lunes, 13 de marzo de 2017

Comunicado por operativos de enero febrero y marzo contra radios

Comunicado

LEGALIZAR LAS FM EN LUGAR DE PERSEGUIR Y CLAUSURAR

La Coalición por una Comunicación Democrática alerta sobre el proceder represivo y de amedrentamiento llevado adelante por el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) —con  auxilio de Gendarmería en algunos casos— a diversas radios de Frecuencia Modulada registradas en las provincias de Formosa, Chaco y Corrientes. En estos operativos, realizados durante el mes de febrero y los primeros días de marzo, a algunas emisoras se les decomisaron equipos y se las clausuró sin intimaciones previas. Tales hechos se agravan por acciones legales que suponen, en los hechos, un intento de criminalizar el ejercicio de la libre expresión.

El pasado 7 de marzo, Radiodifusores de Formosa señalaron en su Declaración que "La actuación del organismo federal configura un avasallamiento a los derechos que tenemos de trabajar y expresarnos libremente, sin que las opiniones o posturas que puedan asumir cada uno, puedan ser motivo de molestia para algunos, ya que este es un derecho garantizado por la Constitución Nacional y regulado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual".

El argumento de los procedimientos llevados a cabo en Formosa contra FM Milenium, FM Popular y FM La Torre, alude a improbables interferencias al aeropuerto de Resistencia, Chaco. Adicionalmente, dos camionetas del ENACOM recorrieron toda la ciudad de Formosa y aledaños en supuestas maniobras de verificación técnica.

Adherimos al comunicado de la Asociación de Radiodifusores Formoseños al señalar que: "Colocarnos en situación de radios ilegales en realidad demuestra la mora y la deuda que el Estado Nacional tiene con los radiodifusores por no regularizar el espacio radioeléctrico, convocando a los concursos correspondientes  para que se puedan obtener las licencias que  correspondan, ya que es intención y voluntad la de trabajar con las habilitaciones definitivas".
La ilegalidad de fondo está causada por el propio Poder Ejecutivo Nacional que, al asumir en 2015, usurpó las facultades naturales del Congreso de la Nación y legisló por Decreto, para favorecer los negocios de los grandes grupos multimediáticos privados.

Los operativos del ENACOM también se realizaron en Chaco, Corrientes y en una emisora de la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires, en algunos casos con avasallamiento de derechos otorgados por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual aún vigentes.
También merece nuestro repudio un peculiar operativo fiscal contra emisoras radiales —con amenazas de clausura incluidas—, realizado a fines de enero de 2017 por la Intendencia de General Rodríguez, Provincia de Buenos Aires. Cabe señalar que un presunto recupero de deudas o regularización fiscal no puede en modo alguno violar el derecho federal y constitucional a la libertad de expresión, excepto que sea ordenado por autoridad judicial competente.

Ante la existencia de una multiplicidad de emisoras censadas por el ex AFSCA en 2011, y dada la imposibilidad de medios comerciales y sin fines de lucro de obtener su licencia, resulta de una extrema pobreza argumentativa el utilizar la supuesta falta de habilitación para acallar las voces de emisoras FM en todo el país. La Coalición por una Comunicación Democrática sostiene que el derecho a la libertad de expresión e información debe primar hasta tanto el Gobierno complete la regularización por medio de sendos planes técnicos y concursos ordenados por los artículos vigentes de la Ley 26.522.

Si la libertad de expresión está en peligro, todas las libertades lo están.

Coalición por una Comunicación Democrática
13 de marzo de 2017

__._,_.___

Enviado por: Gonzalo Carbajal <gonzalocarbajal@gmail.com>
Responder mediante la Web Responder a remitente Responder a grupo Crear un tema nuevo Mensajes con este tema (1)

.

__,_._,___



Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


¿Quedara alli la noticia?

Cáncer: Joven de 16 años hace temblar a la industria farmacéutica. Jack Andraka: para muchos la esperanza.



