meta del 17% anual, la canasta básica subió por el traslado del nuevo tarifazo eléctrico y el aumento sin precedentes de los peajes para concesionarios entre los que se cuenta SocMa (Sociedades Macri), accionista de Ausol. En 320 comercios de barrios populares y asentamientos precarios, en el mismo lapso, la organización Barrios de Pie detectó una suba del 5,5% de los 57 productos que más se consumen.

El rebrote inflacionario se dio en paralelo a un nuevo desplome del consumo: según informes preliminares que ayer circularon por mail entre socios de la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU), los despachos en los locales de grandes cadenas cayeron entre el 5 y el 6% en volumen en comparación con el mismo mes de 2016, que ya había sido malo. Una merma sensible para un mercado poco elástico como el de alimentos y bebidas. Y que llegó a los dos dígitos en el segmento de los electrodomésticos, donde las ventas se paralizaron tras el blooper de Cabrera y Mike Braun con sus "Precios Transparentes".

¿Acaso los militantes de Barrios de Pie se hicieron kirchneristas después de haber denunciado las manipulaciones del INDEC de Guillermo Moreno y ahora forman parte de "los que no quieren que las cosas cambien, que se resisten, que ponen palos en la rueda" a los que culpó Macri de todos los males que aquejan al país? ¿Acaso Alfredo Coto no posó sonriente junto al mandatario en agosto, al inaugurar la última sucursal que abrió? ¿Acaso el economista jefe de Elypsis, Luciano Cohan, no acaba de asumir como subsecretario de Programación Macroeconómica?

¡No se puede!
La desconocida iracundia con la que el Presidente abrió las sesiones del Congreso fue la señal de largada de una campaña donde el slogan se dejó entrever: vótennos a nosotros o vuelven Cristina y la corrupción. El cuco puede funcionar con el tan mentado "círculo rojo" o con el núcleo duro de votantes del PRO, cuya confianza en Macri quedó herida por el escándalo que generó la condonación de deuda del Correo Argentino al holding de su familia. De ahí los anuncios de decretos contra los conflictos de intereses, antes de que Avianca y los peajes de la Panamericana viren también en escándalo. Pero difícilmente alcance para retener al resto de sus adherentes.

Como subrayó con su habitual agudeza el analista Martín Rodríguez en el sitio La Política Online, el equipo que hizo campaña diciendo que "sí se puede" gobernó estos 15 meses preconizando lo que "no se puede". A los afiliados de La Bancaria, entre quienes se impuso sin dudas en 2015 la fórmula Macri-Michetti pese a que su líder Sergio Palazzo hizo campaña por Daniel Scioli, el Gobierno les intentó bloquear la paritaria. A los maestros, muchos de los cuales no olvidan que Cristina Kirchner les enrostró sus jornadas de cuatro horas y sus falsos "tres meses de vacaciones" hace cinco años, también en medio de una negociación empantanada, los abroqueló en su contra al convocar a rompehuelgas en las redes sociales. Metalúrgicos, mecánicos, confeccionistas, zapateros, estatales y otros empleados castigados y tachados (más o menos explícitamente) de inútiles en el último año son parte de la misma lista de desencantados.

Ese descontento se asoma en compulsas de imagen como las que le mostró alarmado Jaime Durán Barba a la mesa chica del oficialismo la semana pasada. Pero asoma con más nitidez en mediciones como la que ayer difundieron la Universidad de San Martín y la consultora Ibarómetro, sobre 1.400 encuestados en el distrito donde se jugará la madre de todas las batallas de octubre. Entre noviembre y febrero, la proporción de quienes declararon tener un amigo o familiar que perdió el empleo subió del 51 al 58%. De los que conservan el suyo, los que temen perderlo aumentaron del 45 al 55%. El 76%, además, siente que cayó el poder adquisitivo de su salario en el último año. Y el 69% prevé otro recorte para 2017.

A menos que se crea a la altura y en las circunstancias de Winston Churchill en 1940, cuando avisó a sus compatriotas que no tenía más para ofrecerles que "sangre, sudor y lágrimas", el Presidente deberá ilusionar un poco más al electorado respecto de su futuro inmediato. Si no lo logra, serán cada vez menos los que no le aflojen.

El cráter
El fundador de AEA que quisiera una política económica más acorde a la era Trump se sintió despreciado porque Macri no pronunció la palabra "industria" en su discurso. La misma desazón reina en el Comité Ejecutivo de la Unión Industrial, cuyo presidente Adrián Kaufmann no pudo ocultar durante la visita presidencial a Madrid su enojo por el protagonismo que le robó su ya designado sucesor, el abogado laboralista Daniel Funes de Rioja, en medio de las crecientes quejas de los rubros fabriles que no recobran vigor. "En la UIA ya no hay una grieta. Hay un cráter", sintetizó uno de los directivos que más se resisten a Funes de Rioja, avalado por grupos poderosos como Techint.

