lunes, 29 de mayo de 2017

EL MANIFIESTO SE CONSOLIDA

 

  |  Página 12|  El país

OPINIÓN

El Manifiesto Argentino en Santa Fe

Por Mempo Giardinelli

El sábado que viene, 3 de junio y en la ciudad de Santa Fe, se llevará a cabo el 1º Congreso Nacional de El Manifiesto Argentino, colectivo político que no deja de crecer y ya está en todas las provincias argentinas. 

Integrado por ciudadanos y ciudadanas de las más diversas tradiciones nacionales y populares y de todas las profesiones y actividades –peronistas, kirchneristas, radicales, socialistas, comunistas, creyentes y no creyentes, obreros y empresarios, profesionales, científicos, sindicalistas, estudiantes, chacareros, intelectuales, cuentapropistas y jubilados–, El Manifiesto se define en el contenido de sus propuestas. 

Como en 2001 y 2002, y en 2015 y 2016, en muchos puntos del territorio nacional miles de ciudadanos/as enfrentan la destrucción institucional, económica, social, educativa y cultural de nuestro país, unidos en el firme rechazo al neoliberalismo que encarna el gobierno macrista-radical, en cruce con una fuerte disposición a la lucha pacífica y de principios para desplazarlos del poder con la única y mejor arma republicana, que es el voto.

Sabemos que El Manifiesto Argentino es apenas un modesto aporte en una circunstancia compleja como la que vive nuestro país, pero no nos parecen poca cosa algunos logros, como haber instalado ya en la agenda política argentina algunas ideas que empiezan a ser fundamentales para la vida nacional. 

En primer lugar la necesidad de una Reforma Constitucional profunda y popular de la que resulte una Nueva Constitución, idea que promovimos contra muchos escepticismos pero que hoy es de generalizada aceptación por parte de las mayores fuerzas políticas. 

En segundo lugar nuestra afirmación de que es imposible una Reforma Judicial, puesto que la corrompida e incorregible "Justicia" vigente en todo el país no deja otra opción que sustituirla in totum. Y sustitución que sólo será posible por vía de una nueva Constitución Nacional que disponga que el Poder Judicial sea declarado en comisión (específicamente el funcionariado superior, jueces y fiscales) con un hiato jurídico de entre seis y doce meses durante los cuales se creará una Nueva Judicatura en todo el país y en todos los fueros, mediante concursos de antecedentes y oposición ante jurados formados ad-hoc por renombrados juristas de todo el mundo. A la vez, la nueva Corte Suprema de Justicia deberá ser recompuesta con por lo menos 9 miembros elegidos por votación popular y con desempeño de funciones durante un máximo de 10 años, no renovables. La magistratura completa, obviamente, pasaría a ser sujeto fiscal sin privilegios y pagaría impuestos como la ciudadanía toda. 

Es claro que la organización, control y eficacia del nuevo Sistema Judicial deberá ser supervisado por esa nueva Corte, mientras el Congreso apoya y controla esa revolución judicial democrática con leyes y medidas excepcionales para superar la emergencia y dejar encarrilado un nuevo Servicio de Justicia. La reorganización total de la Justicia deberá ser aprobada finalmente en un plebiscito nacional, previa intensa y pedagógica campaña cívica popular.

Y en tercer lugar fue este colectivo el que desde comienzos de 2016 identificó al gobierno macrista-radical como "gobierno de estafadores", porque trampearon a conciencia la voluntad popular para, entre otras calamidades, encajarle al pueblo una deuda de imposible legitimidad, que deberá ser repudiada. Y todo eso tornando indefenso, débil y lelo al Estado en favor de negocios familiares y amicales y al servicio de intereses extranjeros neocolonialistas.

El Manifiesto Argentino sustenta éstas y muchas otras propuestas, no habituales en un Ideario Político que no deja tema de coyuntura sin abordar, que circula desde hace meses en todo el territorio nacional y que ahora el Congreso de Santa Fe ha de ampliar y ratificar. 

