martes, 13 de junio de 2017

Unidad reconociendo la conduccion de CFK

Acuerdo en Capital del kirchnerismo, peronismo y otros sectores progresistas
En la Ciudad hay unidad
Dentro del frente electoral Unidad Porteña, del que participan 17 partidos, competirán tres listas en las PASO: una del peronismo y kirchnerismo, otra del sector de Gustavo Vera y la tercera del espacio de Itai Hagman.
Víctor Santa María, Gabriela Alegre, Carlos                    Tomada y Jorge Taiana ayer, en la sede del PJ                    Capital.
Víctor Santa María, Gabriela Alegre, Carlos Tomada y Jorge Taiana ayer, en la sede del PJ Capital. 
Imagen: Télam

Mientras en la provincia de Buenos Aires sigue la puja entre quienes proponen una lista única liderada por Cristina Kirchner y los que quieren disputar las primarias con Florencio Randazzo a la cabeza, en la ciudad de Buenos Aires hubo acuerdo entre el kirchnerismo, el peronismo y espacios progresistas porteños. Ayer presentaron el frente electoral Unidad Porteña, con el que competirán en las próximas legislativas. Congregará en total a 17 partidos de la Capital y habría tres listas en las PASO. "El nombre del frente da cuenta de la decisión de unidad que tenemos todas las fuerzas", expresó el legislador porteño Carlos Tomada en la presentación del espacio.

En el escenario armado en la sede del Partido Justicialista de la Ciudad, Tomada estuvo acompañado por el titular del PJ porteño, Víctor Santa María, el ex canciller y diputado del Parlasur Jorge Taiana y la ex legisladora Gabriela Alegre. El ex ministro de Trabajo agradeció "a todos los que formaban parte del Frente para la Victoria" y que "ahora se suman para enfrentar a un gobierno que ha desplegado un rosario de políticas antipopulares". 

Santa María explicó que "como referentes de nuestros respectivos espacios, compartimos una visión de ciudad y de país. Hoy, el cierre de las listas nos encuentra unidos como oposición a las políticas de Macri y con una visión conjunta de mejorar la calidad de vida de los porteños".

"La diferencia es que dentro de este frente no hay ningún antikirchnerista. No hay anticristinistas. Acá todos coincidimos en reconocer el liderazgo y la conducción de Cristina. Por eso acá puede haber PASO. Eso no es lo que sucede en la provincia de Buenos Aires", remarcó Lorena Pokoik, referente de La Cámpora y vicepresidenta del PJ porteño. 

Itai Hagman, dirigente de "Ahora Buenos Aires" junto con Elizabeth Gómez Alcorta, precisó que el frente Unidad Porteña comprende principalmente a su sector junto al Frente para la Victoria y el partido Bien Común que lidera el legislador Gustavo Vera. Esos tres espacios presentarían listas propias para diputados nacionales y legisladores porteños en las PASO. El dirigente agregó que "por supuesto" el que pierda en las PASO acompañará a los ganadores en las legislativas de octubre. "A pesar de nuestras diferencias, pusimos por delante lo que nos une en este momento", señaló. 

Hasta el 24 de junio habrá tiempo para que cada espacio negocie los espacios en las listas y presente su nómina de candidatos para las PASO del 13 de agosto.




Libre de virus. www.avast.com

El Exodo: gente que se dio cuenta y se va de cambiemos

Por ahora en cuentagotas, pero con tendencia a acelerarse en el tiempo inmediato.

"Notamos que las propuestas de cambio y republicanismo, se convirtieron en negocios de CEOS, tarifazos, prebendas, amiguismo, nepotismo y corruptela.
No es para esto que trabajamos tantos años proponiéndole a los vecinos seguir a Mauricio Macri. Lo hice convencido de que se beneficiarían los sectores populares y medios que habitan este suelo y no los empresarios con cuentas fantasma en Panamá.
Por ello, dejo este espacio denominado PRO, ya que no es el mismo que fundé en Avellaneda. Hoy convertido en un aguantadero, y no quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo y al electorado"
.
(Del concejal Daniel García que renunció al PRO de Avellaneda, partido del cual fue fundador y presidente desde hace varios años y cuyo bloque presidía actualmente en el Concejo Deliberante).


