viernes, 21 de abril de 2017

EL PAPEL DE VIDAL EN EL SUICIDIO DE FAVALORO

LANUEVACOMUNA.COM: EL PAPEL DE VIDAL EN EL SUICIDIO DE FAVALORO
EL PAPEL DE VIDAL EN EL SUICIDIO DE FAVALORO
El papel de Vidal en el suicidio de Favaloro

Favaloro, reconocido internacionalmente por realizar el primer bypass cardíaco en el mundo, había dejado como legado en su departamento siete cartas cuyo contenido se reveló parcialmente.

En una de ellas, dirigida a las "autoridades competentes", dejaba en claro que había decidido quitarse la vida, y explicaba que la crisis económica que atravesaba la Fundación Favaloro había sido el desencadenante de su determinación.

En aquel entonces, el fiscal que intervino en la causa, Claudio Soca, precisó que el médico había hecho mención a las deudas millonarias que mantenían con su fundación numerosas obras sociales, entre ellas, el PAMI.

Al frente del PAMI, en aquel entonces, estaba en calidad de interventor una de las figuras top del PRO actual, Horacio Rodríguez Larreta.

En ese momento, Rodríguez Larreta se escudó manifestando que la obra social no tenía "una deuda verificada" con la Fundación Favaloro pero reconoció  la existencia de un "viejo reclamo" millonario de facturas fechadas entre el año 1993 y 1995, "que no figuraban en los libros contables" del PAMI.

LO QUE NADIE TE DICE 

Maria Eugenia Vidal en ese momento era asesora del interventor del PAMI Rodriguez Larreta, ambos intentaron coimear a Favaloro, él se nego, y la respuesta fue "vamos a ver con que le pagas ahora  a tus acreedores"

PARTE DE LA CARTA DE FAVALORO

"Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente)"

CAMBALACHE ARGENTINA




Libre de virus. www.avast.com

Cambió Cambiemos, todos a cambiar

OPINIÓN

Del maniaco "segundo semestre" mudamos a la "pesada herencia" y de ahí a la "confrontación con las mafias", un salto importante. Todos los medios se ocuparon de mostrarle al país la semana que pasó que Mauricio Macri había cambiado el eje de su relato. "O van presos o nos voltean" afirmó para que la sociedad toda sepa que no va a aflojar frente a las mafias de los sindicatos, la política, las empresas y la justicia. Las dos últimas se quedaron calladas.

El cambio de mes se sintió en el alma de Cambiemos. El 1A –y sobre todo el tratamiento mediático que recibió en Clarín, La Nación, Infobae y algunos más– le dio aire a un gobierno que necesitaba de la calle para completar su imagen. A la brutal operación en medios y redes sociales que venía resolviendo bien merced al manejo de tres presupuestos oficiales millonarios y granjas de trolls y robots, le faltaba expresión en la calle. El 1A consiguió el "efecto realidad" para mostrar que maneja las 3 dimensiones.

El Presidente, con un video dizque casero, agradeció la manifestación y dio los primeros indicios. Luego sus apariciones públicas confirmaron el relanzamiento. Clarín y La Nación harían lo suyo al unísono, como desde hace algunas semanas.

La demolición de las posiciones sindicales, necesaria para consolidar la baja del "costo laboral" en tiempos de inversiones flacas, se acentuó usando como trampolín el paro general del 6 de abril. Macri sobreactuó fortaleza frente a empresarios y financistas. Imposibilitados de ocultar el paro, Clarín y La Nación optaron por editar que el oficialismo salía airoso mencionando la represión como "control de los piquetes" y apelando a un "acatamiento dispar", vago pero utilitario. 

El gobierno se ocupó de hacer saber que la decisión se había tomado "mirando encuestas", quizá para construir que son muy racionales, que toman decisiones en función de datos en contraste con los "locos ideologizados" que se le oponen. Instalan que "una mayoría no quiere los paros", un relato preformativo, como vimos con los docentes.

Cambiemos mostró –y no es la primera vez– que puede jugar en la cancha que tradicionalmente dominaron fuerzas del campo popular. Entrar en la comparación de quién tiene más convocatoria podría entrañar riesgos para estas. Con la probada capacidad de edición del dispositivo mediático, cada una de las manifestaciones opositoras será editada para asustar a la ciudadanía con "la amenaza destituyente".

Macri debe sacar en octubre más votos que en la 1ª vuelta de 2015, donde sacó algo más del 30%. No parece tan difícil siendo oficialismo y con el apoyo del mainstream mediático. Pero le está costando mostrar logros y por eso polariza al límite con el kirchnerismo. Quizá trate de dividir, más todavía, a las oposiciones sindicales y políticas. Con eso también buscará seducir a votantes de Sergio Massa en aquella oportunidad. Inteligente, la cabeza del Frente Renovador guardó silencio en estos días. Cualquier manifestación lo obligaba a tomar partido y en ese caso arriesgar que una parte de su electorado se le empezara a alejar.

