domingo, 9 de abril de 2017

Jorge Rizzo rechazó el pedido para ir contra Alejandra Gils Carbó

POLITICA  COLEGIO PÚBLICO DE ABOGADOS

Asambleístas que responden a Daniel Angelici pidieron sesión extraordinaria para avanzar contra la Procuradora. Los argumentos para frenarlo.

09|04|17

16:55

Foto:Cedoc
El presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Jorge Rizzosalió a frenar un pedido de asambleístas que responden a Daniel Angelici para realizar una sesión extraordinaria y avanzar sobre el pedido a la Cámara de Diputados para el juicio política contra la procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó.

Los solicitantes, que integran el sector que conduce Angelici, se mostraron molestos en las últimas semanas con el presidente de la institución, por haberle entregado en marzo un reconocimiento a Gils Carbó en el marco del Día Internacional de la Mujer.

La respuesta del presidente del Colegio, emitió un comunicado para responder "a lo manifestado por el grupo de asambleístas":

1.- Por no alcanzarse el número previsto por el inciso d) del artículo 32 de la ley 23.187 se rechaza in limine el pedido de asamblea extraordinaria y el temario solicitados, sin perjuicio de que todo lo peticionado no es competencia de dicho Órgano (art. 35 incisos c), e), i) y concordantes ley 23.187).

2.- En orden a las improcedentes peticiones formuladas en la nota en responde, y al solo efecto de ilustrar a los distinguidos colegas firmantes, se les recuerdan algunos conceptos estudiados en las Materias Derecho Constitucional I y II; Derecho Político; Teoría del Estado entre otras: 

            a) No existe la figura del "juicio político" para procuradores en el ordenamiento federal. En efecto, el mismo no ha sido contemplado por nuestra Constitución Nacional sino que se ha determinado un procedimiento especial que establece la ley 24.946; de allí que lo solicitado es de imposible cumplimiento.

            b) Idéntica solución ocurre con respecto al pedido de "juicio político" contra el camarista Eduardo Freiler. Seguramente los colegas se referirán al jury de enjuiciamiento que determina el artículo 115 de la Constitución Nacional Reformada en 1994. Si de ello se tratase, se invita a los firmantes a formular el pedido pertinente ante la Comisión de nuestro Recuperado CPACF (art. 102 RI) a efectos que sus miembros evalúen el comportamiento del referido magistrado y recomienden al Consejo Directivo (Organo Competente) la necesidad de dicho jury. Sin que importe ningún juicio de valor sobre las capacidades cognitivas de los colegas, evidentemente y por la actuación constante de su mayoría como empleados y/o funcionarios dentro de la esfera del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, confunden los dictados de nuestra Constitución Nacional, con los sistemas de remoción de jueces y magistrados que prevé el Estatuto Organizativo de las Instituciones de la Ciudad; sistema en el que "sí" existen las figuras a las que hacen mención.

            c) El fallo "FAYT" ha sido dejado de lado por el "SCHIFFRIN", por lo que no se advierte que el CPACF no deba hacer más que cumplir la nueva doctrina, por juego del artículo 1º de la Constitución Nacional, léase la forma republicana de gobierno y el imperio que las normas jurídicas individuales poseen por el principio de jurisdicción procesal y, sin perjuicio de la cosa juzgada en sentido formal y material. Los fallos no son para que sean exhortados sino para que quien tiene a cargo cumplir y hacerlos cumplir así lo haga.

            d)   El proceso de "traspaso de la justicia ordinaria a la competencia de la Ciudad con Gobierno Autónomo de Buenos Aires" no compete a ninguno de los fines propios del CPACF. En efecto, se trata de una cuestión meramente política en la que los interesados son los gobiernos Nacional y de la Ciudad, los poderes judiciales de ambas competencias, los magistrados, gremios y, los trabajadores de dichas dependencias públicas. De allí que la petición, como todas las demás, deviene en improcedente.

             Por todo ello, y hechas las aclaraciones del caso, se ordena el archivo de las presentes actuaciones, saludando a sus firmantes la consideración que me merecen.





Libre de virus. www.avast.com

La calle del medio con baches que desvian el transito

Héctor Daer se distancia del Frente Renovador: "Con el tiempo fue perdiendo su rumbo"

El diputado y sindicalista se refirió en duros términos al espacio que lidera Sergio Massa.

