viernes, 31 de marzo de 2017

Sojeros "go home"

Crédito: Chequeado

Malvinas Argentinas, el pueblo cordobés que venció a Monsanto

¿TENÉS MÁS DÁTOS SOBRE
ESTE TEMA? ¡SUBILOS!

La batalla judicial y social detrás de una lucha que parecía asimétrica, y donde las mujeres tuvieron fuerte protagonismo. Cómo un grupo de vecinas y vecinos de un pueblo cercano a la capital provincial luchó durante cuatro años contra la construcción de una planta de semillas. Por qué se convirtió en coordenada de la resistencia mundial.

Ocho perros hambrientos y un puñado de guardias de seguridad: es lo que queda hoy en el predio de Malvinas Argentinas donde Monsanto empezó a construir lo que prometió como una de las plantas de acondicionamiento de semillas de maíz transgénicas más grandes del mundo. A 700 metros de allí, en las calles de Malvinas Argentinas -donde los campos a la vera de la ruta dan paso a las casas bajas del área urbana- queda una victoria histórica. La que ubicó a Malvinas, una localidad de 12 mil habitantes a 14 kilómetros de la capital provincial, en la cartografía de la resistencia ambiental mundial, contra la empresa de agronegocios más poderosa del mundo, hoy en manos de la alemana Bayer.

En Malvinas no sobra el trabajo. En junio de 2012, cuando se anunció que este emprendimiento crearía empleo para 400 personas, había siete empresas. Ninguna con más de 35 empleados, estima la actual intendenta, Silvina González (UCR). Ella fue quien en noviembre último confirmó a Radio Nacional Córdoba lo que muchos sospechaban: el predio destinado a la planta de Monsanto se había vendido a la empresa de obra pública Regam/AMG Obras Civiles. Adquirida en 2014 por el publicista cordobés Guillermo Gastardelli, cuenta con inversiones en el programa Pro.Cre.Ar y en Vaca Muerta.

"Si echamos a Monsanto, nadie nos va a volver a pasar por encima", dijo en 2016 Doña Rosa, una señora que no participó de marchas ni asambleas, ni del bloqueo que durante tres años impidió la entrada al predio. Vanesa Sartori, psicóloga, escuchó a su vecina y sintió otra batalla ganada. Fue de las caras más visibles de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida, que se organizó para resistir a la construcción. La tildaban de chiflada. "Doña Rosa ahora festeja y lo siente un logro propio, es impresionante. Cuando nosotros decíamos en las encuestas que la mayoría del pueblo no quería la planta, era cierto", dice Vanesa.

Mirá nuestra nueva investigación sobre agroquímicos acá.



Libre de virus. www.avast.com

Dejen jugar a Juana






MOVIDA EN MERCEDES POR UNA NENA FUTBOLISTA
Juana quiere que la AFA la reconozca
A Juana no la dejan competir con su equipo infantil del Club Mercedes porque la AFA no admite el fútbol mixto. En las redes sociales se monto la campaña "Dejen jugar a Juana" y el intendente pidió que se garantice el derecho de la nena.

Juana tiene 11 años y ama jugar al fútbol. Tiene talento y descuella con la camiseta Nº 10. Pero  no la dejan competir en torneos con su equipo infantil del Club Mercedes porque es mujer. Sus compañeros son todos varones. Este año el club intentó ficharla pero la Liga Mercedina de Fútbol informó que no la podían aceptar porque el Consejo Federal de la AFA les dijo que el reglamento no permite un equipo mixto. La familia empezó a juntar firmas para que la niña pueda competir con su equipo. En las redes sociales se lanzó la campaña #DejenJugarAJuana para apoyar el reclamo, que va sumando adhesiones día a día. Hasta el intendente de Mercedes, Juan IgnacioUstarroz, la respaldó: firmó la semana pasada un decreto con el que declaró de "interés municipal" que Juana juegue al futbol en campeonatos, y lo fundamentó por el respeto al interés superior de la niña, previsto en la Convención Internacional de Derechos del Niño, y su derecho a no ser discriminada y a poder disfrutar del deporte como una actividad lúcida y recreativa. Por ahora, la niña solo puede jugar amistosos.

En los últimos días la mamá de Juana, Mercedes Rothermel, contó en medios locales que la niña juega desde los 6 años. El año pasado fue parte de un equipo de Estudiantes y luego pasó al Club Mercedes. En uno de los últimos partidos, hubo "quejas" y "consultas" de parte de otros clubes para saber si se podía permitir la competencia mixta. Este año, rechazaron la inscripción de Juana en su equipo. La Liga Mercedina de Fútbol, contó la mamá, recibió la negativa del Consejo Federal de la AFA. A partir de la campaña lanzada en las últimas semanas, y un reclamo puntual a la AFA, Juana se ilusiona con poder seguir jugando torneos con sus amigos del Club Mercedes.