Un chico de 16 años inventó un sensor que detecta el cáncer en 5 minutos y en etapas tempranas. Jack Andraka perdió a un ser querido a los 13 años por cáncer de páncreas. Se puso a investigar y descubrió el sensor, que cuesta 3 centavos de dólar. Los laboratorios se negaron a apoyarlo porque derriba a la millonaria industria del cáncer. Una universidad avalará su descubrimiento.

Para los laboratorios, el fin de un negocio. Con tan sólo 16 años, un estudiante estadounidense de secundaria inventó un sensor para detectar el cáncer en tan sólo cinco minutos.

El descubrimiento puede cambiar la vida de muchísimas personas, pero también es una amenaza para la industria farmacéutica, que recauda millones por esta dolorosa enfermedad.

Todo comenzó con la pérdida de un ser querido cuando Jack Andraka tenía 13 años. Le dijeron que el cáncer de páncreas se detecta cuando ya no se puede tratar, lo que lo empujó a investigar sobre el cáncer a través de herramientas sencillas en Internet.> Y tres años después, descubrió una manera "rápida, simple y efectiva" de detectar esta enfermedad mortal, que gracias a este invento, podrá neutralizarse. Con información que obtuvo de Google y Wikipedia, Jack estudió las 8 mil proteínas que se encuentran en la sangre, hasta entender que una de ellas, la mesotelina, se dispara en etapas tempranas, en las personas que enferman de cáncer de páncreas.
 "Detecta una de las miles de proteínas (la mesotelina) que hay en la sangre de los enfermos de cáncer. La mecánica fue utilizar anticuerpos y entretejerlos en una red de nanotubos de carbono, de modo que se obtiene un marcador que únicamente reacciona ante dicha proteína" explicó al presentarse en el Festival de las Mentes Brillantes.

 El invento es un sensor de papel, que cuesta 3 centavos, y que es capaz de detectar en cinco minutos tres tipos de cáncer: el de páncreas, el de ovario y el de pulmón.

 Pero lo más sorprendente de todo es que ha sido 26 mil veces más barato siendo 168 veces más rápido. Además, este método es 400 veces más sensible que los actuales y no es invasivo.
 Pero su mejor punto a favor es que "se puede detectar el cáncer en las etapas más tempranas, cuando alguien tiene casi 100 por ciento de probabilidades de sobrevivir, y hasta el momento es más de 90 por ciento exacto para detectar el cáncer" dijo. "Y va a ser lo mismo para cáncer ovario y de pulmón" añadía "y cambiando el anticuerpo, este mismo invento puede utilizar una proteína diferente para detectar Alzheimer, otras formas de cáncer o VIH".

Pero no fue nada fácil de conseguir. De 200 solicitudes que envió a laboratorios, todos se negaron a continuar con sus investigaciones, excepto uno. Finalmente logró que la Universidad Johns Hopkins ayudará a su desarrollo.

 Es un descubrimiento que podría afectar a la millonaria industria del cáncer.

 Su invento está en etapa de tramitación de patentes, algo que puede demorar varios años, pero el día que se apruebe puede resultar toda una revolución para la ciencia médica.

 Además, durante la conferencia, el joven apuntó que la ciencia no debería ser un lujo, y que debería ser un derecho humano fundamental, "el derecho de acceso a la información debe ser de todos, no sólo de los que pueden pagar" afirmó.

 Un descubrimiento que le ha llevado a ganar el premio Gordon E. Moore de la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería de Intel y el Premio Smithsoniano al Ingenio Estadounidense y es el orador más joven de la Real Sociedad de Medicina en Estados Unidos. Sin duda más que merecido.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


En la pulseada: Unos/as tienen la calle, y otros el gobierno, los jueces y los medios

Las movilizaciones de los días 6, 7 y 8 de marzo mostraron a fuerzas populares muy diversas que luchan por sus derechos y contra las injusticias. Tienen enfrente a la derecha gobernante y a poderes de facto como los judiciales, policiales, mediáticos, eclesiásticos y del sindicalismo burocrático.