Para el kirchnerismo y el peronismo -no-tan- kirchnerista no es fácil la situación. Entrar en el juego que propone Macri parece sencillo, pero –con un posicionamiento opositor consolidado–, un discurso duro no asegura sumar muchos votos más. Debe ampliar la representación real sin perder la esencia, desconfiando de quienes se acercan justamente porque no tienen votos.

Pensando en octubre quizá se deba hacer simplemente anti-neoliberalismo, dejando de una vez de lado las micro identidades que componen nuestro variopinto universo. Y ver quienes suscriben ese programa. De paso dejar tranquilos por un tiempo a Massa y Stolbizer que armarán su frente electoral en la provincia de Buenos Aires. Es preciso un programa propositivo con un cuidado discurso electoral en esta etapa, porque el riesgo de seguir con "la nuestra" es quedar tirando golpes al vacío, o peor, golpear al adversario equivocado.

* Comunicador social, periodista.



Libre de virus. www.avast.com

Maquillaje

El femicidio de Micaela García reflotó un proyecto en el Senado con media sanción de la Cámara de Diputados para limitar las excarcelaciones. Aumentar los castigos, con la modificación de la Ley de Ejecución de la Pena, la 24.660, es la respuesta efectista y oportunista que encuentran legisladores de uno y otro color político cada vez que hay una muerte violenta que genera gran conmoción social. No se pide con la misma premura más presupuesto para el Programa Nacional de Educación Sexual Integral –cada vez más debilitado desde que asumió el macrismo–, ni se reclama su cumplimiento, ni se establecen como obligatorias las capacitaciones a operadores de la Justicia para incorporar la perspectiva de género, ni se exige esa formación a la hora de seleccionar a jueces y fiscales, ni las Facultades de Derecho forman con ese enfoque a sus estudiantes. Esa sería darle una mirada más amplia a la problemática de la violencia machista y sus manifestaciones más extremas, las violaciones y los femicidios. La respuesta penal llega tarde.

En 2004, con el secuestro seguido de muerte del joven Axel Blumberg se aprobó un paquete de reformas, al calor de las manifestaciones que encabezó el falso ingeniero, que incluyeron endurecimiento de las penas y una reforma de la Ley 24660 –que se plasmó en el artículo 56 bis– que prohibió "los beneficios comprendidos en el período de prueba" a los condenados por los siguientes delitos. 

1. Homicidio agravado previsto en el artículo 80, inciso 7, del Código Penal.

2. Delitos contra la integridad sexual de los que resultare la muerte de la víctima, previstos en el artículo 124 del Código Penal.

3. Privación ilegal de la libertad coactiva, si se causare intencionalmente la muerte de la persona ofendida, previsto en el artículo 142 bis, anteúltimo párrafo, del Código Penal.

4. Homicidio en ocasión de robo, previsto en el artículo 165 del Código Penal.

5. Secuestro extorsivo, si se causare intencionalmente la muerte de la persona ofendida, previsto en el artículo 170, anteúltimo párrafo, del Código Penal.

La reforma de 2004 estableció además que: "los condenados por cualquiera de los delitos enumerados precedentemente, tampoco podrán obtener los beneficios de la prisión discontinua o semidetención, ni el de la libertad asistida, previstos en los artículos 35, 54 y concordantes de la presente ley". Es decir, mucho de lo que quieren votar ahora, ya está vigente.

En 2012, la violación y femicidio de la radióloga Tatiana Kolodziej, de 33 años, en Resistencia, a manos de un remisero cuando cumplía pena en libertad condicional por cuatro ataques sexuales, apuró otra vez el debate en el Congreso sobre qué hacer con los condenados por violación. Así, por unanimidad, la Cámara de Diputados convirtió en ley otra reforma a la 24.660 y estableció –en el artículo 56 ter–, que los condenados por delitos contra la integridad sexual deberán recibir "intervención especializada y adecuada a las necesidades del interno, con el fin de facilitar su reinserción al medio social, que será llevada a cabo por el equipo especializado previsto en el inciso l) del artículo 185 de esta ley. En todos los casos, al momento de recuperar la libertad por el cumplimiento de pena, se otorgará a la persona condenada, un resumen de su historia clínica y una orden judicial a los efectos de obtener una derivación a un centro sanitario, en caso de que sea necesario". (Artículo incorporado por art. 1° de la Ley N° 26.813 publicada en el Boletín Oficial el 16/1/2013). 