Igual que en los gremios, el malhumor entre los industriales empieza a emerger incontenible, como agua bajo las baldosas en plena inundación. Los tres triunviros de la CGT provienen de sectores de servicios, no transables, y quizás eso los haya hecho subestimar el efecto destructivo de una apertura comercial poco planeada que no aplacó la inflación pero sí destruyó empleos. El próximo jefe de la UIA, que viene de presidir la cámara de fabricantes de alimentos, haría mal en desatender a los rubros más castigados del modelo macrista. Lo pueden sorprender nuevas protestas como la de los yerbateros de ayer o la del martes que viene, donde no solo habrá empleados sino también pequeños empleadores en desgracia.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Por qué paro

Por Mariana Carbajal

Cuando tenía 10 años, vi por primera vez un pene en la vía pública. Me lo mostró un tipo apoyado en una moto, en la esquina de la avenida Hipólito Yrigoyen y Loria, a media cuadra de mi casa, en pleno centro de Lomas de Zamora. Había cruzado la avenida para ir al estudio de un abogado amigo de la familia, a llevar unos papeles. Un mandado. Y ahí estaba el tipo, impune, mostrando su pene erecto con intención de asustar a una niña. Y me asusté. Todavía recuerdo esa sensación en mis piernas, flojas, el corazón latiendo a mil, las lágrimas que se escapaban, sin entender demasiado por qué tenía que mostrármelo. Y recuerdo mi corrida, hacia el lugar seguro. Entregué los papeles, contuve las lágrimas. No me animé a contarle a la persona que me recibió lo que me había pasado. Y volví a mi casa, apenas cien metros eran, pero tenía que volver por donde estaba aquel "exhibicionista", como supe luego que se denominaban a esos acosadores callejeros. Me animé a volver por la otra vereda. Ya no estaba. Mi mamá me abrió la puerta, y me largué a llorar. Le conté. Me abrazó. Me contuvo. Como siempre. No fue más que una "exhibición obscena", pero suficiente para conocer que había hombres que con solo eso, mostrar una parte de su cuerpo que yo no quería ver, podían hacerme temblar de miedo. Ese día supe que nunca más lo iba a permitir. La calle no puede ser territorio hostil, para ninguna niña, para ninguna mujer. Ese día, sin saberlo, dije basta. Hoy miles, millones de mujeres en el mundo, nos vamos a unir para gritar un basta que hará temblar la tierra, contra las violencias machistas y los femicidios, que son el último eslabón de una cadena de desigualdades que nos afectan en nuestras vidas cotidianas, en nuestros trabajos, en nuestras casas, ahí por donde pretendemos transitar libremente. Hoy me sumo al paro internacional de mujeres, porque a mi hija no la dejan jugar al fútbol en el recreo en su escuela y a los varones sí, porque somos nosotras, las mujeres, las que asumimos mayoritariamente el trabajo doméstico y de cuidados, y esas tareas, que hacemos con amor pero obligadas, no son reconocidas y nos quitan tiempo para nosotras. También paro para reclamar la despenalización y legalización del aborto, y porque su criminalización afecta a las mujeres más vulnerables y empobrecidas; paro contra la trata de mujeres para explotación sexual, contra las políticas que criminalizan a las migrantes, contra las violencias que se desatan frente a las disidencias sexuales, y porque en un contexto de ajuste y aumento de tarifas, las más golpeadas somos las mujeres: sin autonomía económica es más difícil para una mujer víctima de violencia salir de esa relación. Paro porque falta presupuesto para políticas integrales para prevenir los femicidios y porque la herramienta más potente para impulsar el cambio cultural que desarme la matriz del machismo, que es la educación sexual integral, está siendo acicateada por la gestión macrista. Pero también paro porque imagino que es posible una sociedad con igualdad de oportunidades para mujeres, varones y personas trans, y porque estoy convencida de que en el encuentro entre mujeres se expresa una fuerza revolucionaria, que quiere sacudir al patriarcado y se opone a las políticas neoliberales y a la explotación capitalista. Razones nos sobran. Por eso hoy paro. 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Señales transparentes "Tiempo de apretar"

