lunes, 1 de mayo de 2017

Siempre hay alguien esperando a Godot

_______________________________________________
BoffSemanal mailing list
http://www.servicioskoinonia.org/informacion/index.php#boff
Siempre hay alguien esperando a Godot

Conocí a un hombre que hizo de todo en la vida. Dicen que había sido ateo y marxista, que llegó a ser mercenario de la Legión Extranjera francesa y que disparó contra mucha gente.

Y de pronto se convirtió. Se hizo monje sin salir del mundo. Entró a trabajar como estibador, pero todo el tiempo libre lo dedicaba a la oración y a la meditación. Durante el día recitaba mantras: "Jesús, ayúdame", "Jesús, perdona mis pecados", "Jesús santifícame", "Jesús, hazme amigo de los pobres", "Jesús, hazme pobre con los pobres".

Curiosamente, tenía un estilo de rezar propio. Pensaba: si Dios se hizo persona en Jesús, entonces fue como nosotros: hizo pipí, lloriqueaba pidiendo el pecho, hacía pucheros cuando le molestaba algo, como el pañal mojado.

Al principio habría querido más a María, luego más a José, cosas que explican los psicólogos. Y fue creciendo como nuestros niños, jugando con las hormigas, corriendo tras los perros, tirando piedras a los burros y, bribón, levantando los vestiditos de las niñas para verlas furiosas, como imaginó irreverentemente Fernando Pessoa.

Rezaba a María, la madre del Niño, imaginando cómo ella acunaba a Jesús, cómo lavaba los pañales en el tanque, cómo cocinaba la papilla para el Niño y las comidas sustanciosas para su esposo, el buen José. Y se alegraba interiormente con tales cavilaciones porque las sentía y vivía como conmoción del corazón. Y lloraba con frecuencia de alegría espiritual.

Al hacerse monje se decidió por aquellos que hacen del mundo su celda y viven radicalmente la pobreza junto con los pobres: los Hermanitos de Foucauld. Creó una pequeña comunidad en la peor favela de la ciudad. Tenía pocos discípulos. La vida era muy dura: trabajar con los pobres y meditar. Eran sólo tres que acabaron marchándose. Esa vida, así de exigente, no era para ellos.

Vivió en varios países, amenazado siempre de muerte por los regímenes militares; tenía que esconderse y huir a otro país. Ahí, tiempo después, le ocurría lo mismo. Pero él se sentía en la palma de la mano de Dios. Por eso vivía despreocupado.

Se incomodaba con la Iglesia institucional, esa de un cristianismo apenas devocional y sin compromiso con la justicia de los pobres, pero finalmente consiguió colaborar con una parroquia que hacía trabajo popular. Trabajaba con los sin-tierra, con los sin-techo y con un grupo de mujeres. Acogía a las prostitutas que venían a llorarle sus penas. Y salían consoladas.

Valeroso, organizaba manifestaciones públicas frente a la alcaldía y animaba a las ocupaciones de terrenos baldíos. Y cuando los sin-tierra y los sin-techo conseguían establecerse, hacía bellas celebraciones ecuménicas con muchos símbolos, las llamadas "místicas".

Todos los días, después de la misa de la tarde, se retiraba durante largo tiempo en la iglesia oscura. Sólo la lamparilla lanzaba destellos titubeantes de luz, transformando las estatuas muertas en fantasmas vivos y las columnas erguidas, en extrañas brujas. Y allí se quedaba, impasible, fijos los ojos en el tabernáculo, hasta que llegaba el sacristán a cerrar la iglesia.

Un día fui a buscarlo a la iglesia. Le pregunté de golpe: "Hermanito, (no voy a revelar su nombre porque lo entristecería), ¿sientes a Dios cuando después del trabajo te metes a meditar aquí en la iglesia? ¿Te dice algo?"

Con toda tranquilidad, como quien despierta de un sueño profundo, me miró de medio lado y me dijo:

"No siento nada. Hace mucho tiempo que no escucho la voz del Amigo (así llamaba a Dios). La sentí un día. Era fascinante. Llenaba mis días de música. Hoy no escucho nada. Tal vez el Amigo no volverá a hablarme nunca más".

Le respondí: "¿entonces por qué sigues ahí en la oscuridad sagrada de la iglesia?"

"Sigo –contestó– porque quiero estar disponible. Si el Amigo quisiera venir, salir de su silencio y hablar, yo estoy aquí para escuchar. ¿Te imaginas si Él me quisiera hablar y yo no estuviera aquí? Pues, en cada ocasión, viene sólo una vez… ¿Qué sería de mí, infiel amigo del Amigo?"