09|04|17

20:15

Héctor Daer, uno de los líderes de la CGT. Foto:DyN
Héctor Daer, diputado nacional y uno de los titulares de la CGT instaló la duda sobre su continuidad dentro del espacio de Sergio Massa y descartó que sea "una expresión incipiente de la renovación del peronismo".

En una entrevista que publica el matutino Página/12, el sindicalista señaló: "Soy un dirigente sindical que en 2013 fui convocado a un espacio plural que con el tiempo fue perdiendo su rumbo". "No tengo duda de que hoy hay que buscar la unidad del peronismo, por supuesto con un fuerte debate para saber cómo y a quién vamos a representar, porque tenemos que volver a ser alternativa", planteó.

La entrevista con el sindicalista de la Sanidad se realizó un rato antes del acto que lideró otro emigrante del massismo, Alberto Fernández, quien lanzó hace un par de días -con Daer a su lado- la "Corriente amplia por Buenos Aires", un espacio del peronismo porteño que apunta a la integración de varios sectores justicialistas.

"Me hubiera gustado que el Frente Renovador sea una expresión incipiente de la renovación del peronismo pero bueno, los rumbos se van modificando y creo que no vamos a tener, por lo menos en el corto plazo, esa posibilidad. De todas formas, dentro del bloque continúo teniendo la misma autonomía como dirigente sindical que como diputado prioriza los intereses de los trabajadores", aclaró Daer.

El distanciamiento de Daer del Frente Renovador ha sido un rumor recurrente en los últimos meses, por lo que de concretarse no sería una sorpresa; más si se considera la cercanía del sindicalista con Fernández, con quien coincidió públicamente en pedir por la libertad de Milagro Sala cuando el ex jefe de gabinete del kirchnerismo la fue a visitar a la cárcel de Alto Comedero; tomando distancia de sus pares massistas.




Libre de virus. www.avast.com

HIPOCRESÍA

 

Tiempoar

Fernando Capotondo - Sábado 8 de Abril de 2017

Petros Markaris:

Vivimos en la era de la HIPOCRESÍA

Entrevista al escritor griego que presenta el libro "OFFSHORE" y analiza la inevitable vinculación con el escándalo de los "Panamá Papers".

Los Panamá Papers ya estaban escritos en el "Oráculo de Petros". Una semana antes de que estallara el escándalo de corrupción, Márkaris había entregado el manuscrito final de una novela sobre sospechosos negocios financieros, blanqueos de capitales e inversiones desde paraísos fiscales. La coincidencia no podía ser mayor. El título de su nuevo libro, Offshore, se había convertido en la palabra más leída en las tapas de los diarios del mundo, a medida que se conocían las graves imputaciones a políticos de distintos países, entre ellos el argentino Mauricio Macri. "Soy inocente, no sabía que iba a pasar todo esto. Mi intención solo fue escribir una historia de ficción" fue la defensa del escritor griego ante la sorpresa de su editor.

Un año después, Petros Márkaris, el padre de la novela negra griega, visita la Argentina para presentar la esperada traducción al castellano de Offshore, el nuevo capítulo de la saga policial del comisario Kostas Jaritos. Su apretada agenda es la de una estrella literaria: incluye las entrevistas de siempre, encuentros con libreros, eventos para la firma de ejemplares y una charla abierta con la escritora Claudia Piñeiro sobre el género policial como relato de la sociedad. "Buenos Aires es un lugar donde soy feliz porque me es familiar. La gente hasta camina de la misma manera que en Grecia, lo que me permite ser natural porque sé que los argentinos siempre me van a entender", explica a Tiempo.

–La identificación es recíproca. Su tetralogía de la crisis griega (compuesta por Con el agua al cuello, Liquidación final, Pan, educación y libertad y Hasta aquí hemos llegado) fue prácticamente un espejo de lo que ocurrió en la Argentina y cosechó muchos elogios entre los lectores argentinos.