 Tras los cruces con Rodríguez Saá, el Gobierno posterga obras en el aeropuerto de San Luis notiargsite.wordpress.com Luego de la polémica por el sueldo docente, el Gobierno nacional envía una señal hacia el gobernador Rodríguez Saá. Con un argumento burocrático, el Gobierno nacional pospuso una obra que se iba a realizar en la provincia de San Luis. El distrito es gobernado por Alberto Rodríguez Saá, uno de los más críticos de la gestión de Cambiemos…


https://notiargsite.wordpress.com/2017/03/09/tras-los-cruces-con-rodriguez-saa-el-gobierno-posterga-obras-en-el-aeropuerto-de-san-luis/
Luego de la polémica por el sueldo docente, el Gobierno nacional envía una señal hacia el gobernador Rodríguez Saá.  Con un argumento burocrático, el Gobierno nacional pospuso una obra que se iba a…



Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Cada cual atiende su juego

¿Recuerdan una antigua cancion,  con ese estribillo?

Pues bien, este formidable equipo de gobierno, tiene ventajas comparativas imposibles de empardar.

Cada cual atiende un kiosco, el que viene como un valor agregado a la funcion, que ha permitido que cada ministro disfrute de

la vista gorda de la oficina anticorrupcion y fiscales, para hacer su propia jubilacion privada.

Si el jefe es un multinegocios ejemplar, ¿por que sus acolitos no aprenderan de él, que es el mejor cuentapropista?

Si deben demostrar que son alumnos aventajados del dogma de la "iniciativa propia para mamar de la teta del estado",

que les impide desarrollar su ingenio en actividades marginales y delictuales?

¿Quien los a controla, Al Capone?

Jorge Carbajal

Avelluto investigado


El fiscal Franco Picardi impulsó la investigación sobre el ministro de Cultura por las contrataciones por cerca de 50 millones de pesos realizadas para la feria de arte que se realizó en Madrid a fines de febrero.
Pablo Avelluto quedó imputado por presuntas irregularidades en las licitaciones para la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO) de España, por contrataciones de 50 millones de pesos.
No se si a esta altura, queda alguno sin imputar. 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Emboscadas como metodo de violencia Institucional

Violencia Institucional

Una violenta razzia policial después de un paro de mujeres que molestó al Gobierno 

Share0

La Policía de la Ciudad volvió a exhibir una táctica que el gobierno utiliza mucho: reprimir a grupos reducidos y en momentos inesperados cuando los manifestantes se encuentran en momentos de vulnerabilidad. La represión de ayer fue una emboscada sobre un grupo de mujeres que todavía no terminaban de desconcentrarse. El accionar violento fue generalizado y además al voleo; la policía se encontraba descontrolada y sin ningún criterio, más que el de intentar desalojar la plaza a toda costa.

Por Santiago Asorey

La diputada nacional Araceli Ferreyra dialogó en la madrugada con AGENCIA PACO URONDO en la puerta de la Comisaría n°30 de Barracas y definió claramente la dimensión política de la represión policial contra 20 mujeres que habían participado del histórico paro de mujeres y su respectiva movilización a Plaza de Mayo: "Es una respuesta provocada por un paro que le molestó al gobierno", definió categóricamente Ferreyra. Se volvía a repetir que en una multitudinaria marcha las compañeras y compañeros que participaron pedían a gritos el paro general, al igual que había pasado el día anterior en el acto de la CGT donde los delegados de base de algunos gremios de la central obrera pidieron a gritos el paro. El gobierno cerró una semana con tres masivas e históricas movilizaciones y todas con un fuerte despliegue organizativo y un tono claramente antimacrista.

Ante esta situación, el oficialismo no pudo resistir su temperamento represivo que intentó justificar por unos incidentes en Plaza de Mayo. A esta altura de las circunstancias no es ninguna novedad que el macrismo utiliza la represión de las fuerzas de seguridad para poner límites a la protesta social. La novedad es que, tras 16 meses de macrismo, esta semana el campo popular da muestras de avances, con contradicciones por supuesto, en términos de organización y masividad. Ante este avance el accionar de las fuerzas de seguridad del macrismo queda más expuesto ante futuras situaciones.

Emboscada policial

Una vez desconcentrada la movilización de ayer, la Policía de la Ciudad volvió a exhibir una táctica que el gobierno utiliza mucho: reprimir a grupos reducidos y en momentos inesperados cuando los manifestantes en encuentran en momentos de vulnerabilidad. La represión de ayer fue una emboscada sobre un grupo de mujeres que todavía no terminaban de desconcentrarse. El accionar violento fue generalizado y además al voleo, la policía se encontraba descontrolada y sin ningún criterio, más que el de intentar desalojar la plaza a toda costa. Por otro lado, es llamativo que hayan sido encarceladas diversas trabajadoras de prensa o mujeres que filmaban la violencia de la fuerza de seguridad. Evidentemente nos remite al apartado de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentado el año pasado en el "Protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad del Estado en manifestaciones públicas" donde se intentaba limitar la cobertura de los trabajadores de prensa pretendiéndolos ubicar en determinado lugar.