"Juana sólo quiere jugar, con los varones o con las nenas", dijo la mamá. El problema es que en Mercedes no hay una liga femenina de fútbol infantil y por eso está dando la batalla. Según contó la mamá, hay antecedentes en el país pero algunos se lograron con recursos de amparo presentados por las familias en la Justicia.

"Cuando surge todo esto empiezo a investigar casos de nenas que hayan jugado o estén jugando en ligas. Hablo con una mamá de mellizas que jugaban en GEBA durante varios años, pero de un año para el otro le dijeron que no podían jugar más. La mamá interpuso un recurso de amparo y logró que las nenas jugaran. Así otros casos que recurrieron al recurso de amparo y lo lograron. No queremos llegar a eso. Queremos hacerlo por las vías normales y sin que se arme tanto lío", agregó."Si en su momento me hubiesen dicho 'acá está el estatuto y lo prohíbe' yo no hubiese hecho nada porque hay algo que lo prohíbe. Pero no hay ningún estatuto que lo diga. El estatuto habla de fútbol infantil, no de femenino o masculino. Y si no es así que me muestren dónde está esa reglamentación…. No quiero estar en contra de la Liga. Si no se puede, no se puede, pero que me den los fundamentos escritos de por qué no se puede. No de palabra y, peor, sabiendo que votaron a mano alzada los delegados de los clubes", siguió Mercedes, la madre de Juana.

   El sábado se hicieron partidos mixtos en un predio Mercedes para juntar firmas en apoyo a Juana. La niña jugó con otros chicos y también con jóvenes, varones y mujeres. Su reclamo cuenta con el respaldo del intendente local, que incluso llamó a una conferencia de prensa para anunciar que firmaba un decreto para declarar de "interés municipal la participación de la niña Juana C. en los torneos oficiales de la Liga Mercedina de Fútbol". Y le envió una copia al presidente del Consejo Federal de la AFA.

"Se ha hecho pública la situación de ésta niña. Particularmente y personalmente en ocasión de ver a mis hijos jugar al fútbol pude verla participar de un amistoso porque tiene la autorización de jugar allí y no en campeonatos. Además de ver el entusiasmo, las ganas, todo lo que significa para esa niña poder participar de un juego, que es el fútbol, nos dio la dimensión de lo que está pasando", dijo el intendente Ustarroz."Uno de los flagelos del fútbol es la violencia, incluso llega a haber en el fútbol infantil y creo que esta situación, más allá de la niña, es una situación para poder repensar y rever ciertas costumbres de ciertos hábitos que hay en el fútbol infantil. Nos tiene que servir como instituciones, como padres, como clubes, para barajar y dar de nuevo sobre la base de una consigna muy simple y es que estamos hablando de un juego, de algo lúdico, donde los chicos tienen el derechos de participar, de hacer deporte, de no ser discriminados en tanto y en cuanto no haya una liga para mujeres es necesario que esta niña pueda jugar y que a raíz de esto podamos ver otras cosas, como por ejemplo las normas", sostuvo el mandatario.

    En el decreto, señala antecedentes y al mismo tiempo lo fundamenta en la Convención Internacional de los Derechos del Niño. "Hay algo que marca cualquier acción y política pública que es el interés superior del niño y acá está a todas luces claro cuál es el interés debe prevalecer. También poder como sociedad, repensar y mejorar con respecto a cómo se desarrollan las competencias", apuntó en la conferencia de prensa, acompañado del secretario de Gobierno, Juan Pablo López Baggio, del director de Deportes, Martín Silvestre, de la coordinadora de Deportes, Mariana Saboredo, y del presidente del Concejo Deliberante, Matías Dematei.

   El decreto recuerda otros casos similares. "A inicios de la década del 2000, y con solo 7 años, Camila Gómez Ares comenzó a jugar el campeonato de fútbol infantil del Partido de Vicente López en el club Villa Pearson. La presencia de una niña en un torneo de varones despertó entonces debates, conflictos, polémicas, discusiones. Pero se impuso el sentido común, Camila pudo jugar y dio el primer paso de su sueño: pasó por RiverPlate y Boca Juniors y llegó a la Selección Argentina de fútbol femenino", dice el texto. Y sigue: "Lo mismo ocurrió el año pasado en Córdoba. Luciana Araya, de 8 años, no solo integra un equipo de fútbol infantil de varones de EFUL (Escuela de Fútbol Lugones): es nada menos que la capitana. Su sueño, como el de Camila, es llegar a la Selección de fútbol femenino".