–En mis conversaciones con franceses, británicos o alemanes, en algún punto siempre les aclaro que mucho de lo que les voy a decir solo puede ser comprendido por los españoles, porque ellos atravesaron una guerra civil como los griegos. Lo mismo ocurre con la Argentina. Estoy seguro de que van a entender el modo en que les hablo porque vivimos experiencias similares. Los alemanes jamás lo entenderían y a ellos debo hablarles diferente. Pero con los argentinos no tengo que diseñar un modo especial para hacerme entender. Sé que me comprenden y, para un escritor, eso es algo liberador. Un verdadero alivio.

–¿Es consciente del interés que puede generar Offshore, después del escándalo de los Panamá Papers?

–Cuando empecé a escribirlo, mi primera idea no fue sobre las compañías offshore. Lo único que tenía claro es que quería hacer algo que no tuviera que ver con la crisis porque ya estaba harto. En algún punto me pregunté qué pasaría si los fondos empezaran a fluir de nuevo en la economía griega. Y ahí me surgió la pregunta que Adrianí, la esposa del comisario Jaritos, se hace durante toda la novela: ¿de dónde vienen estos fondos? Empecé a investigar y terminé escribiendo Offshore.

–¿Qué descubrió en esa investigación?

–No descubrí tanto sobre compañías offshore sino sobre la falta de transparencia del dinero de hoy. Si alguien invierte en la Bolsa de Grecia y empieza a ganar dinero, nadie va a preguntarle de dónde sacó el dinero. Pero volviendo sobre los Panamá Papers, me pregunto qué pasó al final. El primer ministro de Islandia debió renunciar y David Cameron tuvo problemas, pero todo lo demás fue olvidado. Ni una persona en Europa sigue hablando hoy el tema. Se olvidó todo.

–¿A qué atribuye esta suerte de amnesia colectiva por cuestiones que no deberían olvidarse tan fácilmente?

–Creo que todo comenzó por los años noventa, cuando se cometió el gran error de darle prioridad al mundo a las finanzas. Como dije antes, si un país recibe a un poderoso inversor, todos van a aplaudirlo y nadie va a detenerse a preguntar de dónde sacó su dinero. Ese fue el principal desastre que los políticos causaron en los '90, porque no sabían que ellos serían los primeros en pagar el precio. Porque la política ya no es la prioridad, hoy lo son las finanzas y esto es un desastre para el mundo.

–¿Desde su postura pública de hombre de izquierda imagina alguna salida?

–Soy pesimista y lo que veo es que las cosas empeoran. ¡Miren a Trump! El escritor alemán Heiner Müller dijo que el optimismo es solo falta de información. Y tenía razón. Cuando veo lo que ocurre en el mundo crece mi pesimismo. Pero cuidado, porque no es solo Trump y la política. El verdadero peligro es la gente desesperada que quedó librada a sí misma. Porque no hay que olvidar que Trump y el Brexit son consecuencia de esta gente desesperada. Durante un largo período de la historia, la izquierda tuvo tal poder que podía dar una motivación a esta gente sin esperanza, pero hoy la izquierda es impotente para hacerlo. Y toda esta gente ha quedado librada a sí misma, lo que es muy peligroso.

–¿Qué hacer entonces? ¿Hay que resignarse?

–No, pero es importante comprender que no hay salidas fáciles ni milagros, y que debemos empezar a luchar de nuevo, creando grupos con ideas comunes. Necesitamos un nuevo comienzo. Olvidemos por un momento a Trump y miremos lo que está pasando en Francia, donde están eligiendo entre un político de extrema derecha y un empleado bancario que ni siquiera es un líder, algo difícil de concebir en una nación que ha sido potencia y hoy vive una clara declinación. Por supuesto, esto genera más desesperación entre aquellos que no tienen nada para perder.

–"Nuestro país es un conejillo de Indias. A lo largo de la crisis el experimento consistía en averiguar hasta qué punto se podían resistir las crecientes privatizaciones de todo tipo", describe en Offshore. ¿Hasta dónde se puede resistir?

–Le voy a contar una experiencia. Yo no soy nativo, nací en Estambul y a los 28 años llegué a Grecia. Desde 1965 en adelante, aún durante la dictadura, viví en un país que siempre estuvo resistiendo. Pero esa resistencia desapareció y la gente se repliega en sus propias vidas y no le importa lo que ocurre con el país. Se dieron por vencidos. Por eso insisto, la solución es empezar a luchar.