Sí, él continúa siempre "esperando a Godot". "Y no se mueve", como en la obra de Samuel Beckett.

Lo dejé en su plena disponibilidad. Salí maravillado y meditando. Gracias a estas personas el mundo está a salvo y Dios continúa manteniendo su misericordia sobre los que le olvidan o le consideran muerto, según dijo un filósofo que se volvió loco. Pero existen los que vigilan y esperan, contra toda esperanza esperan a Godot. Y esta espera hará que cada día todo sea nuevo y lleno de jovialidad.

Un día el sacristán lo encontró inclinado sobre el banco de la iglesia. Pensó que dormía, pero notó que el cuerpo estaba frio y rígido.

Como el Amigo no venía, él fue a encontrarlo. Ahora ya no necesita esperar la llegada de Godot. Estará con el Amigo, celebrando una amistad, en el mayor goce imaginable, por los tiempos sin fin.          

Leonardo BOFF

Libre de virus. www.avast.com

Subastas que hacen llorar



http://fortunaweb.com.ar/2017-04-29-189003-se-duplicaron-las-subastas-de-equipos-fabriles-por-la-caida-de-la-actividad/

Se duplicaron las subastas de equipos fabriles por la caída de la actividad | FORTUNA WEB
 
29/04/2017

Se duplicaron las subastas de equipos fabriles por la caída de la actividad

Jueves 27, 15 h. Un martillero realiza una subasta de máquinas y herramientas "por cese de actividad" en una metalúrgica en Villa Lynch, en el polo industrial de San Martín.

Los remates privados –no judiciales– por cierre de empresas se duplicaron en los últimos años. "El 80% de los remates que se hacen son por cese. Antes el 40% eran por este motivo y el resto era para reequiparse", señala Adrián Mercado, uno de los referentes en el sector.

Las operaciones tienen mucho de liquidación. "Se venden a un valor del 50% de lo que salían el año pasado", agregó el martillero y corredor inmobiliario. Entre los productos donde hay más remates de máquinas están el textil, calzado, confección, plástico, autopartes y muebles.

Por otra parte, bajó la demanda. "La cantidad de posibles compradores cayó un 60%. Son pocos y aparecen por máquinas específicas", explicó Mercado. "Los industriales son muy fierreros. Les gusta ir de compras", agregó. Sin embargo, el éxito de los remates está cada vez menos asegurado. Si bien los precios pueden resultar convenientes, la apertura de las importaciones suma competencia.

En algunos casos, como el textil, por ejemplo, donde el rubro fue señalado por el Gobierno para la "transformación productiva", las máquinas usadas se venden como chatarra porque necesitan el espacio en la planta, por ejemplo.  "Además tienen que pagar para sacarlo de ahí y para llevarlo a las chatarreras", detalló Mercado.

"Vendí US$ 100 mil como chatarra", dijo Raúl Hutin, titular de Scalter SRL y secretario de la Cámara de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN). La publicación de un aviso cuesta alrededor de $ 10 mil. Y los martilleros, además, tienen una comisión del 10% aproximadamente. "Recorro tres o cuatro pymes por día que quieren ver cómo hacen para juntar plata para la indemnización", explicó el corredor.

Renovación. "La naturaleza del negocio tiene un poco de anticíclico. Cuando las empresas están ajustadas recurren a la subasta, hace que haya mucha oferta y el precio baja", explicó Federico Failace de Narvaez Bid, para quien hay un repunte de maquinaria para construcción por la reactivación de obras viales y la parte que corresponde a cese es menor que la vinculada a renovación.

La firma funciona como un "mercado libre de remates" y se dedica al segmento corporativo, en muchos casos multinacionales que apuntan a nuevos equipos. Entre los segmentos que se mueven están además de construcción, minería y petróleo. El mercado de autos usados, en tanto, está alicaído, con fuerte competencia de los 0 km. Dentro de los más chicos, están los remates particulares, gastronómicos y las pequeñas industrias.

A estos remates se llega antes de la quiebra, como una forma de buscar efectivo para saldar deudas y seguir adelante. Y los pagos son al contado.

En el paso previo, las industrias achican personal. Desde Cappitel, una de las cámaras de metalúrgicos pymes, señalan que ellos todavía no están cerrando ni vendiendo porque apuestan a ver si cambia la política. La reactivación depende de factores como que se modifique el "compre nacional" para fortalecer a la industria.