Por Miguel Croceri

Las movilizaciones de los días 6, 7 y 8 de marzo mostraron a fuerzas populares muy diversas que luchan por sus derechos y contra las injusticias. Tienen enfrente a la derecha gobernante y a poderes de facto como los judiciales, policiales, mediáticos, eclesiásticos y del sindicalismo burocrático. Mucho se habló y escribió en los últimos días, y seguramente seguirá siendo así hasta cobrar quizás cierto carácter histórico, acerca de los emblemáticos 6-7-8 de marzo que acaban de transcurrir. Juego de números y de significaciones que tal vez nadie pensó deliberadamente pero que, más allá de eso, produjeron en tres jornadas distintas un momento único, donde grandes sectores de la población protagonizaron multitudinarias protestas en calles de Buenos Aires y otras innumerables ciudades argentinas.

Cada una de dichas jornadas y de las movilizaciones callejeras que en ellas tuvieron lugar obedecía a motivaciones distintas, fue impulsada por convocatorias específicas y mostró los reclamos propios de diferentes intereses que anidan en la sociedad civil. Pero los rasgos en común son poderosos y convergen en razones esenciales (razones que, cabe admitir, es más difícil captarlas profunda y rigurosamente que enunciarlas a modo de reflexión, como intenta esta nota aun con los riesgos de simplificar erróneamente, equivocarse, fallar en la percepción e interpretación de los hechos, etcétera).

Las marchas docentes del lunes 6 (realizadas no sólo en la capital del país, sino en muchos otros lugares), la concentración sindical y de movimientos sociales y agrupaciones políticas del martes 7, y el paro internacional de mujeres con imponentes manifestaciones el miércoles 8, significan en primer lugar un estado generalizado de involucramiento en asuntos públicos y de participación colectiva que atraviesa a contingentes sociales muy diversos en cuanto a su origen de clase, edades, ideologías, lugares de residencia e identidades de género, por ejemplo, así como también muy diversos en cuanto a niveles de formación y organización políticas.

Podría decirse además que muchas de las personas participantes son politizadas aunque no lo sepan. Y quizás incluso aunque explícitamente no lo quieran o no lo admitan. Eso depende de la autopercepción o la autoconciencia de cada ser humano, pero lo concreto es que cada una/uno formó parte de hechos colectivos que tienen profunda raigambre y proyección políticas.

En segundo lugar (el orden es arbitrario, al solo efecto de ordenar la exposición escrita), las personas y organizaciones participantes representaron a sectores populares. Es decir, a aquellas clases y segmentos sociales que no tienen poder "de facto", de hecho, instituido por su propio lugar y función en el sistema económico y político que organiza –pésimamente, cabe aclarar– a la sociedad, sino que su única posibilidad de ejercer o disputar poder es participando y organizándose. Interviniendo activamente en la deliberación y movilización públicas. Son sectores que expresan la infinita diversidad, pluralismo, heterogeneidad, contradicciones, tensiones y complejidad que tiene un pueblo.

Ninguno de los sectores de ninguna de las tres protestas es "pueblo" por sí solo. Cada cual es parte del mismo, y lo son potencialmente en tanto clases, géneros y sectores socialmente subordinados, o sometidos, u oprimidos –cada una de estas valoraciones podría ser, en sí misma, motivo de discusión–, y que por lo tanto son sujetos de derechos a conquistar, que se constituyen como pueblo movilizado en la medida en que participan activamente en los asuntos públicos. En la medida en que, con mayores o con menores niveles de instrucción conceptual-política y de organización, activan sus energías potenciales y se desarrollan como fuerzas populares.

Un tercer elemento que puede considerarse común a las tres jornadas y a sus respectivas protestas es que los/las participantes luchan por sus derechos y realizan demandas ante el poder. O, mejor dicho, ante distintos "poderes". Algunos del Estado y otros establecidos en múltiples estructuras e instituciones de la sociedad.

Poderes que están representados por el actual Gobierno de la nación, pero también por el inmediato anterior y los que lo precedieron. Poderes que incluyen a los Gobiernos nacional y provinciales (sobre todo en lo referido a las demandas por los sueldos docentes de las marchas del lunes 6), a las empresas y conglomerados capitalistas (notoriamente, en el caso de los reclamos contra la desocupación y a favor de los salarios que expresó la concentración del martes 7).