–¿Considera que este diagnóstico solo describe la crisis griega?

–No, definitivamente no. Es lo mismo que ocurre en Italia y hasta cierto punto en España, pero cuidado porque hoy también vemos gente desesperada en el Reino Unido. En Alemania existe un movimiento de personas cercanas a su jubilación que se preguntan si vale la pena trabajar toda la vida para recibir pensiones que cada día se recortan más. Y como si fuera poco tenemos el tema del racismo, porque es fácil decir que todos los que se oponen a los inmigrantes están en contra de quienes creen les van a sacar sus trabajos. La situación en Europa es extrema.

–¿Considera que esta crisis que observa en Europa y Estados Unidos también se expresa en América Latina?

–Se reflejan en todo el mundo porque es una tendencia y esto es lo más peligroso. Recuerdo que después del Brexit, un amigo inglés me dijo: "Querido Petros, no se trata del Brexit, el problema es que se desmoronaron los dos partidos políticos que dirigieron el país después de la guerra. Y el país ya no puede ser dirigido".

–¿Cree que podrá surgir un nuevo movimiento político, como ocurre en Offshore?

–Claro, vamos a ver nuevos partidos. Estoy seguro.

–¿Podemos, en España, es uno de ellos?

–Podemos fue un intento en España. Le voy a contar una historia que viví en un barrio de trabajadores de Madrid, donde participé en un debate en un centro cultural. Cuando terminé, la gente me abrazaba y agradecía mi presencia. Entonces pregunté a uno de los libreros presentes si todas aquellas personas iban a votar a Podemos. No me respondió y empezó a reírse. Eso me hizo recordar un comentario que le hice a un escritor francés, un viejo amigo de la generación de mayo, sobre los errores que consideraba habían cometido. En aquellos años habían creído que todos los que trabajaban en las calles eran intelectuales. No advirtieron que eran personas comunes, que querían tener una vida decente, interesados en las cosas simples y con sus chicos estudiando. Ustedes intelectualizan todo, le dije. Precisamente, esa es la diferencia con la vieja izquierda que entendía cómo hablarles a esas personas en su mismo lenguaje. Hoy es una jerga intelectual.

–Acaba de referirse al ciudadano "común" que pretende tener una vida decente. ¿En la saga del comisario Jaritos, la descripción de su familia es su manera de reflejar esta búsqueda?

–En Offshore todos los miembros de la familia de Jaritos están contentos con el dinero que llega y la posibilidad de superar la crisis económica. Pero la única que plantea sus sospechas acerca del origen del dinero es Adrianí, la esposa del comisario. ¿Por qué ocurre esto? Porque esa generación de gente más grande creció en condiciones muy pobres y debieron luchar por el pan de cada día. Y hoy, cuando se enfrentan a todo ese dinero que aparece de golpe, empiezan a sospechar. La diferencia con las actuales generaciones griegas es que viven con la nostalgia del pasado. Se preguntan todos los días cuándo volverán a estar baratas todas las cosas que consumen.

–¿Imagina que la situación empeore y en algunos años alguien pueda sentir nostalgia por el presente?

–No, no lo creo. El problema de sentir nostalgia es que uno se evade de la realidad. Hay generaciones que están mirando el pasado, con miles de personas que se van del país porque no tienen perspectivas. Entonces encontramos jóvenes griegos en Alemania e incluso en China. El problema es muy grande. O uno se evade de la realidad sintiendo nostalgia por el pasado o lo hace abandonando el país porque no tiene posibilidades de progreso. No tienen esperanza ni observan ninguna perspectiva en su propio país.

–El género policial quizás sea una de las mejores formas de describir las virtudes y miserias de una sociedad. ¿En comparación con sus anteriores novelas, cree que Offshore es la de mayor contenido político?

–Lo que me sucede es que cuando termino una novela, nunca la vuelvo a releer. Terminó. Sin embargo, puedo decir que la última no fue fácil porque propuse una idea sobre el futuro, fue como escribir ciencia ficción. En mis anteriores libros sobre la crisis, mi trabajo fue contar lo que veía todos los días. En Offshore lo tuve que imaginar y fue una gran diferencia.

–Debo decirle que su imaginación funcionó a la perfección y terminó adelantando el escándalo de los Panamá Papers.