Es claro que la irresponsabilidad generalizada del mundo M justifica ese Ideario, ya que en el gobierno actual practican diversas formas de corrupción los mismos tipos que prometían limpiarla y combatirla. Todavía se escucha a algunos contentos que gritan esa pelotudez suprema e incomprobable: "¡Se robaron todo!". La vociferan como Cruzados de la Verdad repitiendo el libreto que les escriben e inoculan Clarín y La Nación desde hace años sin ver que en la banda de "Mauri" se chorea a cuatro manos o más si se incluyen las de parientes y amigos, y sobre todo porque chorean todos y no algún López trasnochado.

Como sea, los temas de agenda vienen en malón, y sobre cada uno este colectivo emite breves y precisos documentos. Desde la destrucción de los Qunita hasta Conectar Igualdad; desde la baja de imputabilidad a los menores al desastre educativo y la perspectiva empresarial que se viene. Y desde los crímenes de la incontrolada soja a la arancelización universitaria encubierta que el radicalismo genuflexo –que no es todo el radicalismo pero sí el que se dobló y se arrastra a los pies del Pro– deja pasar.

Es difícil ser elegantes y educados frente a las bestias. Cuando te asaltan es difícil razonar con el ladrón. Es imposible acordar nada con un torturador. Ni con genocidas y obispos que cacarean una "reconciliación" que es moralmente imposible si antes no hay arrepentimiento. Por eso para la inmensa mayoría de los argentinos es hoy tan difícil soportar en silencio el atropello institucional.

Estos tipos no sólo hacen negocios malolientes, sino que están jugando a repropiciar la anarquía. Provocan furias que todavía no se desatan, pero a las que seguro gustarían reprimir con ferocidad, como parece que una ex montonera de oligárquico apellido sueña con ordenar. Así, estos cuando se larguen a reprimir van a ser videlitas de guante blanco, menenditos con prensa asociada, masseritas con votos de barrios paquetes que corean "defender la democracia".

El Manifiesto Argentino irá este sábado a Santa Fe para convocar a una Confluencia Nacional y Popular, auténticamente federal y capaz de ofrecer, para las elecciones de octubre, candidatos decentes y prestigiosos en Córdoba y Mendoza, en Tucumán y Misiones, en Neuquén y en cada punto del país. Y dispuestos a participar de la alianza que convoque al voto popular.

 


Libre de virus. www.avast.com

Interna de uniformados

POR MAURO FEDERICO.-
lunes 29 de Mayo de 2017

Supuesto intento de atentado desnudó una interna entre Casa Militar y la custodia presidencial

• EL INCIDENTE DURANTE EL TEDEUM PROVOCÓ INQUIETUD EN EL GOBIERNO
Militares y policías tienen a cargo la seguridad del Primer Mandatario. Advierten sobre los riesgos de la bicefalía y reclaman unificar el servicio.
Mauro Federico
MAURO FEDERICO
Custodiado.                      Mauricio Macri, su mujer Juliana Awada y el                      secretario general de Presidencia, Fernando De                      Andreis, el jueves pasado al ingresar a la Catedral                      Metropolitana para participar del Tedeum.

Custodiado. Mauricio Macri, su mujer Juliana Awada y el secretario general de Presidencia, Fernando De Andreis, el jueves pasado al ingresar a la Catedral Metropolitana para participar del Tedeum.

Cuando el jueves por la noche una denuncia periodística aseguró con temeridad que Mauricio Macri estaba "bajo amenaza de muerte por narcos" y que se había llevado a cabo un supuesto operativo para detener a un sospechoso en el Tedeum celebrado en la Catedral Metropolitana esa misma mañana, en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y el Ministerio de Seguridad sabían que tendrían por delante una madrugada complicada. La información tenía inexactitudes evidentes (no hubo ninguna organización narco detrás de la presunta intimidación al mandatario) y algunos datos perfectamente corroborables: sí existió alerta por un posible ataque dentro o fuera del principal templo católico porteño, que motivó una reacción efectiva y eficiente de los organismos a cargo de la seguridad presidencial.