Y poderes que abarcan, especialmente, a las intrincadas conformaciones de dominación en la sociedad donde están incluidas estructuras gubernamentales, judiciales, policiales, eclesiásticas, mediáticas, así como patrones culturales extremadamente arraigados que pueden incluirse en el concepto de "patriarcado", según el aprendizaje y a la vez la enseñanza para toda la humanidad que han aportado los movimientos feministas a lo largo de las décadas en el país y en el mundo, y que hoy –así quedó demostrado el miércoles 8– interpelan a toda la población argentina y de muchas otras naciones, y son la vanguardia de avances históricos en las luchas por la igualdad entre los géneros.

Confrontaciones

Fuerzas populares, plurales y diversas, son las que se manifestaron en las calles en esas tres jornadas singulares de la semana recién terminada. Pero ellas no están "solas en el mundo", sino que tienen enfrente a todas las que pujan en sentido contrario. Esa confrontación a veces puede parecer solapada, escondida, disimulada, invisibilizada, pero sin embargo es la contracara de los derechos que se reclamaron en las tres jornadas recientes.

No se habría achicado el valor real de los sueldos si esa no fuera una prioridad de las clases capitalistas, ejecutada por un Gobierno nacional que en su primer año de gestión le metió la mano en el bolsillo al conjunto de los/las trabajadores/as haciéndoles perder poder adquisitivo frente a la inflación y ahora negándose a una actualización que compense esa pérdida.

No habría un violento regreso al país de la tragedia social y humanitaria de la desocupación –disminuida a expresiones mínimas durante el kirchnerismo– si no fuera porque el actual Gobierno, que representa precisamente los intereses de los grandes capitalistas, emprendió una demolición de los puestos de trabajo a fin de que, ante el miedo al desempleo, los/las trabajadores/as acepten ganar menos para abaratar de ese modo el tan repetido "costo laboral" de las empresas.

No podría haber avanzado, al menos tan velozmente en poco más de un año, la devastación del empleo, el salario, las jubilaciones y la capacidad de consumo de los sectores populares en general y la clase trabajadora en particular si no hubiera existido la complicidad de las fracciones dominantes del sindicalismo. Así lo hizo saber enérgicamente una parte los presentes en la concentración del miércoles en Buenos Aires, cuando, como muestra de un estado de ánimo generalizado, increpó a la cúpula de la CGT en el propio escenario del acto por su promiscua relación con el Gobierno y los empresarios.

No habría podido avanzar el oficialismo en contra de los derechos de las mayorías si los senadores y diputados de la oposición complaciente no le hubieran votado sus proyectos en el Congreso y aprobado las designaciones que reafirman el dominio de la derecha más peligrosa en otras áreas determinantes del poder estatal, como por ejemplo en la Corte Suprema de Justicia, en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) o en la Unidad de Información Financiera (UIF), que debería prevenir y vigilar los delitos económicos como los que cometen el propio Macri e infinidad de miembros de su Gobierno.

No habría podido Macri derogar de facto leyes de la nación mediante decretos, como antes sólo hacían las dictaduras, si no fuera por la complicidad de la corporación judicial.

No habría agresiones contra las mujeres, desde el acoso laboral hasta las atrocidades de los femicidios, si los jueces y fiscales, las Policías de todos los niveles y los Gobiernos de la nación, las provincias y los municipios –cada cual en su esfera de influencia– pusieran todo el poder del Estado para prevenir la violencia machista en general y los crímenes en particular, y, cuando los delitos ocurren, juzgar y castigar a los culpables.

No estarían naturalizados en la población discriminaciones, maltratos y ataques contra las mujeres si los gigantescos aparatos comunicacionales de los medios más poderosos no reprodujeran las ideologías dominantes –con sus mandatos, sus estéticas y sus pautas de conducta– que reafirman y legitiman un orden socialmente injusto y además machista.