Libre de virus. www.avast.com

La aventura de lograr la unidad peronista en la CABA

El PJ porteño marca la cancha: internas pero con unidad con los K en la Ciudad

El frente electoral se llamará Unidad Porteña. Estarán todas las fuerzas kirchneristas y peronistas de la Capital, con lugar para Alberto Fernández, Vera, Moreno, Lozano y Hagman. Habría tres listas.
 Por 12/06/2017 10:33 AM

El kirchnerismo y el Partido Justicialista porteño acordaron competir en un mismo frente electoral en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sumar al armado a fuerzas de centroizquierda que, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, han apoyado al Frente para la Victoria, nombre que quedará para la historia de las elecciones porque este conglomerado de espacios resolvió presentarse en estos comicios de medio término como Unidad Porteña.

La coalición estará integrada por los distintos espacios que han estado incorporados al FpV en los últimos años y que siempre compitieron en el distrito capital. El peronismo, La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina y el Movimiento Evita serán parte de este frente electoral que también abrió lugares para Ahora Buenos Aires, el partido Bien Común, de Gustavo Vera, y hasta PARTE, el sello del jefe de campaña de Florencio Randazzo, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, que quiere a Patricia Vaca Narvaja en Diputados. Según pudo saber Letra P, este lunes por la tarde se haría la presentación formal mediante una conferencia prensa. Aún se discute la plaza donde se hará el acto: se barajan las locaciones del PJ de San José o el Instituto Patria.

Todos los dirigentes de estos espacios se congregaron por la mañana en la sede del PJ ubicada en la calle San José, donde manda Víctor Santa María, para firmar el nombre del frente electoral que reemplazará al Frente para la Victoria, una marca registrada del kirchnerismo y el peronismo porteño desde hace más de una década. Una vez firmada la denominación por parte de los apoderados, la documentación viajará al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad, que posiblemente reciba este lunes al primer frente electoral inscripto, teniendo en cuenta que el vencimiento del plazo para presentación alianzas opera este miércoles 14 de junio. El frente deberá también ser presentado en el la oficina de la jueza federal con competencia electoral en la Ciudad María Romilda Servini de Cubría. Es decir, a nivel local ante el TSJ y a nivel nacional (frente para competir por Diputados) ante el juzgado federal.

Acordado el frente y la decisión de ir a PASO en la Ciudad, el peronismo porteño le marca la cancha al bonaerense, que se encamina a bloquear la participación de Florencio Randazzo, decidido a forzar una interna con la ex presidenta Cristina Fernández, que reúne las voluntades mayoritarias.Sin embargo, el PJ de la Capital Federal acordó con el kirchnerismo competir todos bajo el mismo paraguas de Unidad Porteña, aunque sigue la discusión por las listas a presentar.

Según pudo saber este medio, habría acuerdo para que compitan tres nóminas con sus respectivos candidatos a diputados nacionales y legisladores porteños. Estará la nómina en la que confluirán La Cámpora, el PJ, Nuevo Encuentro, la lista de centroizquierda que encabezarían Itaí Hagman y Jonathan Thea (ambos fundaron Ahora Buenos Aires, que es una integración de Patria Grande y Seamos Libres, entre otras agrupaciones de centroizquierda ligadas al kirchnerismo) y, por último, la lista peronista que reclaman Vera y el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno.

La primera nómina cuenta con la bendición expresa de Cristina, que reclamó unidad en cada oportunidad que pudo: reuniones en el Patria o la visita que le hicieron un grupo de dirigentes porteños a Santa Cruz durante el verano. Por esos días, La Cámpora y Nuevo Encuentro se unían para cuestionar al peronismo y la intención de sumar a fuerzas ajenas al FpV, como la inclusión de Vera o de Claudio Lozano, que pugna por un lugar en la lista de centroizquierda. Como adelantó Letra P en exclusiva, CFK quiere que una mujer encabece la lista de diputados nacionales por la Ciudad y sugirió a la ex embajadora en Londes Alicia Castro, pero también se habla de una figura extrapartidaria ligada al ámbito de la cultura y lo medios (se habló de Graciana Peñafort, por ejemplo). Daniel Filmus, Gabriela Cerruti y Juan Cabandié se suman a la pelea por ese renglón de la boleta. Sin embargo, la inclusión en esa nómina podría poner en riesgo la cantidad de lugares que sus espacios reciban en la lista para ingresar a la Legislatura porteña, que encabezaría el camporista Mariano Recalde seguido de la peronista María Rosa Muiños. Allí también habría lugar para Victoria Montenegro (requerida por el jefe del bloque del FpV en el Parlamento local, Carlos Alfonso Tomada) y los diputados que buscan renovar su mandato Pablo Ferreyra (Tomada pedirá por él),  Lorena Pokoik (respaldada por Unidos y Organizados), Gabriel Fuks (apoyado por Filmus) y José Cruz Campagnoli (En nombre de Nuevo Encuentro y Martín Sabbatella)