Si bien hubo preocupación por la filtración informativa que motivó las consultas hasta altas horas de la madrugada, el caso no pasó a mayores. Sin embargo puso en evidencia los problemas existentes entre los diferentes estamentos a cargo de proteger al Primer Mandatario ante cualquier amenaza o ataque que ponga en peligro su vida.

"El gran problema es la inexistencia de una fuerza unificada a cargo de proteger al Presidente, lo que dificulta las tareas de coordinación", explica una fuente gubernamental. La historia se remonta a los días posteriores a la asunción de Macri, en diciembre de 2015. Antes de jubilarse, el jefe de la Federal, Román Di Santo, puso al frente de la Seguridad Presidencial al comisario mayor Alejandro Cecati, un hombre experimentado en la materia y con el entrenamiento adecuado para la misión. 

Los conflictos se agudizaron luego de los incidentes ocurridos a mediados del año pasado en Mar del Plata, donde un grupo de manifestantes insultó y arrojó piedras contra Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal. El incidente provocó cuestionamientos y todas las miradas se posaron sobre Cecati. Luego del correspondiente pase de facturas, el policía asumió la parte que le tocaba en el "descuido" y su actitud le otorgó una nueva oportunidad. Desde entonces, vaya donde vaya el Presidente, allí va Cecati con su equipo de experimentados hombres.

El rol de Casa Militar

Por decreto presidencial, la Casa Militar es "la responsable primaria" de la seguridad del Primer Mandatario. Con base en la Casa Rosada, es conducida por un oficial superior de las Fuerzas Armadas, cuyo cargo es rotativo cada dos años y, como dice el decreto, "debe proveer la seguridad del Presidente, de sus familiares directos, como también de la Casa de Gobierno, la residencia presidencial de Olivos y otros lugares de residencia transitoria que disponga el Jefe del Estado".

Queda claro, entonces, que la conducción del proceso de custodia de la persona institucionalmente más importante de la Argentina es bicéfala. Y, por lo visto, la coordinación entre ambas cabezas no funciona de la mejor manera. Un funcionario con acceso al círculo íntimo del Presidente graficó la paradójica bicefalía con un ejemplo: "Casa Militar vela por la seguridad en Olivos; cuando Macri se sube al auto o al helicóptero para trasladarse a la Rosada, su cuidado queda en manos de la custodia de la Federal; y cuando llega a la Casa de Gobierno, vuelve a tomar el control la dependencia a cargo del general de brigada José Luis Yofre", quien hasta su arribo a la estratégica dependencia, era director de Remonta y Veterinaria del Ejército y presidía la Asociación Argentina de Fomento Equino. Sus antecedentes no lo favorecen.

"Lo ideal sería ir a un esquema donde exista un Servicio Secreto -como en los Estados Unidos- a cargo del proceso integral de seguridad presidencial y que esté integrado por fuerzas de seguridad, sin estatus policial, es decir que bajo ninguna circunstancia abandone su misión principal: preservar la vida del mandatario", sostuvo la fuente, que antes de finalizar, destacó la importancia de dotar a este equipo de "la mayor tecnología y equipamiento". No todas las hipótesis de atentado tendrán como protagonista a un inofensivo francés, amante de los coros, que quería cantar en la Catedral Metropolitana.



Libre de virus. www.avast.com

Empieza el operativo Clamor

cfk

Para alegría de los cristinistas, y para noticia de todos los demás, les comento que la etapa exclusiva de movimientos en la mesa de arena politizada quedó atrás. Testigo, este bonito afiche que me llega de fuentes cercanas a CFK.



Libre de virus. www.avast.com