miércoles, 7 de junio de 2017

La corrupcion viaja en Metrobus

ENLACE A LA NOTA :

LA NOTA:

Una nota de Tiempo Argentino demostró que por la obra se pagó 6.295.000 dólares por kilómetro, mientras que en la obra de Juan B Justo en 2011 se pagó  982.914 dólares por la misma distancia. ¿Por qué? 

La siguiente nota fue publicada en Tiempo Argentino, por el periodista Gustavo Sarmiento.

En dos días quedará inaugurado el primer tramo del Metrobus del Bajo. Amparado en la buena prensa de medios afines, obras visibles y con rápidos resultados para los usuarios gracias a la ventaja de carriles exclusivos y paradas cada cuatro cuadras, el macrismo multiplicó los metrobuses y generó uno de los mayores negocios en obra pública de la Ciudad, con sobreprecios y firmas amigas que se repiten. Ya llevan librados más de 1700 millones para cubrir 59,2 kilómetros, pero mientras en 2011 el primer Metrobus –Juan B. Justo– costó 982.914 dólares por kilómetro (a valores de entonces), el del Bajo saldrá 6.295.000 dólares cada mil metros. Los hizo la misma empresa, aportante en la campaña de Cambiemos.

El flamante Metrobus se extenderá sobre las avenidas L. N. Alem y Paseo Colón, de Plaza San Martín a Independencia. Quien lo recorra completo ahorrará diez minutos de viaje, según anunció el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, que conduce Franco Moccia. Esta cartera adjudicó la obra a Riva SA, por $ 229.538.622. Se trata de una de las empresas que "esponsoreó" a la Fundación Suma, de la vicepresidenta Gabriela Michetti, y que en una UTE junto a Niro Construcciones aportó 500 mil pesos a la campaña de Mauricio Macri. Riva construyó los 12 kilómetros de Juan B. Justo por $ 46.944.000. El valor (en dólares) se multiplicó por seis.

El Metrobus del Bajo tendrá 2,9 kilómetros. Pero el costo no es solo el de los $ 229 millones que recibió Riva. Se incorporaron otros gastos llamativos, de los que no se ocupa la empresa que hace la obra principal, y que no figuraban en los primeros metrobuses. Uno es el "cerco de obra Metrobus del Bajo", otorgado de manera directa a Ingevial por $ 4.756.449. Según la ley, para no llamar a licitación pública debe tratarse de algo urgente y que no supere los cinco millones. De acuerdo con el Boletín Oficial, esa millonada fue destinada a "la provisión, colocación y mantenimiento del vallado para el Metrobus". A esto se suma la licitación N° 124 para la "Ejecución de Aceras Metrobus del Bajo (Etapa I)", que aborda los trabajos laterales, sobre las veredas, a pesar de que la Ciudad ya destinó 81,8 millones al arreglo de aceras en la Comuna 1. La licitación era de $ 34.994.513 y se la adjudicaron a Miavasa SA por $ 40.185.440. Un importante sobreprecio, aun cuando tres empresas ofrecieron hacer la obra por menos plata.

La idea del gobierno porteño es extender el Metrobus en 2018 hasta La Boca. Para eso debe deshacerse o reformar inmuebles que están en la traza, como el Instituto Arancibia y el edificio Marconetti. Por lo pronto, ya demolieron tres fachadas situadas en el corredor, con un costo de 10,8 millones. Si se suman todas las erogaciones mencionadas, el Metrobus del Bajo insumió $ 285.358.356. En 2,9 kilómetros de extensión representan 98.399.433 millones (unos 6.295.549 dólares al inicio de obra) por kilómemetro. Bastante más que los 25 millones por kilómetro del recién inaugurado en la ciudad de Santa Fe.