Según relataron los testimonios, los efectivos detenían a las personas que estaban filmado o sacando fotos. No solo se desató la violencia contra periodistas, también fueron golpeadas y encarceladas trabajadoras judiciales y abogadas. La fuerza de seguridad utilizó el conflicto sobre la plaza para desplegar la razzia que incluyó, además, policías de civil que golpeaban mujeres. "Siguieron levantando pibas al voleo de paradas de colectivo. A unas cuadras sobre Diagonal Sur había un gazebo, en el cual un grupo de mujeres pasaban música y bailaban", narró la abogada Sabrina Cartabia Groba. "Directamente fuimos víctimas de una razzia policial. Creemos que llegó la orden de llevar detenidas mujeres por algo que estaba pasando en la Catedral, pero nosotras no sabemos qué estaba pasando porque estábamos a tres, cuatro o cinco cuadras de los eventos. Hacía dos horas que estábamos cenando", contó la periodista de Página 12, Laura Arnés, que pasó toda la noche encarcelada.

Una vez desplegada la violencia policial necesitaban justificar el accionar con detenciones y con armados de causas. Entre las personas encarceladas había mujeres muy jóvenes, inclusive un menor de edad que generó la intervención de un juzgado de menores. Sin duda escenas cada vez más graves de violencia institucional donde la política de seguridad del macrismo parece no recular y por el contrario, redobla la apuesta. Las posibilidades de que estas situaciones se repitan y se agraven a medida que crezca la conflictividad social no parecen un escenario impensado.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Caceria nocturna àra disciplinar la protesta

"La policía llevó a cabo una cacería insólita de manifestantes, con el único objetivo de disciplinar al movimiento de mujeres, lesbianas, trans y travestis", denunció el colectivo NiUnaMenos.

Por Ludmila Sueiro y Paloma Baldi

Tras la movilización enmarcada en el paro internacional de mujeres, un grupo de manifestantes se dirigió a una pizzería en los alrededores de Plaza de Mayo. Mientras algunas comían pizza y otras bailaban, la policía de la Ciudad -algunos uniformados y otros de civil- comenzó a atacarlas. Se llevó adelante una razzia con el objetivo de disciplinar y generar miedo en los movimientos de mujeres que se habían expresado en el #8M. El saldo fueron ocho mujeres en Alcaldía y dos en Comisaría de la Comuna 4, una menor en Instituto Inchausti y nueve (incluídos dos hombres) en la Comisaría 30.

Cual Estado de Sitio, al grito de "circulen", golpearon y arrastraron por el piso a las compañeras para llevarlas detenidas. La violencia institucional que sufrieron las manifestantes puede verse en el video que se viralizó en redes sociales. Sin embargo, ninguno de los grandes medios de comunicación lo incluyó en la cobertura, porque prefirieron instalar la hipótesis de "las violentas".  

Nos vemos vulneradas ante un accionar policial que viola nuestros derechos por el sólo hecho de ser mujeres. Esta represalia es la respuesta al creciente movimiento feminista que se viene gestando en Argentina. Un movimiento de miles de mujeres que comienzan su camino en la lucha por la igualdad de derechos y contra la violencia machista, en todas sus formas.

Lo sucedido durante la madrugada de hoy no es un hecho aislado, sino una política de estado represiva y sistemática. Que, además, se ve incrementada cuando se trata de mujeres manifestantes: como en los encuentros de mujeres, en el tetazo, o en las pintadas del día anterior y en la razzia. También se vulneró el derecho a la libertad de prensa cuando detuvieron a las compañeras que se encontraban en el lugar registrando el accionar de la policía. En total, durante los últimos tres días, hubo un saldo de 30 mujeres detenidas por luchar.   

"Con esto vas a aprender", le dijo un policía a una joven. Nosotras sabemos bien que este tipo de accionar persigue el objetivo de causar miedo. Pero hay un dato que no debe pasar inadvertido: desde el primer #NiUnaMenos, el número de mujeres movilizadas aumenta. El número de víctimas que se animan denunciar aumenta. El número de jóvenes se suma en la lucha por la igualdad de derechos aumenta. El pedido por la liberación de Milagro Sala aumenta. Lo único que retrocede, que atrasa, son las fuerzas de seguridad y su accionar represivo; enmarcado en el contexto de un gobierno neoliberal que avala todo tipo de represión frente a la protesta social.  





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com