Sectores. Además de la industria, también hay sectores comerciales donde bajó la demanda. La firma Claudio Izsak se dedica a los remates gastronómicos, uno de los sectores donde el consumo mostró caídas de hasta el 20%. En sus inicios, se enfocaba en el segmento industrial. Hoy, en el caso de los comercios, los dueños de los restaurantes llegan a los remates por otro motivo: se cayó la venta de los fondos de comercio.

"Antes de llegar al remate, se trata de vender el fondo de comercio. Hay poca demanda y entonces las firmas llegan endeudadas al remate. En propiedades comerciales el alquiler aumentó demasiado, además del impacto del costo de la luz", relató uno de los socios, Raúl Romeo.


"Necesito el espacio para la reconversión"

El textil Raúl Hutí remató como chatarra telares industriales, que compró en los 80. Eran US$ 100 mil en máquinas. "Hoy los telares planos no tienen mercado ni acá ni en el exterior", detalló.  "Necesito el espacio para reconvertir y salvar la estructura industrial", explicó Hutín, que incorporó "una máquina de alta tecnología" para mejorar competitividad. Pero aclaró: "La materia prima (polipropileno) sigue siendo cara. Hay un único proveedor, Petroquímica Cuyo, protegido por licencias no automáticas mientras que la tela tiene licencia automática", agregó. El sector pretoquímico es uno de los que siguen en la lista donde el Gobierno está revisando la concentración y busca bajar los costos de la materia prima. Sin embargo, para Hutín también hay fuerte competencia de los importados.  "Hoy entran 8 contenedores de 40 pies/tela por semana", denunció.
Por Patricia Valli. | Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.


Libre de virus. www.avast.com

Sin Independencia Económica no hay Justicia Social.

El gobierno encabezado por el presidente Macri, claro representante de los intereses de los grandes conglomerados empresarios locales y transnacionales, viene implementado aceleradamente un modelo de país dependiente que lleva indefectiblemente a la quiebra de nuestra República Argentina.

- El nivel de endeudamiento externo ha sido elevado a niveles récords, la deuda externa bruta ya supera los 210.000 millones de dólares, con el agravante de que está siendo contraída exclusivamente para cubrir déficit fiscal y déficit de la balanza de pagos.

- Casi la mitad de la deuda externa emitida en el primer trimestre de este año tuvo como destino financiar unos 7.820 millones de dólares que fueron fugados del sistema financiero formal.

- La política monetaria instrumentada por el Banco Central que sostiene altas tasas de interés con la excusa de controlar la inflación, favorece la especulación financiera y una fuga de capitales sin precedentes, alentada por la libre disponibilidad de las divisas.

- La industria nacional está siendo deliberadamente destruida por la retracción del mercado interno y la apertura indiscriminada de importaciones. Gran parte de las economías regionales han entrado en una crisis sin perspectiva de solución en el marco del actual plan económico.

- Centrado en el ajuste, el Estado en manos de las Corporaciones comienza a desvalorizar la importancia de los recursos que deben destinarse a salud y educación pública.

- Hacia fines de 2016 y de acuerdo a cifras del INDEC, había 1.500.000 desocupados en el país y la situación se ha agravado sensiblemente en los primeros meses del corriente año tanto para los trabajadores/as formales como para los que conforman la economía popular, incluyendo las cooperativas de trabajo seriamente afectadas por la recesión y los tarifazos. Estadísticas de la Universidad Católica Argentina dan cuenta de que en un año, la política del gobierno nacional generó 1.500.000 nuevos pobres y 2.700.000 indigentes.

- El gobierno impone topes en las paritarias. Los salarios de los trabajadores/as son utilizados como variable de ajuste, reducidos a la condición de un costo más dentro de la empresa, lo que permite augurar menor poder adquisitivo y mayor recesión de nuestra economía.

- Un tipo de cambio atrasado que se combina con drástica caída del consumo, brutales tarifazos y apertura irresponsable de la economía provocan el mayor retroceso en la distribución de ingresos de los últimos 40 años.

- La transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados de la economía durante el año 2016 ascendió a $ 256.000 millones. La participación de los sectores más humildes de nuestra sociedad en la distribución de la riqueza cae a ritmo acelerado producto de la devaluación, la reducción y quita de retenciones a las exportaciones, el aumento de tarifas, la apertura de las importaciones y la liberalización del movimiento de capitales.

- La principal atención gubernamental está puesta en lograr atraer inversores del extranjero, los que sólo se muestran interesados en la explotación de nuestros recursos primarios, el control de servicios estratégicos sumamente rentables o en jugosos negocios relacionados con la obra pública.