Es decir, hace casi cinco años, legisladores de todas las bancadas votaron que se brinde un acompañamiento específico dentro de los penales a condenados por violación y que su "reinserción social" deberá tener un seguimiento. Poco y nada se hizo desde la aprobación de esa reforma para aplicar la normativa. Apenas, la experiencia reciente del Servicio Penitenciario Federal en la cárcel de Senillosa, en Neuquén, que se inició en 2015, donde con escaso presupuesto, se está ofreciendo a solo 90 condenados por delitos contra la integridad sexual –de los 296 detenidos por esa causa–, un Programa para Ofensores Sexuales (POS). Lo que significa que 206 detenidos no reciben ningún abordaje específico, según un informe de la Unidad Fiscal de Ejecución de la Pena, recientemente difundido. Pero en la mayoría de los penales provinciales, la "intervención especializada" y el acompañamiento posterior, es inexistente. 

Pretender recortar la solución del problema con la limitación de las excarcelaciones, es equivocar la mirada, y engañar a la sociedad, que verdaderamente está conmovida por los femicidios y la escalada de la violencia machista. 

Las y los políticos deberían ofrecer respuestas a la altura de las movilizaciones, cada vez más multitudinarias, que se vienen replicando desde hace dos años con la consigna "Ni Una Menos". Si no se apunta a desarmar el machismo en la sociedad, que es el caldo de cultivo que alimenta a los femicidas, seguiremos llorando Micaelas.



Libre de virus. www.avast.com

Cristina Kirchner y una jugada magistral a lo Perón

Por Alfredo Silletta. A sólo sesenta días del cierre de listas en la provincia de Buenos Aires, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió emprender una gira el próximo mes por Grecia, Bélgica y el Reino Unido. Cristina será recibida por el primer ministro Alexis Tsipras, parlamentarios en Bruselas y una conferencia en la Universidad de Oxford.

Decía en el título que la ex mandataria cada día actúa como lo hacía el general Juan Domingo Perón. Tanto Perón como Cristina manejaron el gobierno con mano de hierro, era difícil plantear opiniones diferentes, sin más es bueno recordar a don Arturo Jauretche que desde el año '52 al '55 se retiró de la política por tener algunas diferencias con Perón, pero como gran patriota en el golpe del '55 se puso el revolver en la cintura y salió a defender al peronismo.

Tanto Mauricio Macri como el sector que apoya a Florencio Randazzo están esperando que hará la ex mandataria para decidir cómo jugará. Hay también presiones de sectores del kirchnerismo que le piden a Cristina que juegue en provincia porque es la candidata que más mide y la única que puede cerrar la unidad del peronismo, más allá de algunos sectores pequeños.

Perón en determinados momentos de su exilio se alejaba de la quinta 17 de octubre en Madrid o directamente no recibía a determinados dirigentes o enviaba distintas señales con otros invitados que llegaban a Madrid. Esas jugadas enloquecían más de una vez a la dictadura militar, especialmente a Agustín Lanusse y a la tropa propia. Recordemos la gran jugada de Perón cuando llegó en 1972 desde el exilio. Todos querían saber quién era el candidato a presidente y el general, en momentos que se tomaba el avión para ir de visita al Paraguay, le dejó un sobre a Juan Manuel Abal Medina con los nombres de Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima. Medida que enloqueció a la CGT de Ignacio Rucci que lo quería a Antonio Cafiero y a medio peronismo, pero era la fórmula acertada para enfrentar la dictadura militar después de 17 años de exilio.

Cristina, que desde hace un año y medio es acosada brutalmente por el gobierno, los medios hegemónicos y el partido judicial, mantiene su centralidad en la política nacional. Aprendió a sentarse con dirigentes con los que se había enfrentado duramente, como su ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández o Alberto Rodríguez Saa, gobernador de San Luis. También ha vuelto a reunirse con dirigentes del sindicalismo.

El irse del país por un par de semanas le permitirá mantener la centralidad de la política nacional y especialmente del peronismo sin decidir si será candidata o no. En caso de no serlo que nombres sugerirá para la conformación de las listas. Por ahora, la mayoría del peronismo en la provincia está de su lado, más allá de los bonaerenses, especialmente los humildes, y cuenta con el apoyo del PJ bonaerense, de Daniel Scioli, de la poderosa Matanza con Verónica Magario, con todo el grupo Fénix de intendentes y con la mitad del grupo Esmeralda como Martín Insaurralde y Mariano Cascallares, además de los intendentes más kirchneristas como Jorge Ferraresi, Patricio Mussi, Francisco "Paco" Durañona, Pablo Zurro y Mario Secco, entre otros.

La ex presidenta, pese a la derecha más recalcitrante, pese a los brutales ataques de los medios hegemónicos y una parte del partido Judicial, mantiene su centralidad. Quizás deberá decir como Perón cuando le preguntaron qué hará para volver y el general respondió:

"-Yo…? Nada en absoluto"

Se produjo un breve silencio y agregó:

-Todo lo harán mis enemigos".



Libre de virus. www.avast.com