–Sí, pero no olvide que los grandes escándalos pasan y en una semana a nadie le interesan.

–Apelando a su capacidad predictiva, ¿podría adelantarnos el tema de su próxima novela, así tomamos las debidas precauciones?

–(Sonríe) La próxima novela será totalmente diferente. Es sobre algo que conozco muy bien, pero no puedo anticiparle nada. Pero sí puedo contarle que también estoy trabajando en un segundo libro, que va ser algo parecido a Offshore aunque diría aun más pesimista. El tema será sobre algo que he escrito en artículos y ensayos, pero que realmente quiero volcar en una novela, y es que estamos viviendo en la era de la hipocresía.

–Es una buena frase y sería un mejor título.

–Efectivamente, ese es el título Estamos viviendo en la era de la hipocresía y ya estoy harto. Y no es solamente por los griegos que sufren. Dicen que son los alemanes pero es el sistema mundial. Los alemanes están lidiando exitosamente con este sistema mundial, nosotros no. Pero todos son hipócritas y ya estoy enojado. Aunque lo único bueno es que cuando me enojo escribo mis mejores novelas.

–En sus novelas, una de las obsesiones del comisario Jaritos es la consulta al diccionario Dimitrakos. ¿Es una forma de expresar que las palabras perdieron sentido?

–Cuando surgió la idea del comisario Jaritos, pensé en una persona típica de clase baja y tenía que encontrar algo que lo distinguiera de otros policías. Recordé que había sido traductor del alemán y si uno se dedica a ello, debe amar los diccionarios. Entonces rescaté el Dimitrakos, el mejor diccionario del idioma griego de la historia. Escribir sobre el Dimitrakos me permitió descubrir lo que usted me planteó Las palabras perdieron el sentido y Jaritos trata de reestablecerlo a partir de la búsqueda de definiciones concretas. No porque fuera un intelectual, sino porque quería comprender. Aunque en Offshore se sienta impotente porque lo que están haciendo hoy ni siquiera está en el Dimitrakos. «

 

 


Libre de virus. www.avast.com

Esperando al avion negro

por Jorge Carbajal

En los acontecimientos historicos protagonizados por lideres, ya sea en su sucesion o en su legado o herencia, existen a posteriori hechos que intentan explicarse como iguales o análogos.

Quienes se sienten adversarios de esos procesos, ya sea por haberse producido  derrocamiento del poder, o perdida del proyecto electoral de su sucesor o la desaparicion físicas de éstos, tienden a presentar esas alternativas que conllevan variadas similitudes, como una replica falsa de la original, en un analisis que siempre olvida los valores mas importante de su analisis, como son la existencia de un "Pueblo", un sujeto historico permanente, con su conciencia politica, su grado de participacion, su organizacion y su vertebracion dentro de ese proyecto politico, con un "Programa" y con un "Lider".

Algunos para devaluar segundas partes, suelen definirlas, como una mera farsa de la original. Prefiero abonarme a las corrientes historicas que le otorgan a la reiteración una distinta acepcion. Es decir que es inalterablemente vigente, aun despues de las peores condiciones socio-politicas y por mas intentos que las clases dominantes produzcan para esterilizar a las fuerzas progresistas, que éstas intenten un cambio del sistema, generalmente encuadradas dentro de un marco doctrinario que representan ideas-fuerzas dentro del sistema, es decir sin romper pactos constitucionales, pero haciendolo viable para "todos", sin esclusiones.

En nuestras tierras es la concepcion de la "Justicia Social", como se definia en los 50, o con "todos adentro"como se supo explicar en esta ultima década, poniendo en ambas definiciones, al trabajo y al salario, como derechos del hombre, que lo organizan y lo dignifican, y no como un costo más de una mercancía, encuadrando a esas mayorias populares y nacionales que se encolumnan en ese Programa, en el generico del "peronismo".

Aparecerían, eso sí, desde el 30 a la fecha, esos remezones populares que intentan alcanzar el derecho a vivir dignamente en su patria, a la que consideran expropiadas y usufructadas desde su organización politica en 1860, por minorias intensas representativas de lo que se llamó oligarquía cipaya sostenidas por el Sistema de Acuerdos Corporativos: la Iglesia Catolica, el Ejercito y los favorecidos por el reparto de tierras y los beneficios aduaneros, y mas adelante financiados por sectores representativos de interes coloniales, y fogoneados por los medios de comunicacion de ocasion, que em su conjunto usufructuaban los "frutos del pais".