No habría prohibiciones legales ni impedimentos funcionales en el sistema de salud para ejercer el derecho al aborto si no existieran poderes clericales –especialmente de la Iglesia católica– que se arrogan el dominio sobre la libertad de elección de las mujeres sobre sus cuerpos.

No existirían organizaciones criminales de trata de personas si no contaran con una oculta pero imprescindible trama de cómplices judiciales, policiales, políticos, sindicales y mediáticos, entre otros.

No sería posible la privación ilegal de la libertad de Milagro Sala sin la decisión política de hacer escarmentar a los/las pobres, negros/as y mujeres que se organizan y luchan por parte del Poder Judicial no sólo de la provincia de Jujuy, sino también del fuero federal de la nación y sobre todo de la Corte nacional.

No hubieran sufrido decenas de chicas (luego de la marcha del miércoles 8 en Buenos Aires) las humillaciones, golpes y maltratos, y la angustia e impotencia de ser llevadas prisioneras y de ser ultrajadas al tener que desnudarse en comisarías, si no hubiera Gobiernos en la nación y en la ciudad con una ideología de derecha violenta, antipopular y misógina, y policías mentalizados y entrenados para reprimir al pueblo, con la complicidad de estructuras judiciales que legitiman las violaciones al Estado de derecho.

A favor y en contra

Los/as que pelean en contra de las injusticias y a favor de sus derechos –empezando por el derecho a la vida misma, en el caso de la lucha para impedir los femicidios– tomaron las calles en las memorables jornadas del 6-7-8 de marzo de 2017 y mostraron su propia fuerza cuando se organizan y movilizan.

Mientras tanto, los responsables de tales injusticias, incluidos los encubridores de los crímenes, cuentan con fuerzas consolidadas y poderosas. Tienen de su lado al Gobierno nacional y a la mayoría de los provinciales (estos últimos aunque sólo sea porque sus reflejos burocráticos los llevan a pactar con un proceso que conduce otra vez a la ruina del país).

Pero más permanentes y eficaces aun que los Gobiernos de cualquier nivel estatal, tienen de su lado a los poderes de las grandes empresas, a la fracción dominante de las estructuras judiciales, a los violentos dispositivos de las Policías, a las corporaciones de los medios de comunicación más influyentes en la opinión pública, a las estructuras eclesiásticas de dominación y al sindicalismo burocrático.

La lucha continúa. El viernes 24 de este mes, Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia –a pesar de que el Gobierno macrista quiso esconderlo para disolver su profundo sentido histórico–, será otra jornada memorable.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Lo más destituyente de la semana que pasó

A los que están preocupados por la gobernabilidad, aún a aquellos que -con mejores razones- están preocupados por la institucionalidad, tengo que decirles que la nota más amenazante para la estabilidad del gobierno actual no proviene de Cristina Kirchner, a pesar del temor -sobreactuado- de Morales Solá. Tampoco del sindicalismo, a pesar de algunas expresiones tal vez insultantes de Luisito Barrionuevo. Ni siquiera de los maestros, a pesar de la influencia que sobre ellos tiene la figura notoriamente colérica e intemperante de Sarmiento. No. Fue una noticia del martes 7 que voy a contarles.

La publicó un solitario portal especializado en economía. No ha sido reproducida por los medios masivos (Me dicen que también apareció en El Cronista, pero no la vi). No la mencionaron en la blogosfera politizada. Pero, créanme, el hecho que cuenta fue observado con mucha atención por los economistas con responsabilidades y por la dirigencia política. No la tomaron como un síntoma definitivo, por cierto; algunos piensan que fue sólo un "glitch", un fenómeno casual que se debió a causas puntuales. Pero, por las dudas, quedaron en alerta. Se las copio, y después comento:

El martes no hubo dólares en el mercado paralelo y se teme por una devaluación

"El que quiso comprar, no pudo", grafica un experimentado operador de la City. El martes no hubo dólares físicos, ni en el Microcentro porteño ni en el resto del país. Se tema por una pronta devaluación.

El martes 7 de marzo, mientras todas las miradas estaban sobre el escandaloso acto de la CGT, la City porteña se llenó de dudas ante una sorpresa: no había dólares.