La nómina de centroizquierda surgirá de una negociación entre Thea y Hagman (con la posibilidad de sumar a Lozano), aunque el peronismo mirará de cerca cómo se cerrará esa discusión. Santa María y Juan Manuel Olmos fueron quienes más pelearon por la posibilidad de esta lista y quienes se sentaron a debatir un tema central: cómo será el porcentaje mínimo de votos que el frente Unidad Porteña definirá para establecer el reparto de lugares en la lista final que se presentará en octubre, tras las primarias de agosto en la que competirían tres listas. En 2015, cuando el FpV presentó siete candidatos a jefe de Gobierno, se acordó un piso del 25% del total de votos que acumularan todas las nóminas del FpV (el conjunto total del frente). Se considera un nivel alto y los hechos lo comprobaron: la lista que encabezó Recalde superó ampliamente a la media docena restante y se quedó con todos los candidatos a legisladores y comuneros.

Santa María y Olmos se unieron a la centroizquierda y proponen establecer un mínimo del 15%, mientras que La Cámpora y Nuevo Encuentro (denominados como "El Patria" en la jerga kirchenrista porteña) propone cerrarlo en 20%. La propuesta de los dos caudillos peronistas anida un guiño hacia la nómina de centroizquierda, pero también a la de Moreno y Vera, que aún no termina de confirmarse. El ex funcionario K y el diputado porteño aseguran que cuentan con el aval del Papa Francisco, aunque eso no modifica la actitud del kirchnerismo duro. Sí importa para Olmos, Santa María y Eduardo Valdés (ex embajador en El Vaticano), que aceptan el ingreso de Vera y hasta lo promueven desde 2016.

La definición final se conocerá cuando la alianza Unidad Porteña se inscriba en el TSJ. Minutos después, todos sonreirán para la foto y la presentación en sociedad, que podría incluir una conferencia de prensa.



Libre de virus. www.avast.com

Mensaje al frente ciudadano

Lo que se hizo desde el 2003 al 2015 fué impresionante.

Pero no fue suficiente para ganar en el 2015.

Con todo derecho el pueblo quiere más.

Y aun con todo lo que se hizo, quedamos en deuda por mucho mas.

Por que asi de inequitativa es nuestra argentina, como consecuencia de décadas de expoliacion desde adentro y desde afuera por sectores minoritarios con gran poder economico.

Lo que el pueblo reclamaba en el 2001 ya estaba resuelto en el 2015.

Creo que le quisimos cobrar los dos millones de jubilados repetidas veces al pueblo argentino.

Los pusimos en las elecciones de 2005, y en el 2010, la cobramos. En el 2011, la volvimos a cobrar.

La campaña nuestra era siempre los dos millones de jubilados, los seis millones de puestos de trabajo, las paritarias, la defensa de los DDHH, y los servicios publicos al alcance de cualquier bolsillo, como corresponde.

Ya está.

Ya la pagamos esa. Ya la votamos en el 2011. Nos faltó imaginacion, fortaleza y conviccion en el 2015.

Ahora avancemos recuperando la actitud del 2003, que exige poner sobre el tapete nuevas propuestas.

Perfilemos de nuevo el pais que necesitamos y apuntemos a las herramientas innegociables para lograrlo.

Con representantes que no dejen dudas de que defenderan sin vacilaciones ese rumbo.

Que en la oposicion al poder economico, no se mimetizaran, ni concederan, ni claudicaran, ni se esconderan.

Que no dejaran sus convicciones en la puerta del Congreso.