Cierto pués, que reiteradamente hubo situaciones análogas, de intentos de resquebrajar la estructura colonial, pero lo fueron en contextos diferentes y con identidades propias, lo que no es poco para su analisis, que se traducirian en improntas particulares, cada una con su propia originalidad.

Como en un ecuacion matematica, es suficiente que algun valor difiera del original, para que el resultado se modifique, aunque a la vision superficial, pudiera parecer que las operaciones fueran iguales.

Permitaseme hacer un repaso de nuestra historia, que no deja de tener sus propias contradicciones -asi es el ser humano- y cada cual sabra si las analogias son pertinentes y por ende que parentezco tienen los procesos entre sí, y si son utiles para sacar conclusiones que ayuden a entender el futuro proximo..

Anclo este analisis en los tiempos de la aparicion electoral del sujeto nacional y popular, que allá por los años 30 del siglo pasado, supo aglutinar el caudillo Yrigoyen y tuvo su bautismo en el reconocimiento social, con la eleccion presidencial de aquel, el referente indiscutible de la progresista Union Civica Radical. Despues nos enterariamos que era solo referente de un sector de los radicales, ya que otros tantos, solo eran oportunistas, que solo esperaban la circunstancia de la desaparicion del lider para volver a las fuentes de su origen, para traicionar los principios, que ellos creian, podian romperse, pero no se doblaban.

Fueron 6 años de renovadas intenciones de cambio y acaso módicos resultados; luego hubieron 6 años de un sucesor ligth, mas ligado por prosapia a la alta clase social que a los intereses populares, que se desentendio de lo poco mejorado, calmando a unos y postergando a los de siempre, hasta una nueva renovacion del caudillo con su propuesta de legitimacion de derechos ciudadanos.

Corta vida. Desde sus mismas entrañas el proyecto estaba minado y exploto con su derrocamiento a través del golpe civico-militar de la entente oligarca-fascista que entronizaría precariamente a Uriburu, como mascarón de proa de los añoradores del statu-quo.

En el interin la muerte del lider, Yrigoyen, y tambien de aquel que lo sucediera, Alvear, tan ligth que mas parecia un hombre del statu-quo que un hombre comprometido con los  reclamos populares.

Desaparecidos los dirigentes maximos, los despojos politicos de ese partido, primer articulador de politicas sociales pero sin enraizamiento en sectores del trabajo, ni en las FFAA, ni en el sector financiero, ni en el de los medios de comunicacion, se dividieron en 2 fuerzas divergentes, que tendrian correlato en las proximas décadas, con antagonicas opciones:

El sector acuerdista de los herederos del nuevo Regimen, "los galeritas" de Alvear", "los que priorizaban una supuesta gobernabilidad", los que si tenian contactos con el poder entre bambalinas, formaron con los sectores mas reaccionarios de los conservadores y socialistas, opositores por derecha e izquierda de Yrigoyen, una nueva opcion electoral, un rejunte penoso que se rotuló, "La Concordancia", la que preanunciaba una nueva gobernabilidad, mas cara y más dócil aún a los compromisos Britanicos.

Esta minoria, se sostenia socialmente, en la pequeña burguesia de servicios y en las clases altas, ambas ignorantes de los dolores de las clases mas vulnerables, trabajadores y artesanos urbanos, y explotados trabajadores agrarios, y que a falta de mayorias partidarias que lo sostuvieran constitucionalmente, se apoyó para gobernar fraudulentamente en los circulos de poder de siempre: la Justicia que no veia los fraudes electorales, el Ejercito que reprimia sin asco, la Oligarquia rural que se beneficiaba con las politicas de exportacion y la Iglesia que bendecia  "la paz de los sepulcros" que reinaba en la superficie de la politica argentina.