- La inserción inteligente en el mundo que propone el gobierno no es otra cosa que someternos a los tratados de libre comercio diseñados por las Corporaciones que controlan la economía de los países más poderosos del planeta y que sólo desean encuadrar a nuestro país en la nueva división internacional del trabajo abandonando nuestro tradicional no alineamiento y dejando de respetar la no injerencia en los asuntos internos de naciones soberanas.

La lucha contra el poder económico concentrado y contra la voraz y especulativa penetración extranjera que obtiene fabulosos beneficios en base al empobrecimiento de la inmensa mayoría de la sociedad, es misión natural de la clase trabajadora que no puede declinar

Destrucción del poder adquisitivo de los salarios, flexibilización de las condiciones laborales, alto nivel de desempleo, debilitamiento de nuestras organizaciones sindicales y eliminación de históricas conquistas, se han convertido en metas indispensables del proyecto oligárquico en marcha para asegurar el éxito de su modelo y consagrar definitivamente la dependencia nacional.



Libre de virus. www.avast.com

Las señales ocultas del pueblo

(De un tuit que recorre las redes).

Foto en avión que movilizó a Mauricio Macri. Fotógrafo oficial en búsqueda de las imágenes para su posterior difusión. Pero la gente, ese pueblo resistente, siempre encuentra su formas y tiempos para expresarse.


Libre de virus. www.avast.com

El plan PRO o el carry trade necesitaba eleminar el cepo (solo dejaran otra vez tierra arrasada)

Argentina en el carry trade (o la bicicleta financiera)

En la edición del 23 de marzo pasado del Cronista Comercial  se informa que Argentina es uno de los países más redituables del mundo para hacer carry trade (véase Matías Barbería, "Argentina, segunda entre los países más atractivos para el carry trade").

El  carry trade consiste en una operación especulativa consistente en tomar dinero prestado a una baja tasa de interés en un país e invertir esos fondos a una tasa más elevada en otro país. Por ejemplo, un inversor toma prestado en yenes a tasa casi cero (desde 2012 el yen se utilizó mucho para fondear esta operatoria) y compra dólares australianos con un retorno del 4%. La ganancia además puede elevarse si se aprecia la moneda del país que paga alta tasa de interés; lo cual no es infrecuente (al pasar, señalemos que este hecho es difícil de explicar con la hipótesis de la paridad de intereses, que es estándar en la economía neoclásica). La rentabilidad de la operación también podrá aumentar si se deprecia la moneda del país en el que se fondea la operación. Por el contrario, si esta última moneda se aprecia, puede desaparecer la ganancia o incluso puede haber fuertes pérdidas.

Las operaciones de carry trade se han extendido y profundizado con la globalización financiera. Antes de la crisis de 2007-2009 muchos inversores se fondeaban a baja tasa en yenes o francos suizos y tomaban posiciones largas en dólares de Australia o Nueva Zelanda, o en rand de Sudáfrica; también se tomaba deuda en yenes para hacer colocaciones en dólares de EEUU o libras esterlinas. Luego, y debido a la baja de la tasa de interés en EEUU, el carry trade continuó con monedas que pagaban altas tasas de interés, como el real brasileño o el dólar australiano, con fondeo en el dólar o el yen. Digamos también que actualmente el carry trade en mercados de países atrasados mueve unos dos billones de dólares.

Si bien los países que reciben los fondos pueden experimentar durante un período una relativa bonanza –apreciación de la moneda, financiamiento del déficit-, en la medida en que los fondos especulativos se dirigen a colocaciones de cartera, como bonos y acciones, no hay desarrollo de las fuerzas productivas o es muy marginal. Por eso el carry trade puede ser un factor de agravamiento de una crisis cambiaria y financiera en el país receptor de los fondos. Por ejemplo, un elevado déficit en cuenta corriente, o una deuda creciente y que se advierte impagable, pueden desatar la salida precipitada de fondos. La reversión brusca de los flujos del carry trade empuja entonces a las desvalorizaciones violentas de la moneda, con consecuencias desastrosas sobre el sistema financiero y la economía en general.