Sobre todo eso se aspira y promete la Unidad, y se espera que se traduzca en proyecto, capacidad y lealtad.

JGC


Libre de virus. www.avast.com

50% de descuento en supermercados

Estar atento, sera la 2ª semana de cada mes, a definir si el martes o miercoles. JGC


 junio 2017
El Banco Provincia brindará un 50% de descuento en supermercados para aumentar el consumo
El presidente del Banco Provincia, Juan Curuchet, habló con Lanata Sin Filtro sobre la medida que apunta a reactivar el consumo en supermercados.
La medida se llevará a cabo a partir del 14 de junio en las cadenas de supermercado Coto, Wal Mart, Changomás. Toledo y Nini. La promoción rige para un solo día del mes. El descuento se obtendrá por persona y con las tarjetas de crédito y débito del Banco Provincia con un tope de 1500$ por mes por tarjeta. La cadena de supermercado se hará cargo de la mitad del descuento y el banco de la otra mitad. El Bapro tiene emitidas un millón y medio de tarjetas de crédito y unas cuatro millones de tarjetas de débito, la mitad de ellas corresponden a cuentas sueldo y muchas otras a jubilados y beneficiarios de planes sociales.




Libre de virus. www.avast.com

La hora de los Frentes. Posturas e imposturas de la política

por Alejandro Mosquera

Quedan pocas horas para que venza el plazo de inscripción de alianzas y frentes electorales, y todas las miradas de los partidos políticos del oficialismo y la oposición están puestas en cómo se presentará el frente amplio que lidera Cristina Fernández de Kirchner y que tiene como principal partido al peronismo.

Sin embargo, el grueso de la población está concentrada en el día a día por los efectos catastróficos de las políticas económica y sociales que Cambiemos lleva a cabo. Para una parte sustancial de la población la cuestión es cómo llegar a fin de mes, qué gastos recortar, la incertidumbre laboral para los que tienen trabajo y la desesperación para los que no lo tienen. A la vez preocupados por la inseguridad y la inflación que golpean en las barriadas populares. Los pequeños y medianos empresarios intranquilos por el achicamiento del mercado interno y la baja en el consumo y cómo sobrevivir sin despedir trabajadores. Y así podríamos seguir enumerando dónde están puestos los ojos de esta pluralidad que llamamos pueblo.

Para cualquier analista ya está claro, el poder real y el poder político transitorio buscan terminar con la "anomalía" kirchnerista y que la alternancia permitida institucional sea con la exclusión del populismo transformador. En todo caso, se puede permitir hasta cierto populismo conservador de derecha o una izquierda dura pero testimonial. El mensaje es transparente, no se puede desafiar nuevamente a los que manejaron la Argentina.

Desde el poder permanente y las usinas ideológicas y mediáticas exigen que el peronismo se modernice o desaparezca (viejo sueño por derecha liberal-conservadora o por izquierda liberal). La modernización por supuesto quiere significar que pierda sus aristas transformadoras. También se exige a la "progresía" que se enfrente a esos populismos, su renovación serían las caras jóvenes, pero de viejas políticas inocuas para luchar contra el poder en el mejor de los casos, o la premiada posición de los "progresistas" que acompañan la lucha contra la "anomalía" o directamente son parte de la alianza ajustadora y neoliberal de Cambiemos.

El país en la actual situación, de América Latina y el capitalismo salvaje y globalizado, está frente a un conflicto entre el bloque dominante que ahora posee los resortes del gobierno nacional, de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, y un bloque de las clases o sectores subalternos en construcción. Las elecciones de octubre representan un capítulo en esta lucha de intereses, proyectos de país, sueños, utopías y distopías.

No es sencillo. Y los dirigentes principales del campo nacional y popular están exigidos a crecer en su visión estratégica y en la inteligencia y profundidad de sus planteos. La unidad que tanto se proclama, es una necesidad de toda una etapa y del conflicto central que describimos. En su eje está construir mayorías, generar organización popular, dotar de fuerza y argumentos al país que soñamos partiendo de la destrucción que nos van a dejar los neoliberales.

En esta discusión una parte de nuestro pueblo tiene la mirada puesta en qué hará CFK, si se presentará o no. Muchos dirigentes vienen hace tiempo respondiendo que solo ella tiene la respuesta. Así parece una decisión personal de la ex Presidenta.