Eso fue lo que ocurrió en el circuito paralelo de "cuevas" financieras, donde se vende el dólar blue, para sorpresa de los frustrados compradores. Minuto de Cierre certificó que ello ocurrió en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero también en distintas ciudades del interior del país.

De modo inmediato, entre los habituales compradores de dólar blue empezó a correr el rumor de una futura y próxima devaluación. De hecho, el dólar oficial tuvo un pequeño salto, desde los $ 15,60 hasta $ 15,80, de acuerdo a la cotización del Banco Nación.

Pero, aunque una devaluación parezca poco probable antes de las elecciones, la memoria de cualquier argentino lo mantiene alerta sobre ese escenario. Más aún, con el retraso cambiario que se vive desde hace un año.

"La ecuación es muy simple. El que se endeudó hace un año, con la tasa de interés que hay, está pagando un 25% en dólares. No hay inversión, gasto ni planificación económica que lo aguante". El primer día de marzo del año pasado, el dólar vendedor cotizaba $ 15,90; mientras que hoy opera a $ 16,30, tomando los bancos privados. Es decir, una devaluación de apenas 2,5%, contra una inflación que ronda el 35%, si se toma el Índice Congreso en términos interanuales.

Para marcar cuán efectiva fue la "bicicleta financiera", hace un año las Letras del Banco Central (Lebacs) pagaban 38% anual. Por ejemplo, si alguien vendió u$s 1.000 en aquella época, los puso en Lebacs y hace días volvió al "verde", ya tiene más de u$s 1.300, una inversión segura y legal, con una tasa en dólares del 30%, sólo en Argentina.

Con estos números, y con el resto de los precios moviéndose, desde los servicios hasta los bienes, la percepción casi universal es que el dólar está "barato". El martes, el mercado ilegal tomó nota de esto y hasta habría recibido un empujón del Banco Central, que conduce Federico Sturzenegger".

Corresponde que les aclare que lo que no había el martes eran dólares físicos. Uno podía hacer transacciones en dólares por medios electrónicos. Pero... al no estar disponibles los billetes, una duda cruel asaltaba a los argentinos que se manejan con dólares (un % muy importante de la población).

Tengamos en cuenta que los "mayoristas" en el ámbito nacional de los billetes son un par de bancos locales. Los bancos extranjeros no se meten en eso. Es natural, siendo como somos, que la primera pregunta fue "¿En qué anda Brito?". Todavía no hay una respuesta satisfactoria. Pero ese no es el problema.

El problema es que los datos que menciona la nota son absolutamente ciertos. Y ninguna economía nacional puede garantizar un 25 % anual de ganancia en dólares. Simplemente, eso no existe. Todo el mundo sabe, lo reconozca o no, que esa burbuja alguna vez se pinchará. Y todos están alerta por el silbido delator.

Pero nadie, ni el F.M.I,, va a financiar a este gobierno para detener una corrida cambiaria, aunque la devaluación provoque un salto inflacionario brutal y desestabilizante. Nadie prestará para vender dólares a un precio fijo. Todos los que se mueven en finanzas recuerdan (George Soros con una sonrisa) que "los mercados" le doblaron el brazo al Banco de Inglaterra. El Banco Central de Sturzenegger les serviría de escarbadientes.                                                                     por Abel B.




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


CULPAS





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com


Entre la calle y un vacio de poder

Por Eduardo Aliverti

Aquello de que lo difícil no es explicar la realidad sino modificarla resulta muy tentador para simplificar lo ocurrido en estos días de la política argentina. 