Fueron años donde los sectores mas progresistas del proyecto radical, navegaron sin piloto de tormentas, sin recursos y solo con la brújula del saber popular, "que la historia no habia finalizado". Asi fueron fructiferos años de destierro politico que sirvieron para elaborar sus propias contradicciones, para hacer un repaso de las batallas perdidas y las no dadas y comenzar a desgranar las cicunstancias para hacer posible otro retorno a la factibilidad de las ilusiones de la autonomia y equidad.

Asi se compactó un grupo que dió las bases del nuevo proyecto politico nacional, el grupo Forja, que dió lo mejor que ha producido el pensamiento nacional, "Un Programa básico nacional y popular", a la espera del momento en que el destino haga conjugar el encuentro de los dos componentes existentes, Pueblo y Programa, con el tercero imprescindible, aquel capaz de ser el movilizador de la ciudadania, el aglutinador de distintas vertientes, y el sintetizador capaz de concretar el programa, es decir del lider.

Alli, aunque no lo sabiamos expresar así, llegaba al escenario politico del país, el esperado avion negro, el primero que fué el que trajo a Peron en el 45, y todo lo que él significó, al poner en marcha el programa y organizar al Pueblo para llevarlo acabo.

Otro remezon de la historia, en el 55, nos retrotrajo a la restauracion oligarquica del 30.

Con el lider en el exilio, sus herederos, dividieron las aguas. Proscripcion politica mediante, "Unos los mas combativos" enfrentaron desde sus sindicatos al nuevo poder civico-militar, con planes de lucha en defensa del trabajo y el salario, en las fabricas y en las calles. "Otros los participacionistas" aceptaron los acuerdos de gobernabilidad, protegiendo sus privilegios.

Ambas partes, como les pasó a los radicales después del 30, construyeron opciones politicas de distinto recorrido. Una enfrento al regimen llevando el nombre del odiado en la boleta en 2º termino de una eleccion a gobernador de la PBA. Fue vetada la formula, recordemos el decreto 4161, creando un increible delito de expresion, y la nueva formula de Framini-Anglada triunfo ampliamente, eran los tiempos del traidor Frondizi, el 62. Los otros, encabezados por Vandor, expresaban a los sectores acuerdistas que maniataban las expresiones rebeldes de los trabajadores, ofreciendo la gobernabilidad a cambio de prebendas sindicales.

Comenzaron su practica acuerdista con el gobierno, aceptando que el exilio de Peron fuera definitivo y organizando diversos partidos sucedaneos del peronismo, para fraccionar al gran movimiento nacional y popular y permitir que alguna expresion tradicional del regimen, aunque en minoria pudiera acceder al triunfo electoral, como así sucedió con el triunfo de Illia.

Tiempos de dureza y represion enmascarada, donde proliferaron los mensajes de PERON, que estimulaban la memoria y mantenian viva la llama de la ilusion del retorno, instando a la organizacion de las bases y a la incorporacion de nuevas generaciones a la lucha politica.

Con esos estimulos el pueblo volvio a presionar para la vuelta del lider, y alli nacio el mito de su vuelta en el avion negro, que ha quedado inserto en la leyenda popular, como el vehiculo impredecible que haria realidad los sueños perdidos.

En el 64, pudo intentarlo, pero el "presidente radical Illia", un sotreta enmascarado de viejito bueno, tipicamente radical galerita, es decir con una enorme contradiccion entre la declamacion de principios republicanos y el quehacer oligarca, y sucio hasta las patas por el miedo, pidio a la dictadura brasileña, que impidiese el despegue del avion negro hacia Buenos Aires.

Una perdida de tiempo y un retroceso fatal en nuestra historia, que se tradujo en vidas tronchadas, en nuevos golpe de estado, en incremento de la pobreza y represion, en una nueva dictadura civico-militar, y hasta en una guerra perdida desde antes de comenzarla, contra una potencia de primer orden belico.

Sin mencionar,la tragedia mas grande acaso de las luchas populares, como significo la aparicion de un sector de la juventud con alternativas de lucha armada para recuperar el proyecto nacional. En el 64 no habia Montoneros, ni ERP, y Peron tenia 10  años menos y mayor capacidad volitiva e intelectual, que en el tiempo en que volvio definitivamente, acaso solo para morir.