En mi opinión no es así. Los líderes tienen obligaciones frente a su pueblo. Crear una correlación de fuerzas diferente, en la sociedad, en los parlamentos, en el Congreso Nacional para frenar el ajuste, estimular la oposición real y popular, y comenzar a discutir los ejes o bases del cambio en el 2019, corporizan hoy esos deberes. Así que Cristina se presente no es una decisión personal, es sobre todo una decisión colectiva y una necesidad de nuestro pueblo.

Si esto es así todos los que queremos derrotar a los neoliberales y preparar un nuevo gobierno popular tendríamos que ayudar a ese cometido de la unidad y a lograr que Cristina Fernández de Kirchner sea candidata en la provincia de Buenos Aires a primera senadora. Por más diferencias y análisis de los yerros de los gobiernos Kirchneristas, no se construye unidad haciendo anti-cristinismo, no por la expresidenta que ha demostrado tener mucho aguante y espalda frente a los ataques salvajes que recibe a diario, sino porque eso divide a nuestro pueblo. Es una estrategia de derrota por más que se quiera justificar en el techo que tiene Cristina en una sociedad con tremenda grieta fabricada por los poderosos y ayudada por nuestros errores.

Por supuesto que la derrota electoral del 2015 reconoce los propios yerros y límites del proceso nacional y popular. Pero fue clave la división del peronismo y del bloque social que se conformó para sacar al país del infierno en el 2003. La paradoja es que quienes ayudaron a esa fractura y permitieron el ascenso de la derecha ajustadora y neoliberal al gobierno, en especial en la segunda vuelta presidencial, ahora buscan después de que el Frente Renovador no se tornara en una fuerza de gobierno en el país ni en la provincia, cuestionar la posibilidad real de triunfo frente a Cambiemos. O los que rompiendo el contrato electoral con sus electores decidieron asumir como propias las peores propuestas del oficialismo que necesitaban tratamiento legislativo pretendan ser la renovación del movimiento nacional y popular.

A entender de muchos la mejor fórmula hubiera sido CFK y Randazzo. En mi opinión no tanto por lo que podría sumar el exministro de Cristina, que seguramente es importante, sino sobre todo por la capacidad de restar 4 o 5 puntos al Frente tan necesarios en la lucha electoral contra Macri-Vidal.

El macrismo y los medios hegemónicos tratan de imponer una visión sobre la situación del país que no coincide con la realidad, pero del lado nacional y popular reducir todo a la estafa que llevaron a cabo tampoco expresa la complejidad de la batalla política y cultural que se libra. La estrategia de la grieta utilizando las viejas divisiones a calado hondo, una parte de los sectores populares están convencidos que Cambiemos expresa una modificación a las conductas políticas tradicionales y todavía le da crédito, y la derecha económica y cultural siente que está dando una batalla clave hacia el futuro. Todos esos condimentos hacen que la disputa electoral va a ser difícil para las distintos agrupamientos y frentes. ¿Podrá el Frente para la victoria ampliarse y más allá de los grupos y partidos que lo integren, expresar esa diversidad y pluralidad que está en el seno de la sociedad y que no es representada por la sumatoria de partidos en las alianzas electorales, sino en las políticas, en las propuestas, en las prácticas y en los candidatos?

¿Podrá Cambiemos expresar y mantener su contundencia electoral de la última elección habiendo mostrado su real plan de gobierno? ¿Podrá mantener sus votos con candidatos sin gran conocimiento y con poca trayectoria, y haciendo centro en Vidal podrá trasladar sus adhesiones a esos postulantes?

¿El frente renovador lograra que sus votos no emigren a Randazzo si va separado de Cristina y al propio Cambiemos? ¿pagará costos por co-gobernar la provincia de Buenos Aires? ¿Dara algún resultado positivo que tradiciones progresistas (de dudosa actualidad) su subordinen a un peronismo conservador de Massa y Barrionuevo?

¿La izquierda trotskista logrará mantener sus guarismos o la ocupación por el Kirchnerismo del centro de la oposición a Cambiemos le restará votos? ¿Su crecimiento en diversos cuerpos de delegados sindicales derivara en un crecimiento electoral entre los trabajadores?

Todavía no están las respuestas, si está planteado el escenario en cual deben construirse.