Es imprescindible tomar nota de una serie de datos de los llamados objetivos, aunque la palabra ya suene un tanto desacomodada visto cómo la devaluaron los intereses del mundo periodístico-corporativo. Es objetivo que la notable marcha de los docentes, el lunes pasado, reveló una potencia intacta de los sectores más concientizados y militantes del gremio, capaz de contestarle bien, muy bien, a la despiadada campaña mediática del Baradel versus Vidal; sindicalista patotero bonaerense contra gobernadora angelical extorsionada; derechos salariales de los maestros frente a no tomar a los niños de rehenes; intento de reducir el conflicto a la provincia de Buenos Aires para ocultar su carácter nacional. Y un aspecto clave que alimenta más todavía el significado de esa multitud de docentes y acompañantes: la convocatoria careció de antelación. Sólo tuvieron sábado y domingo para ponerla en marcha, a los piques, y sin embargo reventó de gente. El paro fue masivo en los establecimientos estatales y, como siempre, menor en los privados que están sujetos a la presión patronal. La foto mediática se concentró en Capital y conurbano para desconocer la adhesión en provincias y zonas donde la educación estatal cumple un rol que la privada no desempeñará jamás. Excepto por los activistas cloacales de las redes, en formato de trolls o de minusválidos políticos que reducen el tema a maestros y profesores vagos que no quieren trabajar, el propio complejo mediático oficialista debió hablar de una manifestación imponente. Cabe preguntarse si acaso al Gobierno no está jugándole en desfavor lo burdo de su táctica. Macri con la chaveta saltada contra Baradel en el Congreso, las imágenes de los hijos del jefe de Suteba por televisión, las invenciones de los call center PRO mostrándolo en un BMW para pedir disculpas por la equivocación a las pocas horas, la guachada casi inconcebible de un periodista que le pregunta por su título de docente, ¿no activan una reacción de sentido rabioso inversamente proporcional? ¿No generan ganas multiplicadas de responder a las provocaciones? Esas preguntas constituyen a la principal, que es si la provocación no estará reflejando debilidad gubernamental. 

Día después de la marcha docente, hubo una de las concentraciones gremiales más impresionantes que se recuerden desde el recupero democrático. "Gremiales" es asimismo una simplificación, aunque acertada, porque quedó claro que el ingrediente dominante fue la asistencia de una muchedumbre sindicalizada pero con el apoyo ineludible de sueltos, profesionales, laburantes ajenos al aparato cegetista, desencantados y desconcertados varios. Los medios para-oficiales se ensimismaron con los sucesos alrededor del palco, ya producido el derrape histórico del indescriptible triunvirato cegetista. Eso duró la tarde/noche de la jornada y algunas columnas periodísticas de la siguiente, subrayando el copamiento kirchnero-izquierdista del escenario y los recuerdos del futuro que implican las imágenes en caso de no haberse aprendido la lección. Sobre esto hay numerosas consideraciones que, ya dichas en mayor o menor medida, en on u off, desde los protagonistas directos y desde los comentaristas de toda laya, merecen ser remarcadas. La primera es haberse sabido de sobra que el descontento en las bases excedía largamente las intenciones y pericia de la CGT para poder controlarlo, por más que fuera y sea una bronca dispersa. Constatado eso, ¿cómo es posible, se preguntó, que los triunviros no encontraran la forma de canalizar el desborde, anclado en la exigencia de ponerle fecha al paro general? Pregunta incorrecta, porque ninguno de esos burócratas –en la acepción simbólicamente más jodida del término– estaba allí por convicción combativa. Estaban porque en su momento ganaron tiempo convocando a una marchita pro-productiva, limitada a protestar contra  problemillas de avalancha importadora y a efectos de que el Gobierno tirara o encubriera con algún hueso superador de la plata que les saldó por sus obras sociales. ¿Qué podían hacer, instalados ahí arriba frente a una multitud efervescente en la que no eran cuatro gatos locos quienes los puteaban para poner la fecha sino los mismísimos ocupantes del frente de las columnas? ¿Qué podían hacer si no hay uno, además, con mínima representatividad y carisma para controlar una situación como ésa? ¿Qué podían hacer si ni siquiera se le animaron a la Plaza de Mayo, para no ofender a Macri? De manual, después dejaron trascender que la agresividad partió de cien estúpidos; después dijeron que eran mil, y después que fueron los K y los troscos.

Primero, la recurrencia de hablar sobre infiltraciones zurdas rememora el rostro más siniestro de las jerarquías sindicales. Segundo, las columnas kirchneristas y de la denominada izquierda jamás estuvieron sino a varias cuadras del palco. Tercero, ¿cien o mil estúpidos, o una veintena de despedidos del 60, o unos trapitos del gremio de remiseros, o la Cámpora, le aparatean y pudren un acto de masas a la CGT? Bien: o estamos al borde de la revolución y no nos habíamos enterado, o la cúpula de lo que otrora se llamaba central obrera debería dedicarse a conducir un maxikiosco. De todos modos, y para incurrir en el lugar común cuyo consignismo no afecta cierta épica necesaria, nada de esto puede extraviar que el hecho eventualmente re-fundante es la suma de cientos de miles de argentinos que ganaron la calle para decir basta. El cuidado o prejuicio contra ese tipo de sentencias animosas, siendo que se viene y está en medio de una derecha ganadora, legítima en las urnas, no debe reprimirlas. Sea que se considere que lo habido fue una suma de minorías intensas, de estructuras organizadas con capacidad de llenar la calles o de expresiones populares que no representan a mayorías silenciosas, lo objetivo es que a un año y monedas de gobierno reaccionario crece la resistencia y la movilización. Otra vez se demuestra que hay en esta sociedad reservas activas, también reflejadas en las mujeres que cubrieron el espacio público aun después de la energía que insumieron dos enormes manifestaciones inmediatamente precedentes. ¿Cuántos colectivos sociales de dónde pueden enorgullecerse de tal cosa? 

El tema que continúa apresurando, de manera inevitable, es qué o quién vehiculiza. Por ahora, no hay respuestas para ninguno de los dos factores. Ni en el qué ni el quién se encuentran contestaciones de corto plazo, que es como se piensa y como se vive. Para quienes todavía guardan esperanzas en el rumbo votado, Macri muestra que su liderazgo es endeble entre la tropa propia –véase la alarma manifestada ayer en las vocerías oficialistas– y lo que sucede alrededor de la candidatura a senador bonaerense de su primo Jorge es categórico. El apellido pasó a jugar contra, no porque la sacerdotisa Carrió lo haya tildado de delincuente con esa vara que por un lado asusta a Cambiemos debido a que para el gorilaje más recalcitrante es palabra sagrada y, por otro, espanta porque ya se sabe que la doctora tiene la particularidad de destruir cuanto construye (a más de que nadie quiere imaginarla en funciones ejecutivas, o dando consejos al respecto). Hay crecientes rumores de cambios de gabinete. La UCA plantó que hay millón y medio de nuevos pobres y 600 mil nuevos indigentes, producto de este Gobierno y no de la herencia recibida. La UIA, en observación aún amable, le respondió a Dujovne que el fin de la recesión sólo existe en sus fantasías. El número inflacionario de febrero conmovió. Frenaron las alzas para abril en el transporte público, demoraron las del agua y dividieron en tres las del gas y en dos las de la luz, para que caigan después de octubre. Si los aliados cascotean, en la calle pasó lo que pasó y el estimado del 17 por ciento de inflación anual mutó a mejor vida, el Gobierno necesita un reanimador que nadie se explica dónde puede estar salvo –electoralmente– en la fragmentación peronista. Y en la estratagema de insistir con la corrupción K, justo cuando empezó a brillar la M. Mirada corta, pero no disponen de otra.

Enfrente, tampoco el qué ni el quién tienen un ordenador. Si algo faltaba para corroborarlo, el bochorno de la CGT despejó dudas. Y quedó archi-renovado, con la suma de Massa sin convicción ni señales, que con Cristina no alcanza y sin ella no se puede. Planteado en esa ecuación de nombre propio alcanza, por ahora, menos que menos. Aunque un poco menos que hace poco. Pero no se puede negar que para expresar a modelos antagónicos no hay otra personalización que sirva mejor. Por lo pronto, aconteció que el papelón estuvo en un palco, no en la calle. Porque ahí, abajo, hubo una ejemplar fiesta contestataria durante tres días consecutivos.

Esa es la noticia, a apenas un año y piquito de asumido Macri.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com