Argentina: ganancias financieras y estancamiento

En Argentina el carry trade actualmente es un negocio de alta rentabilidad. Abarca a fondos especulativos internacionales, como también a inversores locales (se puede considerar que también hace carry trade el inversor que especula con ganar colocando fondos a una tasa elevada en la moneda local para volver al dólar en el momento oportuno).  La ganancia está dada, principalmente, por la tasa que pagan las Lebac (letras del Banco Central), pero también por las que se pagan por los depósitos en pesos. Las Lebac actualmente rinden un 24% anual (desde fines de marzo el Banco Central intervino en el mercado secundario para aumentar su rendimiento en 200 puntos básicos), y los grandes depósitos un 19,6%. Agreguemos que con las operaciones de pases pasivos (el BCRA vende al contado un título al banco y luego se lo recompra a un precio pactado a los siete días) los bancos también obtienen un bonito rendimiento del 22% (24% de tasa menos 2% por ingresos brutos); aunque por estos días han desarmado pases para ir a la compra de Lebac, más redituable (y al momento de terminar esta nota el BCRA decidió aumentar todavía la tasa de pases a 7 días al 26,25%).

En cualquier caso, con un dólar planchado, la ganancia, medida en dólares, es gigantesca. Pero para prevenir el riesgo de una devaluación del peso, muchos inversores recurren al mercado de futuros. Esto es, a la par que coloca los fondos en letras o depósitos, el inversor compra dólar a futuro para asegurarse la salida de los pesos a un precio dado. La diferencia entre el precio del dólar hoy y el precio del futuro es lo que se llama la tasa implícita en futuro; hoy ronda el 18%. De manera que alguien que compra Lebac y se asegura con futuro (o sea, paga una tasa del 18% para hacerlo) está realizando una diferencia, libre de riesgo, del 6%. Como punto de referencia, tengamos en cuenta que el bono a 10 años del Tesoro de EEUU rinde 1,9%.

Se trata entonces de ganancias obtenidas por especulación, sin que haya inversión productiva. Es pura bicicleta financiera y apropiación de plusvalía a través de canales estatales. Aclaremos que no se trata solo de los bancos, ya que muchas  empresas, e incluso muchos medianos inversores, están apostando a las Lebac. La contrapartida es que por intereses de Lebac el BCRA está pagando mensualmente 177.000 millones de pesos. El argumento monetarista para sostener esta política es que se busca frenar la inflación absorbiendo masa monetaria del mercado. Hemos discutido este enfoque en otra nota, en referencia a las explicaciones sobre inflación (ver aquí). Ahora lo importante es que el BCRA está anclando el precio del dólar como forma de frenar el alza de precios, y la entrada de fondos líquidos especulativos es funcional a este objetivo.

Destaquemos que, paralelamente, ha crecido la deuda externa: la suma de pasivos del sector público y privado en moneda extranjera aumentó, en un año, en 40.500 millones de dólares. Es un aumento del 26%. La deuda total es de unos 210.000 millones de dólares. La deuda del sector público aumentó en 41.700 millones de dólares desde que asumió Macri; es un 40,9% de incremento (Infobae, http://www.infobae.com/economia/finanzas-y-negocios/2017/01/25/la-deuda-externa-bruta-ya-supera-los-usd-210-000-millones/). No hay manera de sostener la economía a este ritmo de endeudamiento. Y la deuda externa puede llegar a ser un factor detonante para una reversión brusca en los movimientos del dinero.

Naturalmente, la entrada de capitales financieros especulativos ahora aprecia la moneda argentina. No es entonces una apreciación que sea expresión de una mejora estructural de la economía, basada en el desarrollo de las fuerzas productivas, en el aumento de la productividad. De hecho, la inversión productiva sigue sin repuntar: en 2016 la inversión bruta fija (medida a precios corrientes) fue de apenas el 14,8% del PBI, el nivel más bajo de la serie del Indec desde 2004. Dada la baja productividad de la industria, muchos empresarios dicen que con este dólar no pueden competir. De ahí también el ataque del Gobierno y las cámaras empresarias al salario –perdió por lo menos seis puntos porcentuales solo en 2016- y a las condiciones de trabajo. Los acuerdos de productividad por sector, realizados con la complicidad de la burocracia sindical, son una muestra. Una vez más se comprueba que la política monetaria "dura" es un arma puesta al servicio del aumento de la explotación del trabajo. La alternativa, de todas maneras, sería una fuerte devaluación, acompañada de una política de contención de salarios. Aunque por ahora no se advierte que haya sectores importantes del capital detrás de esta salida devaluatoria.

En este marco entonces el aumento de las reservas internacionales a 52.000 millones de dólares no significa mucho. Como ha sucedido en otros períodos, la política de anclar el dólar para frenar la inflación, sin mejora significativa de la inversión, más endeudamiento para cubrir déficit fiscal, es solo una receta para nuevas crisis.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Argentina en el carry trade (o la bicicleta financiera)




Libre de virus. www.avast.com