Amigos son los amigos

En 2013, Riva SA –denunciada por recibir 20 millones de sobreprecio por el "edificio inteligente" del Consejo de la Magistratura– ganó también la licitación para hacer el Metrobus de la 9 de Julio: tres kilómetros que hoy unen Retiro y Constitución. El presupuesto era de 115 millones, pero el gobierno en ese momento comandado por Mauricio Macri entregó 195 millones finales, por "pagos adicionales". Tampoco previeron la necesidad de construir un túnel bajo la avenida San Juan para que fluya el tránsito por mano izquierda. Eso costó $ 127 millones extra. Algo similar ocurrió con el Metrobus Sur. Adjudicado a Bricons-Miavasa por $ 118.000.000, terminó superando los $ 223.000.000: casi $ 10 millones por kilómetro. "Creemos que está bien gastar $ 200 millones para que la gente viaje cómoda", justificó el entonces subsecretario de Transporte de la Ciudad, Guillermo Dietrich, hoy ministro nacional. El exlegislador Facundo Di Filippo lo denunció ante la Justicia, pero la causa está estancada: "Con el costo de cada estación/parador se podría comprar casas en los lugares más caros de la Ciudad".

Los nombres se repiten, conectándose como en una telaraña: a pesar de que en 2015 reconoció haber cobrado de más por el Metrobus Sur, donde se hicieron nueve paradas y 130 columnas menos de las pautadas, Bricons ganó la construcción del Centro de Transbordo Sáenz, que implicó la demolición de dos paradas del Metrobus que la misma firma había hecho. Y le permitieron seguir, junto a Ingevial, con los cinco kilómetros de la etapa I del Metrobus Norte por $ 269,7 millones, $ 50 millones más de los pautados en el llamado a licitación, para tirar abajo un boulevard de 5 millones sobre Cabildo, nunca inaugurado. A mitad de 2016, Bricons coronó ganando la construcción del "Metrobus Norte 2" por $ 139.861.846. La licitación privada para el "cerco de obra" también tuvo sobreprecio. La volvió a ganar Ingevial, como en el cerco del Bajo, por $ 5,3 millones, cuando la base era 4,9 millones. El monto excede el límite legal para una adjudicación privada. La misma Ingevial obtuvo $ 71 millones para el "Centro de Transbordo Pacífico", que conecta los metrobuses Norte y Juan B. Justo, y hará el "Centro de Transbordo Flores". El presupuesto original era de 60,8 millones. Se lo adjudicaron por 62,2 millones.

Volviendo a Bricons, el 6 de enero obtuvo la construcción del Metrobus Tres de Febrero, donde el Estado nacional desembolsará 101 millones para cubrir 2,5 kilómetros El titular de la firma, Mario Raspagliesi, donó un millón a la campaña de Macri.

No voy en subte, voy en Metrobus

En el Bajo, al igual que en Cabildo y 9 de Julio, el Metrobus compite con el subte. Las prioridades están claras: mientras inauguran los carriles para colectivos, la finalización de la Línea E, con la que comparten traza entre Casa Rosada y Retiro, se demorará hasta 2019, a pesar de que las obras civiles están terminadas desde 2015. El macrismo construyó un kilómetro de subte cada dos años.

El Metrobus es su caballito de batalla. Son ocho los que ahora pueblan el territorio porteño. El de la Autopista 25 de Mayo costó $ 312 millones. El de San Martín, $ 69,8 millones, a los que agregaron $ 28,4 millones para reformar los canteros. Y todos estos costos no tienen en cuenta los "palitos amarillos", que dividen el tránsito: en 2016 demandaron 8,9 millones.

El sistema fue importado de ciudades sudamericanas como Curitiba y Bogotá, pero a diferencia de los Buses de Tránsito Rápido (BRT) de esos lugares, aquí solo se trata de carriles exclusivos, de eficiencia probada, pero sin buses específicos ni una reorganización del transporte colectivo. Y con la necesidad de mayor mantenimiento, como se observa en el deteriorado Metrobus Cabildo. El especialista Dhan Zunino Singh (Conicet-Universidad de Quilmes) aclara que "en esa función de separar transporte público del privado en las avenidas, genera una mejora en el tiempo de viaje para los pasajeros". Sin embargo, no coincide con la idea de priorizar los carriles exclusivos por su bajo precio: "El propio gobierno está haciendo el soterramiento del Sarmiento, proyectando la RER, dos súper inversiones. Como el Metrobus se convirtió en mascarón de proa de su gestión y es visible, van por eso. Y los organismos de crédito no te dan plata para subtes, porque ellos mismos proponen BRT y ciclovías". «

Caputo lo limpia

Otro negocio del Metrobus es la limpieza y conservación de sus estaciones, tareas que el gobierno porteño terceriza. Y aquí aparece el amigo de Mauricio Macri: Nicolás Caputo. Una empresa de la que es parte (SES SA) obtuvo en 2014 el contrato para realizar estas labores por $ 15.446.667, junto con Planobra SA, por dos años (Licitación Pública 465/14). Las firmas solo debieron hacerse cargo de la mano de obra. Todos los materiales corrieron por cuenta de la Ciudad.