Ese año 64, y bajo el gobierno radical de Illia se ejecuto la mas tragica represion politica como fuera el impedimento de la vuelta de Peron, puesto en marcha por el poder politico pero sostenido por los poderes facticos de las mismas minorias de siempre y con ello, facilitar la puesta en marcha, aunque no lo percibieramos superficialmente, del ya mencionado tragico desencuentro nacional.

Los avatares siguientes de discriminacion politica al pueblo peronista, no dejaron en el olvido, al contrario lo potenciaron, que si habia solucion, vendria en un avion negro.

Lamentablemente cuando se produjo, era bastante tarde para reordenar el desmadre que 18 años de ilegitimidad habian producido en el seno de la sociedad argentina.

De aquellos tiempos añejos, quedan algunas verdades:

Cuando las mayorias populares son alejadas del poder, un sector de ellas, las que se encuadran en las mismas bases y en contados dirigentes tienen el reflejo de la lucha politica por la reconquista y son leales al "Programa".

Otra, que suele incluir una mayoria dirigencial, pero flacura de bases, aceptan docilmente el olvido como virtud, dandole la espalda al Programa en aras de una supuesta e indemostrable razonabilidad, que se traduce en pactos de subsistencia, llamados "de gobernabilidad", donde se intercambian "favores" a nivel nacional por parcelas provinciales de poder, o canonjias legislativas.

Asi en esas desesperanzas y frustraciones, "Unos" vuelven a pensar en la llegada del avion negro con algun pasajero que amalgame las contradicciones de los propios, que refresque el programa de justicia, pan y trabajo que es inmortal, e incompatible con su destino actual de marginalidad y falta de futuro para sus hijos.

Y otros solo tratan de obturar esa llegada sabiendo que ese retorno solo significara que deberan hacer cola y meritos para volver a ser confiables para el mandante historico, que hoy los ve sin mascaras, es decir como herramientas del poder de las minorias.

En este desierto que es el campo popular, con variados dirigentes de segunda linea, pasajera del mitico y redivivo avion negro con capacidad para sobrellevar el peso de un liderazgo hay una sola, y admitamos que ya no saldra de Puerta de Hierro sino de Calafate, si es que ella, CFK, considera que ya es su tiempo.

Mientras se suceden especulaciones y reposicionamientos, de los que presuntamente la acompañarian, y aun de los que son remisos a encolumnarse o la rechazarian, y no menos ACTIVOS Y PREOCUPADOS están los que la enfrentarian.

Debe aceptarse que su decision cualquiera sea, movera 180º el arco politico, y acaso deben preverse algunos posicionamientos, que hoy son inimaginables.

Peron no necesitaba en el 62 encabezar la boleta a la eleccion de gobernador de la PBA, para provocar un terremoto politico. Fue de vice, y acaso presumía que un veto a su persona, actuaría como un revulsivo hacia adentro del movimiento, obligando a los tibios y acomodaticios a tomar posiciones, naturalmente incomodas para algunos.

CFK tampoco necesita encabezar la boleta en la eleccion de octubre en la PBA, como Senadora para provocar otro terremoto politico.

¿Y si encabeza la lista de Diputados, aparentemente una posicion de menor prestigio que la lista de Senadores, pero de mayor repercusion y con mucho mayor protagonismo, incluso mediático?

¿No sera una señal, que Scioli haya decidido competir contra Randazzo en las PASO, por quien encabeza la lista de senadores?

¿No podría pesar en esa decision que mientras en la eleccion de Senador se elige representar los intereses de la provincia, en este caso la de Buenos Aires, cuyo gobierno tiene una representante del adversario a quien justamente se enfrenta para derrotarlo sin concesiones, lo cual parece una contradiccion, en el caso de la eleccion de diputados se elige representar los intereses del Pueblo, justamente el foco prioritario de su gestion que le ha dado identidad y perdurabilidad para ejercitar el liderazgo?

¿Cuando? Lo sabremos pronto, seguramente en los proximos 45 dias se definira si compite o nó, y si se presenta representando al Pueblo o a la Provincia, y me inclino por lo 1º.

Lo que no tengo dudas, que el avion negro ya despegó y volvera a aterrizar prontamente.

Quizas la fecha la ponga la pasajera, pero el combustible ya lo puso el pueblo.




Libre de virus. www.avast.com

Las jovenes y el deporte



Libre de virus. www.avast.com