Libre de virus. www.avast.com

De la tiza y el carbon al aerosol y la birome

Bases Ciudadanas: apología del volante escrito con birome

En Occidente, todo indica que la gente de a pie está venciendo a los aparatos electorales tradicionales. El kirchnerismo y su apuesta por aquellos que desplegaron la campaña artesanal de 2015

Por José Cornejo*. Fotos de Fotosur.

Sábado al mediodía. Me llega un mensaje por Telegram. "¿Qué hacés 15:30? ¿Te interesa el lanzamiento de Bases Ciudadanas en Avellaneda?". A días de la presentación legal de fórmulas y subfórmulas (miércoles 14), el mapa electoral está turbulentísimo. Existe en la Provincia un escenario donde el kirchnerismo no se presentará como Partido Justicialista y nacerá un nuevo frente partidario. El Frente Ciudadano es una posibilidad.

Llegué casi puntual para una exposición del Profe Romero. En el power, denuncia la cobertura de Clarín del conflicto docente. (Nota mental: en UTE, donde compartí mesa con él, tampoco había actores del sabbatellismo. ¿Se habrá distanciado?).

El centro cultural de Piñeyro es relativamente pequeño y no hay distancia con el escenario. El público estaba compuesto mayoritariamente por gente mayor que lo interrumpía todo el tiempo. Por momentos, los participantes discutían entre sí. Bastante cancha mostraba el Profe para lidiar con una asistencia tan activa. Terminó su exposición a las 17 en punto y hasta acá, el único dato llamativo fue el protagonismo de los espectadores.

De repente, un cordón militante y entran a paso veloz Máximo Kirchner, Juliana Di Tulio y los militantes que siempre lo acompañan. Además estaban los infaltables Walter Correa, de Curtidores, y Carlos Castagnetto, ex arquero del lobo platense y ex hombre fuerte del Ministerio de Desarrollo Social. Venían de otro acto con el intendente Jorge Ferraresi.

Una oradora leyó los diez puntos programáticos de las Bases Ciudadanas y todos los presentes votaron a mano alzada. Enseguida, el micrófono pasó para la diputada blonda.

Di Tulio tuvo un discurso encendido, Cristina style. Resonaron frases como "si no nos dicen qué quieren hacer es porque ocultan intereses inconfesables" y "que definan si quieren unidad o que no rompan más las pelotas". Luego fue el turno de Máximo. Siempre los asistentes quedan estupefactos con el timbre de voz, los gestos, los conceptos. Es la viva imagen de Néstor Kirchner. Pero este era un público aguerrido y después del encantamiento inicial, volvieron a la carga respondiéndole al líder camporista, redondeando sus conceptos, completando o matizando sus definiciones.

La exposición de Máximo tuvo dos mitades. En la primera subrayó el enemigo principal: el poder ejecutivo que conduce Mauricio Macri y su gestión ecónomica. "Para mí, a este gobierno no le están saliendo las cosas mal. Le están saliendo bien. Este es el país que quieren construir. Desde el 10 de diciembre de 2015, a Clarín le va muy bien. ¿A ustedes cómo les va?".

La segunda mitad se refirió, sin mencionarlo, a la fórmula que presentaría el ex ministro Florencio Randazzo. "Cristina se cansó de repetir que quiere unidad. ¿Qué más quieren? Si es verdad que buscan la unidad, que el lunes presenten una nota en Diputados y los aceptamos de nuevo en el bloque." La exposición fue relativamente breve, afortunadamente, porque los presentes querían tocarlo, abrazarlo, besarlo. Arremolinarse.

Ligeramente confundido, indagué a los organizadores sobre esta interacción entre oradores y oyentes. Me explicaron que la intención de Bases Ciudadanas es convocar a todos esos vecinos de a pie que militaron la última campaña presidencial. Los héroes anónimos del cara a cara.

Todo parece indicar que en el peronismo se jugarán dos proyectos. El polo de los votos, los vecinos y los territorios, esto es, la alianza de CFK con los intendentes. Y del otro lado, los cuadros dirigentes intermedios del anterior gobierno, que hasta el día fecha no parecen tener otra alianza que con los medios oligopólicos.

* Director Agencia Paco Urondo



Libre de virus. www.avast.com