Solo hasta San Justo

El Metrobus fue exportado al Gran Buenos Aires, especialmente a municipios gobernados por Cambiemos, como Tres de Febrero, Lanús y Morón. En 2015, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner llamó a licitación para construir el de La Matanza, que uniría González Catán con la Ciudad de Buenos Aires. A diferencia de los porteños, que son carriles exclusivos para las líneas de colectivos ya existentes, iba a ser un sistema BRT (Bus Rapid Transit, en inglés). En septiembre de 2015 se lo adjudicaron por 1191 millones a la UTE conformada por Centro Construcciones SA y la brasileña Construtora Queiroz Galvao SA. Con Cambiemos, las condiciones cambiaron. A principios de mayo lo inauguraron, pero recorre 16 kilómetros, la mitad de lo estipulado originalmente. La intendenta matancera, Verónica Magario, se quejó de que solo llega hasta San Justo. Y el costo subió a $ 1721 millones, un 50% más de lo previsto. Mientras Queiroz Galvao se beneficiaba con este aumento, era denunciada en Brasil por fraude, pago a funcionarios y manipulación de las licitaciones de Petrobras.


Libre de virus. www.avast.com

¿Sera porque se huele derrota electoral del gobierno?

La Cámara Contencioso Administrativo revocó una medida cautelar solicitada por la asociación judicial macrista "Será Justicia" que paralizaba los procedimientos de selección y traslados de magistrados en el Ministerio Público Fiscal.

La Cámara Contencioso Administrativo revocó una medida cautelar solicitada…


Libre de virus. www.avast.com

La noticia del lunes que no se publicó


En un relevamiento que hizo Infonews pasadas las 23:00 horas, ninguno de los allanamientos a la empresa IECSA, denunciada por corrupción, figuraba entre las 114 noticias que podían verse en la portada de Clarín, ni entre las 74 que ofrecía La Nación
Fueron dos allanamientos. La empresa constructora ligada al presidente Mauricio Macri fue allanada en primer término por su vinculación con las coimas pagadas por la brasileña Odebrecht en el país. Más tarde, por su sociedad con Austral Construcciones. de Lázaro Báez.
Sin embargo, en las portadas de los sitios web de Clarín y La Nación, la noticia política más importante del día no existió. Y podemos ampliar a las tapas de sus respectivos diarios de hoy. 
¿Qué es un blindaje mediático?. Esto. 


Libre de virus. www.avast.com

Pequeña crónica de un Congreso enorme

El primer Congreso Nacional de El Manifiesto Argentino (MA) se realizó en la histórica Ciudad de las Convenciones Constituyentes (1853 y 1994).  El Secretario General de ATE Santa Fe y secretario adjunto de la CTA de los trabajadores en el orden nacional abrió el encuentro, su bienvenida y su discurso ya comenzaron a delinear los contornos políticos del Congreso . Mempo Giardinelli presentó a la Junta Promotora Nacional y delineo los elementos centrales del debate que se proponía transitar en la jornada.

Las intervenciones comenzaron con el  análisis de la situación de nuestro pueblo en cada provincia. Con todos los matices y diversidad que tiene nuestro territorio, quedó en claro el impacto social negativo que las políticas de Cambiemos están produciendo en la trama productiva, laboral, institucional y cultural. El crecimiento de la desocupación y la reaparición del hambre en las barriadas de las ciudades de nuestro extenso territorio se contrapone con las híper-ganancias de los minúsculos grupos que se benefician con las políticas neoliberales. La desigualdad y la perdida de libertades y derechos es la cara cruel, no mediática, del modelo en marcha.

También fue quedando claro que crece el malestar y el movimiento opositor. Que las luchas obreras, populares, de derechos humanos recorren todo el territorio y no solo la Plaza de Mayo. Que el cuestionamiento y la resistencia activa se van extendiendo aún con la dificultad de no estar construida una dirección única del movimiento popular.

El debate sobre el Ideario Nacional del MA, en momentos donde gran parte de la dirigencia política se concentra en la ingeniería electoral, expresó la necesidad de contar con bases e ideas fuerzas para construir una Alternativa Argentina al gobierno de las corporaciones y el bloque dominante. Así se profundizaron y ampliaron las propuestas sobre la tenencia de la tierra y la producción agropecuaria, sobre la producción nacional y la defensa del trabajo nacional, el endeudamiento masivo que lleva a cabo el oficialismo con el acuerdo de muchos legisladores de la oposición que van a crear nuevamente un cuello de botella como otros que vivimos en nuestra historia y que intentaran descargar nuevamente sobre las espaldas de nuestro pueblo. También se discutió y se aprobaron reformas sobre la violencia de género, las políticas de defensa de la Soberanía nacional, prestación universal de salud, vivienda.

Una mención especial merece cuando hablaron los jóvenes del MA, tanto los dirigentes de la agrupación estudiantil rosarina la Blajakis y de Lucas Vargas en nombre de la Juventud del MA. Además de los conceptos vertidos por los compañeros, los aplausos, el respaldo, expresaron la necesidad de la vinculación de la lucha y participación entre distintas generaciones, y que el germen del Movimiento comienza a calar en los grupos juveniles.

Otro momento especial fue cuando  Mónica Ambort en nombre de la Junta Nacional leyó un texto de Tununa Mercado (también integrante de la Junta) sobre los derechos de la mujer, el machismo y la violencia de género. Era un momento de acompañamiento a las marchas que se estaban realizando ese día por Ni Una Menos, todos levantaron los carteles del Manifiesto en magenta, y mientras Mónica anunciaba que ese día se conocían dos nuevos femicidios. La dulzura que todos conocemos de Tununa, se unió a su  palabra aguda, dura, para hacer oir el grito de tantas.

El debate de cientos de participantes de toda la Nación se enriqueció con los aportes de especialistas como el Presidente del Instituto Sampay Dr. Jorge Cholvis, el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, el economista Arnaldo Bocco y del líder del Movimiento Alfonsinista Leopoldo Moreau.

Una parte central del debate se concentró sobre la reforma constitucional para lograr una Nueva Constitución Nacional. Esta propuesta ha tenido ya muchas adhesiones después que el MA la instalara en la agenda pública. Ahora el Congreso aprobó por aclamación una propuesta que apunta a gestar la unidad necesaria para impulsarla: el Foro Ciudadano por una Nueva Constitución, al mismo se invita a las organizaciones sindicales, estudiantiles, empresarias y de pymes, a los partidos políticos, a las organizaciones de derechos humanos, a los juristas y especialistas, a las Universidades, a las ciudadanas y ciudadanos a converger en una discusión participativa y en cada ciudad y provincia del país. Crear así las condiciones de que la Nueva Constitución sea el proyecto de País que buscan, desean y construirán las grandes mayorías.

Un debate con foros populares en cada lugar, es la vez la construcción de poder democrático popular que sea a base de una democracia participativa, igualitaria y federal.

La resistencia de nuestro pueblo, los caminos de la unidad, el Ideario como base de una Alternativa al neoliberalismo, la convocatoria al Foro Ciudadano por una Nueva Constitución, una convicción latinoamericana de nuestra mirada y luchas regionales, se vinculó a la necesidad de construir frente a la dominación de las corporaciones y el capital financiero y mediático, que se expresa hoy  en el gobierno de Cambiemos y el partido judicial-mediático, una Confluencia Nacional y Popular, es decir un bloque de los sectores subalternos, de la inmensa mayoría de nuestro/s pueblo/s.  Argentina vive un profundo conflicto por el rumbo del país, no es fácil la batalla, y las simplificaciones, triunfalismos, y mucho menos los sectarismos, ayudan a desarrollar una estrategia y táctica adecuadas para su conformación, fortaleza y capacidad transformadora.

El cierre del Congreso estuvo marcado por las intervenciones de Mempo Giardinelli, Alejandro Mosquera y Emilce Moler, cada a su turno fue expresando el sentido colectivo del debate, de sus conclusiones y de las líneas de acción del movimiento. Las mociones fueron aprobadas con los cientos de manos alzadas de los delegados, se respiraba un aire fundacional, de nuevo se cantó el Himno, los dedos en V, el compromiso cantado, los abrazos compartidos, algunas lágrimas… Si es cierto que el movimiento popular y revolucionaria avanza por oleadas, en este momento de salvaje retroceso, en miles de lugares de nuestra Argentina se está gestando la próxima oleada popular, en aquel salón del Hotel de ATE UNL, también.



Libre de virus. www.avast.com

SOBRE LA TRAICIÓN Y LOS TRAIDORES; EL OTRO MOTOR DE LA HISTORIA

Hay una carta en la Correspondencia Perón-Cooke donde el presidente exilado le dice a su entonces delegado personal en la Argentina, "…en cuanto a las actitudes de los compañeros que usted me menciona (dos importantes ex gobernadores de la primera época, tentados por el "neoperonismo") recuerde que más que traidores son gente que tiene "sucesivas lealtades". Fina ironía que -sin dejar de descalificarlos- buscaba frenar el lógico ímpetu de su delegado, a favor de conservarlos en el redil al menos por un tiempo. Es que tanto el Peronismo (como también el Radicalismo) tienen una larga tradición de traiciones, rupturas y reinicios. Más aún es todo un síntoma que el peronismo haya denominado a su jornada más gloriosa (el 17 de octubre de 1945) como "Día de la Lealtad".
Perón secretamente intuyó que esa era la virtud que seguramente más escasearía en el movimiento que ponía en marcha. También Yrigoyen llamó a lo suyo una Causa (casi religiosa, de allí lo de "correligionarios") y sabía que enfrente estaba el Régimen ("falaz y descreído"). Ambos sabían íntimamente que la traición estaría siempre acechando sus intentos. Años más tarde Antonio Cafiero me regaló un librito que llevaba por título Elogio de la Traición (de Denis Jeambar e Yves Roucaute, 1988) y eso claro volvió a sorprenderme. Es que Cafiero acababa también de sentir en carne propia el pellizco de la traición y sabía lo que entonces ocurre. Con esos dos antecedentes. A esta altura, convendría decir -aunque más no sea dos palabras sobre el tema de la traición- tópico singularmente proscripto de la reflexión intelectual -salvo honrosas y escasas excepciones-, pero que aportaría mucho para entender la dinámica real de los procesos históricos y de los cambios sociales..
UNA PALABRA Y DOS SIGNIFICADOS
Alguna vez habrá que darle su justo lugar a la traición, como uno de los "motores de la historia". Un poco a la manera de aquella Historia universal de la infamia que imaginó Borges, aunque traición no es lo mismo que "infamia", ya que hay traiciones y traiciones. ¿Qué hubiera sido de una historia sin traidores? seguramente algo mucho más monótono y aburrido. La traición -injustamente escamoteada, o verbalmente disfrazada-, permite reintroducir en la consideración de los procesos históricos y sociales el factor personal, que una historia demasiado abrumada por la economía y la política, terminó por relegar a un segundo plano. Además, a través de la traición, volvemos a reintroducir con peso el juego del azar, otro factor importante que las totalizaciones prolijas (aún a costa de la veracidad) rehúyen como del demonio. Pero la traición persiste, con ese sello de personal y azarosa que la hace tan singular. ¿No da acaso que pensar el hecho de que la misma palabra latina (traditio-onis) que dice "tradición" signifique, simultáneamente, "traición"?; ¿Es esto casualidad, o acaso sea menester pensar la tradición -entre otras cosas- también como un cúmulo de traiciones?
DESDE CAIN Y ABEL
El Antiguo Testamento es un rosario incesante de traiciones: Caín mata a su hermano Abel; los hijos de Jacob quieren dar muerte a su hermano José y lo terminan vendiendo a los israelitas; Dalila traiciona a su amante Sansón. Matar al hermano, entregarlo al enemigo, quebrar la palabra empeñada, ignorar la fidelidad del buen amor, forman parte de las mejores tradiciones/traiciones bíblicas. Las cuales rematan en la más paradigmática de las traiciones: la de Judas a Jesús, tan importante que está en la base misma del mensaje cristiano de la redención. Sin esa traición la historia hubiese sido otra: Jesús hubiese quedado expuesto a un calvario aún peor, el trono del César. El poder de un "reino de este mundo", tan poco redentor como todos. En la Antigüedad la pena era tan rigurosa, que el anatema contra el traidor alcanzaba a sus propios hijos. Hasta bien entrada la modernidad europea esa ley se mantuvo, tal la importancia de la traición en relación con la sociedad y el poder. La "mancha" adquiría caracteres de inextinguible y sólo el tiempo la morigeró reconciliando -hasta cierto punto- la traición con el poder. En la América precolombina, al parecer las cosas eran más o menos similares, con una variante que no deja de ser sugestiva. En el caso de los Incas, por ejemplo, el delito de traición se purgaba con la pena capital, pero no se le quitaba el trono al hijo o sucesor del traidor: se lo dejaban presentándole la culpa y pena de su padre como disuasivos de conductas similares. Y si quisiéramos ir a una tradición intelectual diferente de ambas, como lo es la griega, en la tan discutida Sentencia de Anaximandro (siglo VII a. C, aprox) -considerada el texto occidental más antiguo de filosofía llegado hasta nosotros-, no dejan de tener su lugar la traición, la culpa y el castigo, en el relato ontológico del juego de la fysis ("naturaleza").
EL INFIERNO DEL DANTE
Sin embargo, tendremos que esperar hasta siglo XV para encontrar un decir poético acerca de la traición que, como certero retrato, llega hasta nosotros. ¿Cómo olvidar aquí La Divina Comedia de Dante Alighieri? Los tres últimos Cantos del Libro Primero (Infierno) le están dedicados. La ubicación habla por sí misma: los traidores están en el último círculo del Infierno, sufriendo en diversas posiciones, en las aguas heladas del río Cocito. Frialdad que se corresponde con la falta de calor humano de los personajes. Dante accede a esos horrores, de la mano de Virgilio, en la noche del 9 de abril del 1300: todo otro símbolo, un Viernes Santo. Y en ese Infierno de los traidores, también hay graduaciones. En el primer infierno -la Caína- están los traidores a los parientes, a su propia sangre, a la familia. El nombre recuerda la figura de Caín. De allí se pasa a la Antenora (por Antenor, el príncipe troyano que entregó el Palacio a los enemigos de la ciudad y se complicó en la treta del caballo), aquí padecen los traidores políticos. Junto a Antenor, hay otros dos símbolos de la traición que también harían escuela: el que oculta su bandera y desorienta a la propia tropa (Bocca degli Abati) y el corrupto que se vende por dinero (Buoso da Duera). El tercer infierno es la Tolomea (por Ptolomeo, el rey judío que en el transcurso de un banquete hizo asesinar a su suegro y dos cuñados; o Tolomeo, el rey egipcio que para congraciarse con César ordenó la muerte de Pompeyo). Aquí sufren los traidores a los parientes. Por último, el más recóndito de los infiernos, es la Judeca (por Judas Iscariote, el traidor a Cristo). Allí habita el propio Lucifer ("la criatura que tuvo el más bello aspecto") y junto a él la legión de traidores a sus benefactores. Entre ellos dos prototipos, Bruto (el hijo adoptivo de César) y Casio (su lugarteniente) autores de esa muerte impía, resaltando así el carácter personal e intransferible de la traición y el amor perverso entre traidor y traicionado, que ese acto ilumina de manera diferente. Es que el mejor traidor, suele ser siempre el más fiel (igual que Lucifer, "el ángel más bello") y esa trama secreta entre la traición y el poder (mutuamente necesitados) informa también los avatares de la ideología. Es que siempre hay un justificativo ideológico para traicionar (religioso o laico), el traidor generalmente se considera a sí mismo como un justiciero y en la mayoría de los casos no lo es. Sus víctimas son en general las últimas en enterarse. Así que –donde usted lea estas líneas y donde yo las escribo- miremos bien con quien nos cruzamos. Y recuerde aquello de que Lucifer es el Ángel más bello y no se confunda con las caricaturas habituales. Tengo algunas experiencias al respecto.

 

Mario Casalla

Doctor en Filosofía y Letras por la UBA, en cuya Facultad de Psicología ejerce además la docencia como profesor regular e investigador

Nos quedamos en el '73 ( mayo de 2017)



Libre de virus. www.avast.com