   Más adelante, destaca "estamos convencidos de que no hay motivos para impedir la participación de Juanita en el torneo de varones. Por un argumento sencillo, el mismo de Camila y de Luciana: priorizar el aspecto lúdico y social del deporte a una edad en la que de ningún modo debe primar el aspecto competitivo; y en una disciplina en la que, por si faltaran argumentos, ni siquiera está desarrollada la especialidad femenina en su etapa formativa".




Libre de virus. www.avast.com

Libre de virus. www.avast.com

Derecho a la pelota


"Te vas a sentir orgullosa", me dijo mi hija, de 11 años, semanas atrás, al regresar a casa, el primer día de clases. Y me contó que una de las maestras les había recordado las reglas del recreo y la forma cómo se distribuye el patio entre nenas y varones. Las chicas pueden jugar al quemado en un sector. Los varones, al fútbol, en otro. Ellos a veces se mezclan con ellas para jugar al quemado. Pero ellas no tienen derecho al fútbol. Era un tema que veníamos conversando con Cami desde hace un tiempo, por lo injusto y discriminatorio de esa división absurda --y machista-- del espacio de recreación. Muchas veces me sentí tentada de ir a plantear al colegio que no me parecía correcto, pero finalmente me convencía de que tenía que surgir de las propias nenas el reclamo. No solo es discriminatorio. También incoherente: en ese colegio, las nenas juegan fútbol como deporte en una parte del año. Y fue ese día cuando Cami, al terminar de escuchar de la maestra lo que ya sabía, se animó y pudo vencer el temor a la palabra disidente, a desnaturalizar lo naturalizado: "¿Podemos, nosotras, las chicas, jugar al fútbol también?", preguntó, sin inocencia. La maestra, que es nueva, se sorprendió. Pero escuchó y repreguntó: "¿Ustedes quieren?". "Siiiii", fue la respuesta unánime, me contó Cami. Me lo contó orgullosa. Pero a los pocos días, llegó a casa desilusionada. Le habían rechazado de plano su reclamo. "Le pregunté a la seño si tenía una respuesta y me dijo que lo había consultado con la directora de inglés, y que había dicho que no podíamos, porque los varones son más y si no, no tienen a qué jugar", me relató, actuando los gestos de la docente. A Cami no le pareció un argumento sensato ni convincente: no solo porque no hay más varones que nenas en los grados, sino porque ella --y sus compañeras-- no pretenden que los chicos dejen de jugar, sino que ellas puedan hacerlo también, que el fútbol en el recreo no sea privilegio de varones. "A las mujeres nunca nos regalaron nada, para votar tuvimos que pelear años, para poder decidir sobre nuestros hijos, también", le conté. "Es que si no es ahora no voy a poder jugar, porque este año ya termino la primaria, no puedo esperar años", me contestó, con más sensatez que la respuesta que le dieron a ella en el cole. Tenés que insistir, la alenté. Y le sugerí que hablara con la directora del castellano, que imagino más receptiva a las preocupaciones de las y los alumnos. Y que le contara sus fundamentos para exigir gozar del derecho al fútbol en igualdad de condiciones que los varones. Por vos, por tus compañeras y por las que son más chicas que ustedes, tenés que insistir, la envalentoné. Ojalá no se rinda.



Libre de virus. www.avast.com

Avanza el delito de opinion


Pando contra Barcelona: Cómo asesinar revistas

La Sala D de la Cámara Civil de Apelaciones condenó a la revista Barcelona a pagar 110 mil quinientos pesos: 70 mil a la defensora de genocidas, Cecilia Pando y 40 mil quinientos a abogados y peritos. Colocó así a esta publicación al borde de la quiebra y a la libertad de expresión en un precipicio del cual esta extensa nota pretende rescatar. No es la primera vez que las demandas son utilizadas como forma de quebrar al periodismo independiente, acorralándolo con juicios. Los procesos son, en sí mismos, una condena para estas publicaciones, sostenidas por periodistas autogestivos que deben recurrir a la buena voluntad de abogados para argumentar su defensa y que, además, deben destinar sus escasos recursos disponibles –tiempo, fundamentalmente, y dinero y stress- a sostener estas batallas que afectan a toda la prensa, ya que de quedar en firme la sentencia marcará un límite que afecta tanto a periodistas como a lectores. De qué podremos reírnos y de quien no.
Leé la nota completa



Libre de virus. www.avast.com

Vocacion de unir a los argentinos, a palos

La represion comienza a estar en primer plano de la realidad


Dicen en las redes que se llama David Britez. Es un hombre con la cara oculta de la policía de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.
Abrieron nuevas grietas.


Libre de virus. www.avast.com

Datos duros



Libre de virus